NACIONAL OPINIÓN

Los secundarios nuevamente nos hacen recordar octubre

La calendarización que precedía al mes de marzo anunciaba que afrontábamos un mes crucial en el desarrollo de la Revuelta Popular. Cargado de fechas de protesta, y atravesado por el dinamismo de la lucha feminista, ya los primeros días del mes nos han demostrado que nuestras proyecciones no estaban para nada erradas.

Hace un tiempo afirmábamos en una editorial que la Rebelión gozaba de buena salud, y marzo con su explosión de los primeros días nos ha recordado más que nunca dicha afirmación, cualificándola y dándole nuevos bríos.

Recapitulando, el mes comenzó con los ya clásicos domingos de cicletadas masivas, las cuales, valga la redundancia, son cada día más masivas. El primero de marzo estuvo caracterizado por una larga  cicletada por Santiago que reunió a miles de ciclistas de todas partes de la capital.

El curso de los hechos fue dinamizándose en torno al desarrollo de las ya clásicas expresiones de protesta, ahora enmarcadas en el “súper lunes”, famoso primer lunes del mes de marzo que este año tuvo tintes de lucha como nunca antes se había visto. Sólo Santiago amaneció con más de 50 cortes, en Antofagasta barricadas bloquearon ambos accesos a la capital mientras que en otras importantes ciudades del país los cortes de ruta y las acciones de masas fueron parte de una lucha que duró todo el día, desde el alba hasta la noche más oscura.

La represión, como no, actúo encarnizada y con los métodos ya conocidos, pero la lucha popular tuvo la capacidad de plantarle cara y repelerla en muchos sectores del país, como se logró evidenciar en gran cantidad de registros subidos a redes sociales.

El martes 3, si bien marcó un decrecer en la algidez de las movilizaciones, pareció conformarse como el perfecto preludio de lo que muchos veíamos venir: la irrupción vertiginosa y sin medias tintas de los secundarios nuevamente en la lucha, tras dos meses de supuestas “vacaciones”.

Los rumores en torno al “qué podía pasar” con la movilización estudiantil no hicieron más que hacerse ciertos, ya que este 4 de marzo estuvo marcado por la lucha secundaria. Como ya nos tienen acostumbrados, con dinamismo, astucia y sin tanta parafernalia y anuncios previos, muchos secundarios de todas partes del país se unieron a las convocatorias a “mochilazos” y “fugas masivas”.

Salieron a la calle, cortaron avenidas, se enfrentaron a la represión, gritaron como una sola voz y nos recordaron casi como una explosión en nuestras caras los métodos con los cuales se dio inicio a toda una Rebelión. Volvimos a escuchar de evasiones masivas, de estudiantes invitando a los adultos a unirse a su lucha, una en la cual desde hace mucho tienen un rol protagónico.

En los hechos, Santiago vio interrumpida su normalidad en diversos sectores y durante amplias horas de la tarde. Estaciones de metro de las líneas 5, 4 y 1 tuvieron que ser cerradas, y los recorridos de trenes y micro buses modificados al paso.

Los estudiantes periféricos, quizás los más olvidados por esta educación injusta y sin alma, tuvieron la capacidad de enfrentarse durante largo tiempo a la represión de Carabineros, volviéndose comunas como Puente Alto verdaderos campos de batalla.

Los secundarios con su arrojo y poco miedo al que dirán nos sacudieron nuevamente, posicionaron nuestras mentes otra vez en octubre y nos sacudieron un poco de la modorra constituyente, que si bien necesaria y contingente, parecía absorber el grueso de nuestras acciones y discusiones, encerrándonos en las redes sociales e instancia similares.

Un tirón de orejas para el adulto centrismo, desde hace ya un buen tiempo los estudiantes vienen mostrándonos los caminos a transitar, los dignos métodos de la lucha popular. Con errores y con aciertos se la han jugado y no han tenido miedo.

Nosotros los adultos, que sin duda también lo hemos dado todo, a veces tenemos que dejar la soberbia de lado y sentarnos a observar cómo las nuevas generaciones se abren paso a punta de gritos y descontento en medio de una sociedad que poco y nada los tenía en cuenta. Sin tanta parafernalia, academia y palabra rebuscada.

Los secundarios nuevamente nos hacen recordar octubre, mañana nuevamente están convocando mochilazos y fugas masivas. Nosotros acompañemos, aprendamos, valoremos como nunca antes su lucha.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: