NACIONAL

Plan de (des) protección a la clase media: la solución del Gobierno que planea eliminar la discusión sobre retiro de fondos de la AFP

Desde que la discusión por el retiro de fondos de la AFP se instauró tanto en el Parlamento como en la opinión popular, el Gobierno anunció una serie de medidas en ayuda a la clase media, donde el endeudamiento llega a reemplazar el retiro de dineros que pertenecen en su totalidad a los y las trabajadoras del país.

Por Kathia Cancino Rojas

El domingo cinco de julio, Sebastián Piñera anunció en una rueda de prensa un “Plan de protección a la clase media”, donde presentó cuatro medidas que ayudarían a sobrellevar la preocupante situación socieconómica de la clase media. 

Dividiéndose en: crédito covid-19, postergación de pagos hipotecarios, ampliación del programa de subsidio al arriendo para la clase media y ampliación de acceso al CAE para la Educación Superior, estas medidas buscan eliminar de la discusión pública y parlamentaria la posibilidad de retirar un 10% del fondo de las AFPs. 

Pese a ello, el día de ayer los y las diputadas de la Comisión de Constitución aprobaron con siete votos sobre seis el proyecto para retirar los fondos, enviándolo de ésta manera a la Cámara de Diputados donde se votará mañana. Sin embargo, nada asegura que el proyecto pueda seguir en proceso de tramitación, pues se necesita un quórum mínimo de 93 votos para hacer efectivo su despacho a la Cámara del Senado. Hasta entonces, la clase media solo puede contar con el paquete ofrecido por el Gobierno, quienes le ofrecen el endeudamiento como única opción.

Crédito covid-19, la deuda que reemplaza el retiro de fondos previsionales

El crédito covid-19 se enmarca en el préstamo de un máximo de $2.600.000 a trabajadores/as formales actualmente desempleados/as afiliades al seguro de cesantía o con contrato suspendido por la ley de protección al empleo. Además, empresas individuales reguladas por el SII cuyos ingresos hayan disminuido en un porcentaje igual o mayor al 30%, también podrán acceder a él.

Para el caso de los y las trabajadoras que deseen postular, deben contar con ingresos iguales o mayores a $500.000 previo a la pandemia. La entrega de dicho crédito por parte de la Tesorería General de la República, se desembolsará en cuatro cuotas mensuales de hasta $650.000, con interés 0 y con un máximo de cuatro años para pagarse, sumándole a ello un año de gracia, es decir, una vez entregada la totalidad del préstamo, podrá comenzar a pagarse hasta un año después de dicha fecha.

La medida llega en reemplazo a la idea del retiro de fondo de pensiones, pues representa una ayuda monetaria tangible para las familias que, al postular, sean beneficiadas por el crédito. De esta forma, se quiere hacer creer que un sobreendeudamiento es la única solución para el porcentaje de la sociedad que más se ha visto afectada debido al virus y a las malas gestiones del Gobierno de turno, donde la cesantía y los contagios han aumentado a la par dentro del grueso de la población.

Asimismo, bajo la línea de tajante rechazo al retiro de fondos, el Ministro Briones señaló que: “Nuestros números muestran que esta alternativa es muy superior al eventual retiro del 10% de las AFP. Como Ministerio de Hacienda y Gobierno hemos dicho que nos parece una mala idea, por lo que supone afectar las pensiones futuras. Acá, más de la mitad de los beneficiarios potenciales de este crédito blando tendrían más recursos de si retiraran ese 10%”. Esta afirmación se puede comparar con los dichos del senador Allamand (RN), donde hace unos días atrás expresó en el programa Estado Nacional que: “Le vamos a estar regalando plata a personas que no la necesitan”, dejando claro que para el Gobierno y el oficialismo los fondos, constituidos con dineros de los y las trabajadoras, son recursos económicos que no les pertenecen a menos que sean repactados en miserables pensiones acordes a la tabla de mortandad, donde se considera un límite de 110 años de vida. 

Retiro del 10% de los fondos y sus propuestas alternativas 

Desde el gremialismo, se levantó la idea de congelar las cotizaciones previsionales durante algunos meses para que el porcentaje descontado se quede en el sueldo. Sin embargo, la idea no toma en cuenta a quienes actualmente se encuentran desempleados y sobreendeudados debido al no pago de sus cuentas bancarias, líneas de créditos, hipotecas, pagos de servicios básicos, entre otros. 

Por lo demás, los argumentos de quienes están en contra del retiro de las pensiones se enfocan en que éste va en detrimento al futuro de las personas, debido a que el monto mensual a recibir disminuirá por las decisiones tomadas a día de hoy.

Lamentablemente, las propuestas y acciones del Gobierno no dan su brazo a torcer y actúan en consecuencia al modelo que defienden, ignorando la entrega de dineros que corresponden a los y las trabajadores instándolos a pagar sus deudas con el dinero entregado por una deuda, tal vez, mucho mayor. 

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: