Como cada 21 de febrero se conmemora con lucha el asesinato de Juan Pablo Jiménez.

Diversas organizaciones sindicales, sociales y políticas han convocado a movilizarse. Este año se ha llamado a marchar a partir de las 19:00 horas desde la Plaza de Armas de Santiago para avanzar luego hasta las oficinas de Enel.

“Un obrero se murió, Azeta lo mató”

¡Porque sigue viva… en los sindicatos… la lucha de Juan Pablo, abajo el subcontrato!”

 https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fait.intersindical%2Fvideos%2F1852977628115432%2F&show_text=0&width=560

Juan-Pablo-Jiménez-3

Ya son 5 años desde que un “bala loca” le arrebatara la vida al dirigente sindical Juan Pablo Jiménez, quien era el presidente del sindicato n°1 de la empresa subcontratista Azeta, la cual prestaba sus servicios a Chilectra – hoy Enel –  al momento de ser asesinado. Trabajó durante 10 años en aquella empresa, lugar donde seria encontrado muerto por uno de sus compañeros de trabajo producto de un impacto de bala en su cabeza.

Ese jueves 21 de febrero del 2013, Juan Pablo Jiménez se aprestaba a revisar los documentos de la demanda laboral a la que debían concurrir al día siguiente, demanda por el despido injustificado de un grupo de compañeros de trabajo.

Uno de sus compañeros de trabajo lo socorrería en primera instancia creyendo que se había desvanecido pensando que se trataba de un infarto o algo parecido, pero al moverlo para tratar de acomodarlo se percató de que había sangre, esto producto de un impacto de bala que hasta el día de hoy se sigue sin poder esclarecer su autor.

Por el lugar transitaron varias personas, el cual Carabineros no acordonó hasta varias horas después cuando llegó la PDI. Estos últimos levantarían con premura la hipótesis de que el disparo habría sido una “bala loca” producto de enfrentamientos en el sector de La Legua. La bala de calibre 40 que mato a Juan Pablo Jiménez, según la tesis de la policía de investigaciones el proyectil recorrió poco más de 1 kilómetro para luego rebotar con la malla de una reja, lo que habría cambiado la trayectoria inicial del proyectil, para posteriormente, alojarse en la cabeza del dirigente sindical.

Cabe destacar aquí que las pericias del SML demostraron que el proyectil habría ingresado por el frente de su cabeza (de izquierda a derecha) y recorrió 17 centímetros, quedando alojada a la altura de su nuca, dejando un orificio casi perfecto, es decir, la bala no tuvo deformación, imposible de ser cierta la tesis de la parábola que habría hecho la bala para lograr impactar a JPJ.

JPJ AEC

Esta tesis, arduamente difundida por los medios de comunicación tradicionales que en ese momento cubrían el espectáculo del Festival de Viña del Mar, daría como resultado la detención posterior de un adolescente de 16 años de iniciales JBPM.

Según la fiscalía, ese 21 de febrero de 2013 se habría producido una balacera en la intersección de las calles Mario Lanza con Santa Catalina – Legua emergencia – en la que habrían participado 8 personas. Entre ellas habría estado un menor de edad – el único de los 8 – a quien un informante de carabineros, quien jamás ha sido identificado en la investigación, habría identificado como la persona que disparó el arma que impactó en la cabeza del dirigente sindical. El menor habría sido monitoreado por la policía siendo detenido, casi un mes después, el 31 de marzo recibiendo 8 impactos de balas. El menor de 16 años fue llevado hasta el hospital Barros Luco en estado grave, en donde seria formalizado el día 5 de abril en la propia sala de cirugía.

Ante esto Ximena Acevedo, viuda y madre de los dos hijos de Juan Pablo Jiménez dijo estar “Convencida que el menor que culparon no fue”, además cuenta que el juez les señaló que “está es la verdad judicial que podemos darles y deben conformarse con eso”.

mARCHA JPJComo podemos observar esta explicación de los sucesos es ampliamente cuestionable, tanto por la opinión publica como por la familia y por la abogada querellante Margarita Peña (que asesoraba a Juan Pablo en el trabajo sindical), quienes producto de este cuestionamiento contrataron un peritaje independiente para desacreditar las diligencias de la PDI. La conclusión fue contundente: Dadas las condiciones ambientales, la velocidad y el ángulo de entrada de la bala, los peritos particulares establecieron que la bala no podría haber viajado más de 719 metros. Quizás 863 máximo, manipulando las variables.

Sumándole que en el allanamiento y pericias al domicilio del menor se encontró una gran cantidad de munición – cerca de 100 balas de variados calibres – pero no se encontró ni el arma – hasta el día de hoy – ni munición coincidente con el calibre 40 que dio muerte al dirigente sindical.

Ximena ha expresado lo duro que ha sido este proceso en que la justicia no los ha escuchado como debiera: “No hemos creído en ningún minuto en la teoría de la PDI”, además, asegura que sólo la presión ha permitido que este asesinato no pase desapercibido. “Desde el minuto en que ocurrió el asesinato de Pablo, muchos despertamos. El movimiento ha despertado en Chile, lamentablemente nos costó sangre, costó que uno de los nuestros cayera y eso provocó conciencia en la gente, que muchos saliéramos a las calles”.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fradioenriquetorres%2Fvideos%2F1034946436570801%2F&show_text=0&width=560

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.