OPINIÓN

Opinión |Un problema de “Clase”

Compartimos una nueva opiniòn enviada por nuestros lectores.

Por Ariel, profesor y luchador social

Mi trabajo, me permite conocer la realidad de diferentes espacios educativos. Trabajo de apoderado, relacionándome con profesores y equipos directivos de diferentes colegios, es decir, distintas realidades o diferentes vulnerabilidades. Además, soy padre y profesor, cuando niño siempre estuve ligado a la educación popular, y luego de grande estudie a Freire.

Parto diciendo esto, porque a los y las colegas no les gusta la critica, el adulto centrismo y el conocimiento genera que ellos/as se autoconvenzan que tienen la razón y hoy inician las vacaciones.

las y los estudiantes chilenos han dado muestra de gran valor y liderazgo social, reflexionando colectivamente e instalando métodos democráticos de toma de decisiones para pelear contra el modelo que hoy nos rige.

Con ello, muchos y muchas profesoras han sido parte de la Rebelión Popular, sin embargo, el colectivo de profesores/as no da el ancho. Desconozco las disputas de poder dentro del gremio, pero logro observar que hay hetereogeneidad en la masa de docentes, no han logrado un discurso unitario.

La participación política de los y las profesoras de Chile, no suma, resta, ejemplo de esto es el quiebre de la mesa de unidad social, quiebre donde solo quedan los gremios cooptados por los partidos políticos cambiando su nombre a bloque sindical.

Al no lograr cambios, ante la cuarentena escolar, en todos los establecimientos escolares, han entregado material para trabajar en casa. Este material es monitoreado, incluso calificado, de diferentes formas, entre ellas: mande lo realizado por fotografía de WhatsApp, envíe el material trabajado por correo electrónico, supervisión de lo realizado via clases virtuales, entre otros. Colegas: ¿realmente están midiendo lo aprendido?.

Durante la REBELION POPULAR, la reflexión en los diferentes espacios educativos, no fructiferó, ni desde lo político-gremial, ni desde las transformaciones sociales, ni desde el curriculum. Los “pedagogos y pedagogas” dan muestra de ello, principalmente porque cumplen con lo que le dicen que tiene que hacer, poco propositivos y poco creativas, en resumen, poco pedagogos.

Es por todo que el cumplir con el quehacer, para no perder la pega o para cuidarla, sin debatirlo, sin pensarlo, les convierte en autómatas. Estos autómatas, permiten al empresario-presidente, hablar de normalidad, sin entender las diversas realidades que sus pupilos/as, estudiantes, alumnos/as, necesitan realmente. Hay profesoras haciendo encuestas de conectividad de sus estudiantes a las 20:00 hrs., hay equipos directivos que hacen entrega de libros o canastas JUNAEB sin las debidas precauciones, y profesores que se encuentran calificando los “procesos educativos de  niños y niñas”.

El debate al dia de hoy es la reincorporación a clases luego de las vacaciones de invierno, empero, aun no definen una postura realmente firme frente a la NO EXPOSICION de la vida de lxs educadores y de les niñes. La postura del colegio de profesores no es validada desde el gobierno porque no se ha demostrado el poder gremial, durante el periodo de gobierno de Piñera, el CPCh llamó al repliegue cuando mayor fuerza tenía, dentro del gremio y de la sociedad chilena; aun así, los estudiantes siguieron movilizados iniciando la rebelión en el mes de octubre, mientras el CPCh iniciaba un nuevo movimiento a través del Bloque Sindical de la mesa de unidad social (Bloque que no tiene incidencia hoy día)

Las dificultades que hoy observo tienen principalmente que ver con dos factores, el primero con la incapacidad de reflexión colectiva y discurso común del gremio, el segundo y más importante es que lxs pedagogxs olvidaron su clase y olvidan la clase que deben representar.

Lo que me hace recordar que, en la universidad, la mayor parte de lxs estudiantes de pedagogía provienen de sectores populares, pobres y estudiaron en establecimientos públicos o particulares subvencionados altamente vulnerables. Como todes luego de conseguir trabajo, probablemente contrajeron deudas, compraron autos y casas, se alejaron de la pobreza, empero, realizan clases a niñes pobres, sin empatizar con esta realidad, y más importante aún, sin luchar por mejorar aspectos de infraestructura, curriculum y acceso a mejores condiciones de vida de sus estudiantes.

En definitiva, creo que el Colegio de Profesores de Chile debe convocar a la HUELGA GENERAL, aportar a disminuir estrés en las familias e iniciar la lucha por la reforma curricular donde la educación sea para todos/as de calidad. Esto para de una vez por todas, hacernos cargo de la infancia vulnerable, ocupando los espacios de NUESTRA clase, para asì, generar poder en las poblas, en las villas y en la calle, para que nunca más lo obtengan los socios del fascimo, encubiertos en nuevas mayorías, iglesias canutas, y otros espacios de CLASE.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: