Conecte con nosotros

NACIONAL 2

Octava Sala Corte de Apelaciones deja impunes a los asesinos de Punta Peuco

Integrantes de la Caravana de la Muerte, altos cargos en la Dirección de Inteligencia Nacional y participantes de la brigada Lautaro, es el expediente de los ex uniformados absueltos de Punta Peuco.

Publicado

el

Conmoción pública ha causado la resolución de la Octava Sala Corte de Apelaciones que ha absuelto a ex uniformados responsables de crímenes de lesa humanidad, entre los que destacan: Pedro Espinoza, Rolf Wenderoth, Hermon Alfaro, Pedro Bitterlich, Claudio Pacheco, Orlando Torrejón, Orlando Altamirano y Eusebio López.

Además, se les redujo las penas de tres a un año a Ricardo Lawrence, Jorge Andrade, Juan Morales, Ciro Torré, Sergio Escalona, Juvenal Piña, Jorge Díaz, Gustavo Guerrero y Gladys Calderón. Podrán optar el beneficio de «Libertad vigilada» y cumplir las condenas desde sus casas.

La reacción de la Comisión de Chilena de Derechos Humanos tras la resolución de la Octava Sala Corte de Apelaciones fue recriminar al Estado chileno por incumplir la obligación internacional de establecer la verdad y hacer justicia, amparando la impunidad de criminales de lesa humanidad.

Según el Siglo, «Piñera estaría preparando el indulto de al menos otros seis ex uniformado ligados a casos de crímenes de lesa humanidad y violación a los derechos humanos detenidos en Punta Peuco».

El historial

Dentro de la información que accedimos les compartimos el expediente de algunos de los ex uniformados que fueron absueltos por Octava Sala Corte de Apelaciones.

Manuel Recabarren González, Manuel Recabarren Rojas, Daniel Palma Robledo; Julio Vega Vega, Carlos VizcarraCofré, Víctor Hugo Morales Mazuela, Luis Emilio Recabarren González, Carlos Godoy Lagarrigue, Iván Insunza Bascuñán, Nalvia Mena Alvarado, Clara Canteros Torres, Alejandro Rodríguez Urzúa, José Eduardo Santander Miranda, Mario Juica Vega, Miguel Nazal Quiroz, Juan Aurelio Villarroel Zárate, Eduardo Canteros fueron asesinados por los criminales de Punta Peuco.

Pedro Espinoza

Está involucrado con las ejecuciones realizadas por la «caravana de la muerte». El sitio Memoria Viva señaló que Espinoza inició su trayectoria el 4 de octubre en Cauquenes y terminó el 19 del mismo mes en Antofagasta realizando 68 ejecuciones, masacres con corvos y con armas blancas.

«Ocupó una de las jefaturas de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) en los comienzos de la dictadura y fue uno de los hombres de Arellano Stark. En el Ejército tiene la clásica imagen del militar profesional, razón por la que se desempeñó en la DINA como jefe de operaciones y como jefe del Centro de tortura Villa Grimaldi», señaló Memoria Viva.

Cabe destacar que era el segundo hombre de la policía política, después del «Mamo Contreras» y compartía con él en Punta Peuco, ambos recluidos en el pabellón «alfa». Espinoza fue condenado por aseinato y secuestro, incluyendo el homicidio calificado, en Washington D.C., del ex canciller chileno Orlando Letelier.

Rolf Wenderoth

Durante el inicio de la dictadura fue oficial del Ejército y miembro de la DINA. Fue jefe de la agente Luz Arce, ex militante del Partido Socialista, que colaboró activamente en la DINA y luego en la CNI.

Luz Arce, fue detenida por la DINA el 17 de marzo de 1974. A pesar de ser torturada por dicho órgano del Estado empezó a colaborar con ellos. «En sus inicios, su colaboración era el entregar la información que ella conocía con relación a la ubicación de sus compañeros, posteriormente fue sacada a «porotear» y llevada a participar en detenciones de militantes de izquierda. Son varios los detenidos desaparecidos que fueron entregados por esta mujer, también se ha logrado establecer que participó en detenciones junto al «guatón» Osvaldo Romo, ex militante del partido comunista que se convirtió en colaborador y agente de la DINA. El 15 de agosto de 1974 Luz Arce participó en la detención Alvaro Barrios Duque (quien hasta hoy se encuentra desaparecido)», consignó Memoria Viva.

A Luz Arce la recuerdan presente en las sesiones de tortura en Villa Grimaldi, Londres 38 y Cuatro Alamos.

Además, participó en operativos armados como el de la parcela de Malloco donde se encontraba la dirección del MIR y donde fue asesinado Dagoberto Pérez, en diciembre de 1975.

Luz Arce y Rolf Wenderoth tenía un estrecho vinculo. Este último fue parte de la la brigada Mulchén, oficial de la DINA en Villa Grimaldi y en el Cuartel General de Calle Belgrano y Subdirector de Inteligencia Interior (estaba al tanto de lo que se hacía en el exterior). Es el responsable del asesinato de Carmelo Sorio, diplomático español, economista y funcionario de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) y colaboró con el gobierno de la Unidad Popular entre los años 1971 y 1973.

«El 15 de julio de 1976, Carmelo Soria Espinoza fue secuestrado por agentes de la Brigada Mulchén de la Dirección Nacional de Inteligencia DINA, después de salir de su oficina con destino a su hogar. Fue llevado una casa en el sector de Lo Curro, donde fue sometido a torturas que le provocaron la muerte y dos días después, su cuerpo y su auto –desbarrancado intencionalmente para simular un accidente- aparecieron en las cercanías del Canal El Carmen, en el sector de La Pirámide», detalló el Museo de la Memoria.

Pedro Betterlich

A fines de 1973 ingresó a la DINA. Dentro sus labores ejerció como agente represor en Londres 38, Villa Grimaldi y el Cuartel de Simón Bolívar 8630.

«Fue procesado en 2009 por el ministro en visita Víctor Montiglio en las investigaciones conocidas como Operación Colombo, Calle Conferencia I y II y Operación Cóndor», constató Memoria Viva.

Bitterlich formó parte de la Brigada Puma, bajo las órdenes de Manuel Carevic. Posteriormente fue enviado al cuartel de Londres 38. También, integró la brigada de Lautaro de la DINA (responsable de la captura de la dirección del Partido Comunista en 1976), que funcionaba como una unidad de exterminio liderada por Manuel Contreras y dirigida por el Mayor de ejercito Juan Morales Salgado. Esta brigada operaba desde el desconocido Cuartel de Calle Simón Bolívar 8630.

La Brigada Lautaro estaba conformada por más de 70 miembros provenientes de las cuatro ramas de las FFAA y algunos civiles, también participaban suboficiales, como por ejemplo, Claudio Pacheco (carabineros) y Orlando Altamirano (Fuerzas Armadas).

Dentro de sus funciones de dividían en la recopilación de información, detenciones, interrogatorios/tortura, ejecución y desaparecimiento de cuerpos de los detenidos.

«Otra de las características de la brigada Lautaro, es que contaba con un gran numero de mujeres, las que como se ha ido descubriendo, se caracterizaban por su frialdad y crueldad ante los crímenes. Varias de ellas, por sus conocimientos de medicina y enfermería, cooperaban en los experimentos que se ejecutaban en el laboratorio químico de la casa de Michael Townley, en Lo Curro. Townley asistía constantemente al cuartel de Calle Simón Bolívar para experimentar en los detenidos con el gas que fabricaba el químico Eugenio Berrios», detalló el sitio Memoria Viva.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Opinion

MANDU, PRESO POLÍTICO DE PUNTA ARENAS: CONSIGUE LIBERTAD VIGILADA INTENSIVA POR CINCO AÑOS

Publicado

el

por Ivonne, Militante Trabajadores y Trabajadoras al Poder

Este martes 1 de diciembre, desde las 13:30 horas, se llevó adelante la audiencia de lectura de la parte resolutiva de la sentencia condenatoria de Marcelo Mandujano, por los delitos de incendio de un edificio en donde funcionaba la AFP Hábitat y por el delito de desórdenes públicos relativos a la jornada del 12 de noviembre del 2019, imputaciones que lo han mantenido en prisión preventiva desde el 10 de enero del 2020.

En la pasada audiencia, el Tribunal de Juicio Oral en lo penal decidió condenarlo como autor del delito de incendio a cuatro años y 324 días de presidio menor en su grado máximo, a la pena accesoria de la inhabilitación absoluta perpetua para el ejercicio de sus derechos políticos y a la inhabilitación absoluta del ejercicio de cargos públicos mientras dure la condena y, como autor del delito de desórdenes públicos a la condena de 41 días de prisión en su grado máximo, sumando una condena de 5 años.

Registro de actividad durante una de las jornadas de ayuno, en Punta Arenas, por la libertad de las y los presos políticos de la Revuelta

Sin embargo, hoy, el Tribunal determinó la aplicación de la pena sustitutiva de Libertad vigilada intensiva, por un plazo de cinco años, debiendo dar cumplimiento al plan de intervención individual que determinará en los próximos días Gendarmería de Chile, además del imperativo de que Mandu fije un domicilio permanente y que, en caso de modificaciones de dirección, debe informarlo oportunamente.

En virtud de esta sentencia, Mandu es condenado al pago de 660 UF más los intereses, suma que supera los 19 millones de pesos, por concepto de las rentas de arrendamiento que la dueña habría dejado de percibir producto del incendio del inmueble.

En esta audiencia se dio curso a la revisión de oficio de la medida cautelar de prisión preventiva, al haber transcurrido más de 6 meses desde su inicio. La defensa solicitó que, entendiendo que aún no está ejecutoriada la sentencia que se lee en dicha instancia (lo que significa que pudiera modificarse el resultado por la vía de la impugnación, ya sea por la interposición de un recurso por parte de la fiscalía o por parte de algún otro querellante) el escenario cambia con la lectura de la sentencia definitiva que no tiene como consecuencia la aplicación de una condena de prisión efectiva, por lo que esta medida cautelar es reemplazada por otras 3 de menor intensidad: arresto domiciliario nocturno, firma mensual y arraigo regional, las que permanecerán vigentes hasta que la sentencia quede ejecutoriada, es decir, hasta que se agote el plazo para interponer recursos o que, habiendo interpuesto algún recurso, no se haya acogido a las pretensiones de modificar el contenido de la sentencia.

Registro de actividad durante una de las jornadas de ayuno, en Punta Arenas, por la libertad de las y los presos políticos de la Revuelta

Es motivo de celebración que Mandu pueda gozar de libertad, y aunque no será completa, ya que estará sujeto a un plan de intervención de gendarmería, sí estará fuera de las condiciones de aislamiento e indignidad de los recintos penales de Chile y lejos de los 11 años que estaba pidiendo el Ministerio Público por un proceso con bastas irregularidades ya mencionadas en notas que este periódico ya ha publicado.

Resulta manifiestamente injusto que Mandu haya tenido que pasar 326 días privado de libertad para que finalmente en el procedimiento se determinara que no sería condenado a prisión por los 11 años de condena que el ministerio público majaderamente sostenía.

Esto confirma lo que hemos venido sosteniendo: el carácter político de los procesos que caen sobre nuestros compañeros y compañeras aprisionados injustamente por luchar, ya que durante un año Fiscalía hace un festín mediático respecto de su gestión al lograr identificar y aprisionar a uno de los responsables de las acciones de protesta dadas en la región, en donde ya vemos que su posibilidad de neutralización está limitada a la aplicación de la prisión preventiva, pero no a una sentencia condenatoria de prisión, y  que por otro lado, tampoco se traduce en el aplastamiento de la protesta, sino todo lo contrario. No se logra intimidar represivamente al pueblo organizado, muestra de esto es la red de apoyo que se ha tejido alrededor de los casos de prisión política, en donde se han generado distintas acciones de visibilización, denuncia y apoyo.

Apoyo que será fundamental sostener de manera nacional e internacional, ya que debemos asumir la responsabilidad de pelear en la calle la libertad total e incondicional para todos y todas los presos/as políticas de la rebelión popular.

Este 10 de diciembre, a propósito de la conmemoración del día internacional de los Derechos Humanos, se está convocando a una Huelga Nacional por la libertad de las y los presos/as políticas de la rebelión popular, en el marco de la discusión sobre la posibilidad de una salida política de estos/as. Es de vital importancia que las y los comprometidos con esta justa lucha por la libertad de las y los presos nos aboquemos a la agitación y organización de esta jornada, dejando atrás los sectarismos y los traspiés que lamentablemente se han visto, mostrando unidad, organización y determinación y tensionando a los sectores organizados de trabajadores y trabajadoras a solidarizar y a ponerse a disposición de la combatividad que exige la jornada.

¡10 DE DICIEMBRE HUELGA GENERAL POR LA LIBERTAD TOTAL A LAS Y LOS PRESOS POLÍTICOS DE LA REBELIÓN POPULAR!

¡AMNISTÍA YA, SIN CONDICIONES Y SIN TRANSAR CON LA IMPUNIDAD DE LOS REPRESORES!

¡FUERA PIÑERA, ABAJO EL PARLAMENTO CORRUPTO! ¡POR UN GOBIERNO DE LAS Y LOS TRABAJADORES QUE DISUELVA LAS FF AA Y DE ORDEN!

Seguir Leyendo

Nacional

“Que la CNI devuelva a mis hijos”: 37 años desde la inmolación de Sebastian Acevedo

Un viernes 11 de Noviembre de 1983, el obrero de Coronel se quemó vivo frente a la Catedral de la Plaza de Independencia de Concepción. Su acto fue motivado por la desesperación ante el aprisionamiento de sus hijos por la CNI.

Publicado

el

Por Diego Chacano

Se cumple otra fecha desde la muerte de Sebastian Acevedo Becerra, el hombre que, a sus 52 años, se prendió fuego frente a la Catedral de la Santísima Concepción en plena dictadura militar.

El hecho que desencadenó esta inmolación fue la detención de sus hijos María Candelaria y Galo, apenas dos días antes por civiles armados desde su casa en Coronel.

Tanto María (quien fuera militante de Las Juventudes Comunistas) como su hermano fueron llevados a un centro de detención en Playa Blanca. Sebastian, sospechando que se encontraban en poder de la CNI se encaminó en su búsqueda por diversos recintos de la Región del Bío Bío, sin embargo no encontró respuesta de ninguna autoridad.

El día viernes 11 de Noviembre, Acevedo se cubrió de gasolina e inmoló su cuerpo frente a la Plaza de la Independencia de Chile.

Sus hijos, quienes habrían sido liberados momentáneamente pudiendo despedirse de su padre moribundo, nuevamente fueron encarcelados durante algunos años hasta que consiguieron su libertad (en gran parte gracias al movimiento y revuelo causado a raíz del caso.)

Su hija Erika declaró: “(…) La inmolación de Sebastián sacudió la conciencia de todo Chile, desnudó el drama de las detenciones secretas y las torturas. El impacto de esta acción fue tal que la dictadura se vio obligada a reconocer la detención de Galo y María Candelaria Acevedo, para días más tarde dejarlos en libertad.”

Ante los hechos se conformó un movimiento llamado “Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo” quienes protestaban contra las torturas cometidas por la CNI y que, hasta día de hoy, siguen remomerando el acto desesperado del padre de familia.

Seguir Leyendo

Nacional

“Hasta vencer o morir”: 32 años desde el asesinato de los comandantes Raúl Pellegrin y Cecilia Magni

Un día 28 de octubre de 1988, fueron asesinados en el poblado Los Queñes (VII Región del Maule) los altos rangos del Frente Patriotico Manuel Rodríguez: Cecilia Magni y Raúl Pellegrin.

Publicado

el

Por Diego Chacano

Cecilia Magni, conocida popularmente como “Comandanta Tamara” (apodo puesto en memoria de la guerrillera Tamara Bunke) fue de vital importancia en diversas operaciones de la organización guerrillera Frente Patriótico Manuel Rodriguez. Sus años de experiencia y fuerte liderazgo la llevaron a ser la única mujer en llegar a dirigir a los frentistas.

Raúl Pellegrin, por su parte, fue uno de los comandantes fundadores de la organización. Formado militarmente en Cuba, lideró algunas de las actividades más peligrosas del grupo, como el atentado fallido a Pinochet en septiembre de 1986, del cual también participó Cecilia.

Luego del fracaso en la “Operación Siglo XX” y la posterior separación entre el Partido Comunista de Chile y el FPMR, se comenzó a idear el proyecto denominado “Guerra Patriótica Nacional”, la cual pretendía llevar a las masas a sublevarse contra el régimen ante la desconfianza en un eventual plebiscito o cualquier tipo de “retorno a la democracia” pactada por las castas políticas.

Raúl y la Comandanta Tamara lideraron personalmente las diversas acciones planificadas para la “Guerra Patriótica Nacional”, tomando diversos poblados rurales: La Mora, Pichipellahuén y Los Queñes.

Sin embargo, fue en este último lugar donde, luego de haber ocupado exitosamente el terreno, un grupo de carabineros detuvo a los frentistas. Ambos fueron torturados y asesinados por efectivos policiales.

El día 30 de octubre sus cuerpos fueron encontrados con notorias marcas de tortura en las cercanías del río Tinguiririca. Según los informes se les habría aplicado electricidad y también fueron golpeados brutalmente.

El año 2014 la Corte Suprema absolvió a los principales acusados del asesinato de Raúl y Cecilia. “Dejaron a los asesinos libres. El juicio se fue por el lado de la autopsia y no por el de todo el operativo que hubo detrás. Le quitaron el peso político”. Así dijo Carla Pellegrin, hermana del comandante Raúl.

Seguir Leyendo

Lo más visto