Ir al contenido

Alejandro Melo , ex estudiante del Liceo San Francisco de Quito: “Las palabras de nuestro alcalde fueron una mentira”

 

En esta carta concedida a Diario Venceremos, Alejandro Melo, ex estudiante del Liceo San Francisco de Quito, denuncia sucesos de discriminación por su orientación sexual, hostigamiento por parte del equipo directivo, vulneración de su salud mental por los sucesos vividos en el establecimiento.

WhatsApp-Image-2019-01-07-at-14.34.37

Estimados/as lectores:

Utilizo este medio como forma de desahogo frente a ciertas situaciones que han opacado varios momentos de mi vida y salud mental. El pasado 2018 fue un año que marcó un antes y un después en mi persona. Las vivencias acontecidas en el Liceo San Francisco de Quito, de la comuna de Independencia, establecimiento cuya “excelencia” ha sido materializada con cada acción desgarradora que cometen contra la identidad de cada estudiante.

 En carne propia pude sentir el intento de modificar mi esencia. Viví el sufrimiento emocional más fuerte que un estudiante puede sentir dentro de aquel lugar que suelen llamar “nuestro segundo hogar”. Es casi una escena de película lo que viene a mi mente cuando me preguntan todo lo que viví ahí. Recuerdo claramente palabras como “Ser así fue tu elección” o “No permitiremos tocar temas tan sensibles” que alguna vez me dijeron. Así es como se refieren a la homosexualidad en ese lugar. Sólo es un tema sensible. Para mi fueron experiencias que hasta el día de hoy me han marcado.

 Enrique White, director interino del Liceo San Francisco de Quito, me prohibió presentarme para la semana del arte si yo utilizaba un vídeo. Aquel vídeo que exponía siluetas formadas por luces que no demostraban un sexo en específico. La profundidad del mensaje era que el amor no necesita género. Sus palabras fueron “Lo que estás haciendo es provocar a quienes no están de acuerdo”.

 En Octubre del 2018 hablaba con una profesora sobre mis expectativas dentro de la vida universitaria que enfrentaría el siguiente año. La jefa de UTP, se posiciona al costado de donde yo estaba. El inspector general se coloca al otro lado. Se quedan parados ahí mientras yo hablaba con ella. Al finalizar la conversación, ellos se alejaron. Hablar con alguien terminaba siempre en lo mismo.

 Con el tiempo empecé a alejarme de todos, pues cada charla terminaba siendo invadida por el cuerpo directivo de ese lugar. Me convertí en alguien que hablaba de ciertos temas con muy poca gente. Tenía miedo de enfrentarme a ello, así que terminé, de alguna u otra forma, aceptándolo.

  Para finales de ese mismo mes, comencé a experimentar crisis de ansiedad demasiado fuertes. Muchas veces siguen volviendo a mí. Mi vida no es la misma desde ahí. Hay una marca dentro de mi ser que no se irá. No por ahora.

 Recuerdo estar dentro de la oficina del orientador, Andrés Tapia, mientras el inspector general, Mario Ojeda, luchaba porque yo entendiera que “estaba seguro donde estaba”, cuando ellos sabían que no era así. Ellos eran los que me daban inseguridad.

  Mientras mis pocos amigos de ese entonces peleaban por entrar a la oficina. Las jefas de UTP, Giannina Artuso y Ana María Pino, forcejeaban sacándolos de la oficina, pues querían que yo estuviera solo ahí dentro. Eran mediaciones casi de pesadilla.

Todos los días, al cruzar la puerta de entrada, me comenzaban a buscar. Pasaba hasta una hora dentro de la oficina donde me pedían decir todo lo que pensaba, hacía o hablaba. Comentaban planes para fomentar la igualdad de derechos y promover la diversidad. Ninguno de esos planes fue ejecutado realmente.

Mientras todo ocurría, acudí al alcalde de la comuna. Gonzalo Durán. Tuve la suerte de toparlo en un parque dentro de una actividad territorial. Me acerqué a él y le pude conversar. Su respuesta fue “Estamos al tanto de tu situación. El apoyo mío y de todos está contigo. Te daré un contacto para que hables y podamos encontrar una solución, pues no quedará así”.

 A las pocas semanas, el alcalde del Partido Socialista, Gonzalo Durán no había provocado ningún cambio. Ninguna acción fue llevada a cabo. Ninguna intervención fue provocada dentro del establecimiento. No existió nada. Las palabras de Durán fueron palabras vacías. Las palabras de nuestro alcalde fueron una mentira que yo, dentro de mi mal estado emocional, creí y me aferré.

 Llegó Enero. Tuve la oportunidad de contar lo ocurrido dentro del establecimiento a un medio de comunicación. El Desconcierto fue el encargado de publicar aquello. Luego de liberada la entrevista, tuve mucho miedo. Las reacciones fueron inmediatas. Terminé apareciendo en El Dínamo y Radio BioBio. La noticia era conocida. Mi dolor, miedo y todos mis sentimientos fueron conocidos por una gran cantidad de personas. Sentía mucho temor, pero sentía que era lo correcto. Era necesario, pues había que evidenciar lo que ocurría tras esas cuatro paredes.

 Marzo 2019. Volví al Liceo San Francisco de Quito. Me habían pedido ir para evidenciar “cambios” que ocurrieron luego de mi entrevista. La sorpresa parte cuando el inspector general Mario Ojeda y el director Enrique White piden que yo me vaya del establecimiento bajo la excusa de “llevas mucho rato aquí. Te pido en buenas palabras que te vayas”. Al mismo momento que yo ingresé, había entrado un exalumno del mismo Liceo, pero él no se vio en la misma situación. De igual forma, decidí salir y evitar problemas.

Junio 2019. Me entero que el antiguo director del Liceo San Francisco de Quito vuelve a ser director de un conocido establecimiento de la comuna. Arturo Castro Morales vuelve a la comuna, aceptado sin reproche de parte del alcalde Gonzalo Durán.

Esta situación me llevo a volver a mirar al pasado. Recordé ver en las noticias como desvincularon al único profesor que alzó la voz por mí. Evidencié cómo hicieron de su vida un infierno. Él no puede trabajar dentro de la comuna, mientras Arturo Castro, quien tiene causas realmente fuertes para estar fuera de ella, es aceptado nuevamente a la misma casi con un abrazo.

La burla del municipio y el Alcalde han llegado a un límite mucho más grande. Han lastimado a mucha gente, incluyéndome. Aún no veo soluciones. Enrique White sigue siendo director interino, Arturo Castro vuelve a la comuna, Gonzalo Durán continúa como alcalde. Mi profesor no puede volver a trabajar en Independencia. Yo sigo sufriendo ciertas crisis emocionales y no me han dado solución. Arruinaron mi vida y muchas otras. Las respuestas son vagas y poco fundamentadas. No existe solución.

Utilizaré mis palabras no como arma, sino como una voz. Una voz para solicitar justicia dentro de la comuna de Independencia. Una voz para exigir justicia para mí, para el profesor que fue injustamente desvinculado y para muchos otros a quienes las decisiones de este tipo de representantes han lastimado.

Pido una solución. Pido un cambio. Pido una respuesta fundamentada y no mensajes vagos expresados en prensa. Quiero soluciones reales, y al fin, poder dormir de forma tranquila nuevamente. Que mis noches dejen de ser recuerdos constantes. Que mi vida tome su ritmo de forma normal. Pido justicia por todos quienes somos juzgados por ser homosexuales. Para todos quienes han sufrido el acoso. Todos quienes han vivido algo como yo. No apelo a la lástima de quienes lean esto, sino que se sepa la realidad. Que todos conozcan que en la comuna de Independencia existe un alcalde llamado Gonzalo Durán, que promete ayuda a quien lo necesita y voltea hacia el otro lado cuando llega el momento de cumplir. Existe un liceo llamado San Francisco de Quito que intenta que seas parte del colectivo masculino que debe existir tras esos muros. Existe dolor, injusticia, violencia y discriminación. Existe y está más visible que nunca.

Alejandro Andrés Melo Miranda, ex estudiante Liceo San Francisco de Quito

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: