Conecte con nosotros

Actualidad

Eduardo Frei sobre los presos políticos de la revuelta: “Tienen que ser condenados»

Publicado

el

El ex jefe de estado, durante una rueda de prensa, se refirió al proyecto de indulto a los presos políticos posicionándose en contra de éste. «No procede», afirmó.

Por Diego Chacano

El demócrata cristiano, Eduardo Frei, durante la conmemoración de los 50 años de relaciones diplomáticas con China, se mostró tajantemente en contra del nuevo proyecto de indulto a los presos políticos de Octubre.

“No me parece correcto, si las personas que están ahí no están por razones políticas ni porque salieron a la calle a expresar sus ideas; esos son actos delictuales” dijo el ex mandatario.

Agregó también: “(…) esa ley de indulto no procede a las personas que han cometido delitos y que han destruido bienes de todos los chilenos”.

Respecto a la amenaza de veto del presidente Piñera, Frei solo dijo que esa es la decisión que toma el Mandatario. De esta manera, el expresidente se cuadra con Piñera y el oficialismo para rechazar el indulto.

Cabe recordar que, el proyecto de indulto ingresado el pasado Miércoles a la cámara del Senado, tiene como objetivo la remisión de las condenas a los detenidos desde Octubre de 2019 hasta la fecha de presentación de la iniciativa.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

Colombia: las protestas y paros continúan por un pliego de demandas del pueblo

Publicado

el

Desde el miércoles 28 de abril las protestas en Colombia se masificaron con intensas movilizaciones, principalmente el retiro de la Reforma Tributaria en la cual se propone una subida de impuestos sobre la renta y productos básicos, como un nuevo plan económico, para cubrir el vacío fiscal de la pandemia, haciendo que la población pague los costos de la actual crisis.

A pesar de que 5 días después de iniciar las movilizaciones el Presidente colombiano, Iván Duque, anunció el retiro de la Reforma, las protestas no han cesado. En diferentes ciudades del país se siguen produciendo manifestaciones, donde se sumaron, durante la jornada del día lunes 3 de mayo, los trabajadores taxistas de Medellín impidieron el acceso a la ciudad, acción replicada también por los camioneros en Bogotá, bloqueando las vías de entrada a la ciudad.

Cortes en las principales calles de Colombia. Fotografía desde la ciudad de Cali.

El pueblo colombiano se ha volcado a las calles en pos de seguir levantando el pliego de demandas que el gobierno se niega a negociar, en el cual prima salvar el servicio de salud y la economía del país.

Durante la mañana del lunes, en un punto de prensa, el Comité Nacional convocó a una gran movilización para este miércoles 5 de mayo desde todos los sectores, recalcando que el retiro de la reforma tributaria no fue la única razón que motivó las masivas protestas.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores/as, Francisco Maltés Tello, señaló en la rueda de prensa que “nosotros -como ciudadanos/as- emitimos un pliego de emergencia el año pasado, como un plan de choque para salvar la salud y la economía, pero el Gobierno se ha negado sistemáticamente a iniciar la negociación del pliego. (…) La gente en las calles exige más que el retiro de la reforma tributaria”:

Entre las demandas del pliego destacan una renta básica mensual para todos/as los/as ciudadanos/as, el pago de salario mínimo para pequeñas y medianas empresas, el retiro del proyecto de ley de la reforma de salud y con ello el fortalecimiento de la vacunación masiva contra el covid-19, modificación de la reforma sanitaria y de pensiones, la defensa de la producción nacional, matricula cero y no alternancia educativa, fin a la discriminación por género, orientación sexual y etnia, frenar el desempleo en el país, investigación de la violencia policial en estas y otras manifestaciones y el cese de las privatizaciones del piso mínimo de protección social.

La lucha continúa hasta el cumplimiento del pliego de demandas.

Durante la jornada del lunes Diego Molano, Ministro de Defensa de Colombia, aseguró que “la asistencia militar se realizará en cumplimiento de la Constitución y el Código de Seguridad y Convivencia Ciudadana. Con ello se brindaron asistencia militar a la policía”. Es importante señalar que las represión vivida en las manifestaciones se ha generado de manera brutal, donde la Policía Nacional y el Escuadrón Móvil Antidisturbios ha actuado de manera violenta hacia todos/as quienes salen a las calles a protestar en contra de las desigualdades y violencia sistemática a los derechos humanos, la cual ha dejado a cientos de personas heridas, víctimas de torturas y violaciones, además de un número considerable de muertes a manos de la policía.

Martha Alfonso, de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), se refirió a la grave situación de los derechos humanos, “los organismos que deberían estar acompañando la protesta popular, la Personería y la Defensoría, han desaparecido y no están cumpliendo su papel. (…) Se reportan 1089 casos de violencia policial, 124 heridos, 726 detenciones arbitrarias, seis hechos de violencia sexual, 27 homicidios, 12 jóvenes que perdieron sus ojos, más de 45 defensores de derechos humanos a quienes se les ha limitado el ejercicio de su función, entre otras denuncias”.

Si bien sabemos que estas cifras no reflejan lo que realmente está pasando en las calles, si es importante que desde las principales organizaciones visibilicen -en conferencias de prensa y medios de comunicación- las acciones que se están llevando a cabo a manos de la policía en contra del pueblo colombiano, quienes, al igual que Chile, se manifiestan en pos de una vida digna lejos de un sistema capitalista empresarial que le arrebata sus principales ingresos y recursos.

La fuerte represión ha sido la única respuesta del gobierno colombiano.

Desde el inicio de las movilizaciones se han registrado más de 500 concentraciones y protestas en todo el país. Las centrales obreras y estudiantiles piden además la desmilitarización de las ciudades y que se negocie con urgencia el pliego de demandas que se ha levantado hace más de un año sin recibir respuestas de parte del gobierno, sino que por el contrario “se estigmatizó y actuó con violencia contra los/as manifestantes”, como señaló la presidenta de la Confederación General de Trabajadores (CGT) Percy Oyala.

Con respecto a ello, Luis Miguel Morantes, presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), manifestó en la rueda de prensa del dia lunes que “entre las peticiones también están la desmilitarización de las ciudades, el cese de las masacres, un castigo a los responsables de estas y el desmonte del ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios)”.

Luego de las principales manifestaciones del día lunes, desde el Comité Nacional aseguran que el paro general va a continuar con el objetivo de seguir levantando la protesta popular e impulsar el pliego de demandas hasta obtener respuestas dignas para la clase trabajadora. Es por ello que la movilización masiva convocada para este miércoles 5 de mayo será importante para determinar cuál será la respuesta del gobierno y las siguientes acciones a tomar por parte de la ciudadanía.

Se hace un llamado a solidarizar con el pueblo colombiano, quienes se han volcado valientemente a las calles para reclamar demandas justas en pos de conseguir una vida digna para todos/as, exigiendo demandas justas que se siguen replicando en distintos países latinoamericanos. Es necesario visibilizar, por todos los medios y plataformas, la violenta represión que están viviendo como acción de respuesta de parte del gobierno criminal que sigue violando los derechos humanos de quienes se manifiestan en contra de un sistema que hoy prima por sobre el bienestar del pueblo.

Protestas en la ciudad de Cali.

Seguir Leyendo

Actualidad

Desde Chile: toda la solidaridad con la lucha del pueblo trabajador colombiano ¡Alto a la masacre! ¡Fuera Duque! al igual que en Chile ¡Fuera Piñera!

Publicado

el

Antes y más aún luego de la pandemia, la clase trabajadora a nivel mundial viene sufriendo cruentos ataques por parte de los gobiernos empresariales. Hemos visto el genocidio que ha impuesto Bolsonaro en Brasil; también vimos cómo el pueblo trabajador de Paraguay estalló contra el gobierno de Abdó por su administración nefasta frente a la pandemia; peor situación vive la clase trabajadora de Myanmar, quienes en resistencia al golpe de estado de los militares hoy tienen más de 760 personas asesinadas (decenas de niños) y 3500 detenidos (según la ONG local Asociación para la Asistencia de Presos Políticos), y peor se viene pues el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtió la semana pasada que el impacto de la pandemia y el golpe podrían abocar a 25 millones de birmanos a la pobreza en 2022, casi la mitad de la población.

Protestas en Colombia

Es en este escenario que se encuentra la realidad del pueblo chileno, pero también queremos hacer mención especial al pueblo colombiano que está en lucha.

Las protestas de Colombia han sido respondidas con una criminal represión por parte del gobierno de Duque. Las últimas cifras hablaban de más de 35 luchadores asesinados por las armas del ESMAD (policía militarizada de Colombia, similar a las FFEE chilenas), algunos hablan de cifras que podrían superar los 70 asesinados; además hay decenas de desaparecidos por la policía y más de 400 detenidos; a lo anterior se suma que mujeres han sido abusadas sexualmente por Esmad y, ya hay víctimas de trauma ocular por la represión. En Cali, donde ha sido más fuerte la protesta el gobierno y el alcalde dieron la orden de reprimir la protesta social, después de dichos del expresidente Uribe donde solicita el “derecho de policías y soldados de utilizar sus armas”, incluso se acusa que el Alcalde corta la luz por sectores de Cali para dar facilidad a que Esmad pueda disparar y secuestrar a manifestantes. Además se dio la orden de militarizar los grandes centros urbanos, para tratar de imponer sus políticas antipopulares a sangre y fuego. Cualquier similitud con Chile no es casualidad, es cómo los gobiernos empresariales y sus fuerzas represivas se organizan para reprimir al pueblo trabajador.

Pero el pueblo colombiano no solo está en las calles por la reforma tributaria, de hecho Duque tuvo que retroceder en ella mínimamente tras las protestas, pero la movilización e indignación sigue, así como cuando tras el 18 de Octubre Piñera retrocedió frente al alza de los 30 pesos en pasaje, pero los chilenos dijimos: no son 30 pesos, son 30 años. Es así que todo este malestar y protestas vienen desde el estallido del 21 de noviembre del 2019, solo amortiguado por la pandemia. 

Fuerzas del ESMAD apuntando directamente a los manifestantes

Es que la pobreza extrema alcanzó el 42,5% de la población, la pandemia dejó en la pobreza extrema a 3,6 millones de personas. La pandemia y la administración de Duque frente a ella ha quitado la vida de unas 72.000 personas y ha llevado al aumento en los niveles de desempleo y pobreza, además hasta el 29 de abril, solo cerca de cuatro millones de colombianos -menos del 10% de la población- recibieron recién la primera dosis de vacuna. Además, de acuerdo a datos de la propia Dirección Nacional de Estadísticas de Colombia (DANE), se sabe que 2,3 millones de hogares sólo ingieren dos comidas al día y que el 19% de las familias no cuenta con ahorros para sobrellevar esta situación. Un país que se jacta de una estabilidad macroeconómica, está ubicado como el segundo más desigual de América Latina y el séptimo en el mundo, según cifras del Banco Mundial. Nuevamente se derrumba el oasis, y cualquier similitud con Chile no es casualidad.

Para los manifestantes del Paro, la economía colombiana ha eximido de impuestos y competencia abierta durante años a los grandes oligopolios del banano, el azúcar y la minería, entre otros. Y la propuesta de reforma tributaria y los planes en general del gobierno de Duque van en el sentido de seguir cobrando la crisis económica a los trabajadores, pues se pretende recaudar el dinero de déficit fiscal (6.300 millones de dólares) aumentando el impuesto del valor agregado (IVA) a los alimentos de primera necesidad, aumentando la tasa de impuesto a los salarios de los trabajador@s. En resumen, el dinero se sacaría, según el propio ministro de Hacienda colombiano Alberto Carrasquilla, del “73% de las personas naturales y el resto, de las empresas”.

La riqueza de los magnates de Colombia y las trasnacionales que operan en el país, seguiría siendo a costa de la miseria del pueblo trabajador, esto es lo que ya no se aguanta. Pero además, es la represión criminal que no es sólo actual: desde hace tres años que asumió el gobierno de Duque han sido asesinados más de 1.000 luchadores sociales, que son defensores de los derechos humanos, guerrilleros desmovilizados de las FARC, reclamantes de tierras y dirigentes sindicales. Toda esta masacre se efectúa cuando los organismos de investigación del Estado como la fiscalía, continúan desarrollan investigaciones exhaustivas que se quedan en la más descarada impunidad.

Es por eso, que las organizaciones firmantes, hacemos un llamado para que las organizaciones de la clase trabajadora, defensoras de derechos humanos, sociales y populares a nivel internacional, se solidaricen con las luchas en Colombia, que denuncien la masacre que se viene perpetrando contra quienes han salido a las calles y rechacen la militarización que ordenó el gobierno autoritario de Iván Duque.

Proponemos impulsar una campaña a nivel internacional de SOS Colombia, es necesario respaldar las luchas con movilizaciones en las Embajadas de Colombia, con boicot a los productos colombianos, exigiendo que se detenga esta masacre.

Estamos en total solidaridad con el pueblo colombiano que no solo exige que la crisis y los muertos NO sean cargados en sus hombros, sino que para garantizar ello exigen la salida de Duque y Carrasquilla.

Desde Chile exigimos que se frene la represión al pueblo colombiano, el desmantelamiento de Esmad, y nos sumamos al llamado de ¡Fuera Duque!.

  1. MIT – Chile, LITCI
  2. María Rivera, dirigenta del MIT, abogada y coordinadora Defensa Popular, candidata a Constituyente en la Lista del Pueblo
  3. Sindicato Interpresa de trabajadores contratistas y otros asociados
  4. Sindicato N°1 de Trabajadores de Prodinsa
  5. Directiva y socios de sindicato interempresa, Sintrasar
  6. Sindicato de Empresa Gualapack Chile
  7. Sindicato Bata n°1
  8. Sindicato n°1 Empresa Call South
  9. Federación de sindicatos de Chile
  10. Sindicato Inacap Arica
  11. Coordinadora Nacional de Inmigrantes Chile
  12. Asamblea Territorial Las Mercedes, de Puente Alto
  13. Olla común JJVV N° 6, Lo Prado
  14. Danilo Valderrama Figueroa, preso político desde noviembre del 2019
  15. Ada Álvarez, dirigenta Sintracorpa
  16. Mónica Ibáñez, delegada sindical de educación
  17. Agrupación de Presxs Políticxs Combatientes 29 V.F
  18. Lorena Álvarez, participante de la Coordinadora Nacional de Presos Políticos
  19. María Alejandra Vergara Silva, activista por la libertad de los presos políticos
  20. Boletín La Voz del Minero
  21. Klan Kiltro
  22. Colectivo Cultural Valle de Azapa, Renca
  23. Centro Cultural y Educacional La Nueva Escuela, de Renca
  24. Escuela Solidaria Alberto Soto Matamala, Lo Prado
  25. Mujeres Organizadas de Cerro Colorado, Renca
  26. Talleres de Mujeres Autogestionados, Renca
  27. Casa de la Mujer de Huamachuco, Renca
  28. Marta González Olea, Candidata a Alcaldesa por Rancagua
  29. Trabajadores al Poder y Gloria Pinto, candidata distrito 9 en Lista del Pueblo
  30. Destituyentes
  31. Candidato a concejal PAC Mijail Lemuñir
  32. Valentina López , candidata a concejal comuna pudahuel.
  33. Marlene Elizabeth Soto Godoy candidata a Constituyente por el distrito 9, Tamara Avello Vásquez, candidata distrito 12, Francisco Caamaño Rojas candidato D14, María Valeria Melgarejo Toledo candidata distrito 20, Nicole Cornejo, Eduardo Ramírez, Freddy Sandoval, Vannia Pacheco y Ricardo Venegas, candidatos a Constituyente distrito 24. Todos en la Lista del Pueblo
  34. Yasna Márquez, profesora de una escuela Municipal en la Comuna de Puente Alto
  35. Marcos Moraga, Obrero de la construcción.

Seguir Leyendo

Actualidad

TP | Saludo internacionalista a la Clase Trabajadora ¡Abajo los regímenes burgueses! ¡Por un gobierno de los trabajadores y trabajadoras!

Reivindicamos el día internacional de los trabajadoras y trabajadores en el marco de una situación crítica para la clase obrera y los pueblos del mundo.

Publicado

el

La organización Revolucionaria Trabajadores y Trabajadores al Poder entrega un saludo internacionalista a la clase trabajadora del mundo, a los pueblos oprimidos y una especial solidaridad con con el pueblo de Colombia que vive tremendos días de lucha, de una Rebelión contra el régimen burgués.

Reivindicamos el día internacional de los trabajadoras y trabajadores en el marco de una situación crítica para la clase obrera y los pueblos del mundo.

La pandemia del coronavirus, que determina la situación mundial, es la expresión más clara de la potencialidad del desate de las fuerzas destructivas que trae aparejadas el desarrollo de la crisis histórica del capitalismo a que asistimos en la actualidad.

El virus no es un fenómeno “natural”. Es producto de la depredación feroz del medio ambiente por parte del capitalismo. Es el resultado de todo un orden social orientado a la búsqueda incesante de ganancias individuales y la organización caótica de la producción social.

La respuesta de todos los gobiernos del mundo frente a la pandemia es la expresión viva del agotamiento histórico de los regímenes burgueses de dominación. La gestión capitalista de la pandemia ha puesto en evidencia los alcances del desmantelamiento de la salud pública en función de la industria privada de la salud. Es de esta manera como, durante las últimas décadas por sobre todo, la salud ha venido convirtiéndose en una rama más de la industria capitalista. Los Estados han salido al salvataje del capital mediante una inyección de recursos sin precedentes. Por el contrario, la asistencia a trabajadores y trabajadoras ha sido nula. La riqueza social se ha concentrado aún más, mientras que, por otra parte, la miseria y la pauperización se extienden explosivamente. La gestión capitalista del covid ha llevado a la ruina a parte importante de las clases medias alrededor del mundo.

La gestión capitalista de la pandemia no ha hecho sino potenciar todas las condiciones para la expansión del virus. Lejos de una respuesta coordinada y planificada entre estados, ha exacerbado la competencia y las contradicciones inter-imperialistas, a través de, por ejemplo, el proceso mundial de provisión de vacunas. Las fantasías de un nuevo “orden multipolar” armónico y de cooperación internacional han quedado reducidas a la nada. El imperialismo, es decir, la exacerbación de la competencia capitalista por medio de los métodos de la barbarie y el terror, sigue siendo la verdadera cara del capitalismo en la actualidad. Sólo la lucha de la clase trabajadora por la revolución socialista mundial representa una alternativa realista.

En el contexto de este primero de mayo, la gestión capitalista de la pandemia se nos presenta a todas luces no como un asunto de carácter “sanitario”, sino como una lucha de clases, es decir, un enfrentamiento fundamentalmente político. Los gobiernos del mundo tratan de imponer a trabajadores y trabajadoras una “nueva normalidad” capitalista, es decir, una lucha por condiciones para intensificar la producción y reproducción de este sistema, a coste de exponer a millones de proletarios y proletarias al contagio y la muerte.

La respuesta de las masas trabajadoras, por el contrario, y a pesar de las pretensiones de pasividad que tratan de imponer las izquierdas integradas al estado y las burocracias sindicales, ha sido de acción, de organización y de lucha. Es evidente que el desarrollo de esta respuesta incipiente, pasa por la confrontación activa a las burocracias oficiales que hoy posan del lado del capital y del Estado. El paro nacional contra la reforma tributaria en Colombia, la resistencia activa y de masas frente al golpe en Myammar, la agitación y deliberación obrera de cara a las “aperturas” en Europa, la lucha contra el racismo en Estados Unidos, o el desarrollo de la resistencia y la lucha contra el gobierno de Piñera, la gestión de la pandemia y las reivindicaciones elementales del pueblo trabajador (que incluyó inclusive coordinación internacional de estibadores en solidaridad con la lucha del pueblo chileno), son algunos ejemplos de esta resistencia que crece, se multiplica, se expande.

Desde Chile, como Trabajadores y Trabajadoras al Poder, saludamos cordialmente este acto, y por medio de él, pretendemos dirigirnos fraternalmente a todos nuestros compañeros y compañeras, tanto al otro lado de la cordillera como en el mundo entero, para expresar nuestra absoluta convicción de que, frente a la profundización de la barbarie capitalista y el actual punto de inflexión histórica en que nos encontramos producto de esta barbarie, se hace más urgente que nunca la lucha por el derrocamiento del capitalismo y la revolución proletaria y socialista a escala internacional. ¡Abajo los regímenes burgueses! ¡Por un gobierno de los trabajadores y trabajadoras!

¡Viva la Clase Trabajadora!
¡Viva la Revolución Socialista! ¡Arriba el Internacionalismo Proletario!
¡Trabajadores y Trabajadoras al Poder!

https://www.instagram.com/trab.alpoder/?hl=es-la

https://www.facebook.com/unicasolucionrevolucion

Seguir Leyendo

Lo más visto