Conecte con nosotros

Medio Ambiente

Termoeléctrica Los Rulos: una manifestación más del capitalismo

Publicado

el

Por Boletín Popular Marga-Marga

1) ¿Qué es la Termoeléctrica Los Rulos?

La central de ciclo combinado Los Rulos es un proyecto de Cerro el Plomo S.A (filial de IC Power) antiguamente parte de la empresa matriz de origen israelí Kenon Holdings y que de manera reciente pasa a formar parte del gigante Inkia Energy con presencia en Latinoamérica y el Caribe. En Chile cuenta con 431 MW instalados en las regiones de Atacama, Valparaíso y Biobío, estando sus activos de generación conformados por la Central Cardones, Central Colmito y Central Yungay[i].

Los planes de Inkia Energy Chile en la provincia del Marga-Marga son la construcción de una termoeléctrica de última generación con capacidad de 540 MW, con una valor de 590 millones de dólares y que operará a través de dos tipos de turbinas: una a vapor y otra a base de gas natural proveniente del terminal regasificador de GNL ubicado en Quintero, también de gas natural procedente de Argentina y, en caso de emergencia, utilizará petróleo diésel. Para su enfriamiento, utilizará una tecnología pionera en Chile denominada ACC (Air Cooled Condenser), que supuestamente permitirá un gran ahorro en el consumo de agua, aproximadamente 40 veces inferior a otras centrales existentes en la zona, enfriando con aire en vez de agua, lo que significará un consumo máximo de 3,5 litros por segundo[ii].

La central buscara emplazarse en el límite de Villa Alemana y Limache en el sector de los Laureles, en un terreno de 153 hectáreas de superficie, de las cuales 34 hectáreas serán utilizadas para las unidades de generación eléctrica, una subestación eléctrica de alta tensión y un conjunto de servicios auxiliares de apoyo a la unidad operativa.

Ubicación de lo que sería Central Los Rulos, en el límite entre Villa Alemana y Limache.

2) Puntos del conflicto

Esta central pretende funcionar dentro de una provincia con territorios marcados por la catástrofe hídrica (producida por la crisis climática global y el saqueo extractivista del agua) y en una zona que es parte de la Reserva a la Biósfera La Campana-Peñuelas. Por esa razón, los habitantes de la provincia llevan años de organización[i] y movilización para acabar con el proyecto, apelando a que además del saqueo brutal de agua que significaría el funcionamiento de la central (aproximadamente 310.000 litros por día, que afectarían los embalses), se producirían daños irreparables e inminentes al medio ambiente: por ejemplo, en el suelo que sostiene la riqueza ecosistémica de la zona y la biodiversidad de flora y fauna endémica de la reserva mundial.  Así mismo, afectaría la salud de los habitantes de las poblaciones colindantes al proyecto, debido a las emanaciones toxicas de material particulado fino respirable MP2.5 (6), por emisiones de material particulado grueso respirable MP10 (4) y efectos sobre la vegetación y ecosistemas por emisiones de material particulado PM2,5 (6)[ii].

Imagen de una movilización en contra del proyecto de la termoeléctrica.

3) Pasado y presente del proyecto

El año 2018 el arquitecto Arturo Chadwick Dittborn y el biólogo Salvador Donghi Rojas presentaron una solicitud de invalidación en contra de la RCA del proyecto Los Rulos. Argumentaban que la resolución que aprobó la Central Los Rulos se dictó sobre la base de un procedimiento de evaluación viciado, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) carecía de información relevante o esencial, que no podía ser subsanada mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones. El 2020 mediante una sentencia del Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, se rechazan los reclamos en contra del proyecto, dando paso a la habilitación ambiental de la puesta en marcha de Los Rulos. Sin embargo, en junio de este año (2021), La Suprema ordenó al Tribunal pronunciarse sobre el fondo de la reclamación que cuestionó el proyecto, argumentando que la zona será afectada por un aumento en la concentración de MP2.5 (lanzando un aproximado de 100 toneladas de material particulado en una región donde ya hay 16 termoeléctricas funcionando), con un potencial de afectación a la salud humana y al derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación constitucionalmente garantizado[i].

4) Los Rulos dentro de la trama del capitalismo extractivista chileno

Para poder entender la función que cumplen las termoeléctricas en el entramado energético chileno, y el cómo se enriquecen los dueños y altos cargos que están detrás de estos megaproyectos; debemos entender primero cómo funciona la economía chilena en su conjunto. Los gigantes capitales nacionales (las llamadas “8 familias super ricas[i]”) han recurrido a la devastación de la tierra (sobreexplotación de los recursos en el área de la minería, las forestales, la agricultura, la pesca y la industria energética) para generar capitales que luego los traducen en renta variable, siendo sometidos a la lógica de la especulación financiera. Al ser nuestro país rico en materias primas, los capitalistas extraen y venden (hacia fuera de la nación) la riqueza de la tierra para así cambiarla en valor especulativo por medio de la concentración en la banca.

Esta posición de subordinación al mercado internacional que juega nuestra economía en el tablero global (consagrada por acuerdos como el TPP-11), es común a todos los países del sur mundial (Latinoamérica, Asia, África); estos son obligados por la división internacional de trabajo y por las disputas de los bloques imperialistas (OTAN-EEUU v/s China/ Rusia) a mantener una matriz económica de tipo primario exportadora, que les sirva para comprar materias primas a bajos precios (escasamente manufacturadas). Los dueños del país (los grandes capitales nacionales, la clase dirigente, los altos funcionarios del estado) nunca han dejado su carácter servil a las mega economías del mundo y, por tanto, jamás ha estado en sus programas el desarrollo industrial seguro y sustentable. Todos los intentos que han ido en esta dirección, de parte de fuerzas revolucionarias (e inclusive progresistas liberales) desde Balmaceda hasta llegar a la UP, en conjunto al movimiento obrero y los pobres de campo y la ciudad; han sido sangrientamente frenados y borrados de un plumazo por las fuerzas armadas y de orden, claramente mandatados por los dueños de Chile y sus amos mundiales.

La matriz energética nacional (que incluye a las termoeléctricas, hidroeléctricas, torres de alta tensión, entre otras reservas energéticas) no responde a las necesidades de las localidades y comunidades; no está pensada para la vida humana, para las necesidades del pueblo trabajador; está diseñada para abastecer a las grandes ciudades, sobre todo para satisfacer las necesidades de la gran minería. En función de este criterio centralista, se desarrollan los planes de producción energética a gran escala, que mientras devastan a los territorios y sus habitantes, hacen circular la energía para alimentar los centros productivos del país controlados por capitales trasnacionales.  Es más, hay estudios que nos muestran las inversiones de AFPS en empresas extractivistas, siendo el sector eléctrico el que mayor caudal de dinero recibe: por ejemplo, en junio del 2020 las AFP habían invertido en la empresa AES GENER S.A (poseedora de 52% de las termoeléctricas a carbón del país) $199 millones de dólares, ¡plata que salió directamente del bolsillo de los trabajadores chilenos! y que va a parar a centrales que son responsables de la emisión del 91 % de dióxido de carbono(CO2) del total del parque eléctrico, y el 97 % del dióxido de azufre[ii]. Los desastres socioambientales de Mejillones, Tocopilla, Huasco, Quintero-Puchuncavi y Coronel; son un claro ejemplo de este circuito de robo y destrucción.

Es por todo lo anteriormente expuesto, que la lucha socioambiental debe posicionarse políticamente desde el anticapitalismo, desde la lucha de la clase trabajadora y el conjunto de los sectores subalternos, procurando articular las diferentes expresiones de lucha que están dispersas, superando el carácter reivindicativo, parcial/local de las movilizaciones y formas de organización. No podemos pelear solo contra las termoeléctrica Los Rulos pensando que, porque judicialmente se pudiera parar, la lucha se acabó. Los Rulos no es más que una gota en el mar de todo un modelo de dominación y depredación de los territorios y la vida humana, que funciona a escala nacional y mundial; y que por tanto requiere de un compromiso militante de parte de los pueblos, requiere dejar de lado la tibieza reformista/ciudadanista; requiere desmarcarse de los grandes partidos políticos de la institucionalidad y de sus operadores, que buscan desmovilizar, frenar las luchas y capitalizarlas político-institucionalmente. La lucha socioambiental es necesariamente una lucha contra el capitalismo y el imperialismo, que requiere del re-ascenso de la movilización popular, del desarrollo de expresiones de control territorial, autodefensa de masas y sobre todo de la construcción de un programa post capitalista que supere el extractivismo, el centralismo, la dependencia al mercado internacional y que incluya el uso de formas de energía que no atenten contra la vida humana y de los ecosistemas. 


[i] https://www.cnnchile.com/economia/ranking-forbes-millonarios-chilenos-aumentaron-fortuna-73_20210407/

[ii] Gálvez et al., (2020). Inversión de las AFP en las empresas extractivistas y de alto impacto ambiental. Fundación Sol.


[i] https://g5noticias.cl/2021/08/02/fuerte-reves-de-proyecto-en-limache-suprema-revoca-sentencia-del-tribunal-ambiental-sobre-termoelectrica-los-rulos/


[i] Ver por ejemplo el caso de organizaciones como Villa Alemana Sin termoeléctrica (VAST) que han convocado movilizaciones, mitin, jornadas informativas y discusión.

[ii] https://www.elmartutino.cl/noticia/medioambiente/fotos-manifestacion-en-rechazo-termoelectrica-los-rulos-por-un-vivir-libre-de-

[i] https://gpm-ag.cl/inkia-energy-chile-ingresa-a-gpm-ag/

[ii] https://www.inkiaenergy.cl/quienes-somos/

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medio Ambiente

Intervención del empresariado en territorio ancestral ¡No a la Central Hidroeléctrica en el Río Truful Truful!

Publicado

el

La Central Hidroeléctrica de Paso El Rincón quiere ser construida en las aguas ancestrales del río Truful Truful, en la localidad de Melipeuco, región de La Araucanía. La empresa responsable de la construcción es Madrid S.A, del empresario chileno Manuel Madrid, quien tiene además el 80% de los derechos del agua de la comuna y está asociado a la transnacional Enacon, la que ha instalado líneas de alta tensión, minicentrales hidroeléctricas como Carilafquén- Malalcahuello (en proceso de construcción) entre otros proyectos en la zona.

El proyecto se inició en el año 2012, siendo rechazado primeramente por el gobierno regional de La Araucanía y el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), quienes además comprobaron los daños que causaría la Central de Paso. El 2014, la empresa fue obligada a retirar el proyecto hidroeléctrico, pero el 2015 lo vuelven a ingresar pasando nuevamente por un estudio de impacto ambiental. Durante el 2018 fue nuevamente rechazado, sin embargo el pasado 10 de junio el secretario del Comité de Ministros, Hernán Brucher, le comunicó a la empresa y a la comunidad de Melipeuco que el proyecto estaba avanzando para ser aprobado cuanto antes. El documento fue firmado por la entonces ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, presidenta de dicho comité.

De concretarse el proyecto de la Central de Paso, éste ocuparía 4600 hectáreas y pasaría por 2,5 kilómetros de manera subterránea, lo que afecta considerablemente el ecosistema, biodiversidad y por sobre todo la cultura y cosmovisión Mapuche de al menos 40 comunidades que conviven con el río.

El pasado 15 de junio, el Consejo de Ministros hizo pública la resolución donde se establece el visto bueno que daría inicio a la instalación de la central hidroeléctrica. Sin embargo, la decisión se opone a lo señalado por las autoridades locales de la región de La Araucanía, quienes trabajaron con las comunidades de la zona para evitar la construcción del proyecto, además manifestaron que éste tendría varios factores nocivos y negativos para el medio ambiente y quienes habitan el sector.

La construcción generaría un daño irreversible y permanente, puesto que el río sirve como fuente importante de medicina mapuche, la que se verá gravemente intervenida debido a la contaminación en el agua y entorno del lugar, perjudicando directamente la cosmovisión de los pueblos ancestrales. Además de eso, el proyecto involucra el talado de cientos de árboles nativos, información que fue alertada por el SEA pero que no ha sido considerada para frenar la instalación de la central.

Otro factor determinante para rechazar el proyecto ha sido las tareas que se realizan en la zona, desde las organizaciones declaran que “con el tiempo se ha posicionado como un símbolo de la comuna, los jóvenes han empezado a desarrollar actividades turísticas en torno a este lugar como las bajadas en rafting o kayak y senderos que son gestionados por guías locales”.

Desde las organizaciones del sector presentaron un recurso de reclamación ante el Tribunal Ambiental debido a no tener respuesta ante las observaciones que realizó la comunidad. Además, se llevará un recurso de invalidación -sobre la decisión tomada- al Consejo de Ministros.

Desde las comunidades han indicado que más de 120 personas se organizaron para ir en contra de la determinación arbitraria que se tomó. Luz María Huenupi, de la Comunidad Juan Meli, señaló que están «fortalecidos de mucho newen en oposición a la central hidroeléctrica, conformándose una reunión para tomar algunos acuerdos para comenzar esta gran lucha que se nos viene”

Ya se han realizado diferentes actividades de resistencia en varios territorios y una masiva marcha en la comuna de Melipeuco en rechazo al proyecto hidroeléctrico. El 16 de enero de este año, las comunidades de la zona levantaron una carta destinada al Servicio de Evaluación Ambiental en Temuco que reunía antecedentes sobre la importancia del lugar y los graves efectos que tendrá la instalación de la central, lo documentos fueron trabajados por Conadi, el Consejo Nacional de Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Derechos Humanos y la Municipalidad de Melipeuco.

Los informes presentados explican como el Truful Truful es agua medicinal, además de las hierbas y plantas que crecen alrededor, las que de ser intervenidas generarían deterioros irreparables, además de daños psicosociales, esto según estudios sobre salud mental que se realizaron a los/as habitantes de la zona.

En el comunicado de la comunidad mapuche Juan José Ayenao- Lof Llaima Melipeuco hacen un llamado a “activar la solidaridad mapuche y no mapuche. A nuestras autoridades tradicionales del territorio, a las machi y lawentuchefe que usan el txayenko como espacio de extracción de lawen, a todos quienes son respetuosos de la naturaleza, a que se sumen a los esfuerzos por rechazar este atropello en todas las instancias que vengan.”

A la defensa del río Truful Truful se han sumado organizaciones sociales y medioambientales de Curacautín, Cunco, Galvarino y Temuco, quienes rechazan tajantemente las medidas tomadas por el Comité de Ministros.

Compartimos el comunicado ante el rechazo de la construcción de la Central de Paso El Rincón en el río Truful Truful

13 de junio COMUNIDAD MAPUCHE TRADICIONAL JUAN JOSÉ AYENAO- LOF LLAIMA MELIPEUCO

La Comunidad Mapuche Tradicional Juan José Ayenao, Lof Llaima, Melipeuco, frente a la aprobación del Proyecto Central de Pasada el Rincón, en el río Truful Truful, nos hemos reunido hoy en el Fundo Buena Vista, en el cual nos encontramos en un proceso de reivindicación territorial, para manifestar lo siguiente;

Nos adherimos al rechazo de este proyecto aprobado por el Consejo de Ministros, el cual deja de manifiesto que la visión extractivista y neoliberal, frente a la naturaleza y los derechos de los PPII, en nada han cambiado y que la declaración del 24 de junio como día feriado, no es más que otra política para desviar la atención frente a los grandes y profundos temas que impulsamos como Pueblo Mapuche, como es el respeto a los derechos ambientales, culturales, territoriales y la libre determinación.

Este tipo de políticas de deterioro ambiental por parte de los Estados colonizadores, nos han llevado a los PPII a la pérdida de nuestra biodiversidad, de la cual somos parte y que necesitamos para subsistir.

Como comunidad nos encontramos al día de hoy reivindicando el fundo buena vista, del cual fue despojada nuestra gente en el periodo de dictadura militar, en el cual se arrasó con todo el bosque nativo e iniciaron con las plantaciones de pinos y eucaliptus. En 30 años nos han secado más de 12 nacimientos de agua que abastecen a todo nuestro territorio, por lo cual nos encontramos trabajando arduamente para la restitución de estas aguas y no permitiremos que nos sigan arrebatando los pocos espacios de importancia cultural que sobreviven al día de hoy, como lo es el Río Truful-Truful.

Por último, hacemos un llamado a las comunidades del territorio a manifestarse en rechazo y a no aceptar ningún proyecto que afecta nuestra vida y de las futuras generaciones. Llamamos a consolidar una oposición conjunta y firme, igualmente, hacemos un llamado al nuevo Alcalde de Melipeuco Alejandro Cuminao y a los nuevos Concejales, para que asuman un compromiso con las comunidades Mapuche, y se adhieran a la oposición de este proyecto.

¡DECIMOS NO A LA CENTRAL EL RINCÓN EN EL RÍO TRUFUL TRUFUL!

¡FUERA LAS FORESTALES DEL TERRITORIO MAPUCHE!

Seguir Leyendo

Medio Ambiente

Talcahuano: intervención en vertiente de Cerro Buena Vista tiene en alerta a la Asamblea Ambiental y pobladores/as del sector

Publicado

el

El trabajo con maquinaria pesada en una vertiente ubicada en el Cerro Buena Vista de Talcahuano mantiene preocupados/as a los/as pobladores/as del sector, quienes a través de la organización y a las acciones de la Asamblea Ambiental han podido obtener información con respecto a los permisos y presentar denuncias legales en las entidades de medio ambiente de la comuna. 

En noviembre de 2020 comenzaron los trabajos de tala, principalmente eucaliptos que se encontraban en el terreno, así como también árboles y arbustos nativos, lo que provocó que los troncos y ramas cayeran a la vertiente impidiendo el flujo regular de agua. Es importante señalar que el bosque nativo de la península de Tumbes ha sido ampliamente destruido, por lo que la tala de los pequeños parches nativos que sobreviven asociados a las vertientes significa un importante riesgo para el equilibrio de los ecosistemas. Por otro lado, la presencia de aves, como loicas, lechuzas, pidenes y golondrinas también se han visto afectadas a raíz de la intervención, al igual que las copihueras, las cuales se encuentran protegidas por el Servicio Agrícola y Ganadero, por lo que cortarlas requiere de permisos que claramente no fueron solicitados (ameritando sanciones que deben ser reguladas por el SAG). 

Desde la Junta de Vecinos sólo se manejaba la información sobre una “limpieza” en el sector, sin embargo, a través del Portal Ley y Transparencia de la municipalidad se pudo llegar a los propietarios del terreno, que corresponde a la Inmobiliaria Miramar, la misma que ya cuenta con denuncias anteriores por daños a los ecosistemas, como por ejemplo en el humedal Rocuant Andalién. Bajo la misma información se conoció que los propietarios no cuentan con los permisos para edificar ni ejecutar obras en el lugar. Camila Medina, pobladora del Cerro Buena Vista e integrante de la Asamblea Ambiental, menciona que las respuestas por parte de las instituciones consultadas por Ley de Transparencia fue “que no hay permisos para realizar obras en el terreno, ni planes de manejo aprobados que resguarden las funciones ecosistémicas, como tampoco, el resguardo de la flora nativa y endémica”.

Una lucha colectiva

Luego de conocer en terreno la problemática, la Asamblea Ambiental de Talcahuano en conjunto a algunos/as pobladores/as se organizaron para visitar la feria de Buena Vista y hablar con los/as vecinos/as, quienes rechazaron completamente la intervención en la vertiente. El mismo día que comenzó la campaña coincidió con la visita de la Directora de Medio Ambiente y los/as fiscalizadores/as de la institución, quienes habían ido al lugar para verificar que se cumplieran las normas sanitarias de la pandemia. 

Camila señala que “solicitamos, mediante Ley de Transparencia y correo electrónico, información al SAG, DGA, CONAF sobre permisos emitidos para obrar y/o intervenir en el cauce de la vertiente, así como permisos para cortar plantas, como por ejemplo el copihue que se encuentra protegido. En paralelo, formalizamos la denuncia en la dirección de medioambiente de la municipalidad de Talcahuano. Respecto a CONAF, mediante correo, respondieron que tienen pendiente hacer una inspección en terreno”.

La intervención que está realizando la inmobiliaria es desconocida a nivel institucional, sin embargo los/as vecinos/as manifiestan que en la parte alta del terreno afectado se construirán 3 a 4 edificios habitacionales, según la información que manejan ellos/as por conversaciones directas con los dueños del terreno.

El daño que va a producir la construcción de la obra al ecosistema es principalmente obstaculizar el cauce de la vertiente, que es bastante extenso y recorre las laderas del Cerro Buena Vista y Cerro Vista Hermosa, y desemboca en la calle 7 de enero de Talcahuano. Esto demuestra que las consecuencias no sólo se verán en el terreno intervenido, sino que en todo el trayecto del cauce de la vertiente.

Nula respuesta de las autoridades

A través de un mensaje vía Whatsapp de una persona que visitó el lugar, se informó que la Dirección de Medio Ambiente derivó la denuncia a la Brigada de Delitos Ambientales, ya que la Dirección no tiene las facultades para hacer el trabajo. Camila manifiesta que “esa información llegó de una manera informal, por lo que solicitamos a la Dirección que envíe un documento por correo electrónico de manera oficial que respalde la derivación y que se entreguen los fundamentos y los motivos de por qué se realizó el cambio de entidad. Consultamos también cual es el conducto a seguir para hacer una fiscalización e ir monitoreando la denuncia, quedaron en hacerlo pero aún no recibimos respuestas. Ante eso debimos hacer denuncias paralelas a la DGA y al SAG de forma independiente para tener respuestas”.

Los/as pobladores/as en conjunto con la Asamblea Ambiental de Talcahuano buscan llegar a los responsables de los trabajos que se están ejecutando en la vertiente y que estos sean sancionados, tanto por intervenir el sector como por el daño al ecosistema de la comuna, puesto que cerca de las 40 vertientes que existen sólo algunas han podido ser salvadas posterior a los daños causados por megaempresas.

Fotografías enviadas por la Asamblea Ambiental de Talcahuano.

Seguir Leyendo

Medio Ambiente

Talcahuano: Destrucción ambiental en Canal Ifarle. La difícil situación de los humedales en el país.

Publicado

el

El 14 de mayo de este año, la Agrupación Ecológica Canal Ifarle en conjunto con el presidente de la Junta de Vecinos de Brisas del Sol, se dirigieron al sector de Carriel Norte luego de la preocupación de los/as vecinos/as del sector por la importante disminución de la masa de agua del Canal (al menos 34 centímetros, que se evidencia en las orillas y en el marcado color en los juncales) luego de que se hiciera una “limpieza” con maquinaria pesada extrayendo la cobertura nativa vegetal.

El Canal Ifarle atraviesa la comuna de Talcahuano y desemboca en la bahía, formando parte del sistema del humedal Rocuant Andalién. Las consecuencias de la acción provocó un impacto negativo en la biodiversidad de todo el sector, puesto que es el hábitat principal de especies acuáticas, entre ellas, el coipo, una de las más perjudicadas con la destrucción de sus cuevas, además de destrozar su entorno de reproducción y alimentación, quedando expuestos a amenazas y ataques por parte de otros animales e incluso se han producido atropellos cuando estos intentan cruzar la carretera.

Otras de las especies afectadas son las aves sietecolores y trabajadores, puesto que existe una gran cantidad debido a la extensa vegetación emergente. La “limpieza” destruyó su hábitat y algunas madrigueras -de otras especies- que los obligaron a desplazarse a canales secundarios en busca de más volumen de agua que les permitiera vivir. 

Otras de las problemáticas evidenciadas es la presencia de un vertedero clandestino, con gran cantidad de desechos y basura doméstica, además de lagunas de agua hechas con maquinaria pesada y escombros de concretos.

Las afectaciones en la zona se vienen arrastrando por décadas, provocando el envejecimiento del humedal y la muerte de muchos sectores  donde actualmente hay ganado, vertimiento y relleno ilegal de escombros. Vairon Vidal, miembro de la Asamblea Territorial Humedal Rocuant, señala que “también hay dragados que han llevado empresas, entre ellas inmobiliarias, camiones de construcción y desechos, destruyendo una hectárea de juncos, donde habitan muchas aves en un estero”.

Vairon agrega también que todo es un ecosistema interconectado, donde cualquier afectación en un sector involucra a todo el ecosistema intercomunal. “El Canal Ifarle es una canalización artificial de hace años, que ha afectado la integridad del humedal, fragmentan constantemente, lo mismo con nuevas poblaciones, la extensión del aeropuerto, rellenos en lugares donde hace poco había vegetación y anidaban las aves -las que también son atacadas por los perros-, basura que la misma gente bota, motocicletas en el sector de la playa isla Rocuant, etc.”

A  pesar de sus 3000 hectáreas que contiene el polígono de sitio prioritario de conservación, queda mucha biodiversidad en los días de lluvia, notándose mucho más los cuerpos de agua. Pero a pesar de todo eso, hay una gestión de recursos desde las instituciones públicas para su conservación “La ONU financia un programa de protección, conservación y restauración de ecosistemas acuáticos, donde hay 3 en proceso de delimitación formal geolocalizada, donde está el humedal Rocuant – Andalién en estos momentos. A través de un Comité Técnico Local del GEF humedales Costeros, donde participan muchas instituciones, ONG y organizaciones sociales para trabajar en su protección y restauración”.

Sitio prioritario para la conservación de humedales urbanos

El trabajo de los/as vecinos/as

Las organizaciones locales presentaron una denuncia a las Superintendencia de Medio Ambiente, Dirección de Obras Hidráulicas y la Dirección de Medio Ambiente de la Municipalidad de Talcahuano para lograr llegar con los responsables del desastre ambiental, investigación que ya se encuentra en curso.

Por su parte, la Municipalidad de Talcahuano también presentó una denuncia a la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultura de la PDI por los daños ambientales provocados en el sector.

Desde las mismas organizaciones denuncian que “hay actores que tienen grados de incidencia en el Canal Ifarle, como la inmobiliaria Valmar, que se ha encargado de construir en gran parte del humedal Rocuant Andalién y que son dueños de terrenos que son usados como vertederos ilegales”.

La comunidad y organizaciones ambientales de la zona buscan que el lugar sea reconocido como un humedal urbano importante para la biodiversidad y no como un simple canal de aguas lluvias, además de resguardar todos los sectores donde están los humedales. 

Compartimos el comunicado de las distintas agrupaciones y organizaciones frente a la situación del Canal Ifarle.

Seguir Leyendo

Lo más visto