OPINIÓN

Opinión |Lucha de Clases, Poder Popular y Territorio

Por Dano

“No es cierto que el socialismo surgirá automáticamente de la lucha diaria de la clase obrera. El socialismo será consecuencia de (1) las crecientes contradicciones de la economía capitalista y (2) la comprensión por parte de la clase obrera de la inevitabilidad de la supresión de dichas contradicciones a través de la transformación social”
Rosa Luxemburgo

Lucha de Clases

Las clases sociales

Para comenzar debemos precisar qué entendemos, desde un análisis crítico y materialista de la sociedad, por “clase social”. Marx nos dice que “en la medida en que millones de familias viven bajo condiciones económicas de existencia que las distinguen por su modo de vivir, por sus intereses y por su cultura de otras clases y las oponen a éstas de un modo hostil, aquellas forman una clase”1, por tanto, no hablamos de “estratos socioeconómicos” determinados por la cantidad de ingresos de una familia sino que hablamos de una clase determinada por su relación de contradicción con los medios de producción y con las otras clases.

“La moderna sociedad burguesa (…) lo que ha hecho ha sido crear nuevas clases, nuevas condiciones de opresión, que han venido a sustituir a las antiguas (…) Hoy, toda la sociedad tiende a separarse, cada vez más abiertamente, en dos grandes campos enemigos: la burguesía y el proletariado. (…) En la misma proporción que se desarrolla la burguesía, es decir, el capital, desarróllase también el proletariado, (…) que no viven sino a condición de encontrar trabajo, y lo encuentran únicamente mientras su trabajo acrecienta el capital” .

Con esto no se refieren a la inexistencia de otras clases o categorías sociales sino a la tendencia del capital hacia su centralización, es decir, la concentración de los medios de producción, y por tanto de la riqueza, en cada vez menos manos y su imperativo despojo de las innumerables manos de los pueblos, llevando de esta forma a los pequeños propietarios, individuales o colectivos, hacia la proletarización, o sea, a no tener nada más que su cuerpo y la capacidad de trabajar con él. La industria desplazó completamente a los oficios, subordinando a quienes vivían de su propio taller al nuevo régimen del salario en las grandes fábricas de los capitalistas; convirtió al herrero en obrero metalúrgico y al carpintero en obrero maderero, convirtió al albañil en obrero de la construcción y al zapatero en obrero del calzado.

Lee el texto completo en el siguiente enlace: Lucha de Clases, Poder Popular y Territorio

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: