Conecte con nosotros

Opinion

Debate| Análisis estratégico de la lucha de clases interburguesa a nivel mundial

Fue tal el descalabro que el presidente de los Estados Unidos dijo que la OPEP estaría considerando recortar aún más la producción, que luego del acuerdo fue anunciada en 9,7 millones de barriles por día, aspirando a eliminar 20 millones de barriles diarios

Publicado

el

Por Marcelo D. Cornejo Vilches, junio de 2020

Entre el 8 de marzo y el 12 de abril de 2020 se desarrolló un episodio colosal y fulminante de destrucción masiva de capitales asociados a la renta: la llamada “guerra del petróleo” de Arabia Saudita supuestamente en contra de Rusia.  El precio del petróleo de los Estados Unidos cayó un 34%, el precio del crudo cayó un 26% y el del petróleo Brent un 24%, mientras que Goldman Sachs vaticinó que lo peor ni siquiera había llegado pues, tras la caída a 31 dólares el barril se calculó que en el futuro este pudiese hundirse hasta los 20 dólares.

En esta guerra, mientras Rusia estaba preparada para resistir la fatiga con precios de 25 a 30 dólares por barril durante 6 a 10 años, Arabia Saudita sólo podría resistir un par de años. En efecto, el equilibrio fiscal del reino se cifro para el año 2020 en 80 dólares por barril, pudiendo permitirse un crudo a 30 dólares, a razón de endeudarse en el mercado mundial e hipotecando en los mercados de futuro grandes volúmenes de petróleo a bajo precio. Estados Unidos, por su parte, se enfrentó a una aguda falta de liquidez, dificultando su capacidad para resistir en la guerra del petróleo, siendo incapaz de evitar por sí mismo la fatiga y muerte de muchas de sus empresas petroleras.

Estados Unidos, acorralado y exhausto, contra su voluntad se sometió a un siempre rechazado acuerdo con la OPEP más Rusia. De este modo, tuvo que recortar su producción sumando 3,7 millones de barriles diarios junto a sus lacayos Brasil y Canadá. Pero además tuvo que asumir otros 250 mil barriles diarios perteneciente a la cuota de México (con una producción de 1.7 millones de barriles diarios) que rehusó rebajar, mientras la FED inyecto 2.2 billones de dólares para comprar los bonos de empresas de esquisto norteamericanas en bancarrota o a punto de ser asfixiadas por la estrategia de Rusia respecto del mercado petrolero mundial. Fue tal el descalabro que el presidente de los Estados Unidos dijo que la OPEP estaría considerando recortar aún más la producción, que luego del acuerdo fue anunciada en 9,7 millones de barriles por día, aspirando a eliminar 20 millones de barriles diarios. Lo relevante del caso es que Trump dijo que jamás se sometería a los dictámenes de un cartel como la OPEP. Por el momento la OPEP + acordó la reducción de casi 10 mbd durante mayo y junio, bajaría a 8 mbd entre julio y diciembre y a 6 mbd entre enero de 2021 y abril de 2022.

Los rusos señalaron que a la fiera norteamericana ya la habían domado. En este sentido, el Kremlin celebro que EEUU “fuera parte de la solución” recortando su propia producción petrolera. Hay que recordar que Rusia se negó a reducir la producción de petróleo pues Estados Unidos se negaba terminantemente a disminuir su propia producción.  Desde Moscú, se señaló que ahora Estados Unidos recortaría la producción en torno a dos y tres millones de barriles por día. Es más, Trump agradeció públicamente al presidente Putin por permitirle, “salvar centenares de miles” de empleos en el sector energético estadounidense. “Me gustaría darle la enhorabuena al presidente [Vladímir] Putin de Rusia y al rey [Mohamed bin] Salmán de Arabia Saudí. Acabo de hablar con ellos. ¡Un gran acuerdo para todos!”, tuiteo. Tanta humildad en Trump contrasta con la “grandeza” que alcanzo la industria petrolera del  fracking, que  en menos de una década paso de ser importador de crudo a convertirse prácticamente en autosuficiente, hasta el punto de haber levantado el histórico veto a la exportación. En este tiempo desplazo a los saudies de lo más alto del pódium mundial de productores y se convirtió en un duro competidor de saudíes y rusos. En paralelo, la industria petrolera de Texas no dejo de crecer, tanto en volumen de extracción como en puestos de trabajo dependientes de ella.

La “guerra del petróleo” hirió mortalmente a la industria petrolera norteamericana al punto que las compañías petroleras norteamericanas cerraron sus pozos en medio de la caída de la demanda y los precios. El diario The Wall Street Journal, se lamentó, al precisar que la compañía Texland Petroleum LP decidió cerrar sus 1.211 pozos petroleros y deteniendo la extracción para mayo. A su vez, Continental Resources, que opera en Oklahoma y Dakota del Norte, comunicó que reduciría la producción en abril y mayo en un 30 por ciento. Por su parte Parsley Energy Inc., en Texas, cerró unos 150 pozos, que producían en total unos 400 barriles diarios. La razón de esta debacle es que mientras Arabia Saudí y Rusia obtienen rentabilidad de producción para 30 dólares por barril los norteamericanos necesitan como mínimo un valor del petróleo entre 45 y 50 dólares por barril.

Los analistas de la empresa Rystad Energy sostienen que, si los precios continúan en la zona de los 30 dólares por barril, los fabricantes se verán obligados a reducir su actividad tanto que la producción de crudo en EE.UU podría hundirse 2 millones de barriles diarios desde finales del 2020 hasta finales de 2021. Solo la producción en los pozos desarrollados por las empresas Exxon Mobil, Occidental Petroleum, Chevron y Crownquest Operating en la Cuenca Pérmica y en la cuenca de Denver son capaces de generar beneficios a 31 dólares por barril, según los datos recogidos por Rystad Energy. Desafortunadamente, lo mismo no se aplica a los más de 100 productores que operan en una docena de otros campos. La agencia Bloomberg afirma que un típico pozo situado en la Cuenca Pérmica a su paso por Midland requiere que el precio del barril de petróleo cotice a 68 dólares para que los inversores obtengan los retornos adecuados en 24 meses. Los norteamericanos necesitan al menos que el nivel mínimo del valor del petróleo suba a 50 dólares por barril. Este requisito está vinculado con el hecho de que los proyectos realizados en los yacimientos con petróleo de esquisto suelen desarrollarse y agotarse rápidamente. Las reservas menguan de una manera más rápida que en los yacimientos convencionales. Por ello, las empresas tienden a extraer más petróleo, desarrollando otros campos con el objetivo de mantener la producción al mismo nivel.

Bloomberg señaló que las empresas más afectadas por el tsunami de petróleo fueron: la indonesia Medco Energi Internasional que apostó a que los precios del petróleo pudiesen superar los 100 dólares por barril en una década y planeó triplicar la producción de crudo y de gas. Como resultado, los bonos de la empresa con vencimiento en 2026 se desplomaron unos 25 centavos el 9 de marzo. De otro lado, los bonos de la compañía Vedanta Resources —con sede en Londres— con vencimiento en el mismo año bajaron unos 25 puntos, hasta situarse en mínimos de récord: 60,25 dólares por una unidad. Por último, los títulos de deuda de Adaro Indonesia con vencimiento en 2014 también batieron récords, cayendo unos 12,4 puntos hasta situarse en 83,8 dólares por bono.

Hasta la primera semana de Abril, las compañías energéticas de todo el mundo han vendido en conjunto los bonos con vencimiento en 2020 por valor de 88.000 millones de dólares. Hay que considerar que ya el año 2014, la industria petrolera del fraking tenía papeles apalancados estimados en 1,1 billones de dólares. La reserva federal se propuso gastar 2,2 billones, la mitad de ellos para los petroleros.

Pero, en realidad la reciente guerra del petróleo expreso la rebelión de Arabia Saudita contra Estados Unidos. El vasallo se opuso terminantemente a la tramitación legislativa de un paquete de leyes que el imperio impulsaba para detonar la proscripción de la OPEP y la eventual libertad de acción en que quedarían los productores de petróleo en base a esquisto que encumbraron a la presidencia a Donald Trump.

Ya en marzo de 2019 Arabia Saudita sostenía la inconveniencia que el Congreso de EE.UU considerará el proyecto de Ley Contra Carteles de Producción y Exportación de Petróleo (NOPEC, por sus siglas en inglés), que una vez aprobado prepararía el camino para que EEUU pudiese demandar a los Estados miembros de la OPEP por sus intentos de reducir la extracción de petróleo para aumentar los precios del crudo. De este modo, señalaron «permitan a los estadounidenses aprobar el NOPEC y será la economía de EEUU la que se derrumbará».

Los saudíes ya dieron el primer pistolotaso. Como en toda guerra, las armas son proporcionales a los objetivos trazados. En primera instancia Arabia Saudí ya inundo el mercado mundial de petróleo, ahora lo que queda en el arsenal es la amenaza de vender su petróleo utilizando otras monedas en vez del dólar si es que Washington aprueba el proyecto de ley dirigido contra los miembros de la OPEP.

Pero, se equivocan quienes no esperan la contra ofensiva de EE.UU. Este ya ha respondido, exigiendo a los vasallos, grandes volúmenes de liquidez dineraria. De esta forma, la UE se comprometió a inyectar 550 mil millones de euros, mientras en países latinoamericanos como Chile, se ha inyectado entre noviembre de 2019 y abril, más de 30 mil millones de dólares. Perú, se comprometió a inyectar liquidez equivalente al 12% de su PIB. Todo este caudal de dinero expresado en dólares, terminan casi íntegramente en la metrópolis norteamericana.  EEUU, requiere urgentemente de dinero fresco, representante de riqueza real, de valores mercancías y capitales con olor a sudor y sangre. Durante las crisis capitalistas, el dinero ficticio se convierte en un lastre cuyo peso asfixia.

La crisis también, ha golpeado a los saudíes, con la derrota inflingida en Yemen, victoria aplastante que los huties e iraníes logran tras la “autorización” de EE.UU. para golpear severamente a Arabia Saudita por su aventura en el caso petrolero reciente. Además, EE.UU ha ejecutado planes para apoderarse de la empresa petrolera saudí  Aramco mientras le da vueltas a la posibilidad de disolver el reino fraccionándolo en estados más pequeños. De aquí, entonces, la seguidilla intentos infructuosos para provocar el derrocamiento del príncipe heredero Bin Salman.

Respecto de Rusia, Estados Unidos esta apuntando directamente al corazón de los intereses estratégicos rusos en el mundo occidental, invadir Venezuela.

II.- LUCHA INTERBURGUESA DISFRAZADA DE GEOPOLÍTICA ESTATAL

La geopolítica de los capitales a nivel planetario se comportan como un verdadero sistemas de fuerzas entrelazados. Los capitales, en cuanto vectores mueven ficha frente a cada acción del enemigo (¿o adversario?). Pero, los capitales no luchan por resolver problemas sociales a la humanidad. Sus acciones a nivel geopolítico responden al frío interés de las clases oligárquicas y burguesas por resguardar sus privilegios y cautelar sus ganancias. En este contexto poco importa que, por ejemplo, el mundo se enfrente no solo a «una pandemia mundial de salud, sino también a una catástrofe humanitaria global» tal como asegura la agencia de ayuda alimentaria de la ONU que estima que el número de personas que enfrentan hambre llega hoy a 135 millones, a los que se suman otros 130 millones adicionales que están al borde de la inanición provocada por el coronavirus. Eso es un total de 265 millones de personas. En efecto, los datos muestran que 300.000 personas podrían morir de hambre cada día durante un período de tres meses. El Programa Mundial de Alimentos de la ONU, anunció que la agencia estima que necesitará entre 10.000 y 12.000 millones de dólares para sus programas de asistencia este año, lo que supera el récord de 8.300 millones del año pasado[1].

En lugar de ser este un problema esencial a resolver, la lucha mundial pasa por el problema de la cuota de ganancia que reporta el sector extractivo energético.

SITUACIÓN ESTRATÉGICA DE ESTADOS UNIDOS

La situación estratégica de EEUU está marcada por las contradicciones de clase en el sector petrolero y energético. De este modo, existen compañías petroleras de esquisto que están dispuestas a reducir la producción en un 20% al mes lo que es equivalente al compromiso de EE.UU ante la OPEP+ de recorte en la producción de petróleo. Incluso algunos apoyan la idea de imponer una multa a los productores con 1.000 dólares por cada barril extra. Sin embargo, los intereses de los grandes productores no coinciden con los intereses de los pequeños. Las empresas grandes como Exxon o Chevron y los operadores de oleoductos se oponen firmemente a esta idea. En cambio, los promotores de la reducción, productores de esquisto bituminoso, Pioneer Natural Resources y Parsley Energy, apoyan el recorte, pero son pequeños en comparación con Exxon o Chevron. Los grandes quieren ver morir primero a todas las compañías de esquisto de pequeño y mediano tamaño, liquidarlas como clase aprovechando la situación del coronavirus, a este objeto los grandes están dispuestos a tolerar precios ultra bajos durante unos meses o más[2]. De este modo, Rystad Energy, citado por la cadena CNN, indico que 30 dólares ya es bastante malo, pero una vez que llegue a 20 dólares o incluso 10 dólares, es una pesadilla completa[3]. Con un barril a 20 dólares por barril, se calcula que 533 compañías estadounidenses de exploración y producción petrolera se declararán en bancarrota a fines de 2021. Y si llega a 10 dólares por barril, habría más de 1.100 bancarrotas. El escenario de 20 dólares por barril de Rystad predice que más de 70.000 millones de dólares de deuda de compañías petroleras se reorganizarán en bancarrota, seguidos de 177.000 millones de dólares en 2021. Rystad Energy estima que el 76% de la capacidad mundial para almacenar petróleo está ya ocupado, por lo cual cabe esperar que gran parte del planeta pronto se quede sin espacio para guardar crudo. La Agencia de Información de la Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) afirma que los depósitos de Cushing tienen una capacidad para 80 millones de barriles, lo cual representa el 10% del almacenamiento total con que cuenta EEUU. La cercanía para alcanzar su límite, aunado a la baja en el consumo de hidrocarburos a nivel mundial, son parte de las amenazas que afectarán el valor del petróleo en los siguientes meses[4].  Además, Gazprom estima que los bajos precios hundirán la producción de gas de esquisto en EEUU. Según las previsiones, la disminución puede comenzar si los precios de Henry Hub están por debajo de los 85 dólares por 1.000 metros cúbicos, pero ya en enero de 2020, el precio promedio de gas en este centro fue de 76 dólares por 1.000 metros cúbicos[5].  Al mismo tiempo, Arthur Berman, especialista y analista experto en explotación de petróleo señala que “el coronavirus ha cambiado todo. Cuanto más tiempo dure, menos se parecerá el futuro al pasado”. Berman, sostiene que el consumo de petróleo de EEUU está en su nivel más bajo desde 1971, cuando la producción era solo un 78% de lo que era en 2019, lo que representa una contracción del consumo de EEUU alrededor de un 30%, de 20 mmb/d en enero a 14 mmb/d en abril. Como consecuencia, las refinerías cerrarán pues, la disminución del consumo en transporte recortará la producción de diésel, aparejando menores niveles de extracción de recursos naturales, menos fabricación y menos compra de bienes. La producción del petróleo de esquisto, según Berman, puede caer por debajo de 3 mmb/d para junio de 2020. Dado que el crudo de esquisto representa alrededor del 55% de la producción de EEUU, la producción total de crudo podría disminuir de 12 mmb/d a 5,5 mmb/d para finales de la primera mitad de 2020[6]. A contrapelo de esta aguda contradicción, Donald Trump ha arengado a su base de electores realizando majestuosos saludos a la bandera. Sólo así se puede entender que en twitter haya proclamado «¡He dado instrucciones al secretario de Energía y al secretario del Tesoro para que formulen un plan que pondrá a disposición fondos para que estas empresas y empleos tan importantes estén asegurados en el futuro!», ha escrito Trump en referencia al sector petrolero nacional. El mandatario estadounidense ha aseverado que «jamás» dejará caer «la gran industria del petróleo y gas de EE.UU[7]  Queda la pregunta, ¿a qué costo?

Al parecer son las petroleras latinoamericanas las que deberán cederle el espacio a las petroleras norteamericanas que Trump quiere salvar. La actual crisis del mercado energético devela los planes que tienen las grandes empresas petroleras en el mundo: eliminar competidores. En este escenario las empresas petroleras latinoamericanas han acusado un brutal golpe con la caída en el precio de sus acciones o reducir sus estructuras ante las perspectivas de menores ingresos futuros. La falta de un acuerdo entre los países de la OPEP+ tuvo repercusiones nefastas para las petroleras más importantes de América Latina como la mexicana Pemex, la brasileña Petrobras, la argentina YPF, la ecuatoriana Petroecuador, la colombiana Ecopetrol o la venezolana PDVSA. La petrolera mexicana Pemex (Petróleos Mexicanos) reportó que el primer trimestre de 2020 perdió  562.531 millones de pesos mexicanos (23.913 millones de dólares). En marzo, el precio del petróleo mexicano se desplomó a 10,37 dólares por barril. Desde el inicio de 2020, el precio del petróleo mexicano experimentó una caída de 74%, equivalente a 41,79 dólares por barril. La brasileña Petrobras (Petróleos Brasileiros), sufrió una fuerte caída en el precio de sus acciones en la Bolsa de Sao Paulo deprimiéndose 24%.  El valor de mercado cayó 20.515 millones de dólares, casi un tercio de su valor total de mercado, este hecho ha sido descrito por el empresariado brasileño como «la mayor crisis de la industria del petróleo de los últimos 100 años«. En Argentina, YPF (Yacimientos Petrolíferos Federales) de la que el Estado tiene actualmente el 51% de las acciones, vio caer el precio de sus acciones en Wall Street tocando un piso mínimo histórico de 2,25 dólares, generando una caída acumulada del 78% desde comienzos de 2020. El desplome provocó una disminución de 4.500 millones dejándola con un valor de capitalización bursátil de 1.001 millones de dólares en el precio de mercado de la compañía. Por su parte, la colombiana Ecopetrol  perdió durante el primer trimestre de 2020, más del 61% en sus ganancias con respecto a los primeros tres meses de 2019, equivalente a 269,5 millones de dólares. En Ecuador que utiliza el precio del petróleo West Texas Intermediate (WTI) —de EEUU— los precios del petróleo llegaron al mínimo de 23,60 dólares por barril, el mínimo desde 2002. El precio afectó al presupuesto nacional estimado en 51,30 dólares.  Por último, en Venezuela, la estatal PDVSA ya severamente afectada por las sanciones de EEUU, ubico el precio del petróleo en 13,03 dólares por barril. Tener que vender por debajo del costo de producción podría ocasionar pérdidas de hasta 10.000 millones de dólares a la empresa[8].

SITUACIÓN ESTRATÉGICA DE RUSIA

Al mismo tiempo que EE.UU trata de salvarse a costa de América latina, Rusia trata de salvar su principal negocio en Europa, el Nord-Stream haciendo concesiones a EE.UU en Venezuela. Es un reacomodo que permita a ambos colosos salvar la cara, EE.UU en Venezuela y Rusia en Alemania. No se trata de renunciar a los intereses estratégico, sino sólo de un reacomodo. De este modo, tras la venta de los activos en Venezuela por parte de la rusa Rosneft, la empresa Gazprom Neft también está lista para considerar su salida del país latinoamericano, según el jefe de la compañía. La petrolera rusa Gazprom Neft puede transferir su activo del 20% en el Consorcio Nacional de Petróleo venezolano al Estado ruso. El propósito es reducir la presión de las sanciones. «La retirada del Gazprom Neft de Venezuela podría reducir la presión de las sanciones entre EEUU y Rusia. La fuerza motriz de las sanciones es EEUU. Y la retirada de las mayores empresas rusas de Venezuela busca no agudizar la situación en general y hacer ciertas concesiones«. Venezuela es uno de los puntos clave en las contradicciones entre Rusia y Estados Unidos.  «El público en el mundo lo verá como un éxito de la Administración actual. Estamos hablando de un gran juego político-económico, es una ley de interacción entre los actores fuertes«.  Esta operación se suma a la salida de Rosneft el 28 de marzo de 2020, cuando anunció el cese de su actividad en Venezuela y la venta de todos los activos venezolanos a una compañía que pertenece al Gobierno de Rusia, Roszarubezhneft[9].

La concesión previa ya la había hecho Estados Unidos a Rusia, cuando las empresas Shell, Total, British Petroleum, Enel y Uniper no aceptaron el GNL estadounidense contratado para junio. No fue sorpresa para nadie, puesto que todavía en marzo las españolas Repsol SA y Endesa habían rechazado 200 millones de metros cúbicos de GNL. Esto es solo el principio. Ahora ya son diez las compañías que han cancelado 22 envíos de gas: 17, de la terminal de GNL de Cheniere, y cinco, de la planta de Freeport. Tendrán que pagar los contratos en su totalidad, pero esto no les importa a los europeos. Los clientes están obligados a pagarlos, independientemente de si aceptan el GNL o no. La tarifa de Cheniere es de tres dólares por millón de unidades térmicas británicas (MBTU), es decir, 105 dólares por cada 1.000 metros cúbicos. El gas en la bolsa estadounidense Henry Hub se negocio en Abril a 67 dólares, mientras la entrega a Europa cuesta unos 36 dólares. Como resultado, el GNL estadounidense les costaría a los compradores europeos unos 208 dólares por cada 1.000 metros cúbicos. Y en la bolsa de gas europea TTF, el gas es ahora mucho más barato: unos 68 dólares, según Natural Gas Intel. Al pagar por la licuefacción y rechazar los suministros, los europeos están ahorrando unos cuarenta dólares por cada 1.000 metros cúbicos Por lo tanto, no fue sorprendente que los envíos de GNL de EEUU, según Bloomberg, en abril cayeran casi un 30% en comparación con marzo[10]. La guerra en el mercado del gas natural licuado (GNL), ha obligado a los proveedores a mantener su posición en medio de precios bajos récord y una demanda débil.  Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en el primer trimestre de 2020 el consumo mundial de gas disminuyó en más del 3% y para finales del año se prevé una reducción en un 5% por primera vez en 10 años. Sin embargo, el volumen del comercio de GNL en todo el mundo aumentó un 13%, según la misma AIE. A pesar de una fuerte disminución de la demanda los principales países productores de GNL no han reducido la producción en un intento de aumentar sus cuotas de mercado.  Esta guerra de precios estalló en el mercado europeo de GNL, que llevó a que las instalaciones de almacenamiento se llenaran rápidamente y los precios de gas cayeran tres veces. De acuerdo a AGSI+, al 28 de mayo las instalaciones de almacenamiento de gas en Europa estaban casi un 72% llenas. Cabe destacar que entre 2015-2018 la cifra era inferior al 40-50% a finales de mayo, y en 2019, alcanzaba un 60%. Actualmente, los productores de GNL tratan de competir y ofrecen descuentos para contratos a largo plazo. Catar presenta una posición fuerte al tener uno de los costos más bajos de GNL y tener el apoyo del Gobierno. Por lo tanto, los cataríes están dispuestos a vender el GNL a prácticamente cualquier precio.  Por su parte la empresa rusa Novatek también cuenta con esta ventaja, mientras que a la empresa privada rusa Yamal LNG el gobierno le asegurara su rentabilidad inyectándole liquidez. Mientras tanto, los países cuyos proyectos de GNL se basan en las condiciones de mercado, son los que realmente podrían perder esta batalla. Por ejemplo, los proyectos de Estados Unidos se verán afectados, así como los proyectos de las multinacionales extranjeras como Shell, ExxonMobil, en África, y Australia. Los bajos precios en el mercado mundial de GNL durarán al menos dos años[11].

En el actual contexto de debilidad de la demanda y sobre oferta de gas, si bien es cierto EE.UU ha cedido, no lo ha hecho sin presentar una feroz batalla contra los intereses rusos en Alemania, tenazas que sirven a la vez para empujar a Rusia a conceder posiciones en Venezuela. El Nord Stream 2, impulsado por una alianza de empresas de Rusia, Alemania, Austria, Francia y los Países Bajos, prevé conectar a Rusia y Alemania por el fondo del mar Báltico. Este gasoducto constará de dos ramales para transportar un total de 55.000 millones de metros cúbicos de gas anuales. Sin embargo, la agencia reguladora alemana (BNA) rechaza la solicitud del operador Nord Stream 2 AG para exceptuar a su gasoducto de la Directiva sobre el Gas de la Unión Europea. Los gasoductos Nord Stream y Nord Stream 2, aún en construcción, habían solicitado no estar sujetos a los nuevos cambios en la Directiva sobre el Gas de la UE aprobados en abril de 2019[12]. Si Alemania le niega a los rusos la certificación europea, hará tan alto los costos, que Nord Streem2 será inviable[13].

SITUACIÓN ESTRATÉGICA DE ARABIA SAUDITA

Arabia Saudí, que en marzo recurrió a un ‘dumping’ sin precedentes presenta importantes problemas económicos. Durante aquella jugada la empresa saudí Aramco bajó los precios entre seis y ocho dólares por barril para los consumidores del noroeste de Europa y de la región del Mediterráneo. La rebaja de ocho dólares representó un directo desafío para Rusia. Los beneficios del petróleo de los primeros tres meses del 2020 cayeron un 24% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta situarse en 34.000 millones de dólares.  A raíz de esta caída el reino se vio obligado a buscar recursos financieros vendiendo sus reservas de oro y de divisas, que menguaron en marzo en casi 24.000 millones de dólares, ubicándose en 473.000 millones. Esta fue la mayor reducción mensual en al menos 20 años. Además, recortó en 26.600 millones de dólares los recursos que esperaba invertir durante el año fiscal de 2020 en un número de iniciativas y megaproyectos realizados en el marco del programa Vision 2030.  Por ejemplo, el príncipe heredero, Mohammed bin Salman había proyectado una iniciativa denominada NEOM, valorado en 500.000 millones de dólares que consistía en la construcción de una ciudad futurista que superara 33 veces el tamaño de Nueva York. Además, el reino prevé suspender a partir del 1 de junio de 2020 el subsidio por costo de vida y aumentar el impuesto al valor añadido del 5% al 15% a partir del 1 de julio: Por último, Arabia Saudí aumentó el techo de la deuda del 30% al 50% del PIB para poder financiar el déficit causado por los bajos precios del petróleo y la pandemia[14]. El Ministerio de Energía de Arabia Saudí declaró que la entidad había ordenado a Saudí Aramco recortar en junio la producción del petróleo en 1 millón de barriles diarios adicionales de manera voluntaria, De este modo, en junio la producción de petróleo en el reino será de 7,5 millones de barriles diarios en vez de 8,5 millones, según la agencia saudí SPA[15]. Entre 2014 y 2018 los activos financieros netos acumulados por seis monarquías del golfo Pérsico se desplomaron aproximadamente unos 500.000 millones de dólares, hasta situarse en dos billones, según un estudio realizado por el Fondo Monetario Internacional. Si la demanda de petróleo no alcanza su máximo, estos activos se agotarán para 2034. El crudo a 20 dólares por barril los hará evaporarse de una manera más rápida para 2027. Es probable que Arabia Saudí se convierta en deudor neto a corto plazo, incluso si el precio del petróleo vuelve a subir por encima de los 80 dólares por barril. A su vez, el Dubai Financial Market General Index ha perdido un 61% de su valor desde 2014 y los precios de las viviendas se han hundido por miedo a una burbuja inmobiliaria[16].

Arabia Saudí vendió 7.000 millones de dólares en bonos emitiendo deuda externa, informa Bloomberg.  La reducción de la producción mundial en unos diez millones de barriles al día solo ha evitado que el mercado se derrumbe aún más. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que, gracias al acuerdo de la OPEP+, el precio medio del barril será de 34,8 dólares en 2020 y de 36,4 dólares en 2021. Resulta imposible que el reino evite un déficit presupuestario. Según las estimaciones de Moody’s, podría alcanzar un 10% del PIB. «Los precios actuales del petróleo están obstaculizando seriamente la economía saudí», comentó Todd Schubert, jefe de investigación de renta fija del Banco de Singapur. En esta situación, a los saudíes no les queda nada más que endeudarse. El reino vendió el 15 de abril 2.500 millones de dólares de bonos con vencimiento a 5,5 años, 1.500 millones de dólares de deuda con vencimiento a 10,5 años y 3.000 millones de dólares de pagarés a 40 años. Riad siguió el ejemplo de sus vecinos Catar y Abu Dabi que durante la quincena de abril 2020 vendieron 17.000 millones de dólares en bonos. Arabia Saudí tiene ahora alrededor de 500.000 millones de dólares en reservas, pero el déficit presupuestario seguirá creciendo. El Gobierno saudí planea aumentar su techo de la deuda del 30% al 50% de la producción económica y podría pedir prestado hasta 100.000 millones de riyales saudíes (26.600 millones de dólares) este año[17].

SITUACIÓN ESTRATÉGICA DE CHINA

El 1 de mayo, el diario The Washington Post, escribió con referencia a fuentes de la Administración Trump, que se han debatido medidas para compensar el costo del brote de coronavirus, incluyendo la eliminación de parte o toda la deuda de casi 1,1 billones de dólares que el Gobierno de Estados Unidos le debe a China. La autocondonación de todas las deudas con Pekín se considera parte de una estrategia de EEUU para obligar a China a pagar una compensación financiera por la pandemia[18]. ¿Por qué tanto encono contra China? La respuesta la ha dado José Augusto de Castro, empresario y presidente de la Asociación Brasileña de Comercio Exterior (AEB), subrayó que una de las preocupaciones del sector empresarial brasileño es la competitividad impuesta por China, país que sale primero de la situación de pandemia y, por lo tanto, estará en mejores condiciones para abastecer el mercado. “China ha vuelto a la normalidad antes de todos. Por lo tanto, es el único país del mundo que puede ofrecer productos y también sus entregas. Mientras que los otros países están luchando para sobrevivir al problema, China ya pasó esta fase«. Los empresarios brasileños indican que China está ofreciendo descuentos en sus exportaciones que oscilan entre el 15% y el 20%, lo que termina «eliminando la poca competitividad que tenían otros países» en medio a la pandemia[19].

EEUU ya está tratando de involucrar a la India a la confrontación directa con China. Se trata de la frontera de facto entre China e India, motivo de conflictos durante décadas y donde esta semana se produjo el incidente más grave en 45 años entre las dos potencias asiáticas y donde al menos 20 soldados indios murieron en un enfrentamiento con soldados chinos en el valle de Galdwan de la disputada región de Ladakh, según las autoridades de Nueva Delhi[20]. Con el tiempo pueden incorporar a esa lucha a Brasil y Sudáfrica sostiene el análisis que hace Rusia en calidad de presidenta del Grupo de Debates Económicos Valdai[21]. En este camino, el presidente de EEUU, Donald Trump, promulgó el pasado 17 de junio la ley sobre la etnia uigur que establece nuevas sanciones a China.  Esta iniciativa político-jurídica establece «las graves violaciones a los derechos humanos de los grupos minoritarios étnicos musulmanes en la región china de Sinkiang» y la autoridad específica para sancionar a ciertos ciudadanos extranjeros. El mandatario norteamericano persigue metas muy concretas: en esencia busca debilitar a China política y económicamente, ponerla de rodillas y, si es posible, descuartizarla.  China desde hace siglos lidia con el problema del separatismo uigur en Sinkiang y en ciertas etapas las autoridades norteamericanas apoyaron la independencia de Turquestán Oriental, si bien nunca reconoció la independencia de la región ni anunció la intención de hacerlo.  La historia reciente del movimiento secesionista uigur se remonta al siglo XIX cuando tuvieron lugar varias revueltas de los musulmanes chinos. En 1933, los uigures lograron crear una república independiente, pero esta existió un año y en 1934 fue incorporada a la República de China.  El segundo intento de crear una república sucedió en 1944: el Estado uigur en una parte de Sinkiang existió hasta 1949. Como resultado, la Segunda República de Turquestán Oriental entró en la República Popular China y luego pasó a ser la Región Autónoma Uigur de Sinkiang, que existe hasta el día de hoy. Pekín no puede permitir que Sinkiang se separe porque esto hará arrancar el proceso de desintegración de China. Esto es lo que preferiría Washington. La motivación de Estados Unidos es simple: la inestabilidad en China hará reducir su competitividad en el mercado y hará perder sus posiciones en la economía mundial. Pero, este no es el primer intento de la Casa Blanca. Estados Unidos azuza las contradicciones chinas en los acontecimientos en Hong Kong. También lo hace al fortalecer las relaciones estrechas con Taiwán —de facto un país independiente y no controlado por Pekín— cuya presidenta, Tsai Ing-wen, es partidaria de la proclamación formal de la independencia de la isla. En otras palabras, a Estados Unidos le convendría que a China le ocurriese lo mismo que pasó con la URSS o Yugoslavia[22].

REFERENCIAS:

[1] Agencia RT, 22.04.2020. Disponible en: https://actualidad.rt.com/actualidad/350761-onu-hambruna-proporciones-biblicas

[2] RIA Novosti, 01.05.2020 Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202005011091294389-tomara-texas-una-decision-crucial-1000-dolares-por-barril-extra/

[3] Agencia RT, 20.04.2020. Disponible en https://actualidad.rt.com/actualidad/350619-cientos-petroleras-estadounidenses-podrian-ir-quiebra

[4] Agencia RIA Novosti, 28.04.2020. Disponible en: https://mundo.sputniknews.com/economia/202004281091253558-los-problemas-a-nivel-mundial-y-en-mexico-para-almacenar-las-reservas-de-petroleo-/

[5] Agencia RIA Novosti, 24.04.2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202004241091216131-gazprom-estima-que-los-bajos-precios-hundiran-la-produccion-de-gas-de-esquisto-en-eeuu/.

[6] PUNTO POR PUNTO, 29.04.2020. Publicó en OILPRICE.COM el artículo ‘La muerte del petróleo de EEUU’

Disponible en: https://www.puntoporpunto.com/feed-items/se-acaba-el-juego-para-la-industria-petrolera-de-estados-unidos/

[7] Agencia RT, 21.04.2020. Disponible en  https://actualidad.rt.com/actualidad/350705-jamas-dejar-caer-trump-medidas-gran-industria-petrolera-eeuu

[8] RIA Novosti, 11.05.2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/america-latina/202005111091394906-las-petroleras-latinoamericanas-en-el-oscuro-2020-un-panorama-regional-de-la-crisis/

[9] RIA Novosti, 16.06.2020. Disponible en

[10] RIA Novosti, 30.04.2020.  Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202004301091286174-europa-renuncia-al-gnl-estadounidense/

[11] RIA Novosti, 31.05.2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202005311091600999-una-verdadera-batalla-estalla-en-el-mercado-de-gas-quien-gana-y-quien-pierde/

[12] RIA Novosti, 01.05.2020. Disponible en: https://mundo.sputniknews.com/economia/202005011091294948-alemania-preve-negar-exencion-de-la-directiva-sobre-gas-de-la-ue-a-nord-stream-2/

[13] RIA Novosti, 01.05.2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202005011091294948-alemania-preve-negar-exencion-de-la-directiva-sobre-gas-de-la-ue-a-nord-stream-2/

[14] RIA Novosti, 13.05.2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202005131091416576-arabia-saudi-rinde-cuentas-guerra-precios-golpea-fuertemente-riad/

[15] ENERGIA HOY. 11.05.2020. Disponible en https://energiahoy.com/2020/05/11/arabia-saudita-reducira-produccion-de-petroleo-en-un-millon-de-barriles-diarios-en-junio/#:~:text=Arabia%20Saudita%20reducir%C3%A1%20producci%C3%B3n%20de%20petr%C3%B3leo%20en,de%20barriles%20diarios%20en%20junio&text=La%20decisi%C3%B3n%20reducir%C3%A1%20la%20producci%C3%B3n,agencia%20de%20prensa%20oficial%20saudita.

[16] RIA Novosti, 23.03.2020.  Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202003231090877331-como-imperio-petrolero-paises-golfo-persico-se-esta-desmoronando/

[17] RIA Novosti, 22.04.2020. Disponible en: https://mundo.sputniknews.com/economia/202004201091166194-el-precio-de-la-guerra-del-petroleo-arabia-saudi-se-llena-de-deudas/

[18] RIA Novosti, 08.05.2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/economia/202005071091355814-china-podria-hacer-colapsar-el-dolar-en-respuesta-a-las-amenazas-de-eeuu/

[19] AGROMEAT.com. 29.04.2020. Disponible en: https://www.agromeat.com/292165/la-competitividad-impuesta-por-china-preocupa-a-empresarios-brasilenos

[20] BBC Mundo, 18-06-2020. Disponible en https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53073610

[21] Agencia RIA Novosti, 23.04.2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/politica/202004231091206830-eeuu-trata-de-involucrar-a-la-india-en-la-confrontacion-con-china-y-sumar-luego-a-brasil-y/

[22] RIA Novosti, 19 de Junio de 2020. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/opinion/202006191091807764-como-eeuu-trata-de-descuartizar-a-china-trump-vuelve-a-meter-sus-narices-donde-no-lo-llaman/

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinion

Quien se olvida de las y los presos, ¡Se olvida de la lucha!

Algunas propuestas para reforzar la lucha por la liberación de todas y todos nuestros compañeros.

Publicado

el

Por

Por célula 26 de julio, parte de Trabajadoras y Trabajadores al poder.

Desde iniciada la Rebelión se dio pie a una serie de medidas que atentaron contra el pueblo, entre ellas el recrudecimiento de la prisión política. Esta ha dejado desde el 18 de octubre a la fecha, más de 2.000 jóvenes encarceladas/os en prisión preventiva, arresto domiciliario, cautelares nocturnas entre otras. Por tanto, hoy es posible decir que en Chile se sigue encarcelando a las y los que luchan.

Al calor de ello, son distintas las coordinadoras, agrupaciones de familiares y amigos/as, y otras instancias auto-organizadas de la clase trabajadora y el pueblo que surgen para atender la situación de las y los PP y sus necesidades más básicas (visitas, encomiendas, etc.) logrando mediante estas acciones de solidaridad constituirse en espacios de contención, articulación y lucha.

Sin embargo, es a partir de fines de octubre del año 2020 que se han logrado conjugar diversos factores; como por ejemplo la victoria abrumadora del Apruebo, las primeras condenas, absoluciones de casos emblemáticos, etc. que han transformado la demanda por la libertad de las y los PP, en un elemento transversal y fundamental de la rebelión en curso. Es en este marco que diversos colectivos, sindicatos, asambleas y ollas comunes toman “la exigencia de libertad de las y los PP” como bandera de lucha, mientras que algunos partidos del régimen, de manera oportunista, han comenzado a hablar de la prisión política y se ponen en disposición de transformar el trabajo (que ya venían desarrollando diversas familias) en un proyecto de ley que permita otorgar una salida política al tema de la prisión por luchar.

Un hecho simbólico del fenómeno descrito anteriormente, fue el punto de prensa donde participaron el Senador Navarro, la diputada Camila Vallejos, entre otros; en conjunto con familiares de presos/as políticos/as (Agrupación de Familiares y amigos/as de PP de La Granja y OFAPP) en donde se presenta un borrador del proyecto de ley bajo la figura jurídica de la Amnistía, sumado a eso, se comienzan a llevar adelante reuniones (mesa técnica) en conjunto con familiares y amigos/as de PP para ir recogiendo las opiniones y así hacer ajustes al proyecto.

Conscientes del escenario en ciernes en las convocatorias a Plaza Dignidad se vuelve un elemento central la prisión política, mientras que paralelamente asistíamos a la reactivación de las movilizaciones en los centros de las grandes capitales, cuya consigna central será ¡Exigir la libertad de las y los PP y Fuera Piñera!, empujado por las rebeliones populares en Perú y Guatemala y los disparos perpetrados por carabineros a niños del Sename. Se configura durante este tiempo un escenario propicio, en el cual se puede graficar un salto importante de los sectores más avanzados del pueblo, que esta vez se proponen avanzar directamente hacia los símbolos de poder del régimen, un ejemplo de ello comienza a ser las convocatorias hacia la Moneda. De esta forma, se va configurando un escenario favorable para preparar las jornadas del 26 de noviembre y el 10 de diciembre a nivel nacional.

Lienzo desplegado en una de las convocatorias a Plaza Dignidad a fines de 2020, exigiendo la liberación de las y los presos políticos.

Aquí nos encontramos con los primeros obstáculos, pues si bien, OFAPP y algunas agrupaciones dan el vamos a la iniciativa de proyecto, desde otras organizaciones políticas, sociales y de apoyo a presos/as políticos/as tardan en marcar posición sobre la amnistía, atrapados en posturas cerradas y sectarias a la posibilidad de una salida política al tema. En este escenario se sufre el primer freno, puesto que el viernes 13 de noviembre (fecha crucial) no se logra instalar en las calles la consigna de “Amnistía sin condiciones», a lo quese suma la hospitalización de Navarro (impulsor del proyecto de ley de la amnistía). Hechos que derivaron en que el sábado 14 de noviembre, en una nueva reunión con los parlamentarios, donde asume la conducción el senador Latorre y los abogados de los diputados que apoyan la iniciativa, se cambia la figura de la Amnistía y se instala finalmente la figura del Indulto General.

Bajo esas condiciones comienzan a producirse las primeras tensiones entre familias, amigos/as, agrupaciones y coordinadoras; entre las que apostaban a la iniciativa de proyecto de ley v/s las que no. Sin embargo, es importante señalar que finalmente, mediante la presión ejercida tanto en reuniones y en las calles, es que el proyecto de indulto general logra incorporar los tres elementos fundamentales que la diferenciaban de la amnistía, haciendo extensivo el indulto tanto para imputados/as y condenados/as, dejando fuera la posibilidad de que agentes del estado (policías, FF.AA.) pudieran acogerse a éste, y finalmente incorporando la totalidad de los delitos por los cuales se inculpa a las y los presos de la rebelión.

Entre todo ese proceso, es que se levantan dos fechas de llamado a movilización: una para el 26 de noviembre, como una jornada de protesta para la liberación de las y los PP, y, por otro lado, un llamado a Huelga General para el 10 de Diciembre que coincidía con el día internacional por los DDHH.

 El día 10 de diciembre se enmarcó finalmente en una Jornada de Protesta y Agitación política por la liberación de las y los PP, marcada por la participación activa de coordinadoras, agrupaciones, asambleas, etc., distintos espacios auto-organizados del pueblo se hicieron parte durante el día con intervenciones diversas (cortes de ruta, colocaciones de lienzos, intervenciones en centros de trabajo como, por ejemplo: el mall, mitting en estaciones de metro, etc).

 Los grandes ausentes dentro de la jornada fueron los grandes gremios, quienes mediante algunos de sus dirigentes habían señalado de palabra que se sumarían a la jornada, pero que en los hechos concretos participaron sólo de forma nominal, no logrando convocar ni movilizar a sus bases; gremios y sindicatos entre los que destacan el Colegio de Profesores, los sectores portuarios, los trabajadores de la salud, entre otros; haciendo imposible materializar una jornada de paralización nacional. Si bien la jornada instala en el debate la situación de los/as presos/as de la rebelión, la misma no logra tener la fuerza de poner en jaque al régimen en su conjunto y lograr la liberación de las y los PP, única forma posible de crear las condiciones para su libertad.

En este sentido se hace fundamental proyectar los pasos a seguir, es importante considerar que durante este año estaremos cruzados por diversas elecciones, destacándose entre ellas la elección de constituyentes para la convención. Por lo mismo, hay que instalar desde ya, que ningún plebiscito o posibilidad de cambio constitucional hubiera sido posible sin la determinación de miles que se volcaron a las calles a exigir una vida digna, y que muchos de ellos/as hoy se encuentran en las cárceles en condiciones paupérrimas de vida.

Creemos por tanto que, hay que continuar multiplicando las acciones que hasta ahora se han venido realizando en favor de las y los presos, sin embargo estas no son suficientes, las agrupaciones de familiares de PP y coordinadoras deben debatir las diferencias y poner en el centro los puntos en común para ponerse a trabajar en la convocatoria de una nueva jornada de carácter nacional para exigir la libertad de las y los presos políticos, una huelga general donde los/as trabajadores/as y fundamentalmente los grandes gremios, se hagan realmente participes de la convocatoria a sus bases, estableciendo también sus reivindicaciones directas entorno a la precarización que ha sufrido el trabajo tras la pandemia, sumando a sectores de mujeres, asambleas y coordinadoras y sus respectivas demandas para ejercer una presión efectiva al régimen político.

En el camino hacia la libertad de nuestros presos/as políticos/as, que sabemos muy bien solo lograremos con presión desde las calles, debemos exigir además a los candidatos  al órgano constituyente un pronunciamiento público respecto al reconocimiento de la prisión política en Chile, debemos también impulsar una campaña para exigir mejoras reales de las condiciones carcelarias y preparar una jornada de huelga general como antesala a la elección de constituyentes para exigir la libertad de todos y todas las presas políticas de la rebelión, instalando nuevamente las demandas por las cuales como trabajadores/as y pueblo nos levantamos el 18 y 19 de octubre del 2019 en todos los rincones de Chile.

Por esta razón exigimos:

1.-Libertad sin condiciones para las y los PP de la Rebelión, subversivos/as y Mapuche, como objetivo último.

2.- Reconocimiento de estatuto jurídico de Preso Político (Paso previo al  Indulto General) que contemple:

a) Módulos especiales, alejados de la población común (como en el caso de los presos Mapuche). Fin al hacinamiento, y mejoramiento de condiciones de encierro, celdas, etc.

b) Acceso a bibliotecas, información, cultura, esparcimiento, recreación.

c) Restablecer el régimen de visitas integralmente.

d) Fin a los aislamientos; intervención de Organismos de DD.HH y justicia en determinación de castigos y sanciones (no solo al arbitrio de Gendarmería).

e) Misión permanente de DD.HH. (nacional, internacional) en cárceles y centros de reclusión.

f) Acabar con brutalidad y hostigamientos (Relación con Gendarmes): Penalidad más alta por agresiones, intervención de DD.HH., mecanismos de supervisión y control de otros entes.

g) Huelga de hambre hasta el fin como Derecho Humano, sin intervención de gendarmes ni médica (prohibición de alimentación forzosa).

h) No traslado a zonas lejanas (permanencia donde vive, donde está la familia), que eso no sea a voluntad de Gendarmería. No a la dispersión.

i) Garantías para la buena salud de los presos y presas, contemplando tanto la prevención frente al Covid como la salud mental de los compañeros, situación que se vuelve urgente de resolver ante distintos casos de intentos de suicidio. Una propuesta para prevenir los contagios por coronavirus sería contemplar módulos más separados, considerando el hacinamiento propio de las cárceles, como medida de prevenir y frenar los contagios. 

j) También considerando que son las y los presos de la rebelión, puede instalarse la demanda de la no marginación del proceso constituyente, para tensionar al Estado a considerarles como votantes y como posibles candidatos.

k) Un teléfono por preso, que garantice el contacto con su familia, en la actualidad (acá en la zona) es uno por módulo manejado por el gendarme (en los hechos manejado por el más alzado) y otro teléfono en el patio, el que depende de las monedas de la encomienda y del acceso al patio (en situación de aislamiento, castigo o protocolo covid se ve impedido).

 3. Fiscalización a la acción del Ministerio Público, considerando:

a) Existencia de una entidad revisora de los procesos judiciales de las y los detenidos, apresados y condenados de la rebelión, con participación de organismos de DD.HH.

b) Limitación a la desproporcionalidad de la aplicación de la medida cautelar de prisión preventiva

c) Creación de unidad especializada en la defensoría penal pública con recursos financieros y profesionales para responder a la totalidad de casos perseguidos por la justicia desde el 18 de octubre, con seguimiento de organismos de DD.HH.

Estas exigencias sientan la base de un plan de lucha claro, el cual debe ser agitado en las calles, con objetivos en el corto, mediano y largo plazo hasta alcanzar la libertad de las y los presos políticos en Chile. Por lo mismo, es importante señalar que dicha propuesta será alcanzada en la unidad de los distintos sectores que trabajan como eje la prisión política en conjunto con los espacios auto-organizados, de trabajadores/as, entre otros. Lo importante es generar tal nivel de presión que coloque en jaque a quienes hoy se encuentran en el poder, tal como se hizo desde el 18 de Octubre hasta el 12 de Noviembre de 2019.

Seguir Leyendo

Opinion

El izquierdismo como obstáculo para una propuesta y práctica revolucionaria

Abrir el debate sobre la actualidad del texto “El Izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo” escrito por Lenin con un increíble carácter político – educativo para la clase obrera se vuelve una imperiosa necesidad, en cuanto reconocimiento sincero de prácticas obstaculizadoras en la actual construcción política y en la abertura de ejes de discusión que vienen a remecer, tales como: la construcción del partido, parlamentarismo, alianzas y la construcción táctica. A la luz de la Rebelión Popular las formas del “Izquierdismo” quedan en evidencia en cuanto incapacidad política de constituir respuestas concretas para derrocar al capitalismo.

Publicado

el

Abrir el debate sobre la actualidad del texto “El Izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo” escrito por Lenin con un increíble carácter político – educativo para la clase obrera se vuelve una imperiosa necesidad, en cuanto reconocimiento sincero de prácticas obstaculizadoras en la actual construcción política y en la abertura de ejes de discusión que vienen a remecer, tales como: la construcción del partido, parlamentarismo, alianzas y la construcción táctica.  A la luz de la Rebelión Popular las formas del “Izquierdismo” quedan en evidencia en cuanto incapacidad política de constituir respuestas concretas para derrocar al capitalismo.

  1. El izquierdismo en la consigna “Yo no voto me organizo”

La explosión de la Rebelión Popular y su desenvolvimiento constituye una experiencia vital en la lucha de clases, dejando innumerables aprendizajes que nos permiten abrir críticas hacia posiciones que expresan lo que Lenin precisó como “izquierdismo”. Entendemos por “Izquierdismo” a aquellas posiciones y prácticas que se transforman en leyes generales y universales para toda época y situación histórica concreta, siendo complaciente con principios abstractos de una supuesta radicalidad.

“Yo no voto me organizo” se transformó en una posición que asumió una franja de la izquierda para encarar el proceso plebiscitario que emergió del Acuerdo de Paz y Nueva Constitución. Lejos de abrir una lectura sobre las particularidades del proceso, se refugia en una mecánica consigna que contrapone el ejercicio de votar y el de organizarse, negando propuestas y construyendo una abstracción que se reproduce una y otra vez frente a todo proceso electoral.

En este aspecto, Lenin nos abre la experiencia de la Revolución Rusa precisando dos hitos históricos que evidencian que la reproducción de fórmulas trae consecuencias perjudiciales para el avance de la clase trabajadora. Al respecto, Lenin es enfático en ver la apuesta del boicot en 1905 como un acierto, pero dicha posición de boicot a la Duma en 1906 constituyó un error.

“Cuando en agosto de 1905 el Zar anunció la convocatoria a un “parlamento” consultivo, los bolcheviques le declararon el boicot, contra todos los partidos de oposición y de los mencheviques, y el “parlamento” fue barrido, en realidad, por la revolución de octubre de 1905. El boicot era correcto en ese momento, no porque sea correcta en general la no participación en los parlamentos reaccionarios, sino porque valoramos acertadamente la situación objetiva, que conducía a la rápida transformación de las huelgas de masas, primero, en huelga política, luego, en huelga revolucionaria, y, por último, en insurrección”[1].

Valorar acertadamente la situación objetiva constituye la dificultad de todo ejercicio político revolucionario, no podemos homologar experiencias de lucha, la extrapolación mecánica nos lleva a la marginalidad y a constituirnos en espectadores del escenario político. En este sentido la consigna “Yo no voto me organizo” no logra precisar las particularidades del proceso que se abre en torno al Apruebo, se niega a la disputa, abrazando el pánico a la discusión política abierta.

La condena y la crítica al Acuerdo de Paz y Nueva Constitución entendido como un pacto que protege y blinda al gobierno de Piñera y la institucionalidad dominante en su conjunto es acertada, pero insuficiente si nos quedamos en la comodidad de la crítica sin propuesta que invite a la disputa. Evidentemente no construimos bajo condiciones ideales sino bajo condiciones políticas impuestas y es en ese marco donde nos desenvolvemos. En este sentido Lenin es certero en precisar que la apuesta táctica no se constituye desde el estado de ánimo revolucionario.

“Es muy fácil demostrar espíritu revolucionario sólo lanzando improperios contra el oportunismo parlamentario o sólo repudiando la participación en los parlamentos; su misma facilidad, precisamente no puede hacer de esto la solución de un problema difícil, muy difícil”[2].

La abertura de un período histórico revolucionario que se abre a nivel global y a nivel nacional se precisa en que la Rebelión Popular sobrepasa con creces las posiciones puristas y sectarias, evidenciando su insuficiencia de cara a las necesidades históricas que se abren para la construcción de proyecto revolucionario.

2. El “Izquierdismo” en el antipartidismo

Otra expresión del “Izquierdismo” que se nos presenta con fuerza en el actual período histórico tiene relación con el rechazo a toda forma de construcción partidaria, una negación por principio y una sospecha totalizante. En este sentido el “Izquierdismo” estaría manifestado en que dicha crítica es una generalización basada en una abstracción que no concibe y no precisa el carácter de clase de los partidos políticos, ni sus diversas formas que pueden asumir, reduciéndose a una ecuación moralista monolítica.

La confusión existente precisa una crítica a los Partidos políticos que han perpetuado y profundizado el legado de la dictadura cívico – militar, transformándose en verdaderos clubes electorales sin proyecto político. Este proceso de descomposición es visto de forma precisa por Tomas Moulián.

Como consecuencia de este fenómeno los partidos políticos se han transformado en partidos de camarillas, con agrupamientos internos sin consistencia ideológica y con un altísimo grado de antropofagia. Los partidos parecen haber perdido la dimensión comunitaria y los lazos de afectividad primaria suscitada por la común pertenencia a una causa, para convertirse en estresantes lugares de competencia por el poder, para lo cual se generan relaciones instrumentales con un grupo[3].

De este modo pasar de esta constatación a una generalización vulgar que niega la construcción de Partido, como si este fuese una forma preestablecida, constituye un error político fruto del “Izquierdismo”. La construcción del Partido debe ser síntesis del período histórico, debe responder a los requerimientos de un momento determinado.

Por otro lado, el antipartidismo es funcional al triunfo ideológico neoliberal que viene a reducir el ejercicio político a un asunto de mera gestión y administración, diluyendo los antagonismos políticos. En este sentido la posición antipartidista se refugia en formas laxas e inorgánicas reproduciendo una fragmentación insostenible.

Negación del principio de partido y de la disciplina de partido: a esto ha llegado la oposición. Y esto equivale a desarmar por completo al proletariado en interés de la burguesía. Todo se suma a esa dispersión e inestabilidad pequeñoburguesas, a esa incapacidad de realizar esfuerzos sostenidos, de actuar en forma unida y coordinada que, si se estimulan, destruirán inevitablemente todo movimiento revolucionario del proletariado[4].

En el reverso de la posición antipartidista encontramos formas rígidas y mecánicas de construcción Partidaria que niegan todo ejercicio problematizador que implique abordar la pregunta ¿Qué Partido revolucionario necesitamos construir para enfrentar el período histórico que se abre? En el nombre de la estrategia se defiende una forma monolítica incapaz de abrirse a los requerimientos históricos que posiciona la lucha de clases.

La paradoja que abre la Rebelión Popular constituye la posibilidad de evidenciar la necesidad de la construcción de Partido revolucionario para dar forma orgánica a la profundización de la crisis integral del capital. Lo desafiante está en que debemos construir formas orgánicas auténticas y genuinas en la respuesta de un período histórico revolucionario que supere las expresiones actuales de fragmentación.

3. El «Izquierdismo» en el aislamiento o la marca de la derrota

Seremos enfáticos en sostener que las prácticas políticas que pueden caracterizarse bajo el “Izquierdismo” son fruto de la derrota político – histórica e ideológica que instaló un capitalismo totalizante en todas las esferas de la vida.

Las consecuencias de la derrota tienen forma de dispersión, atomización y parcialidad del ejercicio político, rehuyendo del debate, de la disputa y posicionamiento ante coyunturas nacionales e internacionales. La experiencia política pasa a concebirse en una dimensión paralela, en una especie de burbuja que propicia una práctica incesante pero impotente de vocación de poder.

Respecto de los “seductores discursos ultra radicales” a los que hacíamos referencia, creemos que su principal déficit – insistimos: reconociendo que estas limitaciones tienen lugar en el marco de una serie de propuestas de lo más lúcidas y originales – consiste en considerar el “micropoder”, el “poder local”, el “antipoder”, el “contrapoder”, o la situación concreta con potencial revolucionario como un fin; perdiendo de vista la totalidad, el horizonte de la conexión dialéctica; diluyendo el proceso de emancipación en actos individuales, conquistas aisladas y placeres solitarios[5].

De forma mecánica se establece una escisión del ejercicio político que claudica en las posibilidades de concebir la disputa como práctica totalizadora, quedando recluido a lo local, a la inmediatez que impide pensarnos en una dimensión táctica y estratégica.

Los actuales pensadores de la dominación les dejan con gusto a las organizaciones de las clases subalternas el terreno de lo micro, de lo estrictamente local o sectorial, cuanto más pequeño y localizado mejor; de la pequeña política que sólo disputa sobre cuestiones parciales y cotidianas. De esa forma se encubre eficazmente el monopolio que se conserva de la gran política, la que se abandona con exclusividad a las clases dominantes[6].

Remontándonos a lo vivido recientemente en torno al proceso plebiscitario y las futuras elecciones de convencionalistas, se expresa justamente las limitantes de un amplio sector de la izquierda revolucionaria, que hace omisión y retrocede hacia lugares seguros. Reestablecer un ejercicio político que vaya desde la disputa y reapropiación de las esferas de la vida hasta marcar posiciones en la escena política general nos permitirá concebir que el ejercicio revolucionario no se constituye desde el miedo a la disputa. Sacudirnos de la inercia de la derrota político histórica constituyó el gran gesto de la Rebelión Popular que interpela profundamente a nuestras insuficiencias.

Enfrentamos una bella posibilidad histórica para el avance de los espacios autoorganizados del pueblo protagonizando la escena política en el debate y en la propuesta. La Rebelión popular remece nuestros quehaceres, constituye una síntesis histórica de las diversas movilizaciones expresadas en nuestra historia reciente y visibiliza las tareas más urgentes a resolver. El estado de desorientación de las clases dominantes, la crisis profunda de legitimidad de la democracia liberal a nivel mundial, el colapso civilizatorio abre innumerables esperanzas para el campo popular revolucionario.


[1] Lenin, Vladimir Illich. Obras selectas/ Vladimir Illich Lenin; compilado por Cecilia Feijoo y Demian Paredes. 1ª ed. Buenos Aires: Ediciones IPS, 2013.

[2] Ibid. p. 469.

[3] Moulian Tomás. Chile actual anatomía de un mito. LOM ediciones. Santiago. 2002.

[4] Op cit. p. 454.

[5] Mazzeo, Miguel. ¿Qué (no) hacer? Quimantú. Santiago. 2016.

[6] Mazzeo, Miguel; Acha Omar. Reflexiones sobre el Poder Popular. Tiempo Robado. Santiago. 2014.

Seguir Leyendo

Opinion

Por la libertad de nuestras y nuestros presos políticos: ¡A derribar a Piñera y todo el régimen!

El llamado para la jornada del 10 de diciembre es a organizarse y articularse en los territorios, para golpear como un solo puño al régimen con una sola finalidad: arrebatarles la libertad de nuestras y nuestros presos políticos.

Publicado

el

Por

Por Célula 26 de Julio de Trabajadoras y Trabajadores al Poder

Asistimos a un período revolucionario, caracterizado por una profunda crisis integral del capital, agudizada por la pandemia y una etapa de ascenso de la rebelión popular en el mundo. En este marco los levantamientos populares en Guatemala y Perú, que pusieron en el centro de sus reivindicaciones al poder ejecutivo y legislativo de sus respectivos países, se han transformado en factores dinamizadores de la situación política en nuestro país.
De esta forma, durante estas semanas hemos asistido a una serie de huelgas reivindicativas, donde destacan los trabajadores/as del retail, la salud, portuarios, vendedores ambulantes, etc. A esto se suman las jornadas de agitación y manifestación de estas últimas semanas por la libertad de los presos/as políticos de la rebelión.

En este marco hemos visto como, tras los recientes acontecimientos internacionales y el actuar represivo contra niños del Sename en Concepción por parte de Carabineros de Chile, se ha provocado un ascenso de las movilizaciones en los sectores más avanzados del pueblo, que se han volcado con radicalidad a las calles proponiéndose avanzar hacia los símbolos del poder; levantándose en clara ruptura con el régimen político, sosteniendo las consignas por la libertad de los preso/as políticos de la rebelión, de juicio y castigo, fuera Piñera y la disolución de las fuerzas de orden.
Es importante señalar cómo estos escenarios se dan en un contexto de recesión económica y evidente pauperización de las condiciones materiales de vida a escala global.

En nuestro país en particular, la situación no es distinta ni menos aislada del acontecer global. Sólo a modo de ejemplo, y según datos entregados por la última encuesta de la Universidad Católica, tras el leve mejoramiento de las condiciones sanitarias del país, estos últimos meses se han creado nuevos empleos, no obstante, la cifra actual está muy lejos de representar un avance significativo, ya que se estiman a la fecha más de 1.660.0000 puestos de trabajo menos que hace un año. La encuesta, además, señala que la normalización ha sido muy lenta y se requerirá hasta el 2022 para restablecerla, todo esto en medio de una inminente segunda ola del Covid19 y el reciente anuncio de que todas las comunas de la RM retrocederán a Fase 2.

A tenor con lo anteriormente señalado, el desempleo en el país durante el tercer trimestre móvil – agosto, septiembre y octubre – se volvió a situar sobre los dos dígitos con un 12,7%, sin mayor horizonte que seguir deteriorándose, al igual que todos los otros índices económicos. Por ejemplo, el Imacec nuevamente sufrió una caída, esta vez del 1,2% en relación con igual mes del año anterior.

En consecuencia, se avecinan escenarios complejos para nuestra clase, el propio Banco Mundial ha anunciado que la crisis seguirá agudizándose y ha indicado que la pobreza en Chile aumentará de 8,1 % (proyección 2019) hasta un 12,3% en el próximo año. Mientras tanto el Estado sigue protegiendo al gran empresariado y se ha propuesto extender el Estado de catástrofe, para seguir utilizándolo como una herramienta de control social en el contexto de pandemia y rebelión popular que asistimos.

Mientras tanto es el pueblo quien costea la crisis con trabajos precarios y sueldos indignos o dedicándose al negocio por cuenta propia improvisando variados negocios. Un ejemplo de cómo asumimos los costos de esta crisis, es que debamos apelar a nuestros fondos de pensiones para sobrevivir, pero a su vez esta situación se expresa como una abierta crítica a todo el sistema de pensiones nefasto que tenemos. Frente a este escenario y a la inminente respuesta popular que podría haber provocado negar un nuevo retiro del 10%, el Gobierno se ha visto obligado a enviar un proyecto de ley, que en concreto se asemeja bastante a la reforma constitucional de retiro de los fondos, logrando evitar un nuevo enfrentamiento con las masas populares.

De esta forma, la demanda que ha adquirido transversalidad en los sectores auto organizados durante estas semanas ha sido la exigencia de libertad de todos y todos los presos políticos, caracterizado por factores tan diversos como la victoria del Apruebo, la venida de una serie de juicios emblemáticos, la absolución de compañeros y compañeras por ausencia de pruebas y montajes. Estas situaciones han abierto una posibilidad clara de arrebatar al Estado mediante la presión popular la libertad de nuestros compañeros/as que viven actualmente la prisión política.

Este escenario de lucha por la libertad de los PP, en perspectiva, da cuenta de una clara tendencia hacia la articulación, que se ha expresado estos últimos días en una serie de encuentros e instancias de articulación comunal, sectorial y/o zonal con el objetivo de preparar la jornada del 10 de Diciembre. en este contexto hemos visto como siguen ausentes o con pronunciamientos ambiguos y tibios las dirigencias sindicales presentes en Unidad Social y la CUT, por ejemplo, por lo cual la herramienta que se torna fundamental para dotar de fuerza real la jornada ha sido en distintos lugares convocar a encuentros de base, comunales o zonales de trabajadores/as, pobladores/as y estudiantes para preparar la huelga general del 10 de diciembre.

De esta forma, el llamado de esta jornada es a dejar las mezquindades y diferencias de lado para golpear unidos y unidas al régimen, con la finalidad última de arrebatarles la libertad de nuestras y nuestros presos.

Tras esta jornada, no cabe duda que las instancias auto organizadas del pueblo debemos seguir apostando hacia la articulación nacional como un objetivo central, para lograr levantar un programa de lucha que dé una salida a la crisis a favor de nuestra clase. A su vez lograr articularla con las reivindicaciones inmediatas en nuestro pueblo, con la finalidad de ir transformándolas en una lucha permanente e ininterrumpida hasta derribar a Piñera y todo el régimen.

Por la disolución de las FF.AA de orden
¡A fortalecer la primera línea! ¡a derrotar el toque de queda en las calles!

Por la Libertad inmediata de los/as presos políticos mapuche y de la rebelión popular
¡Amnistía sin condiciones ya!

Por un Gobierno de las y los trabajadores
Fuera Piñera y todo el parlamento corrupto
¡Cárcel para los asesinos, violadores y torturadores del pueblo!

Seguir Leyendo

Lo más visto