Cuatro Sacerdotes de San Felipe han sido condenados por abuso sexual.

Días atrás apareció en un medio nacional la lista de los sacerdotes condenados por abusos contra menores, en esa lista que fue entregada por la conferencia episcopal de Chile aparecen cuatro sacerdotes que ejercieron en la diócesis de San Felipe; René Benavides, Francisco Valenzuela Sanhueza, Juan Carlos Orellana Acuña y Julio Raúl Inostroza Caro, todos condenados por la Iglesia y por la Justicia.

En conversación con nuestro medio el obispo de San Felipe, Monseñor Cristian Contreras Molina, detalló cada caso de los sacerdotes, indicando que la lista a la cual hace mención el medio y que habría salido de la conferencia episcopal la envió él, «bueno, yo lo he dicho, es más de alguna oportunidad y no me complica repetirlo, que desgraciadamente nosotros aquí tuvimos varios casos de sacerdotes acusados y que de acuerdo al protocolo de la Iglesia se siguió tal cual», señaló.

A continuación detalló cada caso; René Benavides, sacerdote encadenado en esta diócesis, su caso se vio solamente en el ámbito canónico, por la tanto la Iglesia lo expulsó de su estado clerical en diciembre del 2013.

En el caso de Francisco Valenzuela Sanhueza, también encadenado a esta diócesis, su caso fue visto en el ámbito canónico y en el civil, donde fue acusado de abuso de una menor, la sanción fue cumplida en el ámbito canónico, fue expulsado del ministerio y en ámbito civil todos sabemos que ya lleva como ocho años cumpliendo una pena de 15 años en la cárcel de San Felipe.

Después el caso de Juan Carlos Orellana Acuña, sacerdote de esta diócesis, su caso fue llevado al ámbito civil y el canónico, el delito por el cual se le sancionó fue Abuso Sexual Impropio y eventualmente Estupro en contra de una menor de 17 años, la chica estaba por cumplir 18 años, era alumna del colegio. Recibida la denuncia el Obispo inició una investigación previa, removiéndolo de la parroquia y suspendiéndolo del ministerio, «tengo el decreto donde se hizo toda esa tramitación, por recomendación de la Congregación para la doctrina de la Fe a la cual se acude cuando se trata del abuso de un menor, a mí me instruyeron para que realizara un proceso penal administrativo, ese proceso terminó con la aplicación de medidas medicinales por tres años, dentro de ellas él debía estar tres años viviendo con otros sacerdotes, no ejerciendo el ministerio sacerdotal sin ningún encargo pastoral, es decir sin ser párroco ni vicario, no tener contacto con menores, no confesar a menores, tener una Misa diaria privada o dando apoyo a alguna residencia de adultos mayores, en términos civiles fue declarado culpable y condenado a cuatro años de cárcel con pena remitida por Abuso Sexual Impropio, eso es lo que pasó con él, aquí debo decir que hubo sanción de parte de la justicia civil y también de la iglesia», indicó Contreras.

El cuanto al caso Julio Raúl Inostroza Caro, también encadenado en esta diócesis, «este sacerdote solamente fue juzgado por la Iglesia, digo esto porque si viene alguien a plantearme una acusación yo le voy a decir que tomo nota de esto y en cuanto a lo que se refiere a la iglesia, de inmediato voy a proceder a investigar los hechos y si esos hechos me parecen verosímil voy a hacer una investigación mucho más profunda, pero de inmediato lo voy a remover del cargo que tiene o lo voy a suspender a objeto que la investigación sea transparente, eso se hizo en la denuncia del Padre Inostroza, se procedió a esa investigación, yo lo removí de la Parroquia Andacollo, lo suspendí del ministerio, a que se le dice a la persona que viene a plantear una acusación mire usted está en su derecho y yo quiero que lo haga, vaya de inmediato a la fiscalía y eso es así, yo le voy a aconsejar que vaya a la fiscalía, porque debiera y hay que hacerlo, en el caso del sacerdote Inostroza se le sancionó por Abusos Deshonestos y las medidas fueron por tres años se cumplieron, ahora que pasó con este sacerdote cuando ocurrió esto estaba por cumplir 75 años, al cumplir las medidas que se le impusieron que las cumplió viviendo en su casa que no está en San Felipe, al final él no regresó más y en este instante no está ejerciendo el ministerio».

– Monseñor se dijo por parte de una periodista de un medio nacional, que dos personas habían solicitado entrevista con monseñor Scicluna para dar a conocer dos nuevos casos de abuso por parte de sacerdotes de esta diócesis ¿qué sabe de eso?
– “En absoluto no, en relación con lo que usted me pregunta, que es bastante serio, no tengo ninguna, ninguna información al respecto, bueno están apareciendo tantas cosas hoy día en los medios que hay que estar siempre muy atento y se ocurriere algo, ya le dije cuales son los pasos a seguir”.
– Es decir, ¿en ese sentido usted aconseja a la víctima concurrir al Ministerio Público?
– “Siempre a toda vista se le aconseja, se le pide y yo diría que se le obliga, porque hoy día se trata de que ningún caso, ninguno quede impune, los procesos tienen que seguir un cauce normal y rápido para hacer la justicia lo más pronto posible”.
– Monseñor ¿qué ha pasado con usted luego que pusiera su cargo a disposición del Papa Francisco, ha tenido alguna respuesta, porque se han ido tres obispos, Duarte, Caro y Barros? 
– “Estoy como todos los obispos de Chile, si me pregunta a mí, reitero lo que he dicho, estoy en San Felipe por muchos años yo diría con el cariño de mucha gente, el pueblo de Dios el pueblo sencillo está muy cerca del Obispo y yo muy cerca de ellos, yo me siento muy contento de atravesar la plaza de San Felipe y que los lavadores de auto digan ‘adiós, chao Padre Cristian’, eso es como sentirme sacerdote, pastor y no solamente ellos, yo creo que desde que soy Obispo de San Felipe y lo dije, cuando asumí quería ser un pastor de todos y para todos, nadie podría decir que este obispo es elitista, es decir, que tiene un grupo seleccionado a quien visita y donde se refugia, yo creo que mi refugio está en Dios, esa es mi vocación y mi refugio, aunque parezca para algunos populista, mi refugio es el de los pobres, porque con ellos puedo compartir, tranquilamente una taza de té y en esa taza de té compartir sus dolores y esperanzas”.

Fuente: http://www.eltrabajo.cl/2017/?p=86997

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

w

Connecting to %s