Conecte con nosotros

INTERNACIONAL

Compañera de Pablo Hasel: No sabéis lo desprotegido que veo a mi alrededor y a mí misma

Publicado

el

Texto originalmente publicado en LaHaine.org el 7 de Junio de 2018

¡Hola!

Antes que nada, deciros que me encantaría empezar presentándome con mi nombre, pero optando por mantener mi privacidad y dado que hablaré del caso de Pablo de manera directa y cercana, me presentaré únicamente como su compañera. Esta palabra engloba un significado mucho más amplio que el sentimental y espero que así lo entendáis cuando me expreso en la carta. Por otra parte, preparaos para leer porque considero necesario extenderme en esta ocasión.

Lo primero de todo es daros las gracias a todas las personas que habéis hecho y estáis haciendo alguna cosa para frenar esta injusticia, esta vulneración de derechos constante, este atropello a las libertades y los derechos democráticos que viene sufriendo un grueso importante de la sociedad. No me centro en agradecer únicamente los apoyos que se han dado en el caso de Pablo porque quiero que seáis conscientes de que cuando lucháis por la libertad de expresión o cualquier derecho democrático (sin ser selectivos a la hora de ejercer la solidaridad), estáis luchando por la libertad de todas y cada una de las represaliadas políticas. Gracias, infinitas gracias a quienes no paráis de denunciar la represión que están sufriendo los artistas y el resto de personas con unas ideas políticas que cuestionan el régimen establecido. Si hay alguna esperanza de que esto cambie es gracias a personas que luchan día a día para que no haya ni un solo preso político en el Estado español. Gracias a vosotros por luchar desde la calle y a los que están en la prisión o el exilio (un abrazo desde aquí, Valtonyc), gracias por haberlo hecho hasta las últimas consecuencias y por seguir haciéndolo desde cualquiera que sea vuestra trinchera ahora mismo.

Y ahora os hablo de Pablo, la persona a la que más quiero en este mundo y a quien quiero recordar desde aquí que nunca va estar sola en este camino de la injusticia que lleva atravesando ya muchos años. No voy a explicar el caso de mi compañero desde el principio porque tenéis en internet la información necesaria y precisa sobre sus dos condenas en la Audiencia Nacional, las cuales probablemente lo llevarán a la cárcel en un futuro más bien cercano (5 años y medio o más), pero sí quiero explicar cómo hemos vivido con él todo este despropósito, este acoso y derribo por parte del Estado español hacia una persona digna que no ha parado de denunciarlos pese a vivir en sus propias carnes lo que significa la represión. No esperéis de esta carta un resumen de las bondades de Pablo a nivel personal, íntimo; no voy a hablaros de cómo creció y se educó ni del chico bueno y normal que es. Espero de corazón que hayáis deducido ya vosotros mismos que el Estado no está reprimiendo a extraterrestres ni a monstruos sino a gente normal que se ha cansado de tanta injusticia y ha levantado la voz en algún momento para decir «¡basta!». No quiero apelar a vuestra bondad o lástima, no quiero que sintáis pena y simplemente penséis «pobre chico», quiero y debo apelar a vuestro sentido común y a vuestra conciencia para que entendamos que la lucha por los derechos democráticos es cosa de todos y un día podamos cambiar esto juntos.

En el año 2011 empezó todo este calvario que no ha parado no un solo día. Más de diez policías registrando la casa de un chico de 22 años que hacía canciones y las subía a internet. Lo revolvieron todo. Se llevaron libros, camisetas y discos duros suyos y de sus familiares ante la incrédula mirada de una madre que aún tenía la ilusión de que vivíamos en democracia. No explicaré mucho más del caso porque he comentado antes que había ya información en internet (buscad en medios alternativos, por favor), pero quería hablar un poco de esta primera detención porque se realizó en un año en el cual gobernaba el PSOE y no existía la famosa «ley mordaza». Con esto quiero decir que, evidentemente debemos luchar por tumbar cualquier ley injusta, pero no todo empieza con el Partido Popular ni con la ley mordaza, no es una cuestión tan simple como un cambio de gobierno y una ley concreta, es una cuestión de Estado que llevamos padeciendo desde 1939 y que llena desde entonces las cárceles de presos políticos. No olvidamos a quienes encerraron por avisarnos que la transición supondría una falsa democracia. A día de hoy la represión se ha extendido hasta abarcar diversas capas de la sociedad; raperos, independentistas, políticos, anarquistas, comunistas, estudiantes, trabajadores organizados y personas antifascistas en general. Porque una cosa hay que tener clara, el fascismo tiene impunidad total para enaltecer lo que le dé la gana, para eso ganaron una guerra y se instalaron hasta hoy los abuelos de quienes controlan el poder político-judicial. Perdonad que me alargue hablando esto, pero me molesta sobremanera cada vez que alguien dice que para acabar con la represión política hay que acabar sólo con la ley mordaza o «echar al PP». A Pablo lleva acosándolo la policía sin descanso con el PSOE y luego el PP al mando mientras la «oposición» lo denuncia con escasa frecuencia y la boca pequeña tras la insistencia de muchas personas para se pronuncien al respecto.

No sabéis lo desprotegido que veo a mi alrededor y a mí misma, lo que es sentir miedo de quien va con uniforme y supuestamente nos protege, de pensar «ojalá no sea la policía» cada vez que llaman a la puerta y saber que hay encargados especiales que se dedican exclusivamente a controlar todo lo que escribimos y decimos por teléfono. Que esto lo están leyendo antes de que lo publique en internet, que no tenemos privacidad alguna y que cualquiera que esté sentado en la cafetería de abajo puede ser un policía secreta. Espero que nunca tengáis que derrochar lágrimas viendo cómo le joden la vida a la persona más empática y solidaria que conocéis, que no tengáis que ver cómo llaman a salas de conciertos y actos solidarios para prohibir una actuación o una charla, que no tengas que sentir miedo cada vez que estás en una manifestación y la policía cargue contra ti y presuma después entre risas de haber dejado sus babas en tu cara. Espero que nunca le abran el coche a tus amigos para poner algún micrófono o localizador, que no tengas que ocultar quién eres ni a quién defiendes por miedo a perder un trabajo o que ni siquiera puedas acceder a uno porque tienes una condena injusta de cárcel que te lo impide o el alcalde de tu cuidad hace un par de llamadas para que así sea. Espero que nunca te sigan hasta la puerta de entrada al avión, que no vigilen tus pasos como si fueras un terrorista de Al Qaeda y que la prensa del régimen no se invente noticias diciendo que apoyas a quien desprecias (a Al Qaeda, por ejemplo) para ponerte en contra a la opinión pública. Espero que tengas sentido crítico y sepas que para defender la libertad de expresión de otra persona no tienes que firmar cada una de sus palabras porque la solidaridad consiste en no dispersarse y unirte a una causa para defender un objetivo común.

Por Pablo y por todos los demás represaliados me encantaría poder deciros que cambiar esto será fácil, que cambiando de gobierno y pidiendo indultos todo será una fiesta. Pero no. No aceptaremos indultos porque no hemos cometido ningún delito y tantos años de fascismo no se echan abajo en unos días. Pero no todo es negro, hay un camino para conseguir que los presos políticos salgan a la calle y no entre ni uno más: organizándonos y luchando de forma activa y constante por su libertad. La movilización social no debe parar sino crecer. No controlamos los grandes medios de comunicación así que la única forma que tenemos para hacernos oír es saliendo a calle de manera organizada, reclamando la amnistía total para cada preso político y no parar hasta verlos a todos fuera.

Voy a acabar como empecé, dando las gracias a todas las personas que lucháis por una democracia verdadera y animándoos a no desistir. Por todas y cada una de las personas que han sufrido la represión, porque mañana puedes ser tú o cualquiera de las personas que te rodean, pero sobre todo porque tenemos la obligación de dejarle un futuro mejor a las nuevas generaciones si no queremos que sigan viviendo en una dictadura fascista que cada vez se disfraza un poquito menos de democracia. Me despido con una frase que llevo tatuada en lo más profundo de mi conciencia y espero que os ayude tanto como a mí a resistir a toda esta barbarie con algo de esperanza: «cree en el hombre y la mujer que llegan, cree en el futuro que nunca verás».

¡Un abrazo!

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva 
responsabilidad de quienes las emiten y no representan, 
necesariamente, el pensamiento o visión de Diario Venceremos.

 

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

SOLO ARRESTO DOMICILIARIO: CARABINERO ASESINO DE MALABARISTA ESTARÁ EN SU CASA Y JUNTO A SU FAMILIA

Publicado

el

Por Ivonne


Este lunes 8 de febrero, pasada las 13:00 hrs. se dio comienzo a la audiencia de formalización de la investigación contra Juan González Iturra, el carabinero con grado de sargento 2do, que el día viernes 5 de febrero le disparó y dio muerte a Francisco Martinez Romero, el malabarista de Panguipulli, luego de intentar hacerle un control de identidad y ante la presencia de otros dos funcionarios de carabineros.


El juzgado de garantía de Panguipulli, en la audiencia de control de detención del día sábado, autorizó la ampliación del plazo de la detención del carabinero, a solicitud del fiscal, dado que aún no contaban con todos los antecedentes necesarios para formalizar y pedir las medidas cautelares correspondientes.
Este lunes, el fiscal formalizó la investigación contra el carabinero como autor de homicidio simple en grado consumado, debido a la serie de disparos percutidos por su arma de servicio y fundamentalmente por el sexto disparo que fue el que ocasionó la muerte del malabarista. Durante el relato de los hechos, se alega que no había necesidad de ese sexto disparo, que el joven ya se encontraba herido y en el suelo, y que ese sexto disparo fue disparado directo al corazón.


El ministerio público solicita arresto domiciliario total como medida cautelar, mientras el abogado Rodrigo Roman, quien se querella contra el asesino en representación de la hermana del fallecido malabarista, pide que sea formalizado por homicidio calificado, debido a que el carabinero actuó sobre seguro y de manera alevosa, consecuentemente con eso el sargento 2do Juan Gonzalez es un peligro para la sociedad, por lo que pide que la medida cautelar sea prisión preventiva para el carabinero homicida, y que esta sea cumplida en establecimiento penitenciario común, dado que no hay razón para darle privilegios a un uniformado homicida, más aún cuando ese privilegio desnaturaliza la medida al ser resguardado por sus mismos colegas de armas.


Además señala que al menos se habría cometido otro delito, que el ministerio público no consideró en la formalización pese a que presentó antecedentes visuales de su perpetración, esto es, el delito del artículo 253 del Código penal, cuando los funcionarios huyen del lugar sin prestar auxilio a la víctima.


Por su parte, la exposición de los abogados del INDH, institución que interviene como querellante en este proceso, señalan importantes detalles como que desde la comisaría se habría dado la instrucción de hacerle el control de identidad específicamente a Francisco, el malabarista que resultó asesinado. Respecto de los machetes que portaba el malabarista, da cuenta de cómo estos no eran aptos para generar daño como armas corto punzantes, debido a que se modificaron artesanalmente para las maniobras del malabarismo. Además estiman que no se configuraría la legítima defensa del carabinero, debido a que en el video consta que el joven fallecido, habría intentado agredir al funcionario solo después de haber sido objeto de dos disparos en sus pies. Finalizan su intervención indicando que la medida cautelar que les parece racional y proporcional frente a la pena que arriesga el carabinero asesino, es la prisión preventiva.


La defensa del carabinero Juan Gonzalez, alega que este actuó en contexto de un control de identidad ajustado a la ley, y el “incidente” se generó amparado bajo la figura de la legítima defensa, y que disparó habiendo cumplido con los protocolos que la ley le prescribe para el uso del arma de servicio. Por esto, rehúsa de la necesidad de la aplicación de una medida cautelar para el homicida.
Finalmente en esa audiencia, el juez de garantía de la localidad de Panguipulli resuelve que el disparo del funcionario que dio muerte al joven malabarista no se encuentra amparada por el derecho, por lo que no le asiste la causal de justificación de legítima defensa, por lo que si le es reprochable esta conducta, sin embargo estaría amparado por 3 atenuantes, lo que permitiría incluso optar a beneficios de sustitución de pena en caso de ser condenado. Además resuelve que la medida cautelar será la de arresto domiciliario total, desestimando la medida prisión preventiva, por el plazo de 4 meses que durará en principio la investigación.


El querellante Rodrigo Roman además de los abogados del INDH, apelaron verbalmente a esta resolución que deniega la prisión preventiva, el resultado de esta pretensión será dado a conocer en los plazos legales.


Para esta tarde existen múltiples convocatorias a nivel nacional en repudio a la violencia policial y a la impunidad del asesino en complicidad con el poder judicial y el ministerio público.

Seguir Leyendo

INTERNACIONAL

Protestas en Holanda el pasado fin de semana: tres claves para entender por qué estallaron

Publicado

el

Por

A propios y extraños sorprendieron las protestas sucedidas el pasado 23 de enero en distintas ciudades de Holanda en contra del toque de queda, ya que en el país europeo dichas situaciones no pasan muy a menudo. Lo cierto es que, sean o no recurrentes, las manifestaciones de descontento pusieron en jaque a las fuerzas policiales de cada ciudad, y sólo pudieron apaciguarse extremando fuerzas por parte de la policía.

Ámsterdam, La Haya, Tilburg, Venlo, Apeldoorn, Breda, Arnhem, Helmond, Stein y Eindhoven fueron escenarios de protesta, en mayor o menor medida. Mientras en algunas de las ciudades antes mencionadas las manifestaciones se saldaron rápidamente con la intervención policial, en otras, como por ejemplo en Eindhoven, la rabia de las y los manifestantes escaló a otros niveles, con enfrentamientos directos frente a las fuerzas policiales, autos quemados, saqueos a tiendas comerciales e incluso algunos edificios incendiados.

Auto en llamas en pleno centro de Eindhoven, ciudad que acunó parte de las protestas más violentas sucedidas el pasado fin de semana. Fuente: EFE.

¿Sólo por la imposición de un inédito toque de queda estallaron estas protestas espontáneas? ¿Existen otros factores que permitan explicar esta situación? Acá les reseñamos tres puntos que permiten comprender, desde otra perspectiva, el porqué de los recientes acontecimientos sucedidos en los Países Bajos.

1. Toque de queda inédito en el país

Tal como mencionamos con anterioridad, la implementación del toque de queda es inédita en el país europeo, y no había sido considerada ni siquiera en los primeros meses de pandemia.

Lamentablemente, y si bien el número de contagios venía a la baja en el país, el gobierno decidió la implementación de esta medida para frenar cualquier tipo de “rebrote”, considerando la existencia de nuevas cepas aún más contagiosas, además de la llegada de turistas provenientes de países con altísimos índices de contagios.

Índice de nuevos casos de contagios por día en Holanda.

Como era de esperar, la decisión de implementar un toque de queda no fue bien recibida por las y los holandeses, sobre todo considerando que el número de contagios no venía en un alza significativa. La restricción de movilización y el gran número de multas y arrestos sucedidos en el primer día del toque de queda terminó por gatillar las protestas, aunque no fueron, como ya dijimos, el único factor que las propició.

2. Gobierno deslegitimado

El pasado 15 de enero el gobierno dimitió en conjunto, asumiendo su culpabilidad en el estrepitoso error que significó que miles de familias de escasos recursos fueran acusadas de “fraude” al recibir ayudas sociales que supuestamente no les correspondían, teniendo que devolver el dinero percibido. Entre 2013 y 2019 se dio esta situación, en la cual muchas familias que sí eran acreedoras de estas ayudas fueron injustamente obligadas a devolver todo lo recibido. Muchas de ellas poseían doble nacionalidad, y se acusa que hubo una “distinción étnica” al catalogarlas de posibles casos de fraude.

A pesar de lo injusto de la medida, el gobierno y sus personeros estuvieron silentes durante mucho tiempo, lo que terminó por decantar en serios cuestionamientos, llevando a la dimisión del primer ministro Mark Rutte y todo su gobierno. 

Aún si el gobierno completo dimitió, el sistema político holandés permite que esa misma administración permanezca al mando del país, encargándose de los asuntos nacionales tal como si no hubiesen dimitido, a la espera de que se forme un nuevo gobierno.

Evidentemente, este “gobierno dimitido” no gozaba de la mayor popularidad al momento de estallar las propuestas, y todo el sistema político holandés, incluyendo a la realeza, estaba en entredicho tras conocerse el bochornoso caso de las familias acusadas de fraude. Sólo para ejemplificar esta situación, cabe reseñar que a fines del 2020 la realeza holandesa contaba con números bajísimos de aprobación comparados con sus porcentajes históricos, fijándose en un 47% de aprobación para el rey Guillermo, mientras que la reina Máxima descendió de un 83 a un 61%, todo a causa de su gestión de la pandemia como jefes de Estado. Mark Rutte en tanto, al ser una figura sumamente cercana a los reyes durante todos sus períodos como Primer Ministro, tampoco estuvo exento del escarnio público.

Rey Guillermo a la izquierda; reina Máxima al centro y Mark Rutte, primer ministro, a la derecha; máximas autoridades de Holanda.

3. Situación económica en Holanda

Si bien la economía holandesa se sitúa entre las más pujantes de Europa, cierto es también que tras esa bonanza se esconde una realidad difícil de asimilar: las familias holandesas son de las más endeudadas del continente. Así lo afirmaba la Comisión Europea en uno de sus informes económicos de 2020, donde aseguraban que la deuda privada – familias y empresas – en el país de los tulipanes ascendía a un 242% del PIB, un índice por sobre los estándares internacionales.

Gráfico que demuestra el nivel de deuda privada de Holanda en comparación a otros países europeos, sólo superado por Dinamarca en el continente. Fuente: Eurostat.

La mayor parte de estos índices de deuda, que sitúa a las familias holandesas en niveles de deuda similares a Grecia, por sobre Italia y España y sólo superados por Dinamarca en el continente, se explica en base a préstamos adquiridos para el financiamiento de viviendas. Al no poder consumir ni invertir debido a que la mayor parte del dinero percibido por estas familias se destina al pago de deudas, la crisis del coronavirus golpeó fuerte a las arcas públicas, las encargadas de asumir el peso de la crisis económica.

Si sumamos un Estado al límite con el fin de mantener equilibradas sus arcas, junto a un sector privado y las familias holandesas impedidos de continuar con el pago de sus deudas e imposibilitados de sostener sus niveles de vida tal como eran antes de la crisis del Covid-19, se puede explicar esta “bomba de tiempo” de descontento social que terminó por explotar a cuentagotas el pasado 23 de enero. Esta excesiva deuda del sector privado, además, es una fisura que se incuba desde el mercado inmobiliario, y en cualquier momento puede estallar en forma de crisis económica.

Todos estos factores, sumados al galopante índice de contagios que encontró su cenit en las primeras semanas del 2021, permiten explicar, en parte, el porqué del malestar que estalló en las calles de Holanda el pasado fin de semana. Malestar que, apaciguado parcialmente, amenaza con volver a brotar, habida cuenta de las problemáticas reseñadas previamente en estas líneas, y que aún pasan desapercibidas para todo el panorama internacional.

Seguir Leyendo

ECONOMIA_I

Jair Bolsonaro: «Brasil está en bancarrota»

Publicado

el

El controversial presidente de Brasil se refirió a la mala situación económica del país al ser consultado por el pago de subsidios a los más afectados por la pandemia.

Por Diego Chacano

El jefe de Estado ultraderechista, Jair Bolsonaro, respondió negativamente a un grupo de seguidores frente al Palacio de la Alvorada al ser consultado por la continuidad del pago subsidiario que se concedió hasta diciembre.

“Brasil está quebrado. Yo no consigo hacer nada. Quería modificar la tabla del impuesto de renta, pero no pude”, así afirmó Bolsonaro. 

El programa de pago de subsidios había sido fructífero para mejorar la situación de los más desprovistos del país, lo cual logró, momentáneamente, apalear la crisis producida por la pandemia. 

El subsidio en sus primeros meses llegó a ser de unos 230.8 dólares, luego, con el tiempo, se fue reduciendo.

Jair Bolsonaro, por su parte, considera que los culpables directos del desastre económico brasileño son «los gobiernos regionales y municipales» por poner restricciones y medidas preventivas ante el Covid-19.

Brasil, siendo a la fecha el segundo país más afectado negativamente por el coronavirus (considerando el número de muertes, que solo está por detrás de EEUU), aún no tiene fecha de inicio para el proceso de vacunación contra la pandemia.

Seguir Leyendo

Lo más visto