Ir al contenido

Editorial |Una rebelión que no cesa

Una semana ha transcurrido ya desde el inicio de la revuelta popular que tiene al gobierno de Sebastián Piñera contra las cuerdas. En el transcurso de estos días, el devenir de los hechos ha posicionado la protesta popular como el método bajo el cual se han ido cerrando los caminos de gobernabilidad para un gobierno que sólo ha sabido responder mediante represión y reformas absolutamente ignoradas por la efervescencia del pueblo en las calles.

Por Diario Venceremos

Frente a la incapacidad de dar respuesta a las legítimas demandas populares por parte de ningún actor de la vieja política que ha gobernado el país los últimos 30 años, el propio pueblo ha decidido tomar la ofensiva a lo largo y ancho del territorio auto convocándose a numerosas asambleas populares, manifestaciones de todo tipo y marchas masivas, alcanzando el cenit de estas convocatorias el día viernes, cuando millones salieron a las calles del país a exigir cambios radicales en el modelo económico chileno.

Las asambleas populares son ya una hermosa realidad en nuestros territorios, la labor que nos convoca ahora es la de aportar en su cualificación política y articulación en diversos frentes territoriales. Debemos romper la falsa dicotomía que intentan instaurar el gobierno y los medios entre la protesta popular y las manifestaciones culturales y pacíficas. Todo método de lucha se hace válido en el actual escenario, en la revuelta popular no debe quedar nadie afuera.


Debemos también defender el programa elaborado por el  pueblo en las asambleas populares y aportar en su masificación a niveles escalares; desde la población a la comuna, de la comuna a las regiones y la nación completa.
No tenemos que dejarnos engañar por las promesas de cambio de gabinete y un nuevo pacto social para superar la crisis, no son más que manotazos de ahogado de aquel que llama a la unidad nacional cuando hace menos de una semana declaraba la guerra contra su propio pueblo.

Este mismo pueblo es el que dio ya su primer gran paso hacia la construcción del gobierno popular, hay que seguir caminando con la fuerza alcanzada y agitar en todos los frentes las bases del programa popular:¡Fuera Piñera del gobierno!
¡A articular y cualificar las asambleas populares a lo largo del país para avanzar en la construcción de una asamblea constituyente popular y soberana!
¡A romper con el sistema de miseria expresado en salud, educación y previsiones indignas!
¡Avanzar hacia el gobierno de las y los trabajadores!


Frente al momento histórico que estremece desde sus cimientos al capitalismo chileno, la unidad y articulación del pueblo debe ser nuestra máxima bandera de lucha.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: