EDITORIAL

Editorial | El año termina, la Rebelión sigue.

El año finaliza en medio de hitos que dan cuenta de la profundidad alcanzada por la Rebelión en el pueblo chileno. El masivo funeral del compañero Mauricio Fredes, la "Zena Cero" en Plaza de la Dignidad y las diversas convocatorias a manifestarse en medio de las celebraciones de fin de año son expresión de la vigencia y buena salud de esta Rebelión a mas de 70 días de su inicio.

No son 30 pesos, son 30 años es una consigna importantísima que surge en la Rebelión, la cual traspasa aspectos meramente consignatarios demostrando en cinco palabras una serie de hechos y situaciones. Esta resume la vida del pueblo chileno en una sola frase y contiene en ella una acumulación de rabia, frustraciones y miedos tal, que se vuelve una síntesis del estallido de la Rebelión Popular.

Acompañando a la anterior, otra de las consignas que rondó fuerte las primeras semanas de la Rebelión sostenía y hacía referencia a las enfermedades mentales que azotan a nuestro pueblo casi como una pandemia, expresando que “No era depresión”, dando cuenta de la soledad, la opresión y la explotación diaria a la que hemos sido sometidos históricamente como clase trabajadora, sobre todo estos últimos 30 años. Es más, los niveles de alcoholismo, drogadicción, suicidio aumentaron exponencialmente en el Oasis de la democracia durante este tiempo.

Pero hoy, a horas de iniciar una nueva década subvierten cualquier significado negativo, representando un cierre y una apertura a un período de esperanza, de luchas, de perspectivas de transformaciones reales; es decir, nos traza como pueblo chileno responsabilidades históricas en el camino, obstáculos por superar.IMG-20191231-WA0025

Este año 2019, cierra de manera distinta, con un sabor diferente a los últimos 30 años. Pareciera que han transcurrido 30 años más en tan solo dos meses, sucesos rápidos, dinámicos que se caracterizan por una profunda crisis del régimen político y su incapacidad de sostenerse más que en bloque unitario y represión, a la vez que un embrionario poder popular surge en las asambleas y recorre el país como un río que por años estuvo detenido, dándole en cada momento la vida necesaria para seguir creciendo.

Las asambleas populares como torrente de organización en los territorios de nuestro país se han cualificado, pero también se han visto enfrentadas a contradicciones importantes propias de los procesos revolucionarios, más aún cuando estos espacios de organización del pueblo deben enfrentarse a condiciones históricas y las posibilidades que ellas representan. En la turbulencia de dichas contradicciones y desavenencias el respeto a la democracia, la independencia de clases y fortalecimiento de estos espacios como embriones de poder deben prevalecer como aspectos fundamentales. 

A su vez, la crisis del régimen político sigue demostrando su enorme magnitud, y la propia condición de aguda crisis que ha debido enfrentar ha acelerado el deterioro de la economía del país en perspectiva de transformarse en crisis económica. En el mismo reglón, las contradicciones de los partidos del orden son una muestra de fuerte crisis e incapacidad de resolverla, la burguesía chilena no tiene posibilidades de dar concesiones democráticas como salidas a la Rebelión por su fuerte crisis económica y su mayor descomposición política.

Screenshot_20191231_203503.jpg

Por esta razón, creemos fundamental, en perspectiva, seguir fortaleciendo las asambleas de manera concreta, en el ejercicio de poder, de movilización y autodefensa, a la vez que estas avancen hacia la articulación nacional, única forma para enfrentar al bloque de las clases dominantes. En el plano de este proceso de articulaciones debemos dar pasos decididos para apuntar hacia la organización en un frente único como bloque de la clase trabajadora y popular, para enfrentar el momento histórico en unidad. 

En ese mismo sentido, consideramos que debemos echar abajo el gobierno de Piñera y a los partidos del orden. No es el plebiscito de quienes han asesinado y nos han mantenido sumidos en la explotación durante estos 30 años la gran solución; se vuelve necesario asumir las posibilidades históricas del presente, ligándolas a la necesidad que tenemos como pueblo para romper con el régimen político, echar abajo al gobierno y al parlamento corrupto e instalar un gobierno de los trabajadores y trabajadoras. Así, de esta forma, la Asamblea Constituyente soberana y libre será posible.

 

 

 

 

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: