Conecte con nosotros

Opinion

Opinión|La batalla de Santiago y las mentiras que se deshacen

La comunidad científica debe colocarse a disposición del pueblo, hoy cumple un rol fundamental, porque esta pandemia en Chile se está manejando como si fuera un problema de Defensa Nacional y no una emergencia sanitaria.

Publicado

el

.

La primera fotografía fue sacada en abril de 1957 y la segunda corresponde al Diario Universidad de Chile.

«La batalla por Santiago es la batalla crucial en la guerra contra el coronavirus», exclamó Mañalich el 13 de mayo en una conferencia de prensa, que daba cuenta 2.660 casos de Covid-19 en las últimas 24 horas.

Por primera vez se anunciaba la cifra más alta de contagios tras la llegada del Covid-19 a Chile.

El discurso comunicacional cambió abruptamente del «retorno seguro» a la «batalla» . Pero en las batallas siempre hay confrontación: dos fuerzas se enfrentan directamente para llegar a diversos fines. Así fue esta semana en la gran capital, una pugna entre el gobierno y los trabajadores/as de la salud pública.

Cuando construyes un imperio en base a mentiras estás propenso a que caiga y lo oculto salga a la luz. De esta forma fue saliendo la verdad, primero fue Ciper, que tras una investigación periodística develó que no se realizaron las compras de los ventiladores mecánicos a tiempo. Luego, los y las funcionarias desde el inicio de la pandemia han denunciado la falta de elementos de protección personal e insumos, infraestructura y el colapso que está ocurriendo en las redes de salud pública. Por último, el buen periodismo que está verificando la información oficial entregada por las autoridades.

No terminaría de dar ejemplos si enumero las denuncias de los diversos colegios, gremios y sindicatos de salud que han realizado desde el 3 de marzo.

Pero, los sucesos ocurridos en el Hospital Félix Bulnes (recién inaugurado), más los casos que están ocurriendo en el Hospital San José da cuenta que la pandemia solo viene a mostrar y empeorar lo que miles de personas en el sector norte enfrentan diariamente, pero que ningún gobierno en estos últimos 30 años se hizo cargo cargo. Porque no es solo Piñera, sino que también es Aylwin, Ruiz- Tagle, Lagos y Bachelet encargados de privatizar y concesionar nuestro derecho a la salud.

«Me amenazan con sumarios. No he dicho ninguna mentira. Se me vinculó con el FPMR y no militó en ningún lugar .Todos los que han gobernado y no han hecho nada por la salud en Chile, tienen sus manos manchadas con sangre», exclamó Gloria Pinto, paramédica de la Unidad de Urgencias del Hospital San José en CHV.

En un país en el cual pocos gozan de privilegios y muchos viven en la miseria las batallas suelen ser desiguales, pero entre tanta injusticia y rabia aparece el coraje. Desde las entrañas Gloria sacó la voz para denunciar lo que está pasando, el estrés, el agobio, trabajar 24 horas de turno, ver morir a tus propios vecinos y vecinas motivó a la paramédica a salir en los grandes medios de comunicación.

Las guerras no se confrontan solo con armas, sino que también son ideológicas. Lo primero que hicieron fue tratar de desprestigiar a la trabajadora, al darse cuenta que su discurso hizo eco en la población la etiquetaron como «terrorista» y la amenazaron con «sumarios» para sacarla fácilmente del camino. Pero, la guerra es arte y el tablero va cambiando.

A pesar de tener todo en contra, una gran parte de la población está con la valiente trabajadora y difícil será olvidar su discurso, que desbordó las pantallas controladas por el Grupo Turner .

La»batalla de Santiago» está siguiendo su curso y están lanzando «toda la carne en la parrilla». Así fue la épica frase del ministro de Defensa para incorporar a los «boinas negras» e incrementar a las fuerzas Fuerzas Armadas, Carabineros e Investigaciones para contener el aumento de los casos de Covid-19.

La población necesita que las autoridades incrementen los testeos diarios, que solucionen el stock de los exámenes de PCR, que se promulgen leyes que protejan a los y las trabajadoras, no a los empresarios para que congelen contratos y luego se repartan las utilidades de las empresas.

Una emergencia sanitaria es gestionada como si fuera un problema de Defensa Nacional.

La población no debe olvidar que previo a la pandemia en Chile se estaban exigiendo cambios estructurales, por tanto, el discurso que emanó Mañalich no es casual, pues su frase posee un carácter político e histórico.

La batalla de Ibáñez

El antecedente de la «batalla de Santiago» está inserto en el segundo gobierno de Ibáñez, la sociedad está enfrentando un periodo de crisis política, social y económica, de alta inflación a los precios.

En 1957 los empresarios estaban presionando a las autoridades a subir las tarifas del transporte y quitar a la locomoción colectiva del listado de artículos de primera necesidad, los y las pasajeros «no estaban dispuestos a soportar una nueva alza con sus sueldos congelados y por un servicio de mala calidad», indicó el historiador Pedro Milos.

Carlos Ibáñez del Campo, accedió a la petición del Sindicato General Profesional de Dueños de Autobuses de Santiago, subió los precios y sacó a la lomoción colectiva dentro de la lista de artículos de primera necesitad. Tras estas medidas en «Valparaíso primero, Santiago y Concepción después, fue el itinerario seguido por la expresión de un descontento largamente acumulado. Estudiantes, trabajadores y población en general se fueron sucediendo y sumando como espontáneos protagonistas del sorpresivo desborde social. Una excesiva represión policial y desmesuradas medidas de control militar no hicieron más que multiplicar las vías de escape del malestar social, volviéndolo más violento e incontrolable. El martes 2 de abril se convirtió, así, en la cima más alta y peligrosa del sinuoso camino seguido por la expresividad del descontento popular. El trágico saldo de más de 20 muertos y cientos de heridos y detenidos», consignó Pedro Milos.

Este levantamiento popular de 1957 estuvo caracterizado por el uso de la violencia política y la confrontación con las instituciones del Estado. «La agresividad y la violencia adquirieron su máxima carga simbólica cuando –el sábado 30 en Valparaíso y especialmente el martes 2 en Santiago– grupos de manifestantes cargaron contra las sedes de importantes poderes públicos como lo eran la comisaría o la Intendencia en Valparaíso y los tribunales de justicia, el Parlamento y la misma casa de gobierno en Santiago. Tampoco escaparon símbolos significativos como las estatuas de Arturo Prat y Bernardo O’Higgins. Poderes privados como algunos medios de comunicación también fueron objeto de repudio: tal fue el caso del edificio del diario El Mercurio. Finalmente, los robos y asaltos a comercios no alimentarios pueden ser interpretados como un intento extremo por revertir una injusta distribución de la riqueza», señaló Pedro Milos.

Puedes profundizar ingresando a este enlace:La Batalla de Santiago

La batalla de Mañalich

El actual ministro de Salud posee una gran amistad con Sebastián Piñera y se protegen mutuamente. En esta pandemia Mañalich se inmoló por el «Presidente» y este salió a blindarlo como corresponde, porque al final del día ambos creen en la «batalla de Santiago», que en el fondo es una lucha contra los y las estudiantes, contra los y las pobladoras, contra las mujeres, contra los pueblos originarios, contra los funcionarios y funcionarias de la salud, contra la organización popular, contra los prisioneros y prisioneras políticas. En el fondo esta batalla es contra el pueblo pobre y trabajador.

Esto se constata tras los datos publicados por la plataforma de Ciudadanía Inteligente en una sección llamada Del Dicho al Hecho, estudio que fiscaliza las medidas prometidas por el gobierno.

Dentro de los anuncios que llaman la atención es la creación de un Comité de Inteligencia, «bajo la dependencia de la Presidencia de la República, con todos los órganos con capacidades e información de inteligencia, como las policías, las fuerzas armadas, gendarmería, entre otros, de forma de concretar el rol asesor que le asigna el Sistema de Inteligencia del Estado», informó la plataforma de Ciudadanía Inteligente.

Este proyecto según este sitio va con un 70% de avance y está en un segundo trámite constitucional. Luego, nos encontramos con el proyecto que tiene el fin reformular la Ley de Inteligencia que contempla crear una red de equipos con: FF.AA., Gendarmería, Carabineros y la PDI, e incorporando un Centro de Fusión de Datos contra el Terrorismo y un Departamento de Protección de Infraestructura Crítica. Según la información proporcionada por Ciudadanía Inteligente este proyecto tiene un 70% de avance y también se encuentra en segundo trámite constitucional.

Dentro de la cuestionada «Ley Antiterrorista» promovida desde los gobiernos de la concertación y en este gobierno para criminalizar la lucha de los pueblos originarios. En el 2019 se presentó una modificación y tiene un 40% de avance, en el presente se encuentra en un primer trámite constitucional.

Asimismo, figura mayor Protección a las Fuerzas de Orden y Seguridad y de Gendarmería de Chile, por tanto, se ingresará un proyecto de ley que regulará y sancionará con mayor fuerza los daños contra Carabineros, la PDI y Gendarmería, ya va en con un 40% de avance este proyecto y está en un primer trámite constitucional.

Tras el 18 de octubre la agenda legislativa ha girado entorno a brindar más control y poder a instituciones que carecen de legitimidad por parte de la población, y están en el escrutinio público por las violaciones a los derechos humanos.

Las autoridades excusan que es por la emergencia sanitaria, pero la militarización tiene un argumento político, al no poder contener el Covid-19 y las crisis política más económica, necesitan poder aplastar cualquier grupo que se rebele contra sus medidas.

Incertidumbre, desesperanza y rebelión

Son días difíciles, al parecer este virus odia el amor y la solidaridad, porque nos quiere mantener lejos, distantes e individualistas.

Hay días de desesperanzas, de penas, en el cual muchos nos hemos sentidos derrumbados e imposibilitados de hacer cosas, pero no debemos sentirnos mal por no tener una «rutina» o «producir».

Estamos viviendo una crisis sanitaria, política y ecónomica, el día a día cada vez se hace más complejo para millones de familias.

El Covid-19 ya llegó a nuestro entorno, de la tristeza a la rabia por las injusticias que están ocurriendo, pero hay un rayito de luz, la organización popular y feminista no ha cesado.

En este periodo los trabajos que venían realizando las asambleas territoriales, la proliferación de Comités de Emergencia, las redes de apoyo que están surgiendo han podido afrontar esta crisis. Una propuesta de control territorial se ha trazado sin la necesidad de tener a las poblaciones militarizadas.

Las reflexiones de una enfermera me advierten que vendrá un segundo estallido social y esta vez la gente no solo saldrá protestar por las injusticias sociales, sino que también porque esta pandemia se llevó a sus familiares.

Informaciones:

Plataforma del Dicho al Hecho

https://www.senado.cl/appsenado/templates/tramitacion/index.php?boletin_ini=12234-02

https://www.senado.cl/appsenado/templates/tramitacion/index.php?boletin_ini=12234-02

https://www.senado.cl/appsenado/templates/tramitacion/index.php?boletin_ini=13124-07

Opinion

MANDU, PRESO POLÍTICO DE PUNTA ARENAS: CONSIGUE LIBERTAD VIGILADA INTENSIVA POR CINCO AÑOS

Publicado

el

por Ivonne, Militante Trabajadores y Trabajadoras al Poder

Este martes 1 de diciembre, desde las 13:30 horas, se llevó adelante la audiencia de lectura de la parte resolutiva de la sentencia condenatoria de Marcelo Mandujano, por los delitos de incendio de un edificio en donde funcionaba la AFP Hábitat y por el delito de desórdenes públicos relativos a la jornada del 12 de noviembre del 2019, imputaciones que lo han mantenido en prisión preventiva desde el 10 de enero del 2020.

En la pasada audiencia, el Tribunal de Juicio Oral en lo penal decidió condenarlo como autor del delito de incendio a cuatro años y 324 días de presidio menor en su grado máximo, a la pena accesoria de la inhabilitación absoluta perpetua para el ejercicio de sus derechos políticos y a la inhabilitación absoluta del ejercicio de cargos públicos mientras dure la condena y, como autor del delito de desórdenes públicos a la condena de 41 días de prisión en su grado máximo, sumando una condena de 5 años.

Registro de actividad durante una de las jornadas de ayuno, en Punta Arenas, por la libertad de las y los presos políticos de la Revuelta

Sin embargo, hoy, el Tribunal determinó la aplicación de la pena sustitutiva de Libertad vigilada intensiva, por un plazo de cinco años, debiendo dar cumplimiento al plan de intervención individual que determinará en los próximos días Gendarmería de Chile, además del imperativo de que Mandu fije un domicilio permanente y que, en caso de modificaciones de dirección, debe informarlo oportunamente.

En virtud de esta sentencia, Mandu es condenado al pago de 660 UF más los intereses, suma que supera los 19 millones de pesos, por concepto de las rentas de arrendamiento que la dueña habría dejado de percibir producto del incendio del inmueble.

En esta audiencia se dio curso a la revisión de oficio de la medida cautelar de prisión preventiva, al haber transcurrido más de 6 meses desde su inicio. La defensa solicitó que, entendiendo que aún no está ejecutoriada la sentencia que se lee en dicha instancia (lo que significa que pudiera modificarse el resultado por la vía de la impugnación, ya sea por la interposición de un recurso por parte de la fiscalía o por parte de algún otro querellante) el escenario cambia con la lectura de la sentencia definitiva que no tiene como consecuencia la aplicación de una condena de prisión efectiva, por lo que esta medida cautelar es reemplazada por otras 3 de menor intensidad: arresto domiciliario nocturno, firma mensual y arraigo regional, las que permanecerán vigentes hasta que la sentencia quede ejecutoriada, es decir, hasta que se agote el plazo para interponer recursos o que, habiendo interpuesto algún recurso, no se haya acogido a las pretensiones de modificar el contenido de la sentencia.

Registro de actividad durante una de las jornadas de ayuno, en Punta Arenas, por la libertad de las y los presos políticos de la Revuelta

Es motivo de celebración que Mandu pueda gozar de libertad, y aunque no será completa, ya que estará sujeto a un plan de intervención de gendarmería, sí estará fuera de las condiciones de aislamiento e indignidad de los recintos penales de Chile y lejos de los 11 años que estaba pidiendo el Ministerio Público por un proceso con bastas irregularidades ya mencionadas en notas que este periódico ya ha publicado.

Resulta manifiestamente injusto que Mandu haya tenido que pasar 326 días privado de libertad para que finalmente en el procedimiento se determinara que no sería condenado a prisión por los 11 años de condena que el ministerio público majaderamente sostenía.

Esto confirma lo que hemos venido sosteniendo: el carácter político de los procesos que caen sobre nuestros compañeros y compañeras aprisionados injustamente por luchar, ya que durante un año Fiscalía hace un festín mediático respecto de su gestión al lograr identificar y aprisionar a uno de los responsables de las acciones de protesta dadas en la región, en donde ya vemos que su posibilidad de neutralización está limitada a la aplicación de la prisión preventiva, pero no a una sentencia condenatoria de prisión, y  que por otro lado, tampoco se traduce en el aplastamiento de la protesta, sino todo lo contrario. No se logra intimidar represivamente al pueblo organizado, muestra de esto es la red de apoyo que se ha tejido alrededor de los casos de prisión política, en donde se han generado distintas acciones de visibilización, denuncia y apoyo.

Apoyo que será fundamental sostener de manera nacional e internacional, ya que debemos asumir la responsabilidad de pelear en la calle la libertad total e incondicional para todos y todas los presos/as políticas de la rebelión popular.

Este 10 de diciembre, a propósito de la conmemoración del día internacional de los Derechos Humanos, se está convocando a una Huelga Nacional por la libertad de las y los presos/as políticas de la rebelión popular, en el marco de la discusión sobre la posibilidad de una salida política de estos/as. Es de vital importancia que las y los comprometidos con esta justa lucha por la libertad de las y los presos nos aboquemos a la agitación y organización de esta jornada, dejando atrás los sectarismos y los traspiés que lamentablemente se han visto, mostrando unidad, organización y determinación y tensionando a los sectores organizados de trabajadores y trabajadoras a solidarizar y a ponerse a disposición de la combatividad que exige la jornada.

¡10 DE DICIEMBRE HUELGA GENERAL POR LA LIBERTAD TOTAL A LAS Y LOS PRESOS POLÍTICOS DE LA REBELIÓN POPULAR!

¡AMNISTÍA YA, SIN CONDICIONES Y SIN TRANSAR CON LA IMPUNIDAD DE LOS REPRESORES!

¡FUERA PIÑERA, ABAJO EL PARLAMENTO CORRUPTO! ¡POR UN GOBIERNO DE LAS Y LOS TRABAJADORES QUE DISUELVA LAS FF AA Y DE ORDEN!

Seguir Leyendo

Opinion

¡A DERROTAR EL TOQUE DE QUEDA EN LAS CALLES!

Publicado

el

por Héctor, militante de Trabajadoras y Trabajadores al Poder

Sobre el adelanto del toque de queda en el Gran Concepción

El jueves pasado el Ministro de Salud Enrique Paris decretaba el adelanto del toque de queda a las 20:00 horas para las comunas del Gran Concepción, determinación inédita que desde nuestra organización identificamos como una medida represiva (ver articulo) que tenia y tiene objetivo frenar un levantamiento popular en esta zona a raíz del intento de homicidio ocurrido un día antes por Carabineros de Chile a dos menores de edad del Hogar Carlos Macera en Talcahuano, que se suma a los demás acontecimientos que tienen en jaque al bloque del poder y que aumenta la indignación en las masas: las huelgas de los trabajadores de salud, la lucha por la libertad de las y los presos de la rebelión o las trampas del gobierno al segundo retiro del 10%.

Desde el inicio de la pandemia que parece inaudita la aplicación de esta medida, que coincide además con el decreto de parte del Gobierno del Estado de Catástrofe el 18 de marzo por los siguientes 90 días, el que fue extendido el 16 de junio por la misma cantidad de días (y lo más probable es que Sebastián Piñera lo vuelva a extender cuando venza el plazo) lo cual le da mayores facultades a las FFAA y como somos testigos le ha permitido a la burguesía cuidar sus privilegios y status quo mediante un Estado militarizado, porque ni duda cabe que militares con fusiles en las calles no ayudan a frenar una pandemia, y que al igual que el toque de queda, no es para nada una medida sanitaria.

Con respecto a esta ultima y su ultima modificación en las comunas pencopolitanas, queda en claro lo desesperada que fue esta medida, sin una previa meditación que le permitiera prever lo que ocurriría en su implementación, y es que fuimos testigos en como generó un tremendo caos el primer día hábil de su implementación, con gigantes aglomeraciones en paraderos y autobuses, que profundiza el riesgo al que se han visto expuestos los trabajadores y trabajadoras durante toda la pandemia, considerando que todo este caos que se produce por la pésima gestión de la autoridad sanitaria (que dicha decisión se toma como medida represora) y por la despreocupación por parte de los empleadores que a sabiendas de que el toque de queda empezaba desde las 20:00 horas, dejaron el horario de salida para una hora antes, en un momento donde los microbuses habían dejado de transitar. Una negligencia total hacia los trabajadores, lo cual es inaceptable, al igual que las declaraciones posteriores por parte del SEREMI de Transportes Jaime Aravena, que se refirió a este incidente como “errores de cálculo”

¡LAS VIDAS DE LOS TRABAJADORES NO PUEDEN ESTAR EXPUESTAS POR “ERRORES DE CALCULOS”!

Aglomeración en microbuses del Gran Concepción

La solución que dio el SEREMI de transportes es que los trabajadores pudieran “organizarse con sus tiempos”, nosotros hacemos el llamado a no normalizar este tipo de medidas, que de sanitarias no tienen nada y que recuerdan a las que se tomaban durante la dictadura o los primeros días de la rebelión. Tomando el ejemplo justamente de la experiencia de la rebelión popular, vimos como el pueblo doblegó aquella medida saliendo a las calles durante el horario de toque de queda, con cacerolazos, barricadas y enfrentamientos con las fuerzas represivas haciendo uso del legitimo ejercicio de la autodefensa de nuestra clase. Esta vez las condiciones son diferentes, estamos en medio una pandemia que nos tuvo encerrados durante mucho tiempo, pero ya desde principios de Octubre que las álgidas jornadas de lucha, las tomas de Plaza Dignidad en Santiago y la experiencia internacional de las rebeliones en Perú o Guatemala nos ha demostrado que es posible que el pueblo se vuelva a tomar las calles y que el régimen vuelva a estar entre las cuerdas por el alza de la lucha de clases en nuestro país y el mundo. El pueblo despertó, y de a poco esta tomando la costumbre de salir a las calles a exigir el pliego de sus demandas.

¡AMNISTÍA TOTAL SIN CONDICIONES A LAS Y LOS PRESOS POLITICOS!

¡RENUNCIA PIÑERA! ¡DISOLUCIÓN DE LAS FFAA Y DE ORDEN BAJO UN GOBIERNO DE LAS Y LOS TRABAJADORES!

Y como ahora hacemos énfasis, ¡A DERROTAR EL TOQUE DE QUEDA EN LAS CALLES!

Seguir Leyendo

Opinion

¡A desarrollar la rebelión popular en toda América Latina! El pueblo despertó, ¡Construyamos la revolución!

Publicado

el

Por

Por Erwin Escobar, militante de Trabajadoras y Trabajadores al Poder.

Hace un poco más de un año en uno de los documentos de nuestra organización decíamos “¡A desatar la Rebelión Popular contra la ofensiva del capital en toda América Latina!”, en el cual se daba cuenta del levantamiento del pueblo hermano de Ecuador. “La Rebelión popular en Ecuador expresa con colosal determinación el camino de los pueblos de Latinoamérica y el mundo.”.

De esta manera se constataba esta definición y continuaba dando a conocer en simples palabras el camino optado por el pueblo movilizado: “Durante las últimas dos semanas fuimos testigos de la ofensiva creciente y generalizada de las masas contra el gobierno, expresada a través de la Huelga General (catalizada ésta desde la protesta de masas y la acción directa), los paros, cortes, marchas, enfrentamientos y la llegada de miles de indígenas a Quito…” siendo esta la tónica del proceso que estaba en curso, días después llega el 18 de Octubre en Chile, en el cual comienzan álgidas jornadas de protesta, que con el paso de los días devienen en un proceso de Rebelión Popular, desatado principalmente por los estudiantes secundarios que rápidamente respondieron con movilizaciones luego del anuncio del ministro respectivo sobre el alza del transporte en la capital del país.

Los secundarios saltando torniquetes fueron aplaudidos y acompañados por la mayoría del pueblo, y luego del pasar de varias jornadas de agitación y de movilización previa el día 18 de Octubre y 19 en otros sectores del país, la protesta desatada de las masas en las calles daba un salto cuantitativo y cualitativo en todas sus expresiones de lucha y acción directa.

Hace unos días, más de un año después de los hechos anteriormente relatados, veíamos como el pueblo de Perú salía a las calles por el descontento generalizado, producido por la vacancia que el Congreso Peruano le dio el día 9 de Noviembre al entonces presidente Martín Vizcarra, sacándolo de su cargo y posicionando un “gobierno de facto”, encabezado por el presidente del congreso Manuel Merino, volcando a las masas a exigir en las calles la salida de Merino, producto también  de las decisiones de una clase política corrupta al servicio de la burguesía en un país que, agravado por la crisis integral del capital, (crisis de legitimidad, política, económica, sanitaria) con altas tasas de desempleo a nivel nacional que mantienen al pueblo trabajador en una constante incertidumbre por el Régimen, que respondió con una fuerte represión la cual, en poco más de una semana de  protestas, dejaba un saldo de al menos 2 muertos, más de 100 heridos y 20 desaparecidos luego de ser detenidos por la policía de dicho país. Finalmente, Merino decide renunciar luego del desborde del pueblo peruano que protestaba y se enfrentaba con las fuerzas represoras y avanzando en sus métodos de lucha, violencia política y revolucionaria propias de la clase trabajadora.

Concentración en la calle San Martín de Lima el día 12 de noviembre, en protesta contra Manuel Merino, designado presidente del Perú.

La situación en Guatemala

A pesar de estar atravesando una de las pandemias más fuertes a nivel mundial, en Guatemala el gobierno burgués de Alejandro Giammattei anunciaba el Presupuesto para el 2021 que involucraba un fuerte recorte en el gasto social (educación, salud, etc) y por ende un mayor endeudamiento de la población, estas medidas fueron repudiadas y rechazadas por el pueblo del país caribeño que a los siguientes días no dudaron en salir a las calles, siendo miles que se movilizaron por el centro de la capital asediando al congreso de este país, con un claro objetivo político y decisión, y al momento de llegar a dicha institución terminaron por ingresan al edificio parlamentario e incendiarlo. Giammattei sale en respuesta de estos hechos y declara:

“…tampoco podemos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada. Al que se le compruebe su participación en estos hechos delictivos les caerá todo el peso de la ley.”

Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala declarando tras el incendio del congreso en dicho país.

En esta declaración el presidente guatemalteco deja en claro la política de persecución que dejará caer sobre el valiente pueblo de dicho país, que se levantó una vez más en contra de las injusticias.

Manifestante se fotografía a las afueras del Congreso de Guatemala ardiendo en llamas, el pasado domingo 22 de noviembre.

Las situaciones mencionadas, puestas en una perspectiva global

1.- Los levantamientos masivos de los pueblos de Latinoamérica no podemos visualizarlos ni entenderlos como “casos aislados” uno del otro. Los regímenes burgueses se ven apremiados por la profunda crisis capitalista que, al momento de dar golpes a la clase trabajadora, está observando respuestas con más fuerza y una incipiente organización, contando la lucha directa con una clara contra ofensiva y desborde total de masas trabajadoras movilizadas. Como es de costumbre y pilar fundamental dentro de estos regímenes, no dudan en echar mano al uso la violencia policial y persecución política para sostener sus democracias burguesas y el capital.

Los explotadores, la clase política, empresarios, altos mandos de FFAA, latifundistas, etc., ven con preocupación cómo se alteran sus intereses y capitales al momento de que los explotados entienden que no tienen nada más que perder que sólo sus cadenas. Pero la contra revolución no dejará esperar las últimas consecuencias para hacerse presente; en esa línea, hay que mirar con mucha profundidad cómo se desarrollan los procesos de los países hermanos que se levantan en contra de los explotadores y ya se enfrentan a sus brazos armados que defienden a muerte a sus patrones.

2.- Es momento de desarrollar y organizar estos grandes embates de masas trabajadoras al podrido sistema capitalista. El desarrollo de la lucha abierta contra los enemigos de la clase dará pie a que los más amplios sectores de los pueblos combativos en rebelión adquieran la conciencia necesaria para ponerse en función de organizar y luchar en las futuras batallas, y desarrollarlas hasta ponerlas en perspectivas de la organización de la revolución. La creciente crisis no está ad portas de acabar y es aquí donde debemos derribar los pilares fundamentales de la antigua sociedad capitalista para construir el poder del pueblo.

Sobre la situación nacional: ¡El pueblo despertó! ¡Construyamos la revolución!

3.- En Chile, el período Revolucionario delimita con muchas más fuerza el camino que está tomando el pueblo movilizado en sus distintas expresiones, a pesar de haber sido fuertemente golpeado por la pandemia y crisis sanitaria agravada por el ineficiente manejo del régimen, hoy se levantan los y las trabajadoras de la salud en huelgas y un paro indefinido por el aumento del ingreso per cápita para el año 2021, que concretamente es mejorar las condiciones de trabajo y las necesidades para los usuarios, lo cual ha sido negado por la ministra respectiva.

Previo a la conmemoración de un año del Levantamiento Popular del 18-O el pueblo ya empezaba a congregarse nuevamente en la Plaza Dignidad, fue una constante de carácter simbólica y a la vez combativa, la “recuperación” de la Plaza luego de estar sitiada todo el tiempo por las fuerzas represivas.

 Ahora vemos como la movilización toma otro carácter marchando en dirección al Palacio la Moneda para así derribar de una vez por todas a los responsables políticos de todas las muertes y violaciones a los DD.HH. de nuestro pueblo. Hemos visto heroicas jornadas de lucha en las calles, como el día 20 de noviembre donde el pueblo vuelve a desbordar las calles y se enfrentó a los aparatos represivos por más de 4 horas por la Alameda, habiendo llegado a solo cuadras de donde se escondía el cobarde de Piñera resguardado por sus esbirros. Las consignas más agitadas han sido “Libertad a tod@s l@s pres@s poltic@s de la Rebelión!” y “¡Fuera Piñera!”. La caída de Rozas dentro de Carabineros solo cambiará el rostro de la represión, pero no su acción esencial.

Seamos realistas: no hay ni reforma ni refundación posibles de una policía cuya función es servir como brazo armado para la defensa de los mezquinos intereses de una clase lumpenezca, criminal, corrupta, parasitaria e improductiva: la actual burguesía.

Editorial de trabajadores y trabajadoras al poder.

4.- La Clase Trabajadora debe prepararse para las futuras luchas e intervenir en el proceso histórico hasta derribar a todo el actual régimen burgués y sea reemplazado por un Régimen de nuevo tipo: ¡Un gobierno de las y los Trabajadores! teniendo al pueblo en armas encargados de su defensa y que disuelva a carabineros y las fuerzas armadas del antiguo régimen.

5.- Las tareas más urgentes están determinadas por la organización y movilización del pueblo, construir y fortalecer las asambleas populares, impulsar comités de acción en centros laborales donde se desarrollen las acciones de protesta contra los crímenes de carabineros y el Estado y que exijan la amnistía para las y los presos políticos y del pueblo mapuche como el primer paso.

6.- Organizar grupos de autodefensa territoriales y en centros de trabajo que sean la primera línea ante la represión y desarrollar la jornada de Protesta y movilización en las calles el 10 de Diciembre hacia la Huelga General por Amnistía total de las y los luchadores con el juicio y castigo a los culpables.

¡A desatar la Rebelión en toda América Latina!

¡El pueblo despertó: construyamos la revolución!

¡Amnistía Total! ¡Huelga General! ¡Fuera Piñera!

¡Juicio y castigo para los represores y asesinos del Pueblo!

¡Gobierno de Las y Los Trabajadores que disuelva las actuales FF.AA. y de orden!

Seguir Leyendo

Lo más visto