Conecte con nosotros

Opinion

Cambio de gabinete: otro intento de salvavidas para un gobierno a la deriva

El reciente cambio de gabinete representa un evidente «viraje hacia la derecha» del gobierno, con el objetivo de recuperar la gobernabilidad perdida hace meses por el régimen.

Publicado

el

Por Amaru. 

Los pasillos del palacio presidencial estuvieron sumamente agitados el día martes 28 de julio, ya que desde tempranas horas del día los principales medios de comunicación comenzaron a hacer eco de una noticia que, a esas alturas, parecía ya un secreto a voces: habría cambio de gabinete en el gobierno.

La noticia, sin duda, cobraba sentido, a tenor de la deriva política a la cual se había expuesto el gobierno y el oficialismo durante las últimas semanas tras la histórica derrota parlamentaria frente al proyecto de Retiro de Fondos Previsionales que comenzará a operar hoy. Por lo mismo, poco tiempo bastó para que se anunciara oficialmente desde La Moneda un cambio de gabinete que según los medios masivos corresponde a «una cirugía mayor», pero que para nosotros y nosotras, no es más que un par de enroques y el desesperado intento del gobierno por salir de su deriva, alineando a Chile Vamos mediante el refuerzo de algunas carteras estratégicas.

Poniéndonos en contexto, el cambio de gabinete quedó configurado de la siguiente manera:

  • En el que, seguramente, fue el anuncio más importante, Gonzalo Blumel abandonó el Ministerio del Interior para ser reemplazado por Víctor Pérez, militante UDI y ex senador, representante de los sectores más conservadores de la derecha chilena.
  • Jaime Bellolio (UDI) reemplazará a Karla Rubilar en la Segegob, ejerciendo el rol de nuevo vocero del gobierno
  • Cristián Monckeberg (RN) reemplazará a Claudio Alvarado en Segpres
  • Karla Rubilar reemplazará a Cristián Monckeberg en Desarrollo Social
  • Andrés Allamand (RN) reemplazará a Teodoro Ribera en la Cancillería
  • Mario Desbordes (RN) reemplazará a Alberto Espina en Defensa

De este cambio de gabinete pueden emanar diversas lecturas políticas, más allá de la superficialidad de uno u otro personaje que entra o sale, sino mediadas por el análisis de lo que significa un movimiento de este tipo en el actual momento político del gobierno.

Es por ello que quisiera compartir algunas apreciaciones de manera sintética, que como fin último entreguen la debida contextualización a un cambio de este tipo, acompañado de los escenarios que puede abrir.

En primer lugar, no debemos asumir este cambio de gabinete como un avance ofensivo del gobierno, como una manera rápida de salir de la deriva política a la cual venían expuestos desde hace meses. Este cambio de gabinete no refleja fortaleza del gobierno, sino que al contrario, refleja el estado de crisis en el que se encuentran y la debilidad del presidente para poder imponer orden dentro de su propio grupo de apoyo – partidos oficialistas -.

La enorme derrota sufrida en el poder legislativo al verse incapaces de frenar el proyecto de retiro del 10% en los fondos de pensiones dinamitó la táctica que habían asumido para el período, misma táctica que debieron asumir empujados por el peak de la pandemia y las «protestas del hambre» en Chile.

Esta táctica, que se sustentaba en un frágil bloque de unidad entre oficialismo y algunos partidos de la oposición, buscaba entregar una cara «social» del gobierno frente a las masas, para justificar así el avance de planes y reformas a cuenta gotas que no han solucionado ninguno de los grandes problemas develados y agudizados por la pandemia.

Por ello es que personajes como Gonzalo Blumel o Karla Rubilar ocupaban posiciones estratégicas dentro de la cartera de ministros, pero la incapacidad de frenar el rápido avance de la pandemia y, con ello, la profundización de la crisis, echaron por la borda esta apuesta.

Como si de un disparo al aire se tratase, rápidamente los sectores de la oposición se desbandaron bajo la lógica del «sálvese quien pueda», acompañados incluso por algunos personajes del oficialismo, quienes temerosos de las posibles consecuencias de sus acciones en el seno de la clase trabajadora se pusieron a legislar como nunca antes lo habían hecho, apenas conocieron el Proyecto de Retiro del 10%.

El avance de este proyecto y su posterior promulgación aisló políticamente al gobierno, lo dejó solo, socavando de plano la frágil unidad establecida con ciertos sectores de la oposición y amenazó, además, la unidad dentro del propio conglomerado oficialista.

Por ello es que Piñera decide este cambio de gabinete, no es para nada un movimiento «ofensivo», sino todo lo contrario, se pone a la «defensiva» y echa mano a los sectores más conservadores y «duros» de la derecha en el velado intento de mantener el apoyo de su propia bancada, además de esperar que estos sectores sean quienes le otorguen la perdida gobernabilidad.

Dicha gobernabilidad no era sinónimo de Gonzalo Blumel, la apuesta táctica por una cara más amable del gobierno fracasó rotundamente y la presión de los propios sectores de la derecha, quienes lo consideraban «demasiado blando», terminó por cortar nuevamente el problema por el hilo del Ministerio del Interior.

No es casualidad que en el gobierno de Piñera hayan existido, hasta el momento, tres Ministros del Interior, ya que cada uno ha representado una línea táctica asumida para ciertos períodos. La línea «dura», cercana al presidente y justificadora de la represión, que representaba Andrés Chadwick, cayó por el peso de la Rebelión Popular; la línea más «blanda» y comprensiva que intentó implementarse con Gonzalo Blumel cayó por los elementos ya mencionados, y toca esperar que línea táctica intentará implementar el gobierno con Víctor Pérez de Ministro del Interior.

Curioso, por decir lo menos, que en un período menor a nueve meses se haya cambiado dos veces al Ministro del Interior, expresión concreta de la deriva política a la cual se viene enfrentando el régimen de Piñera desde octubre hasta la fecha.

En segundo lugar, resulta casi lógico mencionar que la designación de Andrés Allamand como Canciller y Víctor Pérez como Ministro del Interior no son para nada designaciones azarosas, sino que obedecen a factores diversos. En el caso del primero, podría interpretarse esta designación como un «premio» a su labor política durante las discusiones del retiro de fondos de las AFP y su peso en Chile Vamos, designado para apuntalar a un gobierno que parecía caerse a pedazos.

En el caso de Víctor Pérez, el análisis puede complejizarse aún más. El perfil del ex senador de la región de Ñuble es el de un integrante de la derecha más anquilosada en puestos de gobierno, colaboracionista de la Dictadura Militar y cercano al rol de las FF.AA., lo que lo ha llevado a justificar el accionar de estas fuerzas en diversos períodos, siendo el último la Rebelión Popular abierta en octubre, cuando negó las acusaciones hacia dichas fuerzas por violaciones a los derechos humanos.

En el último período se venía mostrando muy activo y preocupado por la situación en Wallmapu, llamando a agilizar las gestiones del gobierno en dicho territorio y entregar mayores facultades a Carabineros para combatir a «los violentistas», por lo cual no resultó sorpresivo escuchar en su primera alocución como Ministro del Interior su preocupación para «entregar paz a la Araucanía».

Es de esperar que el rol de Pérez al mando del Ministerio del Interior enfoque denodados esfuerzos en controlar el avance de las protestas y la lucha armada del pueblo mapuche dentro de Wallmapu durante los últimos meses, que en estos momentos los sitúa en un proceso de unidad en torno a causas tan urgentes como la situación de los Presos Políticos Mapuche o el avance del Estado dentro de la zona.

De todas maneras, por más que un fanático de derecha como Pérez asuma la cartera del interior y enfoque sus esfuerzos en sofocar las dignas demandas del pueblo mapuche, la lucha de clases tendrá la última palabra, y esta misma ha expresado la incapacidad de diversos gobiernos por detener el avance y cualificación de esta lucha, que a día de hoy se encuentra en un importante período de ofensiva.

En tercer lugar, otro movimiento no menor a considerar fue la designación de Mario Desbordes como Ministro de Defensa. Para mucho esta designación obedece a un «cese al fuego» con el ex presidente de Renovación Nacional, quien se venía erigiendo como uno de los principales críticos de las formas de hacer adoptadas por el oficialismo.

Al designarlo como Ministro de Defensa, Piñera intenta anular el peso de su figura dentro de su propio partido, pero a la vez demuestra la incapacidad que tuvo para anular su corriente política en el seno del oficialismo.

Todos los elementos de análisis entregados en esta opinión respecto al nuevo «gabinete del rechazo» – como algunos sectores de la oposición lo catalogaron – buscan, en síntesis, evidenciar que una decisión de este tipo no es más que la expresión concreta de la crisis que atraviesa el gobierno, y que intenta superar con el posicionamiento de rostros curtidos de la derecha más tradicional. Intentando, por un lado, apagar el «incendio político» dentro de los sectores oficialistas, y por el otro, conformar un gabinete capaz de retomar la gobernabilidad perdida hace muchos meses.

Como hemos expresado en este documento, la última palabra la posee la lucha de clases, y un cambio de gabinete, sobre todo en las actuales condiciones, no representa una solución mágica que acabará con los problemas del régimen. Ya antes fueron reemplazados ministros tan rutilantes como Andrés Chadwick o Jaime Mañalich, y ninguno de estos cambios significó una gran mejoría para los objetivos de Piñera.

Es más, podríamos, incluso, afirmar que el régimen de Piñera se ubica en una posición aún más crítica, ya que la legitimidad perdida frente a las masas ni siquiera puede ser recuperada con ayuda de una oposición que intenta escapar por sus propios medios de la crisis.

Hoy más que nunca debe señalarse la posibilidad de echar abajo al régimen de Piñera, no como delirios utópicos, sino como una posibilidad real, tan real que, incluso, muchos representantes del actual gobierno dudan sobre si Piñera terminará su mandato. El pueblo organizado ya demostró sus capacidades para desequilibrar la balanza en los días previos a la votación del retiro del 10%, hizo recular y temer a muchos y muchas, mostró impotente a un presidente y toda su bancada.

Las posibilidades existen y tenemos que jugar nuestras cartas, el devenir de la lucha de clases definirá las condiciones que construirá este nuevo gabinete, uno que no representa la ofensiva de un gobierno en crisis, sino todo lo contrario, los manotazos desorientados de un contendiente que parece ir perdiendo la pelea.

 

 

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

Opinion

¡A DERROTAR EL TOQUE DE QUEDA EN LAS CALLES!

Publicado

el

por Héctor, militante de Trabajadoras y Trabajadores al Poder

Sobre el adelanto del toque de queda en el Gran Concepción

El jueves pasado el Ministro de Salud Enrique Paris decretaba el adelanto del toque de queda a las 20:00 horas para las comunas del Gran Concepción, determinación inédita que desde nuestra organización identificamos como una medida represiva (ver articulo) que tenia y tiene objetivo frenar un levantamiento popular en esta zona a raíz del intento de homicidio ocurrido un día antes por Carabineros de Chile a dos menores de edad del Hogar Carlos Macera en Talcahuano, que se suma a los demás acontecimientos que tienen en jaque al bloque del poder y que aumenta la indignación en las masas: las huelgas de los trabajadores de salud, la lucha por la libertad de las y los presos de la rebelión o las trampas del gobierno al segundo retiro del 10%.

Desde el inicio de la pandemia que parece inaudita la aplicación de esta medida, que coincide además con el decreto de parte del Gobierno del Estado de Catástrofe el 18 de marzo por los siguientes 90 días, el que fue extendido el 16 de junio por la misma cantidad de días (y lo más probable es que Sebastián Piñera lo vuelva a extender cuando venza el plazo) lo cual le da mayores facultades a las FFAA y como somos testigos le ha permitido a la burguesía cuidar sus privilegios y status quo mediante un Estado militarizado, porque ni duda cabe que militares con fusiles en las calles no ayudan a frenar una pandemia, y que al igual que el toque de queda, no es para nada una medida sanitaria.

Con respecto a esta ultima y su ultima modificación en las comunas pencopolitanas, queda en claro lo desesperada que fue esta medida, sin una previa meditación que le permitiera prever lo que ocurriría en su implementación, y es que fuimos testigos en como generó un tremendo caos el primer día hábil de su implementación, con gigantes aglomeraciones en paraderos y autobuses, que profundiza el riesgo al que se han visto expuestos los trabajadores y trabajadoras durante toda la pandemia, considerando que todo este caos que se produce por la pésima gestión de la autoridad sanitaria (que dicha decisión se toma como medida represora) y por la despreocupación por parte de los empleadores que a sabiendas de que el toque de queda empezaba desde las 20:00 horas, dejaron el horario de salida para una hora antes, en un momento donde los microbuses habían dejado de transitar. Una negligencia total hacia los trabajadores, lo cual es inaceptable, al igual que las declaraciones posteriores por parte del SEREMI de Transportes Jaime Aravena, que se refirió a este incidente como “errores de cálculo”

¡LAS VIDAS DE LOS TRABAJADORES NO PUEDEN ESTAR EXPUESTAS POR “ERRORES DE CALCULOS”!

Aglomeración en microbuses del Gran Concepción

La solución que dio el SEREMI de transportes es que los trabajadores pudieran “organizarse con sus tiempos”, nosotros hacemos el llamado a no normalizar este tipo de medidas, que de sanitarias no tienen nada y que recuerdan a las que se tomaban durante la dictadura o los primeros días de la rebelión. Tomando el ejemplo justamente de la experiencia de la rebelión popular, vimos como el pueblo doblegó aquella medida saliendo a las calles durante el horario de toque de queda, con cacerolazos, barricadas y enfrentamientos con las fuerzas represivas haciendo uso del legitimo ejercicio de la autodefensa de nuestra clase. Esta vez las condiciones son diferentes, estamos en medio una pandemia que nos tuvo encerrados durante mucho tiempo, pero ya desde principios de Octubre que las álgidas jornadas de lucha, las tomas de Plaza Dignidad en Santiago y la experiencia internacional de las rebeliones en Perú o Guatemala nos ha demostrado que es posible que el pueblo se vuelva a tomar las calles y que el régimen vuelva a estar entre las cuerdas por el alza de la lucha de clases en nuestro país y el mundo. El pueblo despertó, y de a poco esta tomando la costumbre de salir a las calles a exigir el pliego de sus demandas.

¡AMNISTÍA TOTAL SIN CONDICIONES A LAS Y LOS PRESOS POLITICOS!

¡RENUNCIA PIÑERA! ¡DISOLUCIÓN DE LAS FFAA Y DE ORDEN BAJO UN GOBIERNO DE LAS Y LOS TRABAJADORES!

Y como ahora hacemos énfasis, ¡A DERROTAR EL TOQUE DE QUEDA EN LAS CALLES!

Seguir Leyendo

Opinion

¡A desarrollar la rebelión popular en toda América Latina! El pueblo despertó, ¡Construyamos la revolución!

Publicado

el

Por

Por Erwin Escobar, militante de Trabajadoras y Trabajadores al Poder.

Hace un poco más de un año en uno de los documentos de nuestra organización decíamos “¡A desatar la Rebelión Popular contra la ofensiva del capital en toda América Latina!”, en el cual se daba cuenta del levantamiento del pueblo hermano de Ecuador. “La Rebelión popular en Ecuador expresa con colosal determinación el camino de los pueblos de Latinoamérica y el mundo.”.

De esta manera se constataba esta definición y continuaba dando a conocer en simples palabras el camino optado por el pueblo movilizado: “Durante las últimas dos semanas fuimos testigos de la ofensiva creciente y generalizada de las masas contra el gobierno, expresada a través de la Huelga General (catalizada ésta desde la protesta de masas y la acción directa), los paros, cortes, marchas, enfrentamientos y la llegada de miles de indígenas a Quito…” siendo esta la tónica del proceso que estaba en curso, días después llega el 18 de Octubre en Chile, en el cual comienzan álgidas jornadas de protesta, que con el paso de los días devienen en un proceso de Rebelión Popular, desatado principalmente por los estudiantes secundarios que rápidamente respondieron con movilizaciones luego del anuncio del ministro respectivo sobre el alza del transporte en la capital del país.

Los secundarios saltando torniquetes fueron aplaudidos y acompañados por la mayoría del pueblo, y luego del pasar de varias jornadas de agitación y de movilización previa el día 18 de Octubre y 19 en otros sectores del país, la protesta desatada de las masas en las calles daba un salto cuantitativo y cualitativo en todas sus expresiones de lucha y acción directa.

Hace unos días, más de un año después de los hechos anteriormente relatados, veíamos como el pueblo de Perú salía a las calles por el descontento generalizado, producido por la vacancia que el Congreso Peruano le dio el día 9 de Noviembre al entonces presidente Martín Vizcarra, sacándolo de su cargo y posicionando un “gobierno de facto”, encabezado por el presidente del congreso Manuel Merino, volcando a las masas a exigir en las calles la salida de Merino, producto también  de las decisiones de una clase política corrupta al servicio de la burguesía en un país que, agravado por la crisis integral del capital, (crisis de legitimidad, política, económica, sanitaria) con altas tasas de desempleo a nivel nacional que mantienen al pueblo trabajador en una constante incertidumbre por el Régimen, que respondió con una fuerte represión la cual, en poco más de una semana de  protestas, dejaba un saldo de al menos 2 muertos, más de 100 heridos y 20 desaparecidos luego de ser detenidos por la policía de dicho país. Finalmente, Merino decide renunciar luego del desborde del pueblo peruano que protestaba y se enfrentaba con las fuerzas represoras y avanzando en sus métodos de lucha, violencia política y revolucionaria propias de la clase trabajadora.

Concentración en la calle San Martín de Lima el día 12 de noviembre, en protesta contra Manuel Merino, designado presidente del Perú.

La situación en Guatemala

A pesar de estar atravesando una de las pandemias más fuertes a nivel mundial, en Guatemala el gobierno burgués de Alejandro Giammattei anunciaba el Presupuesto para el 2021 que involucraba un fuerte recorte en el gasto social (educación, salud, etc) y por ende un mayor endeudamiento de la población, estas medidas fueron repudiadas y rechazadas por el pueblo del país caribeño que a los siguientes días no dudaron en salir a las calles, siendo miles que se movilizaron por el centro de la capital asediando al congreso de este país, con un claro objetivo político y decisión, y al momento de llegar a dicha institución terminaron por ingresan al edificio parlamentario e incendiarlo. Giammattei sale en respuesta de estos hechos y declara:

“…tampoco podemos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada. Al que se le compruebe su participación en estos hechos delictivos les caerá todo el peso de la ley.”

Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala declarando tras el incendio del congreso en dicho país.

En esta declaración el presidente guatemalteco deja en claro la política de persecución que dejará caer sobre el valiente pueblo de dicho país, que se levantó una vez más en contra de las injusticias.

Manifestante se fotografía a las afueras del Congreso de Guatemala ardiendo en llamas, el pasado domingo 22 de noviembre.

Las situaciones mencionadas, puestas en una perspectiva global

1.- Los levantamientos masivos de los pueblos de Latinoamérica no podemos visualizarlos ni entenderlos como “casos aislados” uno del otro. Los regímenes burgueses se ven apremiados por la profunda crisis capitalista que, al momento de dar golpes a la clase trabajadora, está observando respuestas con más fuerza y una incipiente organización, contando la lucha directa con una clara contra ofensiva y desborde total de masas trabajadoras movilizadas. Como es de costumbre y pilar fundamental dentro de estos regímenes, no dudan en echar mano al uso la violencia policial y persecución política para sostener sus democracias burguesas y el capital.

Los explotadores, la clase política, empresarios, altos mandos de FFAA, latifundistas, etc., ven con preocupación cómo se alteran sus intereses y capitales al momento de que los explotados entienden que no tienen nada más que perder que sólo sus cadenas. Pero la contra revolución no dejará esperar las últimas consecuencias para hacerse presente; en esa línea, hay que mirar con mucha profundidad cómo se desarrollan los procesos de los países hermanos que se levantan en contra de los explotadores y ya se enfrentan a sus brazos armados que defienden a muerte a sus patrones.

2.- Es momento de desarrollar y organizar estos grandes embates de masas trabajadoras al podrido sistema capitalista. El desarrollo de la lucha abierta contra los enemigos de la clase dará pie a que los más amplios sectores de los pueblos combativos en rebelión adquieran la conciencia necesaria para ponerse en función de organizar y luchar en las futuras batallas, y desarrollarlas hasta ponerlas en perspectivas de la organización de la revolución. La creciente crisis no está ad portas de acabar y es aquí donde debemos derribar los pilares fundamentales de la antigua sociedad capitalista para construir el poder del pueblo.

Sobre la situación nacional: ¡El pueblo despertó! ¡Construyamos la revolución!

3.- En Chile, el período Revolucionario delimita con muchas más fuerza el camino que está tomando el pueblo movilizado en sus distintas expresiones, a pesar de haber sido fuertemente golpeado por la pandemia y crisis sanitaria agravada por el ineficiente manejo del régimen, hoy se levantan los y las trabajadoras de la salud en huelgas y un paro indefinido por el aumento del ingreso per cápita para el año 2021, que concretamente es mejorar las condiciones de trabajo y las necesidades para los usuarios, lo cual ha sido negado por la ministra respectiva.

Previo a la conmemoración de un año del Levantamiento Popular del 18-O el pueblo ya empezaba a congregarse nuevamente en la Plaza Dignidad, fue una constante de carácter simbólica y a la vez combativa, la “recuperación” de la Plaza luego de estar sitiada todo el tiempo por las fuerzas represivas.

 Ahora vemos como la movilización toma otro carácter marchando en dirección al Palacio la Moneda para así derribar de una vez por todas a los responsables políticos de todas las muertes y violaciones a los DD.HH. de nuestro pueblo. Hemos visto heroicas jornadas de lucha en las calles, como el día 20 de noviembre donde el pueblo vuelve a desbordar las calles y se enfrentó a los aparatos represivos por más de 4 horas por la Alameda, habiendo llegado a solo cuadras de donde se escondía el cobarde de Piñera resguardado por sus esbirros. Las consignas más agitadas han sido “Libertad a tod@s l@s pres@s poltic@s de la Rebelión!” y “¡Fuera Piñera!”. La caída de Rozas dentro de Carabineros solo cambiará el rostro de la represión, pero no su acción esencial.

Seamos realistas: no hay ni reforma ni refundación posibles de una policía cuya función es servir como brazo armado para la defensa de los mezquinos intereses de una clase lumpenezca, criminal, corrupta, parasitaria e improductiva: la actual burguesía.

Editorial de trabajadores y trabajadoras al poder.

4.- La Clase Trabajadora debe prepararse para las futuras luchas e intervenir en el proceso histórico hasta derribar a todo el actual régimen burgués y sea reemplazado por un Régimen de nuevo tipo: ¡Un gobierno de las y los Trabajadores! teniendo al pueblo en armas encargados de su defensa y que disuelva a carabineros y las fuerzas armadas del antiguo régimen.

5.- Las tareas más urgentes están determinadas por la organización y movilización del pueblo, construir y fortalecer las asambleas populares, impulsar comités de acción en centros laborales donde se desarrollen las acciones de protesta contra los crímenes de carabineros y el Estado y que exijan la amnistía para las y los presos políticos y del pueblo mapuche como el primer paso.

6.- Organizar grupos de autodefensa territoriales y en centros de trabajo que sean la primera línea ante la represión y desarrollar la jornada de Protesta y movilización en las calles el 10 de Diciembre hacia la Huelga General por Amnistía total de las y los luchadores con el juicio y castigo a los culpables.

¡A desatar la Rebelión en toda América Latina!

¡El pueblo despertó: construyamos la revolución!

¡Amnistía Total! ¡Huelga General! ¡Fuera Piñera!

¡Juicio y castigo para los represores y asesinos del Pueblo!

¡Gobierno de Las y Los Trabajadores que disuelva las actuales FF.AA. y de orden!

Seguir Leyendo

Opinion

Para Jesús Castillo: nuestro amor y ganas de seguir luchando ¡Venceremos!

En esta geografía que llamamos el Valle del Aconcagua, falleció en la madrugada del domingo nuestro compañero Jesús Castillo cuando compartía con un grupo de amigos en la localidad de Riecillos desde donde cayó por una quebrada.

Publicado

el

Por Leonidas, Militante de Trabajadores y Trabajadoras al Poder

«Vale pero millones de veces más la vida de un ser humanoque todas las propiedades del hombre más rico de la tierra» | Che Guevara

Quienes han podido pasar temporadas completas por el Valle del Aconcagua sabrán encontrar rápidamente sus particularidades. Ese inquietante calor de verano que obliga a cerrar los negocios un par de horas en el día, o que San Felipe no tiene más sombras que las se ubican en las alamedas. En invierno, la cordillera y las montañas que la rodean como colosos, que atraviesan el valle se ubican potentemente ante nosotros y nosotras nevadas, cambiando el frío por el calor. Y así, una particularidad geográfica que para muchos nos pareció nuestro propio macondo.

En esta geografía que llamamos el Valle del Aconcagua, falleció en la madrugada del domingo nuestro compañero Jesús Castillo cuando compartía con un grupo de amigos en la localidad de Riecillos desde donde cayó por una quebrada.

Los medios de Putaendo lo señalan como «un reconocido dirigente también en Putaendo donde mantuvo una férrea lucha por los temporeros y por su oposición al tema minero entre otras tantas luchas donde fue posible verlo junto a vecinas y dirigentes de nuestra comuna». El fallecimiento de Jesús golpeó fuertemente a todas las organizaciones sociales del Valle del Aconcagua, pues él fue parte de la constitución de gran parte de ellas, en síntesis, sembró y ayudó con su esfuerzo a germinar las semillas de la Rebelión que sacude a nuestro país.

Esta situación afecta fuertemente a quienes nos hemos organizado con «Guru Guru», a quienes lo conocieron o se encontraron con él. Se hace difícil, de hecho, explicar y dar a conocer cada una de las experiencias y que estas puedan ser sentidas también por todos y todas aquellas que vivieron con él y militaron con con el Guru.

Jesús inició su militancia política en la estructura estudiantil perteneciente al liceo Vasco de Independencia posteriormente colabora en el trabajo social en Conchalí y la Pincoya. En la comuna de renca colabora con trabajos sociales en la población Huamachuco e incursiona en el movimiento sindical para cadenas de supermercados desde su trabajo como panadero.

Ingresa a estudiar pedagogía en historia durante el año 2007 en la universidad de playa ancha donde se incorpora al movimiento estudiantil siendo destacado dirigente en las movilizaciones estudiantiles de las primeras décadas del siglo XIX. Aporta en el movimiento sindical de temporeros del valle de Aconcagua. Impulsor de la educación popular en diversos espacios de san Felipe y los andes. Desarrolla actividad organizadora por la defensa del derecho al agua en contra de las mafias empresariales de la minería y la agro industria durante los últimos años. Un referente para los niños. jóvenes y pueblo popular del valle de Aconcagua y poblaciones de la zona norte de Santiago.

Sus últimos años los pasó en Putaendo donde desde «el año 2010, con la tarea política de organizar y sumarse a la lucha por la defensa del agua y los territorios. Rápidamente se gano el cariño de los vecinos, que por su solidaridad, su capacidad de trabajo, su entrega a la causa del pueblo. Ese año se fundó el pre universitario popular el semillero, posteriormente Putaendo resiste, el sindicato de temporeros Aconcagua unido y así muchas organizaciones donde el guru participó y lideró.

Entre una vida de pueblo y la vida moderna que es San Felipe, conocí a Jesús Castillo, todos lo conocían como el Guru Guru por su forma rápida de expresar sus ideas. Lo conocí en San Felipe, en la sede de la Universidad de Playa Ancha y fuimos compañeros en la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía. Pero eso es lo formal, el Jesús fue quien orientó mis primeros pasos en el camino hacia la militancia revolucionaria integrándome al proyecto al cual hoy soy parte. Jesús fue parte importante también en la construcción organizativa de nuestra organización, como Militante de Trabajadores y Trabajadoras al Poder donde impulsó la línea de trabajo estudiantil, de trabajadores y trabajadoras, la lucha medioambiental, etc.

Para muchos y muchas jóvenes que nos encontramos en San Felipe y entroncamos nuestra vida en el camino de la revolución tuvimos al Guru en nuestros primeros pasos. Con nuestros primeros debates como también nuestras primeras diferencias, conflictos, lleno de contradicciones, como la vida misma.

Nuestros primeros pasos en la senda revolucionaria, nuestras primeras reuniones, nuestras primeras batallas, organización, marchas, barricadas, etc. estuvieron vinculadas con Jesús. Esos elementos, con las primeras veces de pasos serios nunca se olvidan, se mantienen presentes en nuestra formación como pilares fundamentales. No niego nuestras diferencias políticas en algunos momentos, ¿qué son las diferencias en el camino revolucionario? con el guru siempre fue con fraternidad , con debate pero siempre con la convicción de poner a nuestro pueblo por sobre todo.

Espero poder mostrar, representar, lo que para algunos significó nuestro compañero a quienes inicamos nuestros primeros aprendizajes políticos con él, en la universidad, en la asamblea, en las victorias y en las derrotas. Jesús siempre demostró ese espíritu de resiliencia, de superación ante las adversidades al tener que construir y re construir las fuerzas en la Valle, donde fuese necesario también.

Compañero Guru Guru, dirigente del pueblo, en esta Rebelión Popular en curso tenemos tu recuerdo y enseñanzas. Hasta siempre compañero.

Hasta la Victoria.

Seguir Leyendo

Lo más visto