Editorial | Fuera las industrias de Quintero, Puchuncaví y Ventana

El des criterio de este sistema no da abasto, por más que lo quieran ocultar, “el caiga quien caiga” anunciado por la ministra del Medio Ambiente Carolina Schmidt, se vuelve contradictorio en relación con sus intereses de clase, esto tras el registro de alrededor de 100 personas nuevamente intoxicadas tras el reinicio de clases a partir de esta semana en la zona de Quintero, Puchuncaví y Ventana. Ni siquiera las medidas de mitigación, absurdas por lo demás, como la instalación de un extractor o limpiador de aire en los colegios o la fiscalización de los vilipendiados estándares de emanación de gases podrán resolver el problema, puesto que los estándares son fijados por ellos mismos (en cuanto a clase social), es decir, el aporte del complejo industrial de este borde costero por el extractivismo es irrenunciable, independiente del discurso, parche o “buena intención” que se proclame.

Por otra parte, si bien el movimiento se muestra pujante, este debe necesariamente articularse con otras localidades, en este marco expresiones como convocatorias a marchas paralelas en otros territorios, como Concepción, van marcando la pauta del deber revolucionario, vale decir, vincular los problemas concretos con la lucha política y la solidaridad de clase, y así, debelar en nuestras acciones la contradicción irreconciliable entre Capital/Trabajo y la  Naturaleza, demostrando en cada acto que el único camino posible en tiempos de crisis es distanciarse de la ambivalencia reformista y traer de vuelta a la revolución, pues para ser espada, hay que tener disciplina de acero.

De manera tal, cabe la pregunta: ¿Realmente esto frenará la ofensiva del Gobierno en materia de flexibilización Medio Ambiental que busca destrabar una serie de proyectos que atentan con la naturaleza o por el contrario esperará que baje la efervescencia social?, sea cual sea el escenario seguiremos teniendo zonas de sacrificio, tal como nos señalaba Marx el Capital viene por el mundo chorreando sangre y lodo por todos los poros, de la cabeza hasta los pies. Sin embargo, ya se ha comenzado a instalar un supuesto “cambio de paradigma en materia de energía sustentable” o entorno a la automatización, en este sentido, tenemos que salir a decir a viva voz, que no hay ningún cambio de paradigma, la Burguesía más bien se ha dado cuenta (de hace rato lo sabe) que puede incorporar la energía renovable y las maquinas como fuente de capital constante que permitan abaratar la producción, sin embargo, mientras exista Capitalismo, nos diría Marx, como relación social de producción la fuerza de trabajo, seguirá siendo la única fuente creadora de plusvalor, en consecuencia, el capital seguirá trayendo más explotación, violencia y guerra a la humanidad. De estas conclusiones se yergue como única alternativa posible la revolución proletaria que transforme las vigentes relaciones de explotación.

De igual manera, los estudiantes del Colegio Santa Filomena representan una luz de esperanza para la lucha estudiantil en solidaridad con su pueblo, de hecho, ya se han sumados tres colegios a la movilización (Colegio Don Oriente, Colegio Inglés y Liceo Politécnico) Estas tomas de espacios educativos son abiertamente validadas por la comunidad y vienen a entregar una alternativa concreta en relación a otros colegios y liceos que no se encuentran movilizados.

Por otra parte, la gran contradicción que se presenta tiene relación con la posición de los trabajadores de ENAP, que han visto como se ha criminalizado la industria, la cual es su fuente de trabajo, dando como resultado un escenario complejo, ya que mientras la conciencia de clase siga pasiva, es muy difícil que el pueblo pueda ver la totalidad del problema, he ahí nuestro rol, en cuanto revolucionarios: Debelar la totalidad de la lucha de clases, constatar que solo la liberación de las relaciones capitalistas de explotación, permitirán avanzar sostenidamente hacia soluciones profundas. Sin embargo, paralelo a esto hay que fijar posición, hay que reflexionar cual será –a partir de la trinchera de la izquierda revolucionaria- nuestra propuesta para las trabajadoras y trabajadores si exigimos el cierre de las empresas, sin duda, una pregunta que nos tensiona a  plantear propuestas concretas, de igual manera estas semanas serán especialmente difíciles para algunos comerciantes que no podrán vender sus productos a raíz de las suspensión de las fondas.

Como síntesis de la presente editorial, presentamos dos hechos que se sumaron esta semana y que suponen una constatación de la realidad que permite dar mayor solvencia a las tesis generales planteadas en párrafos anteriores. En primer lugar, tenemos las declaraciones del Director Nacional de INDAP Carlos Recondo Lavandero mofándose de la crisis hídrica de la Provincia de Petorca al inicio de su discurso en la celebración del día del campesino en Olmué el día miércoles 5 de septiembre, desde donde se debela la posición de los políticos lacayos de la burguesía frente a la disposición del pueblo por el acceso al agua y su consumo, que no es más que la expresión concreta de todo los medios naturales como espacios al servicio de la tasa de ganancia de la burguesía autóctona, además, es importante denunciar este repudiable hecho contra nuestro pueblo y desmarcarlo de la instrumentalización que hacen sectores reformistas al interior de la provincia de Petorca, que por lo demás, tienen la osadía de autoproclamarse “voceros oficiales” de la problemática del agua, aun cuando difieren en la práctica de la importancia que inevitablemente ha de jugar el pueblo en su conjunto y no sus politiquerías al interior del parlamento o cualquier institución burguesa que tanto desean. Y, por otro lado, paralelamente al desarrollo de la lucha que se levanta en Quintero, en la zona norte, específicamente en Mejillones, la manifestación concreta contra la contaminación industrial, desde donde estos últimos días, se han impulsado marchas, algunos cortes de ruta y peleas callejeras con Carabineros, todo esto, suscitado luego del último derrame de hidrocarburos de la planta COPEC sobre el muelle del lugar.

Es así como los conflictos socioambientales desde hace años vienen marcando la pauta de un patrimonio al interior de nuestro pueblo, y también, tensionan inevitablemente la conducción de los procesos, desde donde la política revolucionaria debe superar paralelamente las disposiciones de la burguesía y el capital y tensionar continuamente la lucha reformista de variados sectores, que en conmemoración de septiembre hacen recuerdos hipócritas de la vida de compañeras y compañeros que vieron en la vía revolucionaria una posibilidad concreta de transformación integral (no sólo económica). La multitudinaria marcha del día sábado 08 de septiembre fue una demostración más de la fuerza de nuestro pueblo y de la solidaridad latente con las zonas afectadas, ya que diversas organizaciones socioambientales estuvieron presentes, inclusive, paralelamente, se desarrollaron distintas expresiones en otras ciudades como Valparaíso, Santiago y Concepción.

El reformismo como tal, tiene fecha de término desde su inicio, pues no hay diálogo válido frente a la historia.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.