INTERNACIONAL

George Floyd, asesinato por racismo

En un país en donde parte de la población es afroamericana la discriminación junto con el pasar del tiempo, cada vez debería estar más erradicada, sin embargo, en plena crisis de coronavirus aparece uno de los lados más crueles de la humanidad.

Por Isis Fuentealba

El pasado lunes en el estado de Minnesota, Estados Unidos, George Floyd -un hombre afroamericano de 46 años- murió tras ser esposado y asfixiado en el suelo por la rodilla de un oficial de policía, tras un presunto delito de falsificación de dinero en un negocio local.

“No puedo respirar”, repetía una y otra vez mientras el policía lo tenía tumbado boca abajo en el asfalto, llegando al punto de balbucear “no me maten”. Inmovilizado y al mismo tiempo, según los policías, ejerciendo resistencia, un transeúnte logró registrar en directo un vídeo de la detención el cual en menos de 24 horas dio la vuelta al mundo provocando indignación y rabia, en especial en la comunidad estadounidense.

Tras la viralización del vídeo que evidencia la violenta detención sin justificación y, al no tener clara evidencia, el FBI comenzó una investigación desvinculando de las oficinas policiales a todos los involucrados ya que, además del protagonista de la escena, había otros tres policías que no detuvieron en ningún momento el actuar de quien cada vez pulsaba más su rodilla contra el cuello de George. No obstante, el inicio de dicha investigación no consiguió detener las masivas reacciones sociales frente a lo acontecido.

Cientos de estadounidenses, algunos con pancartas que decían “no puedo respirar”, se reunieron en el lugar donde ocurrió el hecho para manifestarse en contra del racismo y discriminación que, durante décadas, se ha ejercido en contra de las personas afroamericanas, además de exigir que los involucrados fueran acusados de asesinato. Las masivas protestas buscando justicia para George Floyd, considerando el contexto de pandemia mundial, han sido reprimidas con gases lacrimógenos y balines de goma, sin embargo, se ven lejos de cesar.

El racismo en Estados Unidos es un escenario cruel e inhumano para las personas afrodescendientes que, en su mayoría, buscan la reivindicación del orgullo de sus raíces africanas pues no es la primera vez que se cometen atentados a su integridad y vida en general, sin dejar de lado la existencia de grupos blancos nacionalistas que siembran odio en distintos puntos del país por sus aires -falsos- de superioridad sólo por el color de piel.

En cuanto al actuar policial, en distintas detenciones dentro del país, la violencia ante un hombre negro y por crímenes pequeños es mucho mayor a la que se expone un hombre blanco por crímenes más graves. Lo anterior se ve reflejado tanto en el caso de Floyd como en el de Eric Garder, afroamericano que durante el 2014 fue detenido en Nueva York por vender supuestos cigarrillos ilegales, siendo estrangulado por unos 20 segundos, asesinado en manos de la policía e iniciando así el movimiento “Black Lives Matter” (la vida de los negros importa), que busca justicia por Garder.

De esta manera, George Floyd se transforma en otra cara de la lucha racial para las personas negras en Estados Unidos, quienes en pleno 2020, aún deben luchar constantemente por el respeto a sus derechos y, principalmente, sus vidas.

One comment

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: