Conecte con nosotros

Reportaje

El falso compromiso con la infancia: Rectora de la UMCE cierra el jardín infantil Relmutrayen sin previo aviso a parte de la comunidad

Publicado

el

Una total incertidumbre viven los/as apoderados/as del jardín infantil Relmutrayen, perteneciente a la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE), luego que por mala gestión y poco compromiso de parte de las autoridades se vieran obligados a buscar un nuevo establecimiento para sus hijos/as, esto posterior al abrupto cierre de las dependencias. ¿La razón?, una vez más “la falta de recursos”, motivo que deja sin educación tanto a los/as estudiantes como a los/as niños/as que asisten al recinto.

El jardín infantil Relmutrayen está ubicado en el Campus Central en la comuna de Ñuñoa, siendo un espacio levantando por y para estudiantes en el año 1997. Primeramente comenzó con el objetivo de ser una guardería tras la necesidad de madres y padres que querían estudiar y no tenían donde dejar a sus hijos/as, sin embargo, con el tiempo fue evolucionando y se transformó en un establecimiento reconocido por la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), cumpliendo además las características de estar bajo vía transferencia directa (VTF), es decir, la administración financiera estaba dividida entre la universidad, con un 30%, y la JUNJI, con un 70%, siguiendo, por sobre todo, los lineamientos de la JUNJI a pesar de ser administrado por la Dirección de Servicios Estudiantiles y la Rectoría de la universidad.

En el año 2016 el Centro de Estudiantes de la universidad solicita que el jardín infantil se construyera con mejor infraestructura en otro sector, con el fin de satisfacer las necesidades de los/as niños/as, puesto que el lugar donde se encontraba ubicado era de difícil acceso cuando habían protestas y las Fuerzas Especiales ingresaban al campus.

En el 2017, los/as estudiantes alcanzaron un acuerdo donde se decidió la firma de un decreto que establecía que la universidad entregaría un espacio a la JUNJI para la construcción de otro jardín infantil, que pasara a ser 100% administrado por esta última entidad. Sin embargo, la decisión se alejaba de los acuerdos anteriormente conversados, puesto que sólo se había solicitado que el jardín mejorara su infraestructura, lo que finalmente resulta en la decisión de construir un establecimiento JUNJI.

Durante el año 2019, el entonces Rector de la universidad, Jaime Espinoza, ya había tomado la decisión de cerrar el jardín infantil, sin importar las consecuencias que eso traería para la comunidad, además de romper todos los acuerdos establecidos previamente con el estamento de madres y padres. Ese mismo año, y tras un paro general de los/as estudiantes de la universidad en apoyo al no cierre de las dependencias, los/as apoderados/as realizaron la toma de un edificio al interior del campus que funcionaba como otro jardín infantil (“Corazón Verde”) para exigir el trasladado de los/as niños/as a dicho espacio, puesto que era más grande, seguro y cumplía con todas las condiciones que exigía la JUNJI. Sin embargo, el lugar ya estaba destinado para la construcción de oficinas, por lo que después de dicha movilización se llegó al acuerdo de que el jardín no cerraría sus puertas y que, incluso, iba a ser remodelado bajo los parámetros de JUNJI, por lo que estarían en funcionamiento dos jardines infantiles en las inmediaciones de ambos campus de la universidad para quien quisiera decidir donde llevar a sus hijas e hijos.

Hasta ese momento los acuerdos estaban siendo cumplidos y se pudo avanzar en los planos en conjunto a un arquitecto. La JUNJI puso a disposición el programa de remodelación que tenía a nivel nacional para todos los jardines bajo la modalidad VTF, con el objetivo de que se cumplieran con todos los estándares necesarios, siendo esta misma institución la encargada de financiar los arreglos para que el jardín pueda seguir funcionando con normalidad.

El inicio del conflicto

Comenzando la pandemia, en el año 2020, se realizó un importante cambio de autoridades, ya que fue elegida como nueva Rectora de la casa de estudios Elisa Araya (primera mujer en asumir el cargo en la historia de la universidad), quien venía a reemplazar a Jaime Espinoza, cuestionado rector que estuvo en el cargo durante varios períodos sucesivos, con una perspectiva de género que traería -supuestamente- cambios importantes en la institución. Sin embargo, y tras asumir en julio de dicho año, una de las primeras decisiones que toma es cerrar el jardín infantil, pasando a llevar todos los acuerdos a los que se había llegado el 2019 entre el estamento estudiantil, la JUNJI y la directiva.

Sin previo aviso y durante la entrega de canastas de alimentos mensuales, el martes 21 de septiembre, se les informa extraoficialmente a los/as apoderados/as que el jardín cerraría sus puertas de manera definitiva el jueves de dicha semana. Durante el mismo día, los/as padres y madres emitieron un comunicado donde rechazaban tajantemente las gestiones que se estaban haciendo en ese momento, puesto que nadie había informado absolutamente nada respecto a un cierre. El escrito logró llegar a las autoridades, quienes citaron a los/as padres y madres a una conversación para el día siguiente.

En la reunión, la Rectora entregó la noticia de manera oficial, informando además que los/as apoderados/as tenían hasta el 30 de septiembre para postular al nuevo jardín infantil que se había construido en el campus Joaquín Cabezas, puesto que de lo contrario los/as niños/as quedarían sin la posibilidad de seguir matriculados/as.

Francisca Torres, estudiante de periodismo de la Universidad de Chile, madre y apoderada del jardín Relmutrayen, señala que “en ese momento nos indignamos como comunidad porque la decisión se estaba tomando a estas alturas del año y de un momento para otro”.

El nuevo jardín ya llevaba más de un mes en funcionamiento, llenando así los cupos ofrecidos a la comunidad sin considerar a los/as niños/as del Relmutrayen. “No se nos informó que había abierto otro jardín, sino que esperaron hasta la misma semana para avisarnos que nuestros/as hijos/as serían trasladados/as a este nuevo lugar de la UMCE”, recuerda Francisca.

Después de una serie de interrogantes, la Rectora se sinceró con los/as padres y madres mencionándoles que la universidad pasaba, según ella, por una “gran crisis financiera” que tenía muchas cosas en riesgo, por lo que la decisión era clara, siendo lo más urgente para ella la construcción de oficinas. Francisca Torres agrega que “en ese momento nos indignamos todos/as, porque estaban decidiendo hacer oficinas en vez de tener a nuestros/as hijos/as en un lugar seguro en el cual ya habían construido lazos importantes”. Sin embargo, el enojo no sirvió de mucho, puesto que la rectora seguía adelante con la decisión de no dar pie atrás con respecto al cierre del jardín.

Entre las averiguaciones de los/as apoderados/as, y tras hablar con el personal del nuevo recinto, se llevaron la sorpresa de que el jardín infantil no tenía cupos, sobre todo para el nivel de sala cuna, nivel menor y pre kinder, dejando así a 30 niños/as sin matricula.

Otro de los conflictos importantes a considerar es que los jardines infantiles de la JUNJI no imparten pre kinder -situación que no pasaba en el Relmutrayen-. Francisca señala que su hija se vio gravemente afectada a raíz de la medida autoritaria de la Rectora, “yo no postulé a mi hija al sistema educacional, puesto que las inscripciones cerraban el 8 de septiembre, por lo que quedamos sin jardín para este año y cero posibilidades para el próximo”.

Lamentablemente los/as más perjudicados/as han sido las personas externas a la UMCE, ya que desde la administración de Rectoría fueron enfáticos en decir que sólo iban a priorizar a sus estudiantes y cumplían con dar la información, siendo que gran parte de los/as apoderados/as no pertenecen a la universidad. Si bien el jardín es de la UMCE, cuando cierta cantidad de cupos son llenados por sus estudiante, se abre a la comunidad, vecinos/as y las universidades cercanas, como lo es la UTEM y la Universidad de Chile.

La intransigencia en las autoridades

Hasta el momento la situación sigue siendo la misma; la Rectora y la Directora de Servicios Estudiantiles, que son quienes están a cargo, no entregan respuestas claras, las razones son sin argumento, ni lógica ni empatía. Francisca recuerda que “en primer lugar se nos dijo que todos/as los/as niños/as iban a ser trasladados/as al otro jardín, que no nos preocupemos, que los cupos ya estaban asegurados  y se debía postular antes del 30 de septiembre, y luego, después de nuestras averiguaciones, nos dimos cuenta que no era así, que no hay cupos y que no hay posibilidad de cambiarlo”.

Luego de que la Rectoría tomará conocimiento de la situación que estaban viviendo los/as niños/as que se encontraban o pasarían a pre kinder, ofrecieron mover a los/as estudiantes a distintos colegios a través de conversaciones con los mismos directores para que aceptaran nuevas matriculas, sin embargo, desde los/as apoderados/as alertan que son determinaciones que no pasarán en ningún caso, incluso denuncian que de ser así los horarios no coincidirían con los mismos de la universidad, por lo que igualmente muchos/as niños/as quedarían sin un espacio mientras los/as padres y madres estudian.

Francisca Torres denuncia que “ellas no tienen ninguna responsabilidad de entregar una respuesta concreta (…) No tenemos ninguna seguridad con nuestros/as hijos/as, que están dejando sin educación a más de 30 niños/as pequeños/as que van de los primeros meses de edad hasta los 4 años, cero responsabilidad y empatía con la decisión”.

“Lamentablemente acá se están mermando los derechos a la educación de los/as niños/as en sus primeros años de infancia. Además de eso, se merman los derechos educativos de los/as madres y padres. Creemos que este es un acto de injusticia, que finalmente se nos están quitando algunos derechos que teníamos ganados, se esta pensando en los/as niños/as como si fueran muebles que se pueden mover de un lado para otro. Son ellos/as los/as que tienen que vivir un proceso de adaptación, tienen que vivir un período para conocer a las tías, el entorno, etc., por lo que no es llegar y cambiarlos/as de un momento a otro, menos a estas alturas del año. A nosotros/as como padres y madres nos esta provocando un período de estrés, de absoluta incertidumbre por no saber que hacer con nuestros/as hijos/as”, señala Francisca tras estas duras semanas de conflicto.

Es importante mencionar también que el martes 5 de octubre recién pasado, los/as apoderados/as se enteraron que recién ese día se había hecho el envío del oficio informando el cierre del jardín a la JUNJI, teniendo esta última un total de 60 días para responder a dicho documento.

Acciones que impulsan la protesta

El jueves 30 de septiembre, los/as estudiantes afectados/as por el cierre del jardín realizaron una marcha que término en una concentración en el frontis de la UMCE, denunciando la falta de respuesta de las autoridades. Sin embargo, la universidad al ver la presencia de una manifestación cerraron las puertas de acceso, incluso ni la propia Rectora fue capaz de salir a entregar una solución. La jornada finalizó con un despliegue de lienzos en el mismo lugar con el fin de agitar la demanda que los/as está perjudicando.

Los/as apoderados/as hacen énfasis en la única respuesta de la autoridad, “la universidad está en una crisis financiera”, siendo que los arreglos y remodelación de las dependencias estaban a cargo principalmente de JUNJI, quienes iban a financiar todo a través de sus proyectos, por lo que existe una notoria falta de voluntad que va de la mano con una mala decisión política de parte de las autoridades, ya que el espacio será destinado a salas administrativas, por lo que la atención esta puesta en la reputación institucional y no en solucionar realmente el conflicto.

Los/as apoderados/as están a la espera de nuevas informaciones. Hasta el momento han conseguido la extensión hasta fin de año del jardín Relmutrayen, ya que al no haber cupo en el otro recinto las autoridades se vieron obligadas a seguir con las actividades académicas. Sin embargo, las clases siguen siendo de modo virtual, siendo que los/as padres y madres han exigido la presencialidad con el fin de impulsar el desarrollo educativo de los/as niños/as y de ellos/as como estudiantes.

“Vamos a seguir con las movilizaciones, hay varias carreras en paro en la UMCE para solicitar que se revoque la medida de cerrar el jardín. Estamos en busca de nuevas estrategias para ser escuchados/as, pensamos mantener las movilizaciones hasta que se entregue una respuesta concreta, coherente y que tenga fundamentos, porque hasta ahora sólo han sido palabras al aire, no se nos ha mostrado ningún documento, ningún papel. Nos habían dicho que iba a ver extensión académica y que finalmente ese jardín iba a tener más horario para los/as estudiantes, pero hasta ahora no es nada, no hay papeles firmados porque JUNJI no trabaja bajo esa modalidad (…) Vamos a buscar ayuda en otras autoridades que sean competentes al caso para ver si nos pueden ayudar y orientar con respecto a este proceso. Todavía tenemos la esperanza de poder lograr algo, que se de un paso atrás con esta decisión”, finaliza Francisca Torres.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reportaje

Jorge Mateluna: la libertad que aguarda un abrazo y el fin de la injusticia

Jorge Mateluna fue detenido el 17 de junio de 2013, acusado de asalto a un banco Santander en la comuna de Pudahuel. Han pasado ocho años desde aquel entonces, en los cuales muchas voces se han levantado para pedir su libertad.

Publicado

el

Estos ocho años de presidio injustificado han marcado un proceso que ha estado lleno de errores: falta de probidad en las declaraciones de Carabineros, pruebas falsas, o que simplemente desaparecieron. Curiosamente, todas estas pruebas exculparían a Jorge, además de la existencia de mucha nueva evidencia proporcionada por la PDI y por peritos independientes, que no hacen más que reafirmar la inocencia del compañero y la profunda injusticia que se está cometiendo en su contra.

Frente a dicha situación, como Diario Venceremos nos contactamos con el Comité por la Libertad de Jorge Mateluna para entregarnos, de primera fuente, lo que sucedió y está sucediendo con la causa de Jorge.

1. Primero que todo, queríamos darles las gracias por concedernos esta entrevista. Quisiéramos partir con una pregunta que nos ayude a explicar la génesis de todo esto: ¿Qué sucedió ese día en Pudahuel?, ¿Cuáles fueron los hechos reales y los relatados por la fiscalía y carabineros?

R: Ese día lunes Jorge se dirigía al municipio de Pudahuel a presentar un proyecto cultural que ya había presentado con su Productora a otros municipios. En ese trayecto, en que Jorge va caminando por una calle de la comuna de Pudahuel, se le hace un control de identidad por parte de carabineros. Minutos antes se había producido un asalto bancario a unos 2 kilómetros de ese lugar. En ese control de identidad se dan cuenta que él había estado en prisión en los años 90 por su pertenencia al FPMR. Es este hecho el que da pie a toda la maquinación y manipulación que luego vendrá, pues de ese antecedente se toma carabineros y la fiscalía para dar por hecho que Jorge participó. Y para ello acomodan los relatos, intentan fabricar pruebas y adulteran, de hecho, ruedas de reconocimiento y sitios del suceso. Lo hacen precisamente porque no existía prueba alguna que lo situara en el lugar de los hechos. Más bien, las pruebas objetivas de la investigación (videos, fotos, huellas, pericias de ADN, etc.) tendían a descartarlo.

Jorge Mateluna en una entrevista brindada hace un tiempo.

2. ¿En qué estado se encuentra su causa a día de hoy?

R: Han pasado 8 años desde que esta injusticia comenzó. Se transitó por todas las instancias jurídicas, incluyendo un recurso de revisión en la Corte Suprema en diciembre del año 2018, visto por la segunda sala del máximo tribunal. En la oportunidad, ellos no se pronunciaron sobre el fondo del caso, sino que se limpiaron las manos cuestionando el estándar de prueba que se presentó para la revisión. Y con ello se cerró la posibilidad de revisarlo realmente y que se evidenciara la aberración jurídica que, como muchos juristas han señalado, tiene este caso, desde la investigación inicial hasta el fallo condenatorio.

Ante la imposibilidad de hallar justicia en Chile la defensa de Jorge, encabezada por Davor Harasic, ex Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, junto a otros abogados de la misma universidad, decidieron interponer demanda contra el Estado de Chile en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, esto en junio del año 2019. Denuncia que se encuentra vigente y en tramitación.

3. ¿Cuáles son las principales irregularidades en las evidencias presentadas por fiscalía, junto a las declaraciones de carabineros?

R: Existen pruebas consistentes de algunas de las irregularidades con que se llevó a cabo la investigación del proceso de Jorge Mateluna. Por ejemplo, se ha acreditado que existe un video que demuestra su inocencia y que no fue considerado durante el juicio condenatorio. Asimismo, el ADN encontrado en las especies que se le adjudican, corresponde a otra persona. Del mismo modo, la ropa con que fue detenido no coincide con la de ninguno de los asaltantes. Además de lo anterior, los propios asaltantes condenados por este delito negaron la participación de Jorge.

EN ESTE VIDEO PUEDEN ENCONTRAR LA DECLARACIÓN DEL CAPITÁN JUAN MUÑOZ GAETE AL JUEZ CHRISTIAN ALFARO.

El caso impacta aún más al constatarse que uno de los carabineros, que estuvo a cargo de algunas diligencias durante la investigación, presentó pruebas falsas y “faltó a la verdad de manera abierta ante el tribunal”, según consigna el fallo. En efecto, en la rueda de reconocimiento, un testigo reconoció al preso número 5, Alejandro Astorga, como uno de los asaltantes; sin embargo, el capitán de carabineros Juan Muñoz Gaete escribió en el acta el nombre del número 4: Jorge Mateluna, siendo que físicamente no había parecido alguno. Desde ningún punto de vista, se justificaba tan burdo error. Carabineros intenta inculpar a Mateluna con esta diligencia, pero la defensa consigue exhibir el video del reconocimiento en el juicio y la prueba se desestima. Todo esto consta en el audio del Juicio Oral, en el que se puede escuchar cómo el juez redactor de la sentencia, Christian Alfaro, deja al descubierto el delito de falso testimonio cometido por el Carabinero Juan Muñoz Gaete.  A pesar de esto, el tribunal consideró como fiable otra prueba que presentó el mismo capitán de Carabineros. Y nunca se ofició sobre la mentira evidenciada en estrado.

4. ¿Cuáles son las nuevas diligencias que han debido realizar para aportar con pruebas a la causa?, ¿Qué arrojaron esas diligencias y quienes estuvieron cargo de estas, además de la PDI?

R: Existe un Peritaje Antropométrico realizado por el Laboratorio de Criminalística de la PDI que descarta a Jorge como uno de los asaltantes. Este Peritaje se hizo en el contexto de la querella que se interpuso contra carabineros por falso testimonio (querellas que, sorpresa, finalmente no avanzaron más). Fue confeccionado utilizando los videos que registraron el asalto, así como otros de lugares cercanos en donde se ve la dinámica de los asaltantes antes de ingresar al banco. Con ello se hicieron mediciones, se establecieron contexturas, etc., y se concluyó científicamente que ninguno de los asaltantes podía ser Mateluna. Peritaje similar ya había sido realizado durante el juicio por el perito forense Dr., Luis Ravanal, por encargo de la familia de Jorge, sin embargo, el tribunal y la fiscalía desacreditaron el peritaje (y el resultado, que descartaba a Jorge) cuestionando la idoneidad pericial. Lo que resulta un absurdo pues este mismo perito ha sido llamado por el mismo Estado para pericia de casos emblemáticos, en relación a violación de derechos humanos en dictadura.

RUEDA DE RECONOCIMIENTO EN EL CAS EN EL MARCO DE LA INVESTIGACIÓN, DONDE UN TESTIGO RECONOCE A OTRO PROTAGONISTA DE LOS HECHOS, SIN VERSE INVOLUCRADO JORGE MATELUNA.

5. La privación de libertad es algo desolador más aún cuando se es inocente, y cuando las pruebas y peritajes así lo demuestran ¿Cómo está hoy día Jorge Mateluna después de estos ocho años?, ¿Cuáles han sido los momentos más duros en prisión?

R: Sin duda la privación de libertad es de por sí un hecho tremendo, durísimo, lacerante y más aún si a quien se aprisiona es a un inocente. Han sido años difíciles para Jorge, para su compañera, para sus hijos, para su familia en general y sus amigos y compañeros. Siempre que le hacemos esa pregunta, cómo está, nos dice que bien, resistiendo. Seguro es una forma de enfrentar con entereza esta Injusticia.

Hemos sido testigos de los tiempos o momentos duros que han debido enfrentar él y sus seres queridos. Cumpleaños, sobre todo de Alekos que es su hijo menor, situaciones particulares en donde el estar en esa distancia tras los muros dificultan y agravan aún más dolores o penas como alguna enfermedad de sus seres queridos, o el no haber estado en etapas claves de sus hijos en los estudios, titulaciones, etc. Está el peso de lo cotidiano, el no poder acompañar a su compañera en ese día a día que a veces se hace muy pesado. La muerte de su madre también fue un momento durísimo, pues no tuvo siquiera la oportunidad de despedirse de ella ya que le fue negado ese derecho. Y están por supuesto cada uno de los golpes en el ámbito judicial, desde el juicio hasta la negativa de revisar de fondo la prueba presentada en la Corte Suprema. La injusticia duele y lastima de manera constante. Creemos que lo justo es decir que estos 8 años han sido en su totalidad durísimos.

Y para poder responder cómo está Jorge hoy, quizás los justo sería decir que sigue con el amor a los suyos intacto. Que su sonrisa no se ha extinguido y que, como nos dijo alguna vez, está resistiendo esta Injusticia con toda dignidad.

6. ¿Cuál creen que es la motivación de la policía y fiscalía para incriminarlo y mantenerle en prisión, a pesar de las pruebas y antecedentes que demuestran su inocencia?

R: Sin duda aquí hay una condena a la historia revolucionaria de Jorge, a lo que esa historia de lucha representa. Se actuó con prejuicio, se le condenó públicamente antes de iniciado el juicio y una vez que este comenzó, se urdió «lo necesario» para mantener a firme esa condena. Hubo un sesgo no sólo clasista (bien extendido en los tribunales), sino también ideológico. Así mismo ha estado operando con los presos políticos de la revuelta.

Sé sostuvo una mentira y se aferraron a ella aun cuando todas las pruebas exculpaban a Jorge. Hay varios juristas y profesionales que revisaron todos los antecedentes de la investigación y el juicio, incluyendo el texto del fallo condenatorio, y concluyeron unánimemente que este juicio es el ejemplo del Mal Juicio.

7. Con los cambios que debiera tener la constituyente se debería asegurar el derecho de igualdad ante la ley sin importar condición social, étnica o política, o sus rangos y puestos de poder, ¿Creen que esto debiera ir tomado de la mano de la refundación de Carabineros, o la intervención civil de esta institución, para asegurar igualdad de condiciones ante la ley, considerando que es una institución totalmente ideologizada y corrupta?

R: Arrastramos una historia en que esos abusos de poder, esos sesgos clasistas e ideológicos han estado presentes en la vida cotidiana de la gente del pueblo. Y la justicia también ha operado, en la práctica, de esa manera. Igualdad ante la ley no ha sido más que un eslogan, un titular anhelado, pero totalmente olvidado por los tribunales. Como millones, esperamos que esto deje de ser una mera frase y se consagre realmente como un derecho constitucional. Y evidentemente hay una necesidad imperiosa, urgente, de velar porque los organismos represivos ideologizados e instruidos en la práctica dictatorial, como carabineros y otros, cesen en sus prácticas de violencia contra el pueblo. Una sola medida no basta. Son más de 47 años los que lleva este modelo de abuso, más de cuatro décadas en que se impuso la lógica del abuso, de la represión, de la criminalización a la lucha social, la lógica del fraude, de la colusión, del robo institucional y de tanta aberración más. Por tanto, no bastan las pinceladas, hay que modificar la estructura en toda su complejidad.

8. ¿Hacia dónde creen que deberían apuntar las demandas de la liberación total de los PP?

R: La respuesta es una sola y categórica. Libertad inmediata para todas y todos los Presos Políticos. El estallido social que despertó y remeció a millones de chilenos y chilenas, fue el gatillante de muchos de los cambios que comienzan a evidenciarse en distintos espacios, sobre todo en las calles. La demanda de liberación es justa, necesaria y debe ser parte indisoluble de cualquier proceso transformador que se esté gestando.

10. ¿Cómo reciben el apoyo e impacto que ha recibido el caso, donde muchos artistas y gente ligada al arte ha apoyado la causa e, inclusive, denunciaron el caso en una obra de teatro el año 2017?

R: Poder dar respuesta a esta pregunta es muy especial para nosotros. Porque efectivamente a raíz de esta Injusticia se concentró el apoyo de muchas mujeres y hombres trabajadores del arte y la cultura. Hubo vínculo especial con algunos actores y actrices que desde el teatro quisieron apoya la causa, porque habían conocido a Jorge cuando los ayudó precisamente en la creación de una obra. Ahí se creó una amistad. Y en el despliegue de esos afectos es que nace Mateluna, la obra del destacado director y dramaturgo Guillermo Calderón, quien junto a un precioso elenco asumen un compromiso con la verdadera Justicia y usan el escenario para contar la historia. Desde ahí, la campaña de libertad para Jorge Mateluna, que ya venía instalándose por parte de amigos, compañeros y familia, da un salto importante. Se rompe ese nefasto cerco informativo que imponen en el espacio tradicional los medios al servicio del poder, se suman esfuerzos importantes en la defensa jurídica del caso (abogados de la Universidad de Chile), crece la campaña de Mateluna Inocente, no desde una perspectiva victimicista, sino desde el hecho cierto de inocencia y la aberración que implica esa Injusticia.

Imágenes de «Mateluna», la obra de teatro inspirada en el caso de Jorge.

La obra recorrió varios teatros a nivel país y también se presentó en escenarios de otros países, de hecho, se estrenó en Alemania. Y en varios de esos lugares los comentarios fueron de asombro una vez que las personas tomaban conocimiento que la puesta en escena no era ficción sino realidad en un país llamado Chile. Entonces el arte, a través de la disciplina y creación teatral se transforma en un medio transformador, vinculado a las realidades, con un potencial reflexivo que también produce despertares y acciones. Muchas veces sentimos que la historia bajó de las tablas para seguir en las calles sumándose a lienzos, pancartas y voces gritando libertad. Hasta hoy ellas y ellos forman parte del nosotros, de esta lucha por Justicia y libertad.

Dibujo realizado por Jorge Mateluna desde su reclusión en la Cárcel de Alta Seguridad.

Seguir Leyendo

Nacional

Entrevistamos a Carlos Astudillo, sobreviviente de la violencia estatal.

«Tenemos que ser inteligentes en lo que se viene, porque yo no quiero que sigan cayendo presos políticos, que sigan existiendo más Gustavo Gatica, Carlos Astudillo, Óscar Pérez… ya es suficiente».

Publicado

el

Por

Imagen de portada: Amalia Gálvez.

El 20 de octubre de 2019 la vida de Carlos Astudillo cambió para siempre. Aquel día, como miles lo hacían en distintas partes de Chile, decidió salir a manifestarse en las inmediaciones del centro de Colina, cuando un disparo de guerra perpetrado por el cabo Pedro Lavín Villalobos lo abatió, dejándolo tendido en medio del pavimento. La imagen de él ensangrentando e inconsciente, siendo arrastrado por los militares como si de un bulto se tratase, dio la vuelta al mundo, y reflejó de la forma más cruda posible la represión que el pueblo chileno vivía por aquel entonces.

La bala arrasó con todo a su paso, y si bien Carlos pudo sobrevivir a un impacto que fácilmente podría haberlo matado, las secuelas de lo sucedido aquel día siguen todavía vigentes, significando decenas de operaciones a las cuales ha debido someterse durante este período para poder salvar su pierna derecha.

Imagen del momento en el que Carlos es arrastrado inconsciente por militares tras el impacto de la bala.

A pesar de la adversidad, Carlos decidió no echarse a morir y aceptar de buenas a primeras la injusticia de la cual fue víctima, sino todo lo contrario, y desde que tuvo la fuerza para poder moverse por su cuenta, se ha organizado y movilizado en búsqueda de justicia y reparación no sólo para él, sino que para todas las víctimas de la violencia de agentes del Estado durante la Rebelión Popular. Una de sus frases más icónicas, que incluso da a conocer en sus redes sociales, refleja muy bien este sentir: “Sus balas no lograron derribarme”.

En esta entrevista nos cuenta cómo ha sido ese proceso, cuáles son sus reflexiones y objetivos, además de repasar y opinar sobre el acontecer político y social que hoy vive el país. El mismo que lo ha llevado a organizarse en su natal Colina, junto a otros que han decidido dar la cara a pesar de la adversidad, como Gustavo Gatica, coterráneo de su comuna y cercano en esta lucha por la verdadera justicia.

Carlos, ¿Cómo valoras el desarrollo de una lucha integral en este contexto de Rebelión Popular, desde distintos frentes, y no solamente desde la protesta callejera?

Siento que la lucha debe ser global y en todos los frentes posibles. Sin duda la acción directa implica “un paso más allá de la lucha”, ya que se ponen muchas cosas en juego: la responsabilidad, la integridad física de uno y de sus compañeros, etc. Por eso la considero como una evolución de la protesta, en ella la violencia política se ejerce y, a fin de cuentas, se juega la lucha por el poder.

Por lo mismo valoro el 29 de marzo o “Día del Joven Combatiente”, la considero una fecha importante, porque en ese día se pone en relevancia la combatividad, donde el protagonista no es otro que la acción directa de un pueblo.

Pero, para llegar a esos niveles de confrontación, se necesita desarrollar otras plataformas de lucha, como por ejemplo la propaganda, tanto callejera como en redes sociales, el desarrollo intelectual, para generar pensamiento político y capacidad de debate, el fortalecimiento de los medios populares e, incluso, la lucha dentro de planos más institucionales.

Eso sí, en la pelea institucional entramos en un terreno muy peligroso, porque el campo popular y revolucionario siempre ha estado vetado de esa plataforma de lucha, ya que la vía institucional siempre ha sido una plataforma muy cómoda para la burguesía y el bloque en el poder. Siempre cuando las clases populares, la clase trabajadora, ha llegado a estos planos, entran a enfrentar la cooptación, las trampas y la codicia; por lo mismo es una lucha muy difícil de librar para los sectores combativos… aún así, hay que prepararse y estar dispuesto a librar aquella lucha, ya que, durante los últimos 30 años, donde nos hemos restado de esos espacios, se han jugado cuestiones importantes, como por ejemplo el acuerdo del 15 de noviembre de 2019.

Debido a que el Parlamento, por aquel entonces, estaba cooptado por la burguesía y la élite política, [en dicha jornada] se nos dobló la mano como movimiento social, y a pesar de la lucha callejera y niveles de acción directa que hace mucho no se veían, se nos dobló la mano.

He pensado sobre eso… y lo que ponderó en esa situación fue la falta de un vocero o vocera de aquel movimiento, [lo del 18 de octubre en adelante] era un movimiento sin jerarquía, sin líderes; una Revuelta Popular.

Y en esa contextualización que haces desde octubre de 2019 a la fecha, donde cambia la correlación de fuerzas que se venía desarrollando desde hace años, y considerando lo que tú vienes haciendo desde ya más de un año, ¿Hacia dónde apuntas con tu lucha particular? ¿Qué objetivo final busca Carlos Astudillo con todo lo que está haciendo?

Muy buena pregunta compañero, de hecho, te la agradezco. Porque claro, relacionándolo a la pregunta, toda acción, ya sea en la calle, panfleteando o escribiendo un artículo, siempre tendrá un objetivo, y para mí los objetivos guían mi vida.

Me acuerdo que en un momento me pregunté: después de lo que me pasó, y haber quedado vivo, ¿Cuál será mi objetivo en la vida? Y a pesar de tener muchas cosas en contra: un gobierno en contra mía y de todos, un poder judicial que pone trabas, mi objetivo siempre será que se haga justicia por mi caso.

Y aunque se haga justicia por mi caso, por Carlos Astudillo, y que el militar que me disparó sea juzgado y encarcelado como se debe y yo sea indemnizado, aún así yo no voy a quedar satisfecho. Para mí la justicia, aparte de mi caso, es también por muchos otros y otras compañeras, [porque] los casos de Fabiola Campillay o Gustavo Gatica, que son los más emblemáticos, son dos casos de miles, y en ese sentido, considero que es una tarea titánica que tengo y tenemos muchas personas. Porque tenemos un precedente funesto en nuestra historia, un poder judicial que siempre ha favorecido a la misma clase política, que después de 40 años del Golpe Militar se han resuelto [apenas] 40 causas de más de 2.000 que tiene el Poder Judicial.

De hecho, la semana pasada, Londres 38 denunciaba que el Poder Judicial pidió resolver las 1.500 causas pendientes en seis meses, sin ningún criterio de evaluación, porque tampoco se justificó esa medida. Así que en el plano de la justicia [por su caso] yo la veo difícil, soy bien tajante en eso y realista. Siempre con la esperanza de que se hará justicia, pero mi objetivo fundamental acá y luego de todo esto es que Piñera quede en la historia como el asesino que es, como el presidente que mató a su propio pueblo, que le declaró la guerra y sacó a los milicos, y que pague.

Evidentemente sería un gran hecho que el militar que me disparó el día de mañana esté en la cárcel, pero más satisfacción me daría que las personas que le dieron la orden a ese sujeto sean los que terminen en la cárcel: Piñera, Chadwick, Blumel, Iturriaga, Rozas… ellos fueron quienes dieron la orden final de atacar al pueblo.

Se agradece escuchar tus palabras compañero, porque son un gran aporte a la pelea y a las personas que puedan leerlas para que conozcan tu caso, porque dan un ejemplo de hacia dónde podemos apuntar muchos y muchas. Y en aquel proceso que vienes librando desde hace ya bastante tiempo, ¿Con quiénes te haz estado organizando y coordinando? ¿Qué aprendizajes y reflexiones has recogido de esta experiencia?

Me llevó la necesidad de organizarme en torno al objetivo que mencioné anteriormente, y en torno a ese objetivo surgió la necesidad de organizarme con otras personas. Me acuerdo cuando llegué a mi casa en Colina, empecé a organizarme por marzo de 2020, en plena cuarentena, con un colectivo de compas que se llama “Colectivo Gatillo”. Se le puso ese nombre como un juego de palabras entre Gatica y Astudillo [risas], aparte también del gatillo del arma, en un plano más revolucionario. Además, “gatillo” hace referencia a un gato, y todos amamos los gatos.

Desde ahí nos empezamos a organizar, a buscar resolver las problemáticas que había en la comuna. Teniendo como objetivo el tema de Derechos Humanos, nuestras fechas importantes fueron el 1° de Mayo, el Día de las y los trabajadores, ahí empezaron nuestras primeras acciones mediáticas. Después nos empezamos a organizar para difundir el caso de Gustavo Gatica en Colina, porque no mucho se sabía que él es de Colina.

Luego vino el tema de la pandemia más agudizado, ahí estuvimos participando en unas ollas comunes de unas tomas que se levantaron en Colina, y así transcurrió el año 2020. Ahí conocí a compañeros y compañeras con los que todavía me organizo, también conocí a Gustavo y otros compañeros que han sufrido violaciones a los derechos humanos, como Diego Lastra, que perdió un ojo; a Óscar Pérez, que fue atropellado por dos “zorrillos”; al Anthony Araya [joven que fue lanzado al río Mapocho por un miembro de la COP]. Con ellos se comparten experiencias, alegrías, tristezas, hasta recomendaciones de viejo, como remedios y exámenes que uno se hace, jajaja.

Carlos Astudillo y Gustavo Gatica, manifestándose frente a la municipalidad de Colina el pasado 18 de agosto de 2020. Esto, en el marco de la conmemoración de 10 meses desde el estallido de la Rebelión y la búsqueda de justicia.

Yo no milito en nada, pero tampoco satanizo la militancia. Más que nada me considero, por las cosas que hago, como un activista de derechos humanos. Porque trato de apañar la causa, y lo que me mueve son los derechos humanos. Por mi caso y por los de otros compas.

El otro día lo pensaba como un proceso, pienso que tengo que estar donde se necesite, entregando mi fortaleza.

Retomando lo que mencionas en la primera pregunta, en un plano más específico, donde es difícil no brindar las discusiones al respecto y saber dichas opiniones, ¿Qué análisis haces sobre el proceso constituyente en curso y qué esperas de él, considerando, por ejemplo, abordar la problemática de las víctimas de la violencia estatal?

Para mí las sociedades avanzan a ritmos muy particulares, extraños e incluso misteriosos. Hay veces que avanzan muy rápido y en cuestiones de días hay cambios que no ocurrieron en 30 años, y otras veces existen cambios mucho más lentos, de forma más progresiva… Llevándolo a un ejemplo concreto, los primeros días de la Revuelta, antes que me pasara esto, yo sentía una felicidad tremenda, pensaba que estaba viviendo algo que no iba a ver en muchos años, incluso que no lo iba a vivir. Menos en el escenario que estábamos, de reflujo de las movilizaciones, de apatía incluso, y de la nada gatillaron ciertos problemas en la sociedad desde muchos ámbitos.

Eso de la consigna de que “Chile despertó”, aunque algunos digan que “se fue a dormir”, para mí sí despertó, en mi familia despertó, por ejemplo, y eso es un avance de la consciencia, que es lo más difícil de lograr… incluso que se haya sacado a Baquedano de la plaza, y que muchos digan que sólo era un símbolo… pero los símbolos son los más difíciles de sacar en las sociedades porque son estructurales. Aquello lo hemos ido ganando en ese sentido.

El proceso constituyente, en particular, es ejemplo de cómo las sociedades avanzan de una forma más lenta, y por lo mismo el resultado que se dará es muy difícil de predecir, porque nunca en la historia de Chile ha existido una constitución redactada por personas que no sean militares, académicos o miembros de la élite.

En ese sentido, incluso, hasta se puede considerar un avance. Aunque suene “medio amarillo”, que incluso personas de la ex Concerta se sienten a negociar, a pesar de que uno no comparta sus objetivos políticos, aún así veo eso como un pequeño avance.

Que una constitución la vayan a escribir 150 personas es algo inédito en la historia de nuestro país, y por eso, también, este proceso es tan relevante, lo que se refleja en que hayan más de 2.000 candidatos y candidatas. Pero, yo creo, que respecto a cómo se construyó este proceso, más allá de las trampas que pueda tener, su resultado final será una constitución “progresista”, que no va a cambiar el rol del Estado, seguiremos viviendo en una sociedad marcada por la economía capitalista, en la cual el aparato estatal juega un rol de protección al sistema capitalista.

Sí vamos a tener avances en lo que son demandas “socialdemócratas”, como el ecologismo, de seguro la lucha ecológica estará presente en esta constitución.

Los considero pequeños avances, pero creo que esta constitución finalmente será hija de la élite política, y al final reproducirá los problemas de la sociedad actual, las contradicciones y el sistema de dominación.

En cuanto a los DD.HH., yo creo que la constitución no aportará mucho en estos temas. Chile se ha suscrito a un montón de tratados de derechos humanos, y aún así es uno de los países que menos los respeta. Quizás en lo que más se podrá avanzar será en materia de justicia, que se instaure dentro del poder judicial el tema de los DD.HH., ahí vamos a tener que exigirle a este poder que asuma de forma prioritaria las violaciones a los derechos humanos, porque actualmente no lo hace. No lo hace por un tema político, porque no está regulado, porque hay presiones políticas para que no se investigue, etc. Ahí veo, al menos, el mayor aporte que se podría hacer desde la constitución a la temática de los derechos humanos.

Entonces, en síntesis, respecto al proceso constituyente. ¿Consideras que es una instancia en la que hay que participar incluso con sus limitancias?

En lo personal, considerando a las personas que hemos estado luchando desde el 18 de octubre a la fecha, hay que participar. Es una ganada que se obtuvo, y aunque no es la que quisimos, al final sigue siendo una ganada.

«No hay que dejar que la Derecha, la Concertación o incluso el Frente Amplio, se apoderen de ese proceso que nosotros y nosotras lo ganamos. Hay que apoyar a gente que sea verdaderamente independiente y del pueblo».

Compañero, pasando también a otro tema súper importante, que está en boga y que ha sido un vehículo motorizador de muchas luchas en Chile antes y durante la pandemia: la prisión política en Chile. Respecto a ella, ¿Cómo caracterizas tú la prisión política en Chile? ¿Hacia dónde tienen que apuntar nuestros esfuerzos para luchar por la liberación de las y los compañeros privados de libertad?

En Chile el Estado posee muchas herramientas con las cuales puede reproducir la pobreza, controlar socialmente, enfrentar a los grupos subversivos, etc. En ese contexto, el poder judicial es una parte importante del Estado, y en nuestra sociedad ese Estado está al servicio de una clase, tanto social como política. Dentro de ese marco, la justicia actúa en función de esos intereses.

En ese aspecto, muchas personas son y fueron perseguidas por el Poder Judicial por el sólo hecho de rebelarse. Esto siempre ha sido así, la justicia siempre ha actuado de esa forma. Yo recuerdo que, cuando me movilizaba estando en la universidad, a los secundarios se les perseguía… a los del INBA, a los del Nacional, cuando “cortaban calle” o “tiraban “mechas”. A veces los pillaban tres veces, pasaban a control de detención y eran liberados con el compromiso de que no se movilizasen durante un año, bajo la amenaza de abrir sus expedientes y continuar con la investigación, arriesgando una pena efectiva.

Pero en el proceso de Revuelta esta situación a nadie le importaba, y el poder judicial tuvo que encontrar una forma de amenazar a la población y asegurarse de que no saliera a protestar. Ahí la prisión política vuelve en su máximo esplendor, comparándola con inicios de los 90’ o la Dictadura, cuando a uno por protestar, por ser opositor, lo tomaban preso.

Ahora en la revuelta han tomado presa a gente de todos lados. De Talagante, de San Antonio, incluso gente que nunca antes se había movilizado, de lugares que tenían muy poca tradición de lucha. Entonces la prisión política buscar dar ese ejemplo, onda: “esto te va a pasar a ti si te las das de rebelde o revolucionario”.

Una vez estuve en un encuentro en Quilpué, y un compañero dijo algo muy clarificador respecto a la prisión política: que los compañeros y compañeras que cayeron en los 80´ y 90´ eran “cuadros políticos”, en cambio acá muchos podemos tener las convicciones, pero no somos cuadros políticos. Ahora último hay cabros que se han formado como cuadros ya sea por la experiencia, en la cana o en la calle, pero previo al 18 de octubre muy pocas personas tenían esa concepción y formación de lo que es ser cuadro político.

Para las y los presos políticos esa formación es fundamental, el mismo escape del “Vuelo de Justicia” por ejemplo, fue posible gracias a cuadros políticos, organizados tanto afuera como adentro de la cárcel. Y así uno puede ir dando muchos ejemplos. Esas diferencias se pueden observar respecto a la historia de la prisión política en Chile.

Respecto a qué podemos hacer, yo considero que acá todos somos presos políticos. Todas y todos quienes salimos a la calle, ya sea a camotear pacos, o ir a dejarle agua al Primera Línea, éramos potenciales presos políticos. De que nos tomaran los pacos encubiertos y nos procesaran por andar tirando mechas. Por lo mismo considero que el apoyo a los presos políticos tiene que ser transversal, cachai.

Todas las demandas que levantemos tienen que considerar la liberación de los presos políticos, esa también es una de las responsabilidades que van a tener los verdaderos constituyentes, del pueblo. Van a tener que ocupar esa tribuna para denunciar las violaciones a los DD.HH. y la prisión política, porque estas demandas son súper invisibilizadas por el progresismo. El mismo Boric decía: “yo no voy a apoyar a gente que está siendo juzgada por delitos de sangre”. Ninguna y ninguno de los que están hoy presos ha sido por querer matar a un paco o alguien, todo ha sido por estar camoteando, tirando una mecha o, incluso, por montajes.

Esa “relativización” a la prisión política es nefasta. Por eso nosotros tenemos que defender y aclarar esa situación.

Acá no hay “presos políticos buenos” y “presos políticos malos”. Todas y todos son presos políticos porque arriesgaron sus vidas en la calle, igual que todos nosotros.

Compañero, para terminar con la última pregunta, para darle un cierre o redondeo a esta entrevista, ¿Cuál es el llamado qué harías tú para la gente en lo que se viene? Considerando la pandemia, las elecciones, etc.

Ahora está complicado el asunto. Se vienen elecciones, la pandemia está muy complicada, el mismo invierno hace que las personas se movilicen menos, baja un poco la protesta en estas fechas. La entrada a las universidades y los liceos. No hay mucho tiempo, incluso ánimo, y el clima político también no hace muy propicia la lucha directa.

Considero que hay que aprovechar este tiempo en leer, y estudiar la experiencia histórica, que nos han dejado muchos años de lucha. Leer la experiencia de los hermanos Vergara Toledo, sus vidas que están llenas de ejemplos. La vida de tantos y tantas militantes revolucionarios que dieron su vida por nosotros y por un buen país. Tenemos que ir sacando esas lecciones.

Creo que ahora la situación ha ido madurando, y tenemos que enfrentarnos de una forma más inteligente, ir reforzándola. El nivel de agresividad y violencia de la represión del Estado es altísimo, y por lo mismo no nos tenemos que poner en peligro ni nosotros ni nuestros compañeros.

Por eso digo que tenemos que ser inteligentes, porque yo no quiero que sigan cayendo presos políticos, que sigan existiendo más Gustavo Gatica, Carlos Astudillo, Óscar Pérez… ya es suficiente.

Por eso tenemos que estudiar, para el día de mañana enfrentarnos de una forma inteligente para cambiar las cosas. En ese sentido, no significa que nos convirtamos en ratones de biblioteca ni mucho menos, solamente que ahora ocupemos el tiempo en resguardarnos y estudiar. Igual siempre hay que estar apoyando; al compañero que perdió un ojo, a la familia que tiene un hijo preso, o incluso cosas más prácticas, como apoyar al vecino que tiene Covid yendo a comprarle las cosas de la semana. Hay que ir levantando estas redes de solidaridad, que ahora con la pandemia en auge habrá que reforzar.

Igual, creo, tampoco se tiene que dejar la acción directa o la primera línea. Como te dije en un principio, es donde se juega el poder, pero hay que actuar de forma inteligente, astuta y con todos los resguardos posibles. Toda esa lucha debe seguir. Quizás ahora baje un poco, pero mañana tendremos más experiencia, seremos más sabios que hoy y vamos a poder actuar de una mejor manera.

Seguir Leyendo

Lo más visto