Movilización feminista| Desde la UdeC a lo nacional. Entrevista a Patricia Mancilla, Representante feminista UdeC.

El mes de mayo remeció el acontecer nacional con la llamada Ola Feminista que fue moviéndose a nivel nacional desde el Sur de Chile hasta instalárse en las principales ciudades del país. El día de hoy el rugido feminista sonó fuerte y convocó a masivas marchas para plantear la nacesidad de luchar contra la violencia machista y una educación no sexista.

En este marco, nos hemos entrevistado con Patricia Mancilla, representante feminista de la Universidad de Concepción. Patricia nos entrega sus apreciaciones, debates y reflexiones del actual momento que vive nuestro país y en especial las mujeres.

1. ¿Cuál es el estado actual de movilización en la Universidad de Concepción?

 Actualmente existen 8 espacios en toma; Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Geografía, Ciencias Sociales, Educación, Humanidades, Administración pública y Ciencia Política, Departamento de Música, Filosofía y Artes Visuales.

A modo general, todas las facultades se encuentran trabajando en sus petitorios internos, entendiendo la necesidad y urgencia que tiene cada carrera para desalojar toda práctica machista y patriarcal de sus espacios.

El Petitorio Único UdeC se presentará durante la semana, luego de ser validado por la asamblea general de mujeres y por todas las carreras de la universidad. Después de ser entregado quedaremos a la espera de iniciar la mesa de negociación con las mujeres parte del directorio del nuevo Rector, pues compremos que en una lucha feminista no podemos estar negociando con hombres privilegiados que no han vivido la violencia sexista que como mujeres vivimos cada día.

Durante todo este proceso de negociación apostamos a seguir trabajando de manera ardua para presionar a las autoridades, puesto que todas nuestras demandas son de suma urgencia y requieren pronta solución. Sin embargo entendemos que la violencia patriarcal no terminará con las respuestas a nuestro petitorio, y por lo mismo buscamos levantar una demanda de manera transversal y nacional que involucre vincularnos con el territorio, con las mujeres pobladoras y trabajadoras, pues vislumbramos que somos todas víctimas de este sistema machista, patriarcal y capitalista.

2. ¿De dónde nace la movilización y cuáles son sus principales demandas?

 La movilización actual nace desde las primeras tomas feministas al sur de Chile, en la ciudad de Valdivia, donde las compañeras exigian una educación libre de sexismo y violencia. Desde entonces la alerta feminista se fue extendiendo por todo el territorio y actualmente son más de 23 universidades en toma, las mujeres nos tomábamos nuestras casas de estudios para demandar y poner fin a las prácticas machistas y misóginas que recibimos en las aulas de clases, así como también evidenciar todos los casos de violación, acoso y abuso sexual que miles de compañeras viven de parte de docentes y estudiantes.

 Nuestras principales demandas, en el sector estudiantil, es poner fin a la educación sexista, generar cambios reales en las mallas curriculares, establecer una cuota de género tanto para docentes como para directivas, evidenciar los casos de acoso y abuso sexual a través de protocolos que sancionen a las personas que cometan estas prácticas y lograr cambios sustanciales para poner fin a la violencia de género.

Con el paso de las semanas, fuimos comprendiendo que esta movilización no solo involucra al sector estudiantil sino que a todas las mujeres de nuestro territorio, las cuales día a día son violentadas en sus lugares de trabajo y en todo espacio donde acostumbrar a desenvolverse. Por ello hoy hablamos de una revolución feminista, una que busque la igualdad de género y seguridad para miles de mujeres, no sólo en el sector estudiantil sino que para toda mujer pobladora y proletaria.

3. ¿Qué rol ha jugado la CONFECH y la FEC -Federación de estudiantes- durante la movilización?

La Federación de estudiantes se ha posicionado como un ente pasivo y expectante ante la movilización. No se ha involucrado de manera activa, sólo nos ha facilitado materiales que como mujeres autoconvocadas no poseemos. Como mujeres así mismo sabemos que no podemos confiar en un ente que no ha logrado posicionarse a nivel nacional en materia estudiantil, sin embargo el hecho de que la nueva presidenta FEC sea una mujer ha facilitado el diálogo y ha sido un apoyo para trabajar los puntos que tienen relación con la Dirección de Género y Diversidad Sexual, pues es una de las representantes estudiantiles que forman parte de uno de los comité.

La Confech, por lo menos desde el zonal sur, no se ha articulado de manera positiva con el movimiento, complejizando nuestro trabajo y queriendo apoderarse de nuestro discurso y demanda. Si bien desde hace unos años la Confech lanzó la consigna de educación no sexista, nunca lo hizo de una manera concreta, pues entregó pautas sumamente alejada de nuestra realidad como mujeres y más que dotar de objetivos la demanda, la posicionó como un discurso más dentro de las exigencias que históricamente han vendido al gobierno, respondiendo al aprovechamiento político que hacen de cada movilización.

4. ¿Cómo ha sido el proceso de unificación entre las distintas universidades movilizadas alrededor de Chile? (Experiencia De asambleas, mesas de trabajo etc).

El proceso de unificación se ha dado con más fuerza el último tiempo, hemos trabajado en asambleas, encuentros regionales, zonales y estamos próximas a un encuentro nacional de mujeres, no sólo estudiantes universitarias sino que también secundarias, trabajadoras y pobladoras.

Está unificación nos ha permitido entender la lucha de las mujeres de los distintos territorios y reforzar las demandas que desde distintos espacios hemos levantado. Por ello, las mesas de diálogo, encuentros y asambleas han sido instancias sumamente provechosas y enriquecedoras para el movimiento.

 5. Desde tu perspectiva en la movilización al interior de la universidad, ¿se ha otorgado atención a las experiencias de lucha de mujeres trabajadoras y en el ámbito territorial?

Si bien al principio de esta movilización se comenzó a cuestionar sólo la educación sexista que se imparte en las instituciones educacionales, con las distintas discusiones e instancias de  trabajo fuimos desarrollando un discurso mucho más allá de lo estudiantil, más bien comenzamos a cuestionar el problema de raíz, el sistema patriarcal y capitalista en el cual estamos inmersas. En base a esto se comenzaron a generar instancias abiertas para todas las mujeres pobladoras, apoderadas de colegios, sindicalistas y trabajadoras, las que fueron parte de mesas de diálogo, círculo entre mujeres y actividades recreativas para compartir experiencias de lucha y organización.

Igualmente nos hacemos la autocrítica de no haber comenzado a trabajar de lleno en conjunto con ellas o que, por ejemplo, aún nos faltan lugares a los cuales llegar. Sin embargo es una tarea en la cual estamos trabajando y con muchas energías de empaparnos de sus experiencias y conocimientos, comprendiendo además que está es una lucha que seguiremos dando a lo largo del tiempo.

6. ¿Cuál crees que es el camino que debiese seguir la movilización para lograr conquistar sus demandas?

El camino que hoy debe tomar la movilización debe ser uno propositivo y activo, hoy más que nunca es necesario tomar una posición radical para conseguir respuestas concretas y reales que aspiren a una real transformación de la sociedad, desde producir cambios en el sistema educativo hasta eliminar y poner fin al patriarcado. Para esto es necesario producir una conciencia que entienda la lucha de la mujer como algo histórico y transversal.

7. ¿Es posible impulsar un feminismo de clase?

 Comprendiendo la lucha histórica de la mujer obrera, que por cierto fue uno de los primeros movimientos de mujeres en la historia, hoy es necesario entender esa lucha como una guía que nos permita impulsar un movimiento que involucre no sólo a la mujer estudiante sino que a la mujer pobladora, obrera y trabajadora, pues son ellas las que viven un sistema de opresión mayor al que vivimos gran parte de nosotras. Hoy es importante luchar por la emancipación de la mujer trabajadora, buscar su liberación y avanzar por transformar la sociedad en su conjunto.

 Es necesario considerar y tener en cuenta la triple jornada laboral de ciento de mujeres que hoy tienen un trabajo remunerado, un trabajo extenso al interior de la casa, pues hasta el día de hoy ese es un rol asignado sólo a la mujer, y el trabajo de ser una mujer organizada, sindicalista o dirigenta, que por cierto dentro de esos espacios se sigue replicando prácticas machistas y discriminatorias sólo por ser mujeres. Ante eso, hoy el feminismo de clase toma un rol importante en la vinculación con los diferentes territorios.

Equipo Editorial, Concepción

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

w

Connecting to %s