Editorial | Apuntes sobre la coyuntura electoral en el marco de la lucha de clases

Apuntes sobre la coyuntura electoral en el marco de la lucha de clases.

e81-1701[1]

Para introducirnos en un análisis desde la praxis revolucionaria y la lucha de clases, hemos tenido que librarnos del encandilamiento que han provocado las luces y festejo de algunos candidatos del Frente Amplio, Evopoli, los falsos Comunistas, entre otros que renovaran las caras del Congreso Nacional[1], también hemos tenido que cuidarnos de las noticias provenientes de los grandes monopolios comunicacionales y los análisis de café post elecciones que llaman al pueblo y sus organizaciones a actuar con consecuencia en las urnas para combatir a Piñera y la derecha, cuando desde hace más de una década la lucha de clases se viene agudizado en nuestro país con movilizaciones del pueblo Chileno y Mapuche que han enfrentado al bloque en poder en territorios y lugares de trabajo, como la han hecho legítimamente durante estas semanas el sector Portuario, los trabajadores de la cárcel del Manzano y el indómito pueblo Mapuche, procesos de lucha concreta que durante las últimas dos décadas ha tenido  duras consecuencias, como la caída de Manuel Gutiérrez, Matías Catrileo y Nelson Quichillao. Así como también la cooptación de sus principales demandas, como consecuencia de la claudicación en las calles de gran parte de los sectores que hoy se esgrimen como vencedores[2].

En segundo lugar, más allá del importante análisis que requiere la coyuntura, es importante no  aislar los hechos contingentes del periodo  que asistimos, En este sentido muchos han caído en mirar desde la óptica vulgar de los medios burgueses los recientes fenómenos, cuestión que al mediado plazo corre el peligro de convertir a las organizaciones revolucionarias en vagón de cola de las nuevas fuerzas electorales, trasladando la escaza acumulación de fuerza hasta ahora lograda hacia el pantano, ejemplos que ya vemos en compañeros/as y en iniciativas que comienzan a cuajar en algunas  alianzas electorales en algunas facultades realizadas por organizaciones del F.A y  otros sectores de izquierda que no participaron en estas elecciones.

Cuando hablamos de situar la coyuntura electoral, en el contexto del  periodo en transición que asistimos a nivel global, nos referimos a constatar el actual escenario de apertura  de un movimiento de trascendencia histórica en la lucha de clasesque revela en su seno la maduración de contradicciones incurables, que se expresan en la agudización de la lucha de clases, la crítica a la cultura tradicional dominante[3], la desafección de las masas de los partidos tradicionales, el agotamiento del pacto de dominación y la aparición de nuevos partidos o caudillos que luchan por conservar el modelo[4].

En este sentido las recientes elecciones, no son más que constatación del fenómeno de crisis integral del Capitalismo, que expresa en está ocasión en la decadencia de los partidos tradicionales[5] del bloque en el poder, en quiebres, desgajamientos y perdida en votos y escaños al parlamento (que tanto les atrae analizar a algunos[6]) de figuras históricas, partidos insignes, cuya situación Gramsci interpretaba como un fenómeno que acostumbran a vivir los Partidos Burgueses (partido organico de la Burguesia) en escenarios de crisis. En donde “en ciertos momentos de su vida histórica, los grupos sociales se separan de sus partidos tradicionales. Esto significa que los partidos tradicionales, con la forma de organización que presentan, con los determinados hombres que lo constituyen, representan y dirigen, ya no son reconocidos como expresión de su clase o de una fracción de esta. En cada país el proceso es diferente, aunque el contenido sea el mismo y el contenido es la crisis de hegemonía de la clase dominante que ocurre principalmente por el fracaso en alguna empresa política para la cual demandó o impuso por la fuerza el consenso de las grandes masas”[7]. Como por ejemplo las alegrías que nunca vinieron tras el retorno a la democracia en Chile, son expresión del evidente  agotamiento del pacto de dominación y la apertura de una incipiente critica a la cultura tradicional dominante, a la cual los sectores que sacan cuentas alegres en estas votaciones[8], como el F.A ha sabido adecuar reviviendo el viejo discurso del Estado benefactor, pero que no será capaz de implementar en la práctica, sin la construcción de un proyecto integral que sea capaz de enfrentar la violencia de las clases dominantes y los sectores reaccionarios que han comenzado articularse.

Por lo tanto podemos señalar, que actualmente asistimos a un reacomodo del bloque en el poder, que abre la disputa por la hegemonía del proyecto político que incida con mayor fuerza en el restablecimiento de un nuevo pacto de dominación, que de gobernabilidad al país y legitimidad al modelo. Sin embargo desde el punto de vista estratégico, no existen ideas nuevas, quienes buscan disputar el mote de Progresista, no son más que oportunistas que buscan desempolvarse y salir astutamente del museo de antigüedades en el que estaban relegados para sumarse al carro de  “futuros cambios”, que serán nuevamente en la medida de lo posible mediante reformas, inserción y fortalecimiento del aparato estatal burgués y una evidente colaboración de clases. Por lo tanto el único proyecto de clase capaz de constituirse como fuerza de progreso, ante la decadencia actual, es aquel que puede impulsar el proletariado y sus organizaciones revolucionarias.

Compartimos aquella opinión del PTR, que señala que no será la descomposición misma la que despertara la conciencia de las masas, sin organización revolucionaria no habrá movimiento revolucionario, lo tenemos claro,  por lo mismo nos preguntamos ¿Por qué se han ido de la disputa concreta de espacios de relevancia nacional, como el NO + AFP propicios para la agitación revolucionaria girando su centralidad en la lucha economicista y parcial de algún sindicato, federación, etc.? O ¿Por qué se dilapida su importante fuerza militante en campañas electorales estériles? Puedo entender que sus argumentos sean la agitación de las ideas revolucionarias, pero más allá de las redes sociales, una tímida entrega de un panfleto en las ferias de la zona sur y el escaso tiempo en la franja electoral no veo nítidamente dicha agitación revolucionaria, mientras que se hipotecan las posibilidades de agitar con todas las fuerzas al interior de la lucha concreta del movimiento de masas, se ha optado por ir a la tribuna electoral de narcos y corruptos, la cual intepretan como un lugar donde un importante sector de masas aún confía, mientras subvaloran las cifras de abstención o simplemente las omiten haciendo comparaciones con las Municipales y no con las elecciones presidenciales del 2013, obviando además lo ocurrido en territorio Mapuche durante la jornada y otros conflictos que se han abierto durante estos días, cuestión que solo me queda interpretar como un elemento evocado por su sector para seguir sumándose vanamente a las elecciones, en búsqueda de tribuna para la agitación su partido, pero escasamente para avanzar hacia transformaciones radicales de la sociedad, que ustedes muy bien saben no se resolverá al interior del estado Burgués ni de forma pacifica. Por lo mismo nos parece correcto convocar a todas las fuerzas (PTR, PCAP, etc.) que por opción han apostado durante esta primera vuelta a la disputa electoral y que no llamaran a votar por Piñera, a volcar la fuerza acumulada que dicen haber sumado durante la agitación de las ideas revolucionarias instaladas durante este proceso a sumarse a las calles previo a la segunda vuelta en demostraciones concretas de repudio a los sectores que serán “protagonistas” el 17 de Diciembre y por las demandas más sentidas de nuestra clase.

Por nuestra parte creemos que la situación política, tendera cada vez más a polarizarse, con un centro político debilitado[9] tras el reacomodo en curso, más amplias serán las posibilidades para profundizar la crisis de legitimidad, las sentimientos de decepción son tan altos que la clase trabajadora no tolerara neutralismos ni derrotismos vulgares, por lo tanto como izquierda revolucionaria debemos descender del olimpo teórico de confort o el trabajo sumamente aislado en el que nos hemos encontrado y descender al mundo contingente y prosaico de la realidad[10], tomando posición en la lucha de clases, proponiendo más que abstracciones y consignas, un plan de acción concreto para luchar contra las clases dominantes y sus bloques partidarios ( Derecha y Nueva Mayoría). Mientras el F.A se debate internamente si pactar o no con ellos en segunda vuelta nosotros debemos tomarnos las calles esté Viernes 24 de Noviembre contra la violencia a la mujer, VIOLENCIA que esté Gobierno, el mismo que representa Guillier ha dejado pasar impunemente, por otra parte esté 30 de Noviembre en el marco de la movilización nacional del No + AFP los sectores revolucionarios debemos hacer sentir nuestra posición y desplegar todas las formas de lucha durante el día, NO QUEREMOS FIN DE LAS AFP A LARGO PLAZO como proponen, la pensiones de hambre las vive el pueblo hoy en consecuencia queremos derribarlas AHORA!!! Y finalmente creemos necesario avanzar en la articulación de una nueva jornada de protesta previo a las elecciones, donde logremos articular a más sectores con el fin de lograr instalar y defender nuestras reivindicaciones más sentidas  (estudiantes, mapuche y nuestra clase), en nuestra propia cancha y contribuir a la elevación moral del proletariado como clase productora de las riquezas para lanzarnos a la conquista absoluta  y plena de nuestras vidas.

 En este sentido debemos interpretar a los sectores decepcionados de la “política tradicional Chilena” hablamos de los que votaron esperanzados por nuevas alternativas y que se irán decepcionando a medida que el F.A da señales de buen comportamiento y moderación política a las clases dominantes y también los seis millones aproximadamente que por apatía, decepción u opción política se abstuvieron de ir a las urnas, pero principalmente debemos disputar la conciencia de los sectores más dinámicos de nuestra clase que se hayan movilizados, para aquello debemos superar la rigidez, la soberbia, el sectarismo y la consigna que impide unirnos, para centrar nuestra política en la eficacia y fecundidad de nuestra acción integral contra este sistema que logra mostrarnos como izquierda revolucionaria como alternativa, avanzar desde el decir al hacer en la disputa de la conciencia. En tiempos como los que asistimos tanto el periodo como el pueblo reclamaran la unidad, las masas quieren fe, y por eso, su alma rechaza la voz corrosiva, disolvente y pesimista de los que niegan y de los que dudan, y buscan la voz optimista, cordial, juvenil y fecunda de los que afirman[11] y de los que creen que la revolución es posible.

No somos catastrofistas, Como diría Mariátegui parafraseando a Vasconcelos somos pesimistas de la realidad y optimistas de lo ideal que deseamos fervientemente construir,  tampoco nos intimida el mote de aventureros que algunos sectores han querido asignarnos, porque simplemente somos de aquellos y aquellas que como diría el Che ponen el pellejo por sus verdades, honestamente creemos  que no asistamos a un periodo político completamente nuevo, de defensa Estratégica, sin embargo observamos que estamos en un proceso de transición, en donde un cambio de periodo estará condicionado por el impulso de ofensivas tácticas que logremos articular como franja en el actual contexto de agudización de la lucha de clases, pero también por el surgimiento de la vanguardia revolucionaria que encabece este proceso y sea capaz de construir nuevas correlaciones de fuerza. Es precisamente en esta contradicción donde se gesta la disputa y el conflicto entre las fuerzas —con cuadros provenientes de las clases dominantes de mayor experiencia—, que luchan por conservar su dominación y las fuerzas revolucionarias —aún dispersas—, que pretendemos y apostamos profundizar la crisis.

Afirmamos que este proceso de tránsito a una crítica histórica —social de las clases subalternas (explotadas y oprimidas) —, la pérdida de hegemonía y la concreción de la sociedad Socialista, solo será mediante la fuerza de las amplias masas a través de la lucha radical y bajo la dirección del proletariado y su vanguardia revolucionaria en estrecha alianzas con el Pueblo mapuche y su Vanguardia; las que echarán abajo, hasta los mismos cimientos de la vieja sociedad en descomposición[12] por esto estamos dispuestos a entregar nuestra vida entera.

 

Por el Comité Editorial

JC. Lafertte.

[1] Más de la mitad de la Cámara de Diputados será distinta  a su composición actual. La Tercera, 20 de Noviembre 2017.

[2] http://www.emol.com/noticias/Nacional/2017/11/20/884086/Conozca-los-17-nuevos-diputados-del-Frente-Amplio-que-irrumpen-en-el-Parlamento.html

[3] Cuando hablamos de una incipiente critica a la cultura tradicional dominante, nos referimos al proceso en curso de perdida de hegemonía, no entorno a los aspectos que tienen relación con la coacción violenta de los explotados y oprimidos tanto hombres como mujeres que se haya prácticamente intacta sino más bien nos referimos a la fisura que se ha comenzado a desarrollar en términos del debilitamiento del consenso de los dominados a raíz del agotamiento del pacto de dominación.

[4] https://unicasolucionrevolucion.wordpress.com/2017/03/19/tp-sipona-periodo-y-tactica-de-trabajadores-al-poder/

[5] Debacle en la UDI, Muerte del PRI, Crisis en la DC.

[6] Nos referimos a las conversaciones o análisis surgidos post elecciones en distintos sectores de la izquierda, como por ejemplo el reciente análisis del PTR entorno a la cuestión electoral o de individualidades del espectro político, que a nuestro parecer han carecido de un análisis desde el Marxismo ante los recientes hechos.

[7] A. Gramsci, Escritos desde la Cárcel.

[8] Con un millón trecientos mil votos aproximadamente en las Presidenciales, un senador y veinte diputados, La Tercera 20 de Noviembre 2017.

[9]  Porcentaje más bajo en la historia de un candidatos DC.  La más baja representación en la cámara de Diputados, desde su fundación en 1958. Triunfos emblemáticos en Senadores de la DC, los concentran figuras disidentes  a quienes encabezan el partido.  La tercera, Lunes 20 de Noviembre 2017.

[10] Con esta afirmación nos hemos querido referir a todas aquellas iniciativas conmemorativas impulsadas durante Octubre, que siendo valiosas para el debate, no pueden marcar totalmente la pauta del trabajo de nuestras organizaciones, donde nosotros creemos que como centro debe estar el desarrollo de la apuesta integral de nuestro proyecto, por otra parte no podemos seguir desarrollando un trabajo parcial (asistencial y economicista) disociado de la denuncia política entorno a los problemas transversales de nuestra clase.

[11] JC. Mariategui, Ideología y Política.

[12] https://unicasolucionrevolucion.wordpress.com/2017/03/19/tp-sipona-periodo-y-tactica-de-trabajadores-al-poder/

 

 

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s