OPINIÓN

El asesinato de Jorge: Un atropello nada casual contra el pueblo

El asesinato de Jorge no es un hecho aislado ni mucho menos un accidente. Es la reacción atacando a un pueblo rebelde y revolucionario que está dispuesto a dejar todo en la cancha, en la galería y en la calle para vencer y cambiarlo todo.

Sin lugar a dudas, Colo-Colo (el equipo más popular de Chile) y su hinchada han sido los más golpeados y perseguidos de la dictadura de Piñera.

Los medios de comunicación han intentado de todas las formas posibles desarraigar el clamor popular y sus expresiones de lucha de esta hinchada. Sin embargo, no lo han logrado ni lo lograrán.

El sentimiento hacia Colo-Colo y su gente va más allá de 90 minutos de fútbol o un campeonato. Lo que representa ese indio en el pecho es la sangre araucana y su resistencia, pero también a un pueblo dejado en el olvido y arrasado con la injusticia, el dolor y la desazón.

Es la pasión del pueblo, desde un cura hasta un ladrón” es esa transversalidad, ese arraigo popular es lo que le duele al poder. Quienes a toda costa intentan quebrar esta intrínseca unidad sin mayor éxito. Por el contrario, haciendo más fuerte y duradero este sentimiento, pasión y compromiso.

Y es que mientras la gente se aleja cada día más y más de la institucionalidad, de sus partidos protectores del régimen, de los medios de comunicación tradicionales y sus fuerzas de represión, Colo-Colo suma y suma adeptos.

Garreras y Garreros nacen en la población con la única esperanza -y alegría- de ver en sus vidas a Colo-Colo ser campeón. Sin más ni menos, eso es lo que en una población segregada y golpeada día a día y años tras año lo que le da alegría al pueblo.

Pero hoy se juega un partido más importante. El más importante y, quizás, más crucial de la vida; más que el 5 de junio de 1991 y la conquista de América; más que el tetra-campeonato y el dominio del campeonato nacional. Hoy se está jugando el partido de la Rebelión Popular. Encuentro que definirá si conquistamos la vida nueva. Una vida y realidad distinta a la que estamos obligados y obligadas a aceptar sin chistar y que nos mata día a día.

Ante ello, el aguante que le han puesto las hinchadas y, en especial la de Colo-Colo, ha sido Monumental. Sin importar si en la calle había militares o Carabineros para proteger los intereses de los más ricos.

Eso. Ese empuje y coraje, ha sido un dolor y molestia profunda para quienes quieren mantener sus negocios intactos. Ante lo cual, como nos ha mostrado la historia y la lucha de clases, han emprendido una ofensiva sin límites. Llevándose vidas e historias por delante.

Frente a lo cual, el asesinato de Jorge -UN NUEVO ASESINATO-, no es un hecho aislado ni mucho menos un accidente. Es la reacción atacando a un pueblo rebelde y revolucionario que está dispuesto a dejar todo en la cancha, en la galería y en la calle para vencer y cambiarlo todo.

Este nuevo asesinato demuestra que tienen miedo, pero un día serán juzgados los asesinos del pueblo y volveremos a sonreír y gritar por el Cacique. Mientras tanto, como dijo la Garra Blanca “No vuelve más el fútbol hasta que paguen los asesinos del pueblo“.

Y es que…

¡Sin policías, sin militares vamos a salir campeón!

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: