Ir al contenido

[Opinión] Los chalecos amarillos y el purismo de izquierda

Sin lugar a dudas, las protestas que han encabezado los Gilets Jaunes o chalecos amarillos han demostrado cual es el camino y la forma de lucha. No obstante, hay una franja de la izquierda que no consigue apreciar el valor histórico que nos presenta este hecho en París.chalecosamarillos

Si bien es cierto, las protestas en Francia no responden únicamente a la clase trabajadora, la conducción de este movimiento está en constante disputa. Me parece raro y, además, de una lectura errada al analizar las protestas en aquel país.

En redes sociales he podido leer que la manifestación la dirige el fascismo y, por ende, no se debiese apoyar aquella lucha. Al contrario, debiese ahogarse. Pero ello no es la totalidad del conflicto y, como mencioné más arriba, esta lucha y movimiento que tiene en las cuerdas a Macron, se encuentra en abierta disputa. Frente a esto, no es sorprendente la mirada de la izquierda chilena. La cual, acostumbrada a fragmentarse, no disputa los espacios y se los sirve en bandeja al reformismo, socialdemocracia y fascismo.

Si el caso fuera en Chile, doy por sentado que la izquierda llamaría a no participar de estas protestas, aun cuando sepa el valor que hay detrás. Pero también puede que me equivoque y elabore un movimiento a la par, pero separado de la “izquierda” parlamentaria. Evitando en todo momento la confrontación directa con los no convencidos en el área de la disputa ideológica.

Chalecos comunistas

Los comunistas y antifascistas franceses han decidido no dejar que el fascismo se adueñe del movimiento. Esto se ha visto reflejado en enfrentamientos en las mismas manifestaciones. Frente a esto, tenemos mucho que aprender. Quizás hoy no estemos en el mismo contexto, pero la disputa que están dando contra el verdadero enemigo nos demuestra lo mucho que debemos de madurar.

El mismo Lenin nos decía ya en su época algo que hemos olvidado: “No actuar en los sindicatos reaccionarios significa abandonar a las masas obreras insuficientemente desarrolladas o atrasadas a la influencia de los líderes reaccionarios, de los agentes de la burguesía, de los obreros aristócratas u ‘obreros aburguesados’” (…) “Era tal la estupidez en que incurren los comunistas alemanes ‘de izquierda’, los cuales deducen del carácter reaccionario de los cabecillas sindicales la conclusión de que es preciso… ¡salir de los sindicatos!, ¡¡renunciar a actuar en ellos!!, ¡¡crear formas de organización obrera nuevas, inventadas!! Una estupidez tan imperdonable que equivale al mejor servicio que los comunistas pueden prestar a la burguesía”. Lenin; La enfermedad infantil del «izquierdismo» en el comunismo, 1920.

¡Debemos disputar los espacios! No dejarlos botados porque en ellos participan reaccionarios y reformistas. Por el contrario, debemos develar a las masas las verdaderas intenciones y no correr a escondernos bajo consignas vacías impulsadas por los convencidos y convencidas.  Del mismo modo que en Paris se le disputa la calle a la policía y al fascismo. ¡Con valentía y coraje!

Por Bryan Galvez

Bryan Galvez Ver todas

Estudiante de Periodismo.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: