INTERNACIONAL

En plena pandemia los ricos se vuelven más ricos y los pobres se empobrecen aún más

Un estudio publicado en julio por la Universidad Nacional Autónoma de México ha develado como, en medio de una enorme pandemia y crisis económica global, algunas multinacionales han visto multiplicadas sus ganancias, mientras un amplio margen de trabajadores y trabajadoras alrededor del mundo han debido cargar con el peso de la crisis.

Los cantos de sirena que constantemente hemos escuchado de parte del gobierno y otros sectores respecto a la enorme crisis que están atravesando las empresas parecen haber cumplido su objetivo, ya que en el imaginario colectivo la población parece entender que TODAS las empresas han entrado en recesión. Ésta, en realidad, es una idea parcial.

Tanto en Chile como en el extranjero las empresas más golpeadas por la enorme crisis económica que atraviesa el mundo han sido las PyMes, aquellas empresas que no poseen dominio monopólico de algún mercado y tampoco cuentan a miles de trabajadores y trabajadoras en su plantilla. Es cierto que se han visto tremendamente afectadas por la crisis, e incluso muchas han quebrado, pero si analizamos la vereda contraria, la de la gran empresa y las multinacionales, nos daremos cuenta que muchas, incluso, se han visto beneficiadas con esta crisis.

Esta situación ha sido expuesta detalladamente en un estudio publicado a mediados de julio por el Centro de Análisis Multidisciplinario – CAM – de la Universidad Nacional Autónoma de México, en el cual explican cómo los costos de la crisis mundial han sido cargados mayoritariamente por la clase trabajadora y la pequeña burguesía, dejando a la gran burguesía en su inamovible pedestal de privilegios, muchos de ellos, incluso, enriqueciéndose en medio de esta coyuntura.

Dicha situación se explica en base al “traslado de costos” que las grandes empresas con apoyo de los gobiernos de turno han hecho hacia la clase trabajadora para así mantener sus tasas de ganancias, en base a ciertos pilares fundamentales que han permitido hacer efectivo este plan, los cuales detallaremos, a continuación, de forma general:

  • En primer término, los investigadores indican que una de las formas para mantener los márgenes de ganancia de la gran empresa han sido la disminución de los salarios nominales. Esto quiere decir que muchos y muchas trabajadores y trabajadoras están percibiendo menor salario por el mismo o incluso más trabajo diario.
  • En segundo término, algunas empresas han cortado el flujo de prestaciones sociales, importantes bonificaciones que los empleadores debían pagar a sus trabajadores y trabajadoras para asegurar así su subsistencia.
  • En tercer lugar, la flexibilización de las contrataciones ha sido una estrategia ampliamente difundida por las grandes empresas alrededor del mundo. Frente a un enorme flujo de trabajadoras y trabajadores despedidos o con sus contratos suspendidos, sus empleadores optan por tercerizar y subcontratar un nuevo – y posiblemente menor – flujo de trabajadores a los cuales les pagarán menor remuneración. Esta estrategia ha sido común de ver en los grandes sectores del retail.
  • En cuarto y último lugar, el desempleo es la más rápida opción para reducir costos por parte de las grandes empresas. Acá en Chile, el gobierno optó por respaldar esta estrategia mediante una iniciativa parlamentaria conocida como “Ley de Protección al Empleo”, que no es más que una mezcla entre el 3er y 4to puntos acá mencionados, ya que propicia el desempleo mediante la forma de una “suspensión temporal del contrato”, atribuyendo a los fondos de cesantía el financiamiento de aquel trabajador o trabajadora que no percibe remuneraciones durante dicho tiempo. La gran empresa, por lo demás, no debe hacerse cargo de éstas remuneraciones en aquel período.

Volviendo al plano internacional, desde el Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM ahondan aún más en la tendencia descrita, entregando datos sumamente reveladores. Por ejemplo, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, durante la pandemia ha llegado a niveles de ganancia absolutamente irrisorios, al bordear flujos de 11.000 dólares por segundo con su empresa Amazon. 

Esta ganancia, obviamente, posee su lado B, ya que para lograr amasar esa estratosférica cantidad de dinero durante el último tiempo debió recurrir a una mayor cantidad de trabajadores y trabajadoras que cubrieran el alza en la demanda de compras en línea desde su empresa, la mayoría de los cuales fueron subcontratados, sumiéndolos en una forma de trabajo sumamente precarizada.

Otras empresas de rubros que se vieron beneficiados con la pandemia también han amasado grandes ganancias durante el último período, como son los casos de Netflix, Zoom o Slack. 

La problemática de esta situación no radica, en este caso, en que algunas grandes multinacionales se vuelvan aún más ricas durante la pandemia por ser parte de sectores beneficiados por la actual coyuntura – como plataformas de entretención o compras en en línea -, sino que dichas ganancias pueden lograrse mediante un flujo cada vez mayor de trabajadores precarizados bajo su mandato. En el lado opuesto de la moneda, aquellos sectores que se han visto más perjudicados por la pandemia  – como el sector turístico, hotelero y aerolíneas – han sido apoyados por los gobiernos locales mediante préstamos millonarios o excensiones tributarias, mientras un enorme flujo de trabajadoras y trabajadores de aquel rubro queda desempleado, en muchos casos bajo gran desamparo.

Dicha situación ha significado que el mayor peso de la crisis económica, como decíamos al inicio de esta nota, recaiga en los hombros de miles de millones de trabajadores y trabajadoras, quienes han quedado desempleados o han ido precarizando su acceso al trabajo, con menores salarios, escasas medidas sanitarias en sus trayectos y lugares de trabajo o jornadas laborales más largas y agotadoras.

En contrapartida, como señalábamos anteriormente, la gran empresa ha enfrentado diversas problemáticas a tenor del área productiva que ocupa en la economía mundial y/o local, pero quienes se han visto más perjudicados de este sector han sido igualmente ayudados por los gobiernos locales, otros con dicha ayuda han podido mantener sus tasas de ganancia netas, mientras que unos pocos, incluso, han podido aumentar sus ganancias en medio de la mayor crisis económica de los últimos 80 años.

 

 

 

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: