[Opinión] Futbolistas: ¿Hinchas o Trabajadores? ¿Capataces o Empleados?

Hoy, sentado en mi casa, luego de haber tenido una jornada laboral breve, pero muy productiva. De paso les comento que mi jefe me felicitó porque tenía la “camiseta puesta”, en fin.  Me encontraba viendo tele, escuchando noticias en realidad, y viendo internet —donde hay más noticias que en la tele por cierto. Me encontraba cabilando sobre que artículo escribir. ¿Me lanzaría a tratar los graves problemas de la educación pública? ¿El conflicto entre anarco individualismo, los fachos del bus de la libertad y los concerta gana pan que asfixian los colegios emblemáticos? ¿o escribiría sobre el aumento del salario mínimo y las felices reuniones entre Bárbara Figueroa y su amigo personal, el presidente de la CPC? —¡Hay tantos temas importantes!— me decía a mi mismo. En estas reflexiones me encontraba cuando escucho la delirante noticia, pareciera que no poco habitual en el mundo del fútbol, de que supuestos hinchas del club Universidad de Chile, habían colgado un lienzo “motivacional” en el lugar de entrenamiento de los jugadores, para incentivarlos a triunfar en el clásico del fútbol chileno que se jugará este fin de semana.

Mi primera reacción fue de indignación: —¿Cómo se le ocurre a estos desclasados, que no le han trabajado un día a nadie, vagos de porquería, exigirle a trabajadores del fútbol que se comporten como hinchas? ¿Qué clase de alienado neoliberal podía pasarse la película de que su fetiche (el club de sus amores), podía traspasarse por osmosis, o por presión social al pobre “obrero del fútbol”? Febrilmente tomé mi guía telefónica… mentira, busqué en google al presidente del sindicato del fútbol, para llamarlo y exigirle ¡TER-MI-NAN-TE-MEN-TE! convocar a huelga general del futbol.

Luego de cinco minutos de exaltada solidaridad clasista con los compañeros futbolistas, recordé que ellos son más desclasados, alienados que los otros, así que tomé mi efervescencia, la reduje cordial, pero velozmente en mi puño, y la guardé con indiferecia en el bolsillo roto del pantalón.

Al rato recordé que los clubes deportivos, otrora clubes sociales, hoy están en manos de conspicuos grupos económicos, a través de sociedades anónimas deportivas, que manejan el anacrónico club social a través de una “concesión”. Para decirlo en lenguaje noventero y laguista. O sea que, en defintiva, los clubes deportivos son empresas propiamente tal, y que por tanto, los futbolistas son trabajadores, con contratos, derechos. Vale decir, existe una relación laboral, contractual entre el club deportivo y el deportista.

¡Chuuuta! ¡Y ahí me cayó la teja!… ¡SON EMPLEADOS POR LA CHUCHA! —se me salió el chilenismo—. Entonces me quedó la embarrada mental. ¿Pero cómo? Si son empleados, ¿Cómo van a jugar como hinchas? Está difícil la cuestión. Un galimatías diría un amigo  que le gustan las palabras rebuscadas, para señalar la inoportuna aparición de un problema de difícil solución.

Entonces me acordé que en mi pega, a propósito que yo también soy “empleado” o trabajador, cada cierto tiempo hacen reuniones “motivacionales”, donde el gerente o el supervisor intenta convencernos de que tenemos que tener el espíritu de la empresa, que tenemos que ¡PONERNOS LA CAMISETA!… chuuuuta ¡TODO CALZA POLLO!.

Después de la tormenta viene la calma, y los galimatías se despejan un poco. O sea que, a los futbolistas también le hacen charlas motivacionales. Igual es raro, se supone que los futbolistas ganan buena plata, algunos al menos. ¿Será que necesitan un empujoncito extra? ¿Serán estos lienzos alguna de las muchas asesorías que realiza el “guatón” Enrique Correa a Carlos Heller Solari, presidente de la Sociedad Anónima que maneja a la Universidad de Chile? ¿O serán hinchas pasados a película, que se creen capataces de la Sociendad Anónima? ¿Serán empresarios estos hinchas, que se creen gerentes del club y dueños de los empleados y de sus pasiones?

Por cierto que me surgieron muchas preguntas sin respuesta. Seguramente algún chuncho exaltado me espetaría que yo no sé que es la pasión por el “romántico viajero”. Difícil saberlo, porque los clubes deportivos son empresas, y los futbolistas son efectivamente empleados, trabajadores que producen “plusvalía”. Y bueno, los hinchas, ¿qué son?. ¡Hinchas po!

Nota: Lo de la asesoría de Enrique Correa a Carlos Heller es producto de mi imaginacción. Puesto que, como todo el mundo sabe, Correa solo asesora a delincuentes de cuello y corbata, agresores sexuales, curitas pedófilos y otras lacras de la naturaleza humana y burguesa.

Nota 2: En otras noticias, el “Capitán General” Esteban Efraín Paredes afirmó y prometió que la “dictadura” del monumental estaba firme y se prolongaría por otros 17 años más.

Nota 3: Confieso conflicto de interés. Si, soy indio colocolino :***

Aquiles Torres

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.