OPINIÓN

Opinión | Las leyes en su dimensión histórica al servicio de la burguesía

En estos días bien conocido ha sido el caso AK-47 donde el Estado desestimó aplicar la Ley de Seguridad del Estado. ¿cómo funciona el andamiaje de las leyes en estos casos?

Delitos tributarios perpetrados por Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano que culminaron en la vergonzosa sentencia de clases de ética; la jueza Andrea Acevedo frente al asesinato de Jorge Mora criminalizaba el actuar de la garra blanca buscando la protección de Carlos Martínez[1]; recientemente se devela el caso de la compra de AK-47 donde involucrados presentan un marcado perfil ligados a la derecha, la sentencia perpetúa la impunidad del barrio alto. En su contraparte recordamos el caso de Bastián Arriagada trabajador ambulante que falleció en el incendio de la cárcel San Miguel, sentenciado a 61 días por vender películas piratas; en la actual rebelión popular se encuentran compañeros y compañeras sentenciados bajo Ley de Seguridad del Estado. Los presentes casos no son hechos aislados, no son circunstancias, son expresión del carácter estructural de clase del Estado, cuyo fin sigue siendo conservar las relaciones de explotación y opresión.

Por un lado, la salida política a la crisis actual se concentra en el ilegítimo plebiscito, por otro lado, avanza la represión blindada en la impunidad, “miren como nos hablan del paraíso, cuando nos llueven balas como granizo” sentenció Violeta.

La perspectiva histórica del instrumento jurídico como defensora de la propiedad privada.

Si las primeras obras de Marx están marcadas por la búsqueda de ajustar y precisar su relación con los jóvenes hegelianos, la continuidad estará marcada por temáticas que vislumbran áreas de la economía política. En el marco del debate de la Dieta Renana Marx comenzará a problematizar la propiedad y su consumación en el entramado jurídico, es así como el robo de madera o el proceso histórico de la parcelación de las tierras generará material para la problematización desde 1840.

Los dispositivos jurídicos vinieron a consolidar los procesos de ofensiva del capital, minando y destruyendo las expresiones de solidaridad existentes en el mundo popular, es decir, las lógicas del capital expresadas en la desposesión fueron conquistando y avanzando, sembrando nuevas codificaciones del crimen. La herramienta jurídica se convirtió en la pavimentación histórica para legalizar la ilegalidad del desenvolvimiento del capital, dejando como secuela miles de desposeídos de sus medios de producción. Desde esta dimensión estratégica los instrumentos jurídicos imponen un nuevo régimen de explotación y disciplinamiento a los desposeídos.

“las personas súbitamente arrojadas de su órbita habitual de vida no podían adaptarse de manera tan súbita a la disciplina de su nuevo estado. Se transformaron masi­vamente en mendigos, ladrones, vagabundos (…) De ahí que a fines del siglo XV y durante todo el siglo XVI proliferara en toda Europa Occidental una legislación sanguinaria contra la vagancia”[2].

La fragilidad que evidencia el análisis histórico del derecho y su desenvolvimiento jurídico acompañando los procesos de desposesión, devela que la aparente neutralidad y objetividad de su ejercicio esconde los intereses del capital expresados en una performance de solemnidad.

En otro momento Marx planteará una metáfora contenida en la Contribución de la crítica a la economía política (Prólogo), situando a la esfera jurídica como expresión de la superestructura, es decir, se comprende como una apariencia que se erige desde la estructura que contiene la base real del conjunto de las relaciones de producción[3].

Podemos sostener que hay una expresión vinculada a develar la instrumentalización del aparato jurídico en función del despliegue del capital relacionada con la experiencia de los campesinos de Mosela, y el marco que constituye la Dieta Renana. Por otro lado, encontramos una metáfora que concibe la esfera jurídica en evidente reproducción del orden de explotación. Se puede seguir profundizando en esta comprensión presente en Marx del entramado legal amparando la violencia del capital sintetizadas en la obra maestra de El Capital.

En la profundización de la lucha de clases las hipocresías liberales se van desmontando, el aparato jurídico se activa en la criminalización y persecución de quienes atentan contra el orden de explotación y opresión, las garantías para proteger la propiedad privada se fortalecen. Desde la ley antiterroristas hasta la ley de seguridad del Estado, la ley anti – barricadas hasta la prohibición de pancartas resquebrajan el paraíso de la libertad e instaura su verdadero rosto, la expresión de la dictadura del capital.

Por Diego Gutierrez

[1] https://www.cnnchile.com/pais/jueza-formalizo-carabinero-muerte-hincha-no-estamos-hablando-lanzando-flores_20200129/

[2] Marx, Karl. EL Capital. Tomo I Vol.3 El proceso de producción del capital. Siglo XXI. Buenos Aires.2012

[3] Antología Karl Marx. Siglo XXI. Buenos Aires, 2015.

Esta lectura en clave de determinismos económico irritaba a Marx (“todo lo que sé es que yo no soy marxista”, declaró) y llevó al viejo Engels a ciertas matizaciones; en las cartas de sus últimos años advirtió que el proceso de determinación económica no es directo, sino mediado por diversas instancias; que las superestructuras también reaccionan sobre la estructura económica; que debe estudiarse cada proceso histórico y no aplicar modelos abstractos y, a fin de cuentas, que los “factores” en juego en los procesos sociales son muchos, de modo que lo económico sólo es determinante “en última instancia”. (p.247)

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: