EDITORIAL

Editorial |Marzo: ¡La Huelga General feminista va!

Las últimas semanas han estado marcadas por el debate en torno al Plebiscito Constituyente del próximo 26 de abril. En torno a las posiciones del Apruebo – Rechazo han ido agudizándose paulatinamente las contradicciones inherentes a la lucha de clases, y mientras algunos grupos han ido asumiendo una postura favorable al “Apruebo” y apuestan todas sus fichas a ganar dicha elección en favor de su opción, otros han ido develando sus posturas reaccionarias y fascistoides sin temor alguno, saliendo a las calles para demostrar su postura en torno al proceso, la cual no es otra que el “Rechazo”.

Más allá de los mediáticos conatos entre partidarios de una u otra opción, en el nuevo escenario que se abre el gobierno y la burguesía más eminente y poderosa del país han intentado pasar desapercibidos, sumidos en contradicciones y desavenencias respecto a las posturas que asumirán en torno al plebiscito, pero seguros de la agudización del actual escenario a partir de los venideros días de marzo.

Debido a esta situación, para el bloque de unidad en el poder se vuelve imprescindible la normalización y aplastamiento de la Revuelta en el mes de marzo, y como están seguros de la agudización de la lucha de clases para esas fechas han comenzado ya a jugar sus fichas. En este rol, todos quienes componen dicho bloque han jugado su parte, expresiones de ello son el mayor financiamiento y preparación en tácticas disuasivas para Carabineros y FF.AA, la promulgación de leyes represivas como la famosa ley “anti barricadas”  y “anti saqueos”, la agudización de posturas en contra de la protesta social por parte del poder judicial entre otros muchos ejemplos que podemos encontrar.

¡Se nos viene marzo! y sí, el bloque de unidad en el poder se está preparando tenemos que hacerlo también nosotros. Es acá, precisamente, donde surgen diversas dudas sobre las cuales plantearemos algunos apuntes.

Consideramos que marzo es un mes que atañe una importancia igual e incluso mayor que abril para el desarrollo de esta Rebelión, y si bien no nos posicionamos en contra del legítimo sentir del pueblo movilizado por expresar su voluntad de cambios profundos a través de una nueva constitución, consideramos que este plebiscito es por lo bajo insuficiente para solventar la amplitud de demandas emanadas por el pueblo movilizado en estos cuatro meses de Rebelión Popular.

Una lucha que alcanzó niveles de organización y combatividad jamás vistos en décadas dentro de este país lo logró gracias al sentido de totalidad presente en amplios sectores de masas, a esa férrea voluntad de “cambiar todo lo que debe ser cambiado”. Por lo mismo, estamos totalmente seguros que una nueva constitución es un paso importante dentro de la lucha del pueblo, pero no le da cierre ni debería pretender ser la solución definitiva a todas nuestras demandas, menos aún el plebiscito.

Mientras tanto, el bloque en el poder intentará por todos los medios de convencernos que el Plebiscito y el proceso que se abre con posterioridad a él serán el broche de oro que cierra por fuera esta Rebelión. Que nuestras demandas han sido finalmente escuchadas mientras los directos responsables de las muertes, mutilaciones e injustos encarcelamientos a nuestro pueblo continúan tranquilamente en el mismo sitio que ocupaban antes del inicio de esta Rebelión.

Como Diario Venceremos no estamos dispuestos a imaginar siquiera dicho escenario. Desde un inicio hemos planteado que el gobierno de Piñera debía acabarse por la fuerza popular y todos los responsables pagar sus culpas, y para que ello pase se necesitan crear las condiciones capaces de lograr tal objetivo, y por lo tanto, marzo se vuelve un mes fundamental, y por lo mismo no podemos ponernos “anteojeras” y mirar solamente a abril y el plebiscito como si fuese el fin único de la lucha librada. Bordeando el mes de marzo por la orilla, casi como una mera transición.

Si queremos crear las condiciones propicias para que el gobierno de Piñera y sus secuaces finalmente se acabe debemos posicionar la Huelga General como un esfuerzo central en el transcurso de nuestra Rebelión.

Si bien Chile no se caracteriza por el desarrollo de grandes huelgas a lo largo de la historia de nuestro movimiento obrero, existen experiencias sumamente ricas en el transcurso del siglo XX que nos permiten comprender en plenitud los alcances de la lucha de un pueblo organizado y con rabia contenida. Expresiones de aquello son, por ejemplo, las grandes movilizaciones de inicios del siglo XX en plena “Cuestión Social” o la “Batalla de Santiago” de 1957, capaces de acabar con larguísimos períodos políticos de nuestra historia e incluso acelerar la salida de presidentes de sus cargos, como fue el caso de Carlos Ibáñez del Campo.

Queremos apuntar, por lo tanto, a la enorme oportunidad histórica que se presente frente a nuestros ojos. Una huelga no hace diferencias de sexos, edades, géneros, trabajadores o no trabajadores. Toda o todo aquel que desee sumarse a ella puede hacerlo mediante los métodos que estime conveniente. Desde no asistir al trabajo hasta asumir mayores niveles de violencia política y de masas.

Por lo tanto, es en este marco que la Huelga Feminista de este 8 y 9 de marzo es un paso fundamental, una posibilidad cierta de cualificar la rebelión popular con las mujeres a la cabeza. Al ser una Huelga enmarcada en la convocatoria mundial a movilización por parte de los grupos feministas en el icónico mes de marzo, la centralidad de la lucha recae en mujeres y disidencias sexuales.

Esto porque recordamos que las mujeres siempre han sido parte de la Historia popular, de la memoria de luchas y en la lucha callejera. No obstante, han sido invisibilizadas, las han borrado de la historia y marginado, pero han resistido y en la memoria feminista popular están las mujeres proletarias de las salitreras del norte que se organizaban en los  Centros Femeninos, las mujeres que participaban en las Asambleas de Alimentación e impulsaban huelgas de hambres, las mujeres de los conventillos, las mujeres de las tomas de terreno, las mujeres militantes que se rebelaron y dieron su vida por transformar esta sociedad.

Como Diario Venceremos estamos sumamente convencidos que las mujeres siempre han estado en primera línea y en sus manos está inaugurar  marzo mediante una Huelga Feminista en conjunto con toda la clase trabajadora.

El 1 de diciembre de 1971 las mujeres durante la dictadura cívica- militar conmemoran el Día de la Mujer Trabajadora, con el fin de botar la dictadura de Pinochet. En el presente las mujeres llaman a una Huelga General para exigir la salida de Piñera y  todos los responsables políticos de las violaciones de derechos humanos, libertad a los presos y presas de la rebelión, eliminación de la agenda represiva y una Asamblea Constituyente Plurinacional, Feminista y Popular. Por tanto, en marzo las mujeres irrumpiremos en las calles durante un mes que puede alcanzar ribetes históricos y decidores en el devenir de la lucha de clases.

La Huelga se está construyendo, pensando, articulando en diversos puntos del país, durante este proceso de rebelión y/o huelga los procesos de auto organización han avanzado y se han ido cualificando. Las asambleas populares, las coordinaciones a nivel comunal, regional y nacional de las organizaciones territoriales, las brigadas de salud son una muestra de aquello, por tanto, superan a las burocracias sindicales y las tensionan a emanar una posición respecto a la coyuntura que se avecina. Esta última semana en los territorios se debe avanzar con la coordinación de los sectores estratégicos de dichas comunas (transporte, centros educativos, retail, sindicatos), además actuar de forma cohesionada vecinas y vecinos en conjunto con los y las estudiantes preparándose para la jornada del súper lunes 2 de marzo. Además, 4 y 5 de marzo, 7 y 8 de marzo serán días de agitación, protesta y propaganda para invitar a paralizar y apoyar la huelga dentro de las posibilidades que tenga la población, desde el 9 hasta el 11 de marzo debe mantenerse la paralización productiva y jornadas de protestas hasta que caiga este gobierno.

¡En marzo la huelga feminista va!

¡Por un marzo de organización y lucha en esta rebelión: mujer proletaria súmate a la huelga!

Piñera, políticos corruptos, empresarios saqueadores… ¡Se les viene marzo!

One comment

  1. Como siempre no se saca las orejeras el burro. Y para más remate rascan donde no pica. Para muestra un botón: ni una mención al rol de los secundarios, artífices de la explosión. El mismo error de la lectura pre 18 de octubre donde ponían acento en “los profes”! Apuesto que la huelga feminista no se materializará como esperan, que será cooptado parcialemente el movimiento y el 8M mismo debido a la heterogeneidad de los feminismos, y serán los estudiantes nuevamente los que darán cátedra. Pero bueno, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Me gusta

Añdir un comentario a Antonov-ovseienko Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: