EDITORIAL

Editorial | Por libertad y dignidad para los presos de la Rebelión Popular

En la sociedad por la cual estamos luchando la solidaridad se presenta como uno de los valores fundantes, y aquella debe comenzar a practicarse desde ya. No podemos quedarnos de brazos cruzados, y toda iniciativa que apunte al apoyo mutuo en dichos aspectos debe encontrar canales de confluencia.

El viernes 20 de diciembre, el Intendente Guevara, con la soberbia propia del cargo que ostenta, anunciaba con bombos y platillos el “copamiento territorial” de Plaza de la Dignidad con más de 1.000 efectivos de Fuerzas Especiales y detectives de civil. Este despliegue, inusitado incluso en el contexto de Rebelión que hemos atravesado los últimos dos meses, tenía como único objetivo impedir que los manifestantes llegasen a este emblemático lugar para así mantener una tradición que ha caracterizado las movilizaciones en Santiago desde hace ya 10 viernes.

A pesar de toda la parafernalia anunciada por el Intendente, la combatividad y la decisión de quienes se reunieron el día de ayer pudo más, y a eso de las 19:30 horas Plaza de la Dignidad era nuevamente ocupada por el pueblo, levantando el cerco interpuesto por las fuerzas del orden.

Carabineros, en el transcurso de la jornada hizo gala de la represión de la cual tantos registros han quedado: heridos por balines, lacrimógenas lanzadas directamente al cuerpo, golpes y vejaciones arbitrarias, además del criminal intento de homicidio hacia un manifestante que hoy padece una doble fractura a la pelvis. Todos estos hechos han representado el perfecto corolario de estos dos meses de Rebelión, una en la cual el Estado ha reprimido sistemáticamente al pueblo en lucha desde el primer día.
Piñera lo dijo apenas todo iniciaba, nos declaraba la guerra caracterizándonos como “un enemigo poderoso”, al cual era necesario repeler a como dé lugar.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 23.37.28

Con declaraciones de este tipo vertidas por el máximo representante del poder Ejecutivo las Fuerzas Armadas no hicieron más que tomar el guante, ejerciendo una represión sistemática que ha dejado como saldo gran cantidad de muertos, personas mutiladas, violaciones, heridos de diversa índole y vejaciones sin parangón.
Si bien esta represión ha bajado su intensidad durante las últimas semanas, la sistematicidad de estos actos continúa vigente, y ha sido corroborada por organismos internacionales como Amnistía Internacional o el CIDH.

El Estado, en su rol coercitivo, no ha hecho más que justificar estos actos, y a la cola de esta decisión se han cuadrado los representantes del Bloque de Unidad cerrando una ecuación que reza más o menos así: el gobierno manda a reprimir a sus Fuerzas Armadas mientras los demás poderes estatales le siguen el amén legislando y juzgando lo necesario para justificar a como dé lugar estos hechos. Quién no quiera acomodarse a la “normalidad” ofrecida, a los cambios en la medida de lo posible y a los acuerdos truchos elaborados desde arriba y a espaldas del pueblo no puede esperar sino dos cosas: o ser reprimido, o ser perseguido y encarcelado de ser necesario.

En esta última situación se encuentran cerca de dos mil  compañeros y compañeras [1] que a día de hoy atestan las distintas cárceles del país, apresados en muchos casos por delitos con poca o nula evidencia, mediante procesos sumamente arbitrarios.

La situación de las y los compañeros no es para nada una casualidad, sino más bien presenta a la perfección la dirección que ha decidido tomar el Bloque de Unidad en la búsqueda de lograr nuevamente la gobernabilidad en el seno del  Estado: optar por la vía “pacífica”, negociar y mostrarse comprensivos para los medios y la sociedad en su conjunto, mientras la persecución política actúa buscando culpables, nombres específicos; para justificar así la existencia de un “enemigo interno” a la más pura usanza de la Dictadura.

Ejemplos sobre esta última situación hay muchos para refrendar, estando entre los más bullados los casos de Dauno Totoro o Roxana Miranda, quienes actualmente se encuentran en un proceso judicial en curso debido a la denuncia que interpuso contra ellos el Ministerio del Interior, acusados de “incitar a la subversión” o a la “violencia”, respectivamente.

La necesidad de encarcelar a todo aquel catalogado como violentista y sospechoso de intentar acabar con el régimen actual ha movilizado como nunca a los distintos representantes del poder legislativo, quienes en tiempo récord han intentado dotar al gobierno de leyes “a su medida”, necesarias para la coyuntura que vivimos. En este cuadro se enmarcan proyectos de ley como el de Anti saqueos, Anti encapuchados, Protección de Estructuras críticas por parte del Ejército y el perfeccionamiento de las policías mediante la consulta a organismos internacionales.

A diferencia de las desavenencias que han existido entre los distintos sectores políticos del Bloque de Unidad frente a negociaciones concernientes, por ejemplo, al Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución, en aspectos referentes a legislar a favor de la represión han actuado en su mayoría como lo que son: un bloque.

Este posicionamiento de una buena parte del espectro político con escaños de representatividad en el Estado como un bloque común ha empujado al pueblo a tomar trinchera y confiar sólo en sí mismo y su capacidad de auto organización y convocatoria.
En el marco de este posicionamiento, frente a la persecución política que actualmente desarrolla el Estado al pueblo rebelde en su conjunto nuestro rol no debe ser pasivo por ningún motivo. Se vuelve necesario hoy más que nunca empujar campañas de autodefensa, seguridad y sobre todo solidaridad con los miles de compañeros y compañeras presas.

WhatsApp Image 2019-12-22 at 23.41.15.jpeg

En la sociedad por la cual estamos luchando la solidaridad se presenta como uno de los valores fundantes, y aquella debe comenzar a practicarse desde ya. No podemos quedarnos de brazos cruzados, y toda iniciativa que apunte al apoyo mutuo en dichos aspectos debe encontrar canales de confluencia.

Por lo mismo,  consideramos como aspectos fundamentales a desarrollar en la actual coyuntura de persecución política al pueblo en lucha los siguientes:

– En primer lugar, debemos asumir la pelea por la prisión política de manera irrestricta, considerándola una más de nuestras demandas debido a la arremetida que actualmente desarrolla el Estado burgués contra quienes a día de hoy se levantan contra el sistema.

– También, consideramos como un aspecto fundamental dentro de esta demanda la solidaridad activa con las y los presos de la Rebelión. Ayudar en la cualificación y masificación de las actuales campañas de solidaridad y levantar muchas más, no sólo exigiendo la liberación inmediata de quienes hoy se encuentran tras las rejas, sino también luchando por los derechos de nuestros compañeros y compañeras en prisión, exigiendo por ejemplo módulos de presos de la rebelión o un trato digno por parte de Gendarmería.

– En tercer lugar, creemos también que la articulación se vuelve fundamental frente a esta coyuntura.En otras editoriales hemos hecho especial hincapié en la urgente necesidad de articulación entre los distintos sectores movilizados y revolucionarios, esta debe permear también las campañas de solidaridad hacia nuestros compañeros y compañeras presos. Saludamos por lo mismo instancias como la “Coordinadora por la Libertad 18 de octubre”, que justamente intenta articular a quienes actualmente brindan apoyo a las y los presos de la rebelión.

En coordinaciones de este tipo e instancias de solidaridad en general nuestros medios de acción deben ser los mismos que con tanta claridad ha trazado el pueblo durante estos últimos meses, sin escatimar en ninguno. Debemos transitar entre la Peña y el corte agitativo, entre el copamiento de instituciones públicas y la masificación de campañas de agitación y propaganda. Todo sirve a la hora de ir en apoyo de quienes lo necesitan.

– En cuarto y último lugar, expresamos como Diario Venceremos nuestra más profunda solidaridad y apoyo hacia todas y todos quienes han sido apresados en el marco de esta Rebelión Popular, en especial a los compañeros lautarinos presos actualmente en la Cárcel de Alta Seguridad, quienes han debido recurrir a una huelga de hambre líquida para hacer valer sus demandas de libertad y condición de presos políticos frente a organismos internacionales. Solidarizamos también con los presos de la comuna de La Granja, muchos de ellos apresados de forma arbitraria y sin mayores pruebas.

Nuestro llamado es a no bajar los brazos, motivamos a las y los presos de la Rebelión, sus familias y al pueblo en su conjunto a luchar y organizarse por la libertad y un trato digno dentro de las cárceles, se hace necesario hacer pública la manera en que el Estado encarcela y ha encarcelado a los luchadores populares atestando las cárceles de presos políticos, y si bien tiene todos los medios a su disposición, nosotros cargamos con la decisión, el coraje, la solidaridad y una experiencia histórica que nos empuja a no decaer la lucha en todos los frentes.

Uno de dichos frentes, como dijimos, es la solidaridad con los compañeros y compañeras presos, y en dicha labor nadie debe quedar afuera. Por más crudo que pueda sonar, la persecución desmedida del Estado nos demuestra que mañana puede ser cualquiera de nosotros. Y si el gobierno pretende encarcelar a todo aquel que con decisión quiera ver caer este sistema de opresión y miseria, pues no habrán suficientes cárceles para encerrarnos.

¡Libertad a las y los presos políticos de la rebelión!

¡Los únicos criminales son quienes han declarado la guerra al pueblo!

¡Juicio y castigo para los represores del pueblo!

[1] Según se detalla en un Informe de Fiscalía Nacional de Chile publicado a inicios de diciembre

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: