OPINIÓN

Opinión | El ‘Flaco’ es pueblo

El Flaco es algo más que ese humorista que hemos visto en distintos escenarios, su éxito radica en que refleja a la clase trabajadora en su esencia.

Paúl Vázquez, más conocido como el flaco, ex integrante del dúo humorístico “dinamita show”, queridísimo por el mundo popular, es un fiel reflejo de lo que es en esencia el pueblo trabajador. Sin ánimos de idealizar su figura, él encarna esa capacidad de la clase explotada para sobreponerse a los desafíos que se le ponen enfrente y seguir adelante a pesar de las diversas contradicciones que la aquejen. Lo ha demostrado en su lucha contra el consumo de sustancias, la cuál (dicen quienes han afrontado esa lucha) es una batalla que el adicto libra cada día de su vida desde que se levanta hasta que se duerme. En ese proceso están permitidos los avances y los retrocesos, la perfección no existe.

ActualmEl ser humano cuenta con la capacidad de transformar su realidad de tal modo que su existencia se vea favorecida, lo cual puede traducirse en procesos de transformación de diversa complejidad y profundidad. Es esa capacidad la que nos constituye como seres humanos.ente, el pueblo que se ha movilizado en rebelión por más de 4 meses, comprende la posibilidad de transformación y se hace responsable de ella. Y claro, ¿cómo podría el pueblo desentenderse del cambio cuando ha visto como varios de sus miembros y miembras han sido capaces de superar adversarios tan poderosos como la cocaína, el alcohol o la pasta base, etcétera?

Hoy afrontamos momentos de transformación, frente a nuestros ojos se abren diferentes posibilidades, algunas más esperanzadoras que otras. Son tiempos complejos y difíciles de manejar, con más dudas que certezas quizás. Pero tenemos una certeza y esa es que el cambio no solo es posible sino que es necesario.  Y con esa convicción debemos impulsar un cambio profundo capaz de sobrepasar los derrotismos y cálculos de los sectores que se han abanderado con los cambios en la medida de lo posible, los que defienden el cambiarlo todo para que nada cambie. Los que pretenden entrampar la digna lucha del pueblo en los estrechos márgenes de una institucionalidad podrida.

Debemos hacer los esfuerzos por construir un marzo lleno de lucha y rebeldía que ponga en jaque una vez más al régimen y permita profundizar los procesos de organización en el seno del movimiento popular. Es una tarea imperiosa avanzar hacía una huelga general que aglutine a los diferentes sectores que hoy se encuentran luchando. Al mismo tiempo, la unidad de la clase trabajadora debe forjarse amparada en la acción común del pueblo. Que marzo se transforme en la pesadilla de quienes sueñan con mantener las cosas tal como estaban y al mismo tiempo les aclare que ese sueño no es mas que una utopía.

En el proceso nos enfrentaremos a avances y retrocesos, a diversas contradicciones que debemos resolver colectivamente y teniendo como presente la capacidad del ser humano para la transformación de su realidad. El pueblo que soñaba con vivir otra realidad, hoy despertó del sueño pero materializarlo y hacerlo su realidad.

Daniel Parraguez

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: