INTERNACIONAL

Se profundiza la crisis política en Brasil: renuncia Sergio Moro, ministro de Justicia y uno de los políticos más populares del país

La dimisión de uno de los ministros más destacados del gobierno viene a marcar una nueva fase en el cuadro de crisis política que vive Brasil, poniendo a Jair Bolsonaro en una nueva encrucijada.

Hace un tiempo planteábamos en un “live” de Diario Venceremos que la actual crisis global no es solo una crisis sanitaria, sino más bien la concatenación de tres expresiones de una misma crisis, las cuales podríamos categorizar en crisis sanitaria, crisis política y crisis económica. Cada una indivisible de otra en función de la concepción global de la actual coyuntura.

Esta concatenación de hechos que venían suscitándose desde mucho antes de la pandemia evidentemente no ha golpeado a todos los países por igual, pero dentro del actual contexto podríamos establecer cierta tendencia a profundizar los factores determinantes que devienen en esta crisis integral en aquellos países donde la ofensiva del capital estaba en ciernes durante los últimos meses.

Entre dichos países podemos encontrar a Estados Unidos, Ecuador, Chile o Brasil, siendo este último uno de los más afectados en el plano político por la pandemia, al develar ésta las enormes fisuras existentes dentro del bloque que sustenta al régimen de Bolsonaro.

Dentro de aquel escenario, hoy se ha escrito una nueva página de una crisis política que sólo parece profundizarse a medida que avanza la pandemia de Covid-19, ya que nos enteramos de la renuncia de uno de los ministros más importantes e influyentes del gabinete brasileño: Sergio Moro, ex Ministro de Justicia y uno de los políticos más respetados y apoyados por el pueblo brasileño, ya que fue uno de los líderes de la investigación conocida como “Lava Jato”, que develó el mayor caso de corrupción en la historia de Brasil y que trajo como principales consecuencias la destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff y el encarcelamiento del también ex presidente Lula da Silva durante 2018. 

moro anuncia su renuncia
Sergio Moro en la conferencia de prensa donde anunció su renuncia al Ministerio de Justicia. 

Las causas que explican la renuncia del denominado en su momento “súper ministro” de Bolsonaro son diversas, pero todas conectan de una u otra manera con la progresiva desintegración política a la cual se ha visto expuesto el régimen de Jair Bolsonaro durante las últimas semanas.

En lo particular, Sergio Moro explicó en una conferencia de prensa dictada al momento de abandonar su cargo que las razones que lo llevaron a tomar una decisión tan drástica eran principalmente políticas, acusando directamente al presidente de Brasil por interferir en sus labores, ya que este último había destituido recientemente al director de la Policía Federal, Mauricio Valeixo, sin consultar a ninguno de sus allegados. 

Según Moro, la decisión para destituir a Valeixo radicó en su cercanía al ex Ministro de Justicia y en los intentos del presidente brasileño por posicionar a alguien más cercano a su línea política en el cargo de director de la Policía Federal, institución que juega un importante cargo en la justicia brasileña al investigar delitos relacionados con corrupción, tráfico internacional de drogas y control de fronteras.

Valeixo
Mauricio Valeixo, destituido director de la Policía Federal de Brasil. 

Moro incluso fue más incisivo en sus declaraciones, al asegurar que Bolsonaro pretende tener acceso a “información privilegiada” que maneja la dirección de la Policía Federal en el marco de la investigación que sobrelleva la Corte Suprema acerca de un caso de corrupción que involucra directamente al hijo del presidente, Flavio Bolsonaro. 

La acusación, de ribetes mayores al dejar entrever que Bolsonaro intenta intervenir en una investigación que involucra directamente a su familia, viene a agudizar aún más la crisis política que se vive en el país vecino, la cual viene expresándose hace ya varias semanas.

Sin ir más lejos, hace sólo una semana Bolsonaro decidió destituir a Luiz Henrique Mandetta, quien fuera su Ministro de Sanidad y uno de los miembros del gabinete más valorados en su momento por las y los brasileños, debido a sus constantes desencuentros con el presidente respecto a la manera de manejar la crisis sanitaria, situación que terminó por costarle el cargo.

Si a esto sumamos los constantes desencuentros del bloque de apoyo a Bolsonaro con las autoridades de los principales estados brasileños – como Sao Paulo y Río de Janeiro – es posible avizorar el desmembramiento del pacto que llevó al ex capitán de ejército a la presidencia durante 2018.

¿Qué consecuencias puede traer aparejadas, en lo pronto, la renuncia de Sergio Moro?

Como habíamos señalado anteriormente, una de ellas es el posible desmembramiento del pacto que llevó a Bolsonaro a la presidencia; que estaba formado, entre otros, por sectores militares, políticos defensores del libre mercado, sectores de la gran burguesía, sectores de la ultra derecha y un enorme contingente de fuerza evangélica afincada en la Iglesia Universal del Reino de Dios. 

A modo de ejemplo, el día de hoy el diario Folha de Sao Paulo, uno de los periódicos más importantes e influyentes de Brasil, indicaba que altos mandos del Ejército que forman parte del gobierno estaban evaluando la posibilidad de retirar su apoyo al régimen bolsonarista, debido a que el presidente en ningún momento les consultó respecto a la destitución de Valeixo, siendo que este sector militar se estaba jugando la opción de que el director de la Policía Federal se mantuviera en su cargo por ser cercano a Moro, uno de los ministros mejor evaluados por el ala castrense del gobierno.

Como efecto dominó, la renuncia de Moro viene a agudizar ciertos conflictos internos del gabinete que parece estructurado en “bandos”, de los cuales Moro y Bolsonaro conformaban partes distintas. En dichos bandos las desavenencias entre el Comandante en Jefe del Ejército, Edson Pujol, y el Ministro de Defensa, Fernando Azevedo, han sido conocidas, dando cuenta de la pugna existente en el propio seno de las fuerzas militares respecto a dar su apoyo o no a las medidas asumidas por Bolsonaro en medio de la crisis de Covid-19.

Por último, a este cuadro debe sumarse el alejamiento del Ministro de Economía, Paulo Guedes, de las decisiones asumidas por Bolsonaro, ya que las medidas ultra liberales propuestas por Guedes para sobrellevar la actual coyuntura han dejado de hacer sentido en la cúpula más cercana al líder bonapartista, siendo “congeladas” de forma provisoria. Los medios locales se aventuran incluso a proponer una posible dimisión de este Ministro, otro de los llamados “súper ministros” del régimen, expresando en todas sus fases la ruptura dentro del gobierno. 

El complejo matiz de re configuraciones en la estructura política de Brasil anuncia una agudización aún más tenaz de la lucha de clases en dicho país, ya que por un lado el presidente ha dado la espalda al electorado que lo llevó al poder en medio de la crisis; y por otro, “ensucia” también su imagen al revelar tentativas intervencionistas en aspectos ligados directamente a una investigación judicial contra la corrupción, siendo que uno de sus principales “eslogan” de campaña fue la lucha contra este delito.

Cacerolazo
Imagen de un “cacerolazo” contra Bolsonaro en Sao Paulo, los mismos que volvieron a reactivarse hoy exigiendo la dimisión del presidente tras conocerse la renuncia de Sergio Moro. 

En suma, se vuelve evidente que las condiciones para una profundización de la crisis y un ascenso de las luchas populares en este país están sobre la mesa, volviéndose claves los próximos días para comprender los alcances de todos estos acontecimientos.

Sólo a modo de colofón de esta nota, y en nuestra intención también de develar que la actual crisis del capitalismo es en realidad una conjunción de tres aspectos de la crisis ya mencionados, cabe señalar que el día de hoy la Bolsa de Sao Paulo nuevamente se desplomó en sus índices bursátiles, cayendo más de un 5% a consecuencia de la renuncia de Sergio Moro. Esta situación, de todas maneras, venía registrándose desde mucho antes, ya que los índices de aquel país vienen en picada desde el inicio de esta crisis integral.

Como vemos, Brasil demuestra transitar el mismo camino que Estados Unidos, y quizás en estos países es donde logra expresarse con mayor claridad la agudización de la lucha de clases y la profundización, en consecuencia, de la crisis política, que tienen a los gobiernos bonapartistas de Bolsonaro y Trump en una encrucijada de la cual les resultará difícil poder salir bien parados.

 

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: