Opinión | Un nuevo antifascismo: Tareas y proyecciones

El auge de las ideas de extrema derecha, fenómeno internacional (caso más cercano en el tiempo el triunfo de Bolsonaro en Brasil) y nacional (Partidos – Colectivos nacionalistas/conservadores que han asumido cierta importancia mediática en el último tiempo) ha dado que hablar en distintos medios de comunicación masivos. Sin duda, al menos en el caso nacional, estos se han desarrollado y han adquirido relevancia a la sombra del desarrollo de debates ético-morales, que ciertos sectores políticos (institucionales) han puesto sobre la palestra, como por ejemplo la legalización del aborto en tres causales, la ley de identidad de genero, entre otros.

La reacción conservadora, articulada por varios grupos, los cuales se caracterizan por ser ideológicamente diversos (desde sectores de las iglesias protestantes, a corrientes políticas que divagan entre el conservadurismo y el liberalismo económico), se ha convertido en un espacio propicio para la difusión de ideas y discursos de carácter neofascista que han logrado adhesión en ciertos sectores de la sociedad.

Ante aquello, distintas organizaciones de carácter local (sin una articulación nacional estable), han aparecido con el fin de hacer frente a este avance. Si bien los esfuerzos no han sido en vano, generando acciones como las vividas ayer, 27 de octubre, en la ciudad de Santiago, lo cierto es que el análisis contextual nos ha llevado, tanto como individuos que se adhieren a ideales antifascistas, como también a nivel de organización, a plantear algunas tareas básicas – pero no menos importantes –  para la construcción de un movimiento antifascista con un alcance real, es decir, que sea capaz tanto de desplazar a estos grupos de la política (tanto callejera como formal), como también de disputar a nivel social lo que algunos han definido como el “sentido común”, buscando la aprobación de la gente y reduciendo el alcance de los discursos neofascistas en la población.

Una de las primeras necesidades, y que nos parece primordial, es la construcción de una definición conceptual concreta del termino “fascismo”, que se ajuste tanto a nuestras necesidades políticas cómo también a las características propias del contexto nacional. El estudio del fascismo, en la búsqueda de tal definición y sus alcances, debe ser tarea esencial de cualquier movimiento que adhiera al antifascismo, creemos firmemente que es imposible construir una linea de acción política eficaz sin un correcto desarrollo teórico-conceptual que permita articular la acción antifascista. Un ejemplo claro de la ausencia de aquello ha sido la pretensión historica de la izquierda de definir cómo fascista cualquier acción política y mentalidad contraria a sus ideales, obviando la dimensión historica y temporal que llena de sentido al termino. ¿Qué quiere decir esto? Olvidando que este tipo de corrientes ideológicas asumen su contenido político dentro del contexto en el cual se desarrollan, por ende evolucionan y transforman según el momento histórico en el cual se desenvuelven. Esto se vuelve de suma importancia para superar las caricaturas basadas en el fascismo clásico (italiano), como el nazismo alemán que a nuestro parecer estorban el reconocimiento de nuestro enemigo. Un ejemplo de esto último puede ser el abandono de la noción corporativista y la relativa aceptación del modelo neoliberal, cuestión que pareciese contradictoria desde la caricatura, pero que hoy es base de proyectos como el del recién electo presidente de Brasil Jair Bolsonaro,  proyecto con una matriz evidentemente autoritaria y conservadora fuerte pero comprometida con políticas económicas de corte neoliberal (como olvidar también la existencia en nuestro país de grupúsculos ideologicamente similares, como es el caso de “Capitalismo Revolucionario”). Además creemos que asociar las expresiones xenófobas y reducirlas tan solo al “racialismo” nazi no se condice con la realidad y reproduce está noción caricaturezca. Poco importa el fenotipo físico de quienes se abanderan y participan de movimientos de carácter neofascista, hemos de superar los calificativos de “morenazi” y entender que los fascismos, tanto en el pasado como en la actualidad muchas veces han pasado por alto el tema racial. Ejemplo claro de esto es la noción sobre “lo racial” que asumen movimientos “identitarios”, qué tienden a por alto lo étnico centrándose en lo identitario y cultural, asumiendo una posición xenófoba, no desde el racismo blanco, sino desde una suerte de “chilenismo” vinculado con la construcción de cierta identidad nacional conservadora y patriótica.

En segundo lugar, pero no menos importante, creemos sumamente determinante la necesidad de asumir en la izquierda (comprendiendo y asumiendo tanto su diversidad ideologica como organica) que el fascismo es un peligro latente, no tan solo para los regimenes “democráticos” Latino-americanos ( y sus respespectivos reformismas) sino también para sus propios proyectos político-revolucionarios. Sin duda, hasta no hace muchos años atrás, las izquierdas en un afán de hacer vista gorda al crecimiento de estos grupos e incluso muchas veces subestimándolos, permitió la aparición y diseminación de este tipo de ideas, dejando el espacio libre al desarrollo de orgánicas fascistas y su introducción en sectores amplios de la población que adhieren a ideales mas o menos conservadores. Si bien la autocrítica puede parecer en esos momentos necesaria e importante, no es más que en la acción la única forma de hacer material la pretensión antifascista. Así llamamos a la diversidad de colectivos políticos y partidarios de la izquierda a cerrar filas contra el fascismo, a participar de los espacios de convergencia política – motivación y pretensión de nuestra coordinadora–, permitiendo generar acciones decididas contra la ofensiva fascista y dejando en claro que no es la reacción el carácter de nuestra lucha, debemos tomar de una vez por todas la iniciativa.

Por otro lado, nos enfrentamos a la necesidad de llevar adelante una reconstrucción global de la imagen exterior del antifascismo, superando los clichés y las apreciaciones negativas. Para aquello nos parece construir una lista de tareas pendientes para la construcción de un antifascismo militante y eficiente:

  • Definir objetivos concretos: Es frecuente, tanto a nivel nacional como internacional que los colectivos antifascistas intenten abarcar muchos frentes, volviendo muchas veces estéril e ineficiente la lucha antifascista.
  • Abandono de actitudes contrarias al antifascismo como el sexismo, homofobia, prejucios, todos aquellos elementos nocivos y contradictorios que deben ser extirpados del seno del movimiento antifascista. Esto no tan solo con el fin de generar una sensación de consecuencia, sino también de avanzar en la concreción de un proyecto político comprometido con las transformaciones que desea llevar a cabo, tanto a nivel social como cultural.
  • Disciplina: Fomentar una metodología de trabajo eficiente, planificada y bien organizada. Priorizar el trabajo político por encima de la “fiesta”, actitud que creemos ha generado una actitud de letargo en los distintos colectivos abanderados con el antifascismo. Solo con disciplina que cumpliremos nuestros objetivos.
  • Estudio: No sólo, de lo anterior mencionado, sino también de la política nacional e internacional.
  • Organización: Se hace una necesidad imperante la de generar estructuras orgánicas óptimas, tanto a nivel local como nacional con el fin de afinar nuestro trabajo político y responder a las necesidades a las que el movimiento se enfrenta.
  • Propaganda: Sin la visibilización adecuada del trabajo, el antifascismo queda reducido a una secta. Debemos avanzar en la la creación de propaganda amena, que llame la atención de la gente, abandonando los clichés y las frases panfletarias que puedan carecer de contenido e impacto.

Estás tareas, la definición conceptual y el llamado a la unidad, si bien planteado desde la generalidad, las creemos base para la construcción de un movimiento antifascista que sea eficaz ante el avance neofascista. El llamado es a participar de estos debates, asumir las posturas necesarias y articular nuestras luchas, a hacerse parte de los distintos espacios antifascistas y construir un proyecto que se adecue a las necesidades de nuestro contexto, somos nosotros los que en la unidad tenemos la misión histórica de frenar el avance de estos sectores políticos. Por nuestra parte, como coordinadora hemos asumido como un compromiso construir los espacios que permitan el debate-teórico-conceptual, ha estrechar lazos con distintas organizaciones de trabajadores, territoriales, colectivos políticos, y movimientos afines con nuestra lucha (migrantes, feministas, etc.). Como también a afinar a nivel orgánico el funcionamiento de nuestra organización, permitiendo generar una estructura que sea capaz de cumplir con las tareas y objetivos aquí propuestos, afinando a nivel disciplinar e ideológico nuestra acción.

Finalmente, agradecemos el espacio entregado en esta plataforma a nuestra organización, si bien, respondiendo a cuestiones mas coyunturales nos habría gustado opinar sobre lo sucedido tanto a nivel local y nacional, como en Brasil, argentina y otros. Creemos que es imposible articular nuestra lucha obviando los aspectos anteriormente presentados, es por eso que en primer lugar hemos querido tratar estas temáticas. Esperamos también esta columna de opinión se convierta en un espacio de crítica y autocrítica con altura de miras, de confluencia y acción entre distintos colectivos que comparten nuestro pensar y que aporte a la unidad y la acción antifascista tanto a nivel local como nacional.

Coordinadora Concepción Antifascista

One thought on “Opinión | Un nuevo antifascismo: Tareas y proyecciones

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.