Conecte con nosotros

Medio Ambiente

Talcahuano: intervención en vertiente de Cerro Buena Vista tiene en alerta a la Asamblea Ambiental y pobladores/as del sector

Publicado

el

El trabajo con maquinaria pesada en una vertiente ubicada en el Cerro Buena Vista de Talcahuano mantiene preocupados/as a los/as pobladores/as del sector, quienes a través de la organización y a las acciones de la Asamblea Ambiental han podido obtener información con respecto a los permisos y presentar denuncias legales en las entidades de medio ambiente de la comuna. 

En noviembre de 2020 comenzaron los trabajos de tala, principalmente eucaliptos que se encontraban en el terreno, así como también árboles y arbustos nativos, lo que provocó que los troncos y ramas cayeran a la vertiente impidiendo el flujo regular de agua. Es importante señalar que el bosque nativo de la península de Tumbes ha sido ampliamente destruido, por lo que la tala de los pequeños parches nativos que sobreviven asociados a las vertientes significa un importante riesgo para el equilibrio de los ecosistemas. Por otro lado, la presencia de aves, como loicas, lechuzas, pidenes y golondrinas también se han visto afectadas a raíz de la intervención, al igual que las copihueras, las cuales se encuentran protegidas por el Servicio Agrícola y Ganadero, por lo que cortarlas requiere de permisos que claramente no fueron solicitados (ameritando sanciones que deben ser reguladas por el SAG). 

Desde la Junta de Vecinos sólo se manejaba la información sobre una “limpieza” en el sector, sin embargo, a través del Portal Ley y Transparencia de la municipalidad se pudo llegar a los propietarios del terreno, que corresponde a la Inmobiliaria Miramar, la misma que ya cuenta con denuncias anteriores por daños a los ecosistemas, como por ejemplo en el humedal Rocuant Andalién. Bajo la misma información se conoció que los propietarios no cuentan con los permisos para edificar ni ejecutar obras en el lugar. Camila Medina, pobladora del Cerro Buena Vista e integrante de la Asamblea Ambiental, menciona que las respuestas por parte de las instituciones consultadas por Ley de Transparencia fue “que no hay permisos para realizar obras en el terreno, ni planes de manejo aprobados que resguarden las funciones ecosistémicas, como tampoco, el resguardo de la flora nativa y endémica”.

Una lucha colectiva

Luego de conocer en terreno la problemática, la Asamblea Ambiental de Talcahuano en conjunto a algunos/as pobladores/as se organizaron para visitar la feria de Buena Vista y hablar con los/as vecinos/as, quienes rechazaron completamente la intervención en la vertiente. El mismo día que comenzó la campaña coincidió con la visita de la Directora de Medio Ambiente y los/as fiscalizadores/as de la institución, quienes habían ido al lugar para verificar que se cumplieran las normas sanitarias de la pandemia. 

Camila señala que “solicitamos, mediante Ley de Transparencia y correo electrónico, información al SAG, DGA, CONAF sobre permisos emitidos para obrar y/o intervenir en el cauce de la vertiente, así como permisos para cortar plantas, como por ejemplo el copihue que se encuentra protegido. En paralelo, formalizamos la denuncia en la dirección de medioambiente de la municipalidad de Talcahuano. Respecto a CONAF, mediante correo, respondieron que tienen pendiente hacer una inspección en terreno”.

La intervención que está realizando la inmobiliaria es desconocida a nivel institucional, sin embargo los/as vecinos/as manifiestan que en la parte alta del terreno afectado se construirán 3 a 4 edificios habitacionales, según la información que manejan ellos/as por conversaciones directas con los dueños del terreno.

El daño que va a producir la construcción de la obra al ecosistema es principalmente obstaculizar el cauce de la vertiente, que es bastante extenso y recorre las laderas del Cerro Buena Vista y Cerro Vista Hermosa, y desemboca en la calle 7 de enero de Talcahuano. Esto demuestra que las consecuencias no sólo se verán en el terreno intervenido, sino que en todo el trayecto del cauce de la vertiente.

Nula respuesta de las autoridades

A través de un mensaje vía Whatsapp de una persona que visitó el lugar, se informó que la Dirección de Medio Ambiente derivó la denuncia a la Brigada de Delitos Ambientales, ya que la Dirección no tiene las facultades para hacer el trabajo. Camila manifiesta que “esa información llegó de una manera informal, por lo que solicitamos a la Dirección que envíe un documento por correo electrónico de manera oficial que respalde la derivación y que se entreguen los fundamentos y los motivos de por qué se realizó el cambio de entidad. Consultamos también cual es el conducto a seguir para hacer una fiscalización e ir monitoreando la denuncia, quedaron en hacerlo pero aún no recibimos respuestas. Ante eso debimos hacer denuncias paralelas a la DGA y al SAG de forma independiente para tener respuestas”.

Los/as pobladores/as en conjunto con la Asamblea Ambiental de Talcahuano buscan llegar a los responsables de los trabajos que se están ejecutando en la vertiente y que estos sean sancionados, tanto por intervenir el sector como por el daño al ecosistema de la comuna, puesto que cerca de las 40 vertientes que existen sólo algunas han podido ser salvadas posterior a los daños causados por megaempresas.

Fotografías enviadas por la Asamblea Ambiental de Talcahuano.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medio Ambiente

Intervención del empresariado en territorio ancestral ¡No a la Central Hidroeléctrica en el Río Truful Truful!

Publicado

el

La Central Hidroeléctrica de Paso El Rincón quiere ser construida en las aguas ancestrales del río Truful Truful, en la localidad de Melipeuco, región de La Araucanía. La empresa responsable de la construcción es Madrid S.A, del empresario chileno Manuel Madrid, quien tiene además el 80% de los derechos del agua de la comuna y está asociado a la transnacional Enacon, la que ha instalado líneas de alta tensión, minicentrales hidroeléctricas como Carilafquén- Malalcahuello (en proceso de construcción) entre otros proyectos en la zona.

El proyecto se inició en el año 2012, siendo rechazado primeramente por el gobierno regional de La Araucanía y el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), quienes además comprobaron los daños que causaría la Central de Paso. El 2014, la empresa fue obligada a retirar el proyecto hidroeléctrico, pero el 2015 lo vuelven a ingresar pasando nuevamente por un estudio de impacto ambiental. Durante el 2018 fue nuevamente rechazado, sin embargo el pasado 10 de junio el secretario del Comité de Ministros, Hernán Brucher, le comunicó a la empresa y a la comunidad de Melipeuco que el proyecto estaba avanzando para ser aprobado cuanto antes. El documento fue firmado por la entonces ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, presidenta de dicho comité.

De concretarse el proyecto de la Central de Paso, éste ocuparía 4600 hectáreas y pasaría por 2,5 kilómetros de manera subterránea, lo que afecta considerablemente el ecosistema, biodiversidad y por sobre todo la cultura y cosmovisión Mapuche de al menos 40 comunidades que conviven con el río.

El pasado 15 de junio, el Consejo de Ministros hizo pública la resolución donde se establece el visto bueno que daría inicio a la instalación de la central hidroeléctrica. Sin embargo, la decisión se opone a lo señalado por las autoridades locales de la región de La Araucanía, quienes trabajaron con las comunidades de la zona para evitar la construcción del proyecto, además manifestaron que éste tendría varios factores nocivos y negativos para el medio ambiente y quienes habitan el sector.

La construcción generaría un daño irreversible y permanente, puesto que el río sirve como fuente importante de medicina mapuche, la que se verá gravemente intervenida debido a la contaminación en el agua y entorno del lugar, perjudicando directamente la cosmovisión de los pueblos ancestrales. Además de eso, el proyecto involucra el talado de cientos de árboles nativos, información que fue alertada por el SEA pero que no ha sido considerada para frenar la instalación de la central.

Otro factor determinante para rechazar el proyecto ha sido las tareas que se realizan en la zona, desde las organizaciones declaran que “con el tiempo se ha posicionado como un símbolo de la comuna, los jóvenes han empezado a desarrollar actividades turísticas en torno a este lugar como las bajadas en rafting o kayak y senderos que son gestionados por guías locales”.

Desde las organizaciones del sector presentaron un recurso de reclamación ante el Tribunal Ambiental debido a no tener respuesta ante las observaciones que realizó la comunidad. Además, se llevará un recurso de invalidación -sobre la decisión tomada- al Consejo de Ministros.

Desde las comunidades han indicado que más de 120 personas se organizaron para ir en contra de la determinación arbitraria que se tomó. Luz María Huenupi, de la Comunidad Juan Meli, señaló que están «fortalecidos de mucho newen en oposición a la central hidroeléctrica, conformándose una reunión para tomar algunos acuerdos para comenzar esta gran lucha que se nos viene”

Ya se han realizado diferentes actividades de resistencia en varios territorios y una masiva marcha en la comuna de Melipeuco en rechazo al proyecto hidroeléctrico. El 16 de enero de este año, las comunidades de la zona levantaron una carta destinada al Servicio de Evaluación Ambiental en Temuco que reunía antecedentes sobre la importancia del lugar y los graves efectos que tendrá la instalación de la central, lo documentos fueron trabajados por Conadi, el Consejo Nacional de Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Derechos Humanos y la Municipalidad de Melipeuco.

Los informes presentados explican como el Truful Truful es agua medicinal, además de las hierbas y plantas que crecen alrededor, las que de ser intervenidas generarían deterioros irreparables, además de daños psicosociales, esto según estudios sobre salud mental que se realizaron a los/as habitantes de la zona.

En el comunicado de la comunidad mapuche Juan José Ayenao- Lof Llaima Melipeuco hacen un llamado a “activar la solidaridad mapuche y no mapuche. A nuestras autoridades tradicionales del territorio, a las machi y lawentuchefe que usan el txayenko como espacio de extracción de lawen, a todos quienes son respetuosos de la naturaleza, a que se sumen a los esfuerzos por rechazar este atropello en todas las instancias que vengan.”

A la defensa del río Truful Truful se han sumado organizaciones sociales y medioambientales de Curacautín, Cunco, Galvarino y Temuco, quienes rechazan tajantemente las medidas tomadas por el Comité de Ministros.

Compartimos el comunicado ante el rechazo de la construcción de la Central de Paso El Rincón en el río Truful Truful

13 de junio COMUNIDAD MAPUCHE TRADICIONAL JUAN JOSÉ AYENAO- LOF LLAIMA MELIPEUCO

La Comunidad Mapuche Tradicional Juan José Ayenao, Lof Llaima, Melipeuco, frente a la aprobación del Proyecto Central de Pasada el Rincón, en el río Truful Truful, nos hemos reunido hoy en el Fundo Buena Vista, en el cual nos encontramos en un proceso de reivindicación territorial, para manifestar lo siguiente;

Nos adherimos al rechazo de este proyecto aprobado por el Consejo de Ministros, el cual deja de manifiesto que la visión extractivista y neoliberal, frente a la naturaleza y los derechos de los PPII, en nada han cambiado y que la declaración del 24 de junio como día feriado, no es más que otra política para desviar la atención frente a los grandes y profundos temas que impulsamos como Pueblo Mapuche, como es el respeto a los derechos ambientales, culturales, territoriales y la libre determinación.

Este tipo de políticas de deterioro ambiental por parte de los Estados colonizadores, nos han llevado a los PPII a la pérdida de nuestra biodiversidad, de la cual somos parte y que necesitamos para subsistir.

Como comunidad nos encontramos al día de hoy reivindicando el fundo buena vista, del cual fue despojada nuestra gente en el periodo de dictadura militar, en el cual se arrasó con todo el bosque nativo e iniciaron con las plantaciones de pinos y eucaliptus. En 30 años nos han secado más de 12 nacimientos de agua que abastecen a todo nuestro territorio, por lo cual nos encontramos trabajando arduamente para la restitución de estas aguas y no permitiremos que nos sigan arrebatando los pocos espacios de importancia cultural que sobreviven al día de hoy, como lo es el Río Truful-Truful.

Por último, hacemos un llamado a las comunidades del territorio a manifestarse en rechazo y a no aceptar ningún proyecto que afecta nuestra vida y de las futuras generaciones. Llamamos a consolidar una oposición conjunta y firme, igualmente, hacemos un llamado al nuevo Alcalde de Melipeuco Alejandro Cuminao y a los nuevos Concejales, para que asuman un compromiso con las comunidades Mapuche, y se adhieran a la oposición de este proyecto.

¡DECIMOS NO A LA CENTRAL EL RINCÓN EN EL RÍO TRUFUL TRUFUL!

¡FUERA LAS FORESTALES DEL TERRITORIO MAPUCHE!

Seguir Leyendo

Medio Ambiente

Talcahuano: Destrucción ambiental en Canal Ifarle. La difícil situación de los humedales en el país.

Publicado

el

El 14 de mayo de este año, la Agrupación Ecológica Canal Ifarle en conjunto con el presidente de la Junta de Vecinos de Brisas del Sol, se dirigieron al sector de Carriel Norte luego de la preocupación de los/as vecinos/as del sector por la importante disminución de la masa de agua del Canal (al menos 34 centímetros, que se evidencia en las orillas y en el marcado color en los juncales) luego de que se hiciera una “limpieza” con maquinaria pesada extrayendo la cobertura nativa vegetal.

El Canal Ifarle atraviesa la comuna de Talcahuano y desemboca en la bahía, formando parte del sistema del humedal Rocuant Andalién. Las consecuencias de la acción provocó un impacto negativo en la biodiversidad de todo el sector, puesto que es el hábitat principal de especies acuáticas, entre ellas, el coipo, una de las más perjudicadas con la destrucción de sus cuevas, además de destrozar su entorno de reproducción y alimentación, quedando expuestos a amenazas y ataques por parte de otros animales e incluso se han producido atropellos cuando estos intentan cruzar la carretera.

Otras de las especies afectadas son las aves sietecolores y trabajadores, puesto que existe una gran cantidad debido a la extensa vegetación emergente. La “limpieza” destruyó su hábitat y algunas madrigueras -de otras especies- que los obligaron a desplazarse a canales secundarios en busca de más volumen de agua que les permitiera vivir. 

Otras de las problemáticas evidenciadas es la presencia de un vertedero clandestino, con gran cantidad de desechos y basura doméstica, además de lagunas de agua hechas con maquinaria pesada y escombros de concretos.

Las afectaciones en la zona se vienen arrastrando por décadas, provocando el envejecimiento del humedal y la muerte de muchos sectores  donde actualmente hay ganado, vertimiento y relleno ilegal de escombros. Vairon Vidal, miembro de la Asamblea Territorial Humedal Rocuant, señala que “también hay dragados que han llevado empresas, entre ellas inmobiliarias, camiones de construcción y desechos, destruyendo una hectárea de juncos, donde habitan muchas aves en un estero”.

Vairon agrega también que todo es un ecosistema interconectado, donde cualquier afectación en un sector involucra a todo el ecosistema intercomunal. “El Canal Ifarle es una canalización artificial de hace años, que ha afectado la integridad del humedal, fragmentan constantemente, lo mismo con nuevas poblaciones, la extensión del aeropuerto, rellenos en lugares donde hace poco había vegetación y anidaban las aves -las que también son atacadas por los perros-, basura que la misma gente bota, motocicletas en el sector de la playa isla Rocuant, etc.”

A  pesar de sus 3000 hectáreas que contiene el polígono de sitio prioritario de conservación, queda mucha biodiversidad en los días de lluvia, notándose mucho más los cuerpos de agua. Pero a pesar de todo eso, hay una gestión de recursos desde las instituciones públicas para su conservación “La ONU financia un programa de protección, conservación y restauración de ecosistemas acuáticos, donde hay 3 en proceso de delimitación formal geolocalizada, donde está el humedal Rocuant – Andalién en estos momentos. A través de un Comité Técnico Local del GEF humedales Costeros, donde participan muchas instituciones, ONG y organizaciones sociales para trabajar en su protección y restauración”.

Sitio prioritario para la conservación de humedales urbanos

El trabajo de los/as vecinos/as

Las organizaciones locales presentaron una denuncia a las Superintendencia de Medio Ambiente, Dirección de Obras Hidráulicas y la Dirección de Medio Ambiente de la Municipalidad de Talcahuano para lograr llegar con los responsables del desastre ambiental, investigación que ya se encuentra en curso.

Por su parte, la Municipalidad de Talcahuano también presentó una denuncia a la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultura de la PDI por los daños ambientales provocados en el sector.

Desde las mismas organizaciones denuncian que “hay actores que tienen grados de incidencia en el Canal Ifarle, como la inmobiliaria Valmar, que se ha encargado de construir en gran parte del humedal Rocuant Andalién y que son dueños de terrenos que son usados como vertederos ilegales”.

La comunidad y organizaciones ambientales de la zona buscan que el lugar sea reconocido como un humedal urbano importante para la biodiversidad y no como un simple canal de aguas lluvias, además de resguardar todos los sectores donde están los humedales. 

Compartimos el comunicado de las distintas agrupaciones y organizaciones frente a la situación del Canal Ifarle.

Seguir Leyendo

Lo más visto