Skip to content

Opinion | De pena muere la infancia

Hablen bajito que la bebe está durmiendo, no hagan ruido, no la despierten, que descansa del dolor de su cuerpecito. Hablen bajito que la bebe está dormida, no la molesten que le están saliendo sus alitas, hablen bajito que es mentira que se ha muerto, SOPHIA está dormida… Esta soñando con los Angelitos…[1]

Es imposible no estremecerse con lo sucedido a la pequeña Sophia, quien fue golpeada y violada salvajemente por su padre en el baño de su casa por al menos tres horas. Este episodio fue el que marco el final de la pequeñita, pero cuantos abusos y atrocidades más habrá vivido en su corta vida, quizás nunca lo sepamos. La rabia y la impotencia están recorriendo Chile, familias destrozadas con la noticia exigen justicia para esta pequeña; pena de muerte piden algunos.

Ahora cabe preguntarse, ¿Cuántas Sophia existen o existieron? Estos sucesos no son nuevos para la sociedad, pero pareciera que hoy, se siente más o se actúa derechamente ante estos sucesos, pues recordemos, siempre en los medios de comunicación nos informan de un atroz ataque sexual, violencia con causa de muerte o derechamente feminicidios.

Solamente en el año 2017 hubo 42 feminicidios y 112 casos frustrados[2], uno de los hechos que mayor impacto produjo, nuevamente es el de una menor de edad. Andrea se llamaba, por si ya la olvidaron, quien fue drogada y violada, y que producto de esto falleció a sus cortos 15 años[3]. El 2016 también nos estremeció con un hecho de estas características, la noticia de Nabila Rifo, quien fuera golpeada hasta quedar inconsciente por su pareja, para posteriormente sacarle los ojos, lo cual marco a toda la sociedad.

El avance del Movimiento de Mujeres en conjunto con un avance del Feminismo, han logrado poner en la palestra la constante violencia, abusos y violaciones que deben vivir las mujeres, cuestionando y enfrentando sin temor a la cultura retrograda dominante.

Otro de los temas que estremecieron al país fueron las cifras de fallecidos al interior del Sename. Institución que debe velar por la protección de los niños y niñas, pero que solo los y las ve como un “stock”[4] para el poder, un producto desechable y que se puede reemplazar para su empresa, pues no son importante.

Sophia es sólo una niña de los millones de niños que día a día son golpeados y agredidos, niños en con familia, niños que viven en la calle, niños que son obligados a prostituirse (que en realidad son niños violados), niños del Sename abusados sexualmente o violentados por sus cuidadores o personas cercanas[5].

Ante estos casos cabe preguntarse ¿La justicia chilena es garante de justicia? – Pues la respuesta en el mayor de los casos es negativa –Hoy en día la justicia chilena y todo lo que esta represente y/o toque es sinónimo de inoperancia, me atrevo a decir que es uno de los poderes mayormente deslegitimado, en donde si eres pobre recibes castigo, pero no justicia y si eres adinerado, no recibes castigo, pagas una multa y te vas como si nada[6]. Por ello la gente no cree en la justicia y muchas veces prefiere tomarla por sus manos, ejerciendo un tipo de justicia popular, pero que no garantiza una real justicia, pues no se basa en una conciencia revolucionaria que nos garantice una “justicia popular”, esta justicia está impregnada de subjetividades y de la conciencia burguesa, en donde no se busca la verdadera justicia o reparación, en caso que sea posible, del enjuiciado o enjuiciada, sino más bien, una venganza, sed que debe ser zaceada con sangre, pero la sangre de los más “débiles” y aquí hablo en aspectos estrictamente económicos y de clase, pues la justicia más dura siempre se ejerce contra quienes son pobres, así también, lo plantea Amnistía Internacional en donde “La posición social, la riqueza y la raza fueron factores primordiales para determinar una condena, y no la gravedad del delito”.

El caso de Sophia, nuevamente plantea producto de la nula justicia, la discusión sobre la pena de muerte, y que entorno a ella hay tanto detractores como adherentes. Quienes lo validan como método de justicia hoy se remiten estrictamente contra quienes hayan cometido delitos de violación y/o muerte contra menores de edad. Pero ante este escenario, la derecha fascista ya afila sus colmillos para deshacerse de lo inservible de la mano de obra explotada y oprimida que su propio sistema crea día a día, levantando las banderas de lucha por la restitución de esta pena, pero no nos plantean la eliminación de los asesinos y asesinas de la dictadura, menos aún, de sus violadores y violadoras de DDHH, pues para ellos siempre hay una doble moral, deseando castigar pero no que los castiguen, hablando por “la mayoría” y que supuestamente quiere la pena de muerte, pero negando que la mayoría acepta un matrimonio libre e igualitario mismos casos en torno al aborto y los derechos de la mujer[7].

Nosotros y nosotras, quienes nos definimos como Comunistas o al menos contra el capitalismo y su dominación, ¿podemos estar a favor de esta pena de muerte? ¿Podemos proclamar que para acabar con las muertes hay que matar a quienes hayan matado, para así, demostrar que matar es malo? ¿Podemos los Y las Comunistas actuar como psicópatas ejecutando a todos y todas a quienes se le apunte con el dedo, tan solo con la primicia de justicia popular? La venganza no es la respuesta.  La respuesta se basa en reducir la violencia, no en ocasionar más muertes, pues como comunistas o al menos con un gado de humanidad, no queremos más guerra ni más violencia, siempre hemos dicho que no queremos la guerra ni la muerte, pero que la vemos necesaria pues la lucha de clases nos ha enseñado eso, que de ser por nosotros y nosotras cambiaríamos el mundo de otra forma pero sabemos que es imposible en la lucha contra el capitalismo, pero ¿lo es así contra el patriarcado, el machismo, el adulto centrismo, etc.?

Ya han pasado los días y la centralidad ha sido en torno a la pena de muerte, jamás sobre lo verdaderamente importante como lo es la infancia y sus cuidados, nadie o una muy mínima cantidad se ha pronunciado acerca de los niños y niñas del SENAME, nadie ha reclamado pena de muerte para sus gestores y administradores, pues son los responsables directos del cuidado de estos infantes, nadie ha reclamado al estado su abolición o pena capital contra quienes lo administran por ser una maquinaria que perpetua la destrucción de la infancia, nadie ha reclamado o alzado la voz contra el capitalismo por haber y seguir matando día a día a niños y niñas de hambre, explotación y bombardeo en los escenarios más crueles.

¿Cuál es el verdadero problema?

Mientras no haya una intervención en torno a las relaciones sociales que llevamos adelante estos sucesos se seguirán repitiendo, pues si seguimos criando niños violentos y machistas, seguirá habiendo feminicidios por más altas las condenas contra quienes lo hagan, no “transformando” la sociedad a conciencia sino en base al miedo, pues se llegara a cuestionar, en el mejor de los casos, la pena a la que puedo ser sometido antes de respetar a los y las demás.

Mientras no se intervenga realmente el problema de la vulneración desde la infancia, los parricidios, infanticidios y feminicidios seguirán su curso. La pobreza como pieza angular del problema, en donde la falta de educación, oportunidades y vulneración siguen repitiendo su ciclo.

No quiero que esta columna determine alguna posición en torno a la pena de muerte, pues ni yo tengo una postura aun definida en torno a esta, más bien la intención es que centremos y abramos en otro punto la discusión, la protección de la infancia; del cuestionamiento constante a la sociedad y sus formas de relacionarse, el mundo nuevo nace en estos niños y niñas, pero ¿Qué mundo nuevo traen si se ven golpeados literalmente con lo más despiadado de este mundo viejo? El adulto centrismo somete a los niños y niñas a sus mayores, no pudiendo cuestionar sus actitudes y decisiones por ser chicos y no entender de la vida, anulando sus visiones y reprimiendo en muchos casos, las nuevas ideas que forjaran la nueva sociedad que por todos lados intenta de nacer, si no fuese por esos “niños y niñas rebeldes” quizás hoy no estaríamos hablando de matrimonio igualitario, despenalización del aborto, adopción homoparental, etc.

[1] Estado de Facebook

 

[2] http://www2.latercera.com/noticia/en-chile-hubo-42-feminicidios-y-112-casos-frustrados-en-2017/

 

[3] https://diariovenceremos.cl/2017/08/28/secundarios-piden-justicia-para-andrea/

 

[4] Ministra Javiera Blanco trata como “stock” a niños del Sename http://www.elmostrador.cl/noticias/multimedia/2016/07/09/video-ministra-javiera-blanco-trata-como-stock-a-ninos-del-sename/

 

 

[5] doctor Juan Eduardo Donoso – La muerte de Sophia es sólo la punta de un gran iceberg. https://www.supermadre.net/sophia/

 

[6] http://www.t13.cl/noticia/politica/sqm-accede-a-salida-alternativa-tras-acuerdo-con-fiscalia

http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/politica/caso-penta/caso-penta-tribunal-acepto-salida-alternativa-para-ivan-moreira/2018-01-30/075348.html

 

[7] http://www.gamba.cl/2018/02/diputada-rn-defiende-ser-pro-vida-y-querer-la-pena-de-muerte-hablamos-de-la-proteccion-del-derecho-a-la-vida-del-que-esta-por-nacer-no-de-los-que-ya-nacieron/

 

Bryan Galvez.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: