OPINIÓN

Las fuerzas del régimen a las puertas del 18 de octubre: con más dudas que certezas

El régimen enfrenta los días cruciales del 18 y el 25 de octubre con la legitimidad por el suelo en la mayoría de sus instituciones, carente de brújula política e impotente ante la reactivación de la protesta popular. ¿Cuáles son sus dudas y certezas frente al período que se avecina?

Se viven días vertiginosos en el país. Nos encontramos a las puertas del primer aniversario del inicio de la Rebelión Popular, y a menos de dos semanas de la realización del Plebiscito para una nueva constitución. En este marco de acciones, el curso de los hechos ha ido decantando y tensionando las posturas y apuestas políticas de los distintos sectores políticos, refrendándose muchas de estas en las calles y la protesta popular.

En medio de esta reactivación de la protesta callejera, y por consiguiente de la masividad de distintas manifestaciones, las fuerzas del régimen observan impotentes el peor escenario al cual esperaban enfrentarse: el reposicionamiento de la “violencia” como herramienta válida en el desarrollo de las reivindaciones políticas y sociales. Ni la pandemia, ni el aparataje mediático de los medios del régimen para desprestigiar la protesta popular ni los llamados eunucos a “guardarse” en miras al plebiscito han detenido el creciente empuje de las masas, que comienzan a desbordar con furia el espacio público de cara a días cruciales para el devenir del país.

¿En qué estado enfrentan las fuerzas del régimen este escenario? ¿Qué sostiene aún al gobierno de Piñera si perdió la brújula hace mucho tiempo? Preguntas todas que trataremos de responder en esta breve nota, a modo de “constatación de hechos” que permitan explicar las principales dudas formuladas.

Debemos señalar, en primera instancia, que comprendemos como “fuerzas del régimen” a todos aquellos sectores sociales, instituciones, organizaciones, sectores empresariales y partidos políticos que se constituyen como un conjunto unificado, atravesado por diferencias importantes pero alineados respecto al objetivo común que persiguen, que no es otro que la preservación del estado actual de cosas, la prevalencia de la burguesía como clase dominante.

Por lo mismo, nuestras diferenciaciones conceptuales respecto a las categorías de “oposición” y sectores oficialistas no serán más que representaciones formales, ya que de fondo los consideraremos como partes integrantes de un mismo régimen.

Hecha esta aclaración, se vuelve necesario caracterizar mediante hechos y cifras la actual composición del régimen comandado por Piñera, para así fundamentar nuestras aseveraciones.

Posicionándonos temporalmente en las últimas dos semanas, para el gobierno de Piñera estos días no han hecho más que refrendar el total rechazo que existe hacia su gestión. La llama de descontento que se encendió por todo lo alto con el inicio de la rebelión en el país no hizo más que alimentarse con el pésimo manejo de la pandemia, y lo que fueron protestas localizadas en los meses de mayo y julio por reivindaciones concretas – como las protestas del hambre o las protestas por el retiro del 10% – terminaron masificándose con nuevos bríos una vez las medidas sanitarias comenzaron a flexibilizarse. El pueblo volvió a tomarse las calles.

Con Plaza de la Dignidad como mayor baluarte, pero esparcidas en un sinfín de territorios a lo largo de Chile, las protestas y manifestaciones populares han ido acrecentándose durante el último mes, alcanzando niveles de movilización similares a los existentes en los días previos al inicio de la pandemia. Estas movilizaciones han levantado consignas centrales que vienen repitiéndose desde hace meses. A la ya sabida exigencia para que Piñera sea derrocado y abandone el gobierno, se han sumado también consignas por el Apruebo y el fin de Carabineros como la institución que actualmente conocemos, a tenor de los gravísimos hechos de uso desmedido de la violencia que han protagonizado durante los últimos días – y que ha encontrado su punto más álgido con el criminal accionar en contra de Anthony Araya el pasado 2 de octubre –. Consignas todas que superan aspectos meramente reivindicativos, ya que apuntan en algunos de los casos hacia elementos centrales de la estructura actual del régimen político chileno, por lo que no son absorbibles dentro del actual estado de cosas.

El gobierno y las fuerzas que lo respaldan saben muy bien esto, y saben muy bien que la apuesta por el plebiscito como herramienta de descomprensión de la rabia popular es una de sus últimas bazas de cara al porvenir, a la espera de calmar las aguas frente a una más que segura reactivación de la Rebelión Popular.

Los hechos antes mencionados son refrendados también en las encuestas, las que muchas veces suelen ser modificadas a favor de quienes se ven en entredicho, pero que no poseen la capacidad de desmentir lo que salta evidentemente a la vista. Según los resultados de la última encuesta Cadem[1] la aprobación a la gestión de Piñera continúa en picada, y sólo un 18% de los encuestados respalda la gestión piñerista. En dicha encuesta también se expresa la aprobación hacia las labores de Carabineros de Chile, con un escuálido 36% de aprobación a nivel nacional, el más bajo desde los días posteriores al 18 de octubre pasado.

En otra encuesta, específicamente en la encuesta Criteria publicada hace algunos días[2], se dejó entrever que 7 de cada 10 chilenos, un 71% expresado en términos porcentuales, cree que las protestas se reactivarán con la misma o más fuerza que los primeros días de Rebelión Popular, mientras que prácticamente la mitad de los encuestados ve “con entusiasmo” esta reactivación de las movilizaciones.  En consideración de las últimas movilizaciones y la creciente masividad que han ido adoptando las concentraciones en Plaza de la Dignidad y otros territorios, los resultados de esta encuesta parecen confirmarse con creces.

Si el régimen se ve cuestionado desde su gobierno hasta sus instituciones, si tanto en las calles como en las encuestas existe un tremendo rechazo al actual estado de cosas, si todo parece indicar que el Apruebo será la opción ganadora en el plebiscito por condensar grandes ilusiones de cambio para el pueblo, ¿Qué lo sostiene entonces? ¿Por qué el gobierno de Piñera permanece aún de pie a pesar de los diversos embates?

Creemos que muchos elementos pueden reseñarse para explicar su resistencia a pesar de la crisis integral, pero nos enfocaremos en dos: el apoyo de los partidos políticos “tradicionales” y el poder coercitivo del Estado, reflejado sobre todo en la figura de una institución como Carabineros.

En nuestra primera afirmación sólo cabe hacer un poco de memoria para recordar cómo los partidos del régimen, independiente de su posicionamiento como “oposición” u “oficialismo”, han sido el mayor garante institucional del gobierno de Piñera desde el inicio de la Rebelión.

Desde el “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución”, firmado por la mayoría de partidos de oposición el 15 de noviembre para descomprimir la lucha de clases en el país y así llevar la protesta callejera sobre los canales institucionales, pasando por la tristemente célebre “Ley Anti Barricadas” aceptada incluso por integrantes del Frente Amplio y de Oposición en las distintas cámaras, con el claro fin de perseguir y encarcelar la protesta callejera; hasta el reciente fracaso de la Oposición por no lograr acusar constitucionalmente a Mañalich por desavenencias dentro de sus propios partidos, logra evidenciarse que existe un acuerdo tácito entre la mayoría de partidos del Régimen por permitir a Piñera terminar con su mandato.

Las recientes palabras de Heraldo Muñoz, presidente del PPD, y Gabriel Boric, diputado de Convergencia Social, no hacen más que reafirmar esta tesis, al llamar a cacerolear en lo que será la conmemoración del 18 de octubre. Nefasto, por donde se le mire, ya que intentan aislar y desmontar las apuestas de aquellos sectores que buscan reposicionar la protesta popular con un enfoque integral, posicionándolos en la vereda de los “irresponsables” en medio de una brutal pandemia.

 Su preocupación por los posibles casos de contagios – que de todas maneras no han aumentado tras la reactivación de las protestas en Chile – no se condice con su mutismo frente al habitual hacinamiento en el que viajan millones de chilenos y chilenas todos los días en el transporte público, absolutamente expuestos a un posible contagio.

Desviar la atención hacia el Plebiscito y una salida “institucional” a la enorme fisura que existe actualmente en el régimen es la mejor apuesta de los partidos de oposición, quienes intentan desmarcarse de la violencia y la protesta popular, catalogándola incluso de elementos nocivos para la salud de la democracia. Mientras, las fuerzas de la ultraderecha se reactivan y organizan con total impunidad, tanto en la capital como entre los sectores más reaccionarios de la Araucanía.

Hablando de fuerzas reaccionarias, en nuestra segunda tesis sostenemos que uno de los principales bastiones que mantiene a flote al régimen de Piñera es el poder coercitivo del Estado, del cual ellos poseen total dominio. La hegemonía de la violencia y todo su aparataje está en manos exclusivas de las FF.AA., quienes, tensionadas por el período de lucha abierto en la Rebelión Popular no han hecho más que tomar postura en defensa del régimen, como históricamente ha pasado en el país. La ilusoria consigna de la “imparcialidad” de las Fuerzas Armadas se presenta como un tigre de papel, absolutamente frágil, probada por hechos tan concretos como la intervención de militares y policías en retiro dentro de la franja del Rechazo.

Si bien las distintas Fuerzas Armadas han re oxigenado la capacidad de gobernabilidad del régimen con su presencia en las calles gracias al Estado de Excepción, hay una en particular que ha develado toda la desintegración a la cual se ve enfrentada desde el 18 de octubre pasado: esa es Carabineros de Chile. Asesinatos, mutilaciones, torturas, encubrimientos, mentiras, desfalcos y montajes han sido parte del repertorio que ha dejado ver esta institución en el transcurso de los últimos meses, y que hoy los tiene como una de las instituciones peor evaluadas por las chilenas y chilenos.

La descomposición a la cual se ve enfrentada Carabineros se explica por razones históricas, pero actualmente se ha visto agudizada en todas las divisiones de la institución, que ha perdido capacidad de mando y control debido a la salida de más de 30 generales y planas mayores a causa de los conocidos casos de corrupción del “Pacogate”, y que explotaron hace ya dos años. En esta situación enfrentaron el estallido de la Rebelión Popular, y frente a los cuestionamientos generalizados de la sociedad por su actuar represivo optaron por cohesionarse como un conjunto unitario, casi como una cerrada banda criminal, amparados por el general director Mario Rozas y la venia silente del gobierno de Piñera.

Desde el momento en que Mario Rozas afirmó que “a nadie daría de baja por procedimiento policial… aunque lo obliguen”[3], Carabineros comenzó a actuar de forma desatada con la seguridad de quien está impune por sus actos. Todo terminó por decantar en una excesiva violencia que no ha tenido parangón, y que a pesar de la pandemia ha vuelto a reactivarse a la par de las protestas masivas. En estos momentos podemos afirmar, sin vacilaciones, que Carabineros actúa como la banda criminal más grande de Chile, desapegados de cualquier respeto a los procedimientos y las leyes, en total descomposición de sus estructuras, lo que ha sido identificado por el grueso de la población que comienza a levantar las consignas en torno a su disolución.

La condena hacia el actuar represivo de Carabineros ha sido constante en distintas ONG internaciones, entre las que se puede contar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos[4], Amnistía Internacional[5] y Humans Right Watch[6], por lo que el gobierno se ha visto en la obligación de tomar cartas en el asunto y prometer una profunda reforma a la institución, sin especificar en detalle respecto a qué y cómo será implementada dicha reforma, la que evidentemente no modificará un ápice su actuar, ya que es este mismo el que ha permitido que su mandato continúe a flote.

El régimen, por lo tanto, enfrenta el primer aniversario del 18 de octubre en un profundo estado de descomposición que linda elementos integrales, ya que ninguna de sus fuerzas logra salir del pantano. El gobierno totalmente desprestigiado y sin brújula política ni capacidad de gobernabilidad, las Fuerzas Armadas sosteniéndolo mediante la violencia pero sumamente cuestionadas por su actuar en medio de la Rebelión, los partidos políticos tradicionales cuestionados, desprestigiados y faltos de apoyo – a los que se suma el Frente Amplio, que ha dejado caer su verdadera careta por el peso de los hechos – y los sectores empresariales apostando por el Plebiscito como principal bastión para dar cierre a la Rebelión abierta en octubre pasado.

El oportunismo de estos sectores empresariales no posee límites, ya que, cual camaleones, apuestan por la opción que mejor represente la posibilidad de mantener intactos sus intereses, sin soslayar en tal o cual posición política mientras esta permita mantener oxigenado al régimen. Las declaraciones de Andrónico Luksic jugando sus cartas por una participación masiva de la gente en el Plebiscito o la editorial lanzada por La Tercera, diario que es propiedad de Álvaro Saieh, llamando a votar Apruebo, no son más que expresiones concretas de la desesperación a la cual se han visto enfrentados debido a la rebelión en ciernes. Para su desgracia, y la de todas las fuerzas de este régimen que se desmorona, no tienen otra manera de reposicionarse políticamente en el actual estado de la lucha de clases, debido a la profunda desconfianza de las masas hacia su gestión y un contexto internacional de absoluta incertidumbre económica y política.

Mientras, el pueblo ha vuelto a salir a las calles con la misma fuerza que en los tiempos más álgidos de la Rebelión, manteniendo un sentido de totalidad apuntalado por la crisis económica que devela todas las falencias del sistema.

El Plebiscito encapsula muchas de estas demandas parciales dotándolas de un falso sentido de totalidad, ya que la respuesta a dichas demandas no se encuentra dentro de los márgenes del régimen, y por lo tanto no se encontrará simplemente con el cambio de constitución. Pero aun así el pueblo, con desconfianzas de por medio, cree en esta posibilidad, lo que se ha revalidado con las masivas movilizaciones a favor del Apruebo y la Convención Constitucional, por lo cual las fuerzas del régimen intentarán jugar sus cartas en la cancha “constitucional” para así cooptar dichas demandas dentro de un plano definido, a sabiendas de la legitimidad perdida hace ya mucho tiempo.

Nuestro deber es develar dichas intentonas, trabajar concienzudamente junto al pueblo por lograr la victoria del Apruebo este 25 de octubre y perspectivar la lucha que se avecina en los meses venideros, develando las limitantes del proceso constituyente y su incapacidad de resolver por sí mismo las demandas enarboladas por las masas en pie de lucha. Debemos construirnos, como fuerzas vivas de la Rebelión, en un referente para los más amplios sectores de masas, ocupar el espacio que ya no logran llenar ninguna de las fuerzas de la política tradicional, quienes han develado su carácter servil al régimen, por más que se vistan de “oposición” mediante declaraciones y acusaciones constitucionales totalmente truncas.

Este espacio desborda todos los planos de la institucionalidad, nuestro objetivo no persigue como fin último el posicionar tal o cual candidato para la constituyente, el buen estado de salud de la Rebelión no depende solamente de aquel proceso, ya que puede complementarse y agudizarse gracias a este y no terminar con éste.

 Por lo tanto, el llamado es a aprovechar las dudas del régimen, develar su falta de capacidad y brújula política, y la peligrosa necesidad que tienen de preservarse mediante el desproporcionado uso de la violencia. Como Diario Venceremos iremos a votar Apruebo, nos la jugaremos por acompañar al pueblo en este histórico proceso y no soltaremos un ápice de las calles, ya que en el desenvolvimiento de las fuerzas vivas de la Rebelión se ciernen las capacidades concretas para ir asestando golpes precisos con el fin último de derribar este régimen, que demostró hace mucho tiempo que ya no da para más.


[1] Gallegos, Patricio. (12 de octubre de 2020). “Encuesta Cadem: Aprobación del Presidente Piñera baja a un 18% en tanto Carabineros alcanzó un 36%”. Diario La Tribuna. https://www.latribuna.cl/noticias/2020/10/12/encuesta-cadem-aprobacion-del-presidente-pinera-baja-a-un-18-en-tanto-carabineros-alcanzo-un-36.html

[2] Primera Nota. (13 de octubre de 2020). “Criteria: 7 de cada 10 personas creen que las protestas seguirán con la misma o más fuerza”. Primera Nota. http://www.primeranota.cl/web/pais/criteria-7-de-cada-10-personas-creen-que-las-protestas-seguiran-con-la-misma-o-mas-fuerza/

[3] Herrera, César. (13 de noviembre de 2019). “Aunque me obliguen”: General Rozas afirma que no dará de baja a ningún carabinero. Diario Concepción. https://www.diarioconcepcion.cl/pais/2019/11/13/aunque-me-obliguen-general-rozas-afirma-que-no-dara-de-baja-a-ningun-carabinero.html#:~:text=El%20general%20director%20de%20Carabineros,respaldo%2C%20de%20este%20general%20director.

[4] Nash, Claudio. 12 de diciembre de 2019).  “Informe CIDH condena las violaciones graves, masivas y repetitivas de derechos humanos en Chile”. CIPER Chile. https://www.ciperchile.cl/2019/12/10/informe-cidh-condena-las-violaciones-graves-masivas-y-repetitivas-de-derechos-humanos-en-chile/

[5] El Mostrador. (14 de octubre de 2020). “Rozas y la plana mayor de Carabineros en la mira: Amnistía Internacional pide investigar a altos mandos policiales por violaciones a DD.HH.”. El Mostrador. https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2020/10/14/rozas-y-la-plana-mayor-de-carabineros-en-la-mira-amnistia-internacional-pide-investigar-a-altos-mandos-policiales-por-violaciones-a-dd-hh/

[6] El Mostrador. (6 de octubre de 2020). Director para las Américas de Human Rights Watch: “Hay un doble estándar en la conducta de Carabineros”. El Mostrador. https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2020/10/06/director-para-las-americas-de-human-rights-watch-hay-un-doble-estandar-en-la-conducta-de-carabineros/

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: