Skip to content

OPINION | Basta de cuentos… ¡Educación de calidad, gratuita y sin lucro para nuestro pueblo!

Con la última resolución del Tribunal Constitucional de rechazo a la indicación de la ley de educación superior que prohibía la inclusión de personas o corporaciones con fines de lucro entre los sostenedores de las universidades privadas, queda de manifiesto que la institucionalidad está y estará al servicio de quienes ostentan el poder económico del país, es decir, los empresarios.

Por mucha votación que haya en las cámaras de diputados o senadores, por más “buen programa” e intenciones que tenga el candidato o presidente de turno, la institucionalidad encontrara la manera de frenar aquellas tan nobles causas de algunos ingenuos y otros que, vistiéndose con piel de oveja, lograran cooptar aquellas demandas para así apernarse por años en el poder sin poder ni querer cambiar nada estructural, pero que, en cada declaración invitan a la ciudadanía a participar o “luchar” por los derechos sociales y en época electoral son aún más insistentes, apelando a que con el voto – cada 4 años- se lograran realizar cambios “profundos y estructurales”.

Pues bien, esto es pura challa. Una y otra vez lo repetiremos, en su propia cancha, es decir, en su institucionalidad nunca lograremos victorias concretas para nuestra clase. La historia nos demuestra que nunca los explotados y explotadas han conseguido sus derechos de forma pacífica apelando a la buena voluntad de sus explotadores, sino que, al contrario, siempre las clases más desprotegidas y explotadas han debido pagar con sangre cada una de sus victorias y derrotas, esta vez es en forma de Tribunal Constitucional, pero en otras ha sido en forma de muerte por el brazo armado de la burguesía, es decir, los corruptos y ladrones de Carabineros y FFAA. Quien desmienta o cuestione este hecho, simplemente es miope ante la historia o está protegiendo interés y privilegios propios.

El TC por más que cambie sus integrantes nunca será un poder al servicio de los sectores más oprimidos y explotados de la sociedad, por ende, el problema no es quien presida dicha institución o si debe tener o no injerencia en decisiones ya tomadas por la cámara de diputados y senadores, pues está construido y constituido bajo un sistema institucional del Estado, sin olvidar además el carácter de clase que tiene este último.

Esto ha logrado develar de forma clara la razón de su existencia, que no tan solo es en este caso, sino que, también debemos sumarle el tema del aborto, demostrando una defensa irrestricta de la libertad individual y la propiedad privada.

Pues bien, ahora cabe preguntarse ¿Qué Hacemos?, ¿Cómo solucionamos las cosas?, etc. A primeras podría/mos responder – Una revolución socialista es la única forma de cambiar las cosas – pero que, siendo realistas esta proclamación aun es bastante abstracta para la población. En ese caso, los sectores con mayor desarrollo de conciencia política, es decir, las organizaciones revolucionarias del pueblo, debieran levantar una plataforma de lucha que la clase misma entienda y se sienta representada, de lo contrario, seguiremos mirándonos las caras los mismos y mismas en la protesta sin incluir con la mayor de las fuerzas a esta disputa a las masas.

Estos escasos sectores en lucha, se pudo y puede evidenciar en la capacidad movilizadora del movimiento estudiantil en el último tiempo a consecuencia de las conducciones reformistas –principalmente frente amplistas– y de la nula capacidad por parte de la Izquierda Revolucionaria de poder encarar y posicionarse en las diversas luchas sociales por “x” motivos, dejando inmovilizado a este sector que siempre se caracterizó por ser el más dinámico en las luchas que emprendía nuestro pueblo, gracias a la radicalidad de los sectores secundarios y la convocatoria que podía efectuar el sector universitario.

En los años 2016 y 2017, en comparación a los años 2011-2013, fue casi nula la movilización por parte de los y las estudiantes, a sabiendas de que la reforma impulsada por Bachelet no generaba un cambio estructural en la educación, los sectores llamados a tomar las banderas de lucha se mantuvieron expectantes. Uno que otro grupo intento levantar banderas de lucha, específicamente los secundarios y secundarias en contra de la Ley de Nueva Educación Pública o falsa desmunicipalización. Más que esto no logro, pues en esta última instancia de movilización gracias a los quiebres, máquinas y caudillos propio de las “viejas escuelas” provoco una descomposición en este sector que no logro ni tocarle la oreja a la ex ministra Del Piano ni mucho menos a Bachelet. Pero este tema lo tocaremos en otra oportunidad.

Hoy los sectores que nuevamente toman las banderas de la movilización –al igual que el 2011- son los sectores reformistas, que, a diferencia de aquel año con el PC y la Jota, esta vez es encabezado por RD y su Frente Amplio, sumándole a la “bancada estudiantil” del congreso. Mismos que en el gobierno de Bachelet ni se pronunciaron al respecto más allá de algunas pugnas al interior del congreso y que decir del mismo PC y su juventud, los cuales hoy interpelan al gobierno de Piñera por su brutal represión – verdadera, por cierto –contra quienes se movilizaron en primera instancia contra la privatización del Litio (aún eran gobierno) y ahora con los estudiantes, sufriendo una especie de amnesia en el actuar de su propio gobierno contra el pueblo mapuche, comunidades y sectores sociales.

Lo expuesto aquí es de mucha relevancia para el movimiento que se pueda gestar, pues todavía quedan ingenuos e ingenuas que les compran a estos sectores y también, están la nueva camada de estudiantes que sin mucha experiencia se deberán enfrentar al gobierno de Piñera, tal como lo hicieran los secundarios y secundarias en el 2011 bajo una conducción reformista, pero que, gracias a la experiencia debemos disputarle y mostrarles el camino a aquellos y aquellas, nosotros y nosotras que aprendimos de los errores.

Siguiendo con el punto respecto al carácter del TC y toda la institucionalidad, debemos los sectores revolucionarios ser capaces de unir fuerzas y lograr movilización con una conducción propia de nuestro sector, es decir, una conducción revolucionaria que apunte a las transformaciones estructurales y que ponga en jaque al sistema, apuntando a la lucha contra los elementos centrales heredados por la dictadura, la lucha para derribar los pilares del modelo: educación de mercado, saludo de mercado, las AFP, etc.

Ante esto debemos retomar las banderas de las luchas históricas como lo fue la educación gratuita – que aún no lo es -, el fin al lucro, una educación no sexista y por qué no, también feminista, etc. Pues estas demandas harán en primera instancia lograr movilizar a esas grandes masas como aquel año 2011. Debemos realizar un arduo trabajo político que permita elevar constantemente la conciencia de esta misma en las masas y sobre todo a los sectores más avanzados.

Es aquí en donde la labor de agitación y propaganda, sumado a lo anterior, toma un papel fundamental en la disputa de la conciencia y de proyectos, pues no se asume la conciencia revolucionaria de la nada.

También cabe mencionar, aun siendo obvio, que las organizaciones deben luchar, tanto en las asambleas contra la derecha y el reformismo, no tenerle miedo al debate, pues aquello develara en lo más concreto sus posturas, evitando cederles estos espacios por “no querer compartir” con fachos y reformistas. También luchar en las calles, pues si llamamos a jornada de protesta no es solo por afiches o por consigna, sino que debemos materializarlo con todos los elementos con que contemos, debemos decir lo que pensamos y hacer lo que decimos, pues de otra forma solo seremos habladurías.

¡LA LUCHA NOS DA, LO QUE EL RICO NOS NIEGA!

¡SI EL PRESENTE ES DE LUCHA, EL FUTURO ES NUESTRO!

¡SI LA EDUCACION DE MERCADO SIGUEN EN PIE… ESTUDIANTES MOVILIZADOS HASTA VENCER!

 

Bryan Galvez.

One thought on “OPINION | Basta de cuentos… ¡Educación de calidad, gratuita y sin lucro para nuestro pueblo! Deje un comentario

  1. Leí varios párrafos, pero el ridículo e incoherente supuesto “lenguaje inclusivo” pudrió lo interesante que podía haber en el artículo.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: