A un año de la Gran Movilización contra las AFP: ¡A FORTALECER LA LUCHA EN LOS TERRITORIOS!

“El obrero debe formarse una idea clara de la naturaleza económica y de la fisonomía social y política (…) saber orientarse entre los múltiples sofismas y frases en boga, con el que cada clase y cada sector social encubren sus apetitos egoístas y su verdadera ‘entraña’; saber distinguir qué instituciones y leyes reflejan tales o cuales intereses y cómo lo hacen. Más esa  ‘idea clara’ no se puede encontrar en ningún libro: pueden proporcionarla únicamente las escenas de la vida y las denuncias, mientras los hechos están recientes, de cuanto sucede alrededor nuestro en un momento dado de lo que todos y cada uno hablan –o, por lo menos, cuchichean- a su manera; de lo que revelan determinados acontecimientos, cifras, sentencias judiciales, etcétera, etcétera, etcétera. Estas denuncias políticas omnímodas son condición indispensable y fundamental para infundir actividad revolucionaria en las masas”. 

Lenin, ¿Qué Hacer?

1Este 24 de julio se cumple un año de la gran movilización contra las AFP que congrego a cientos de miles de trabajadores/as en todo el país. Lo anterior  responde a un proceso de alza sostenida del movimiento de masas que se ha desarrollado en la última década. La explosión de la lucha es parte de la profunda crisis de legitimidad que se encuentra el bloque en el poder y profundizada por los casos de  corrupción y la colusión que ha descompuesto a la política en general. Como lo dijimos en uno de nuestros primeros documentos, la lucha contra las AFP congregó y articuló “una franja del movimiento de masas, heterogénea y dinámica, es precisamente quien está articulando los procesos de lucha en el país. El sector clasista y anticapitalista de esta franja, es sólo una parte pequeña, por lo cual, los desafíos para nuestro sector son mucho más complejos, y nos interpelan a desarrollar con mayor rigurosidad y disciplina nuestros lineamientos tácticos”[1]. Ese 24 julio se dio inicio a grandes movilizaciones a nivel nacional con cientos de miles de trabajadores y trabajadoras marchando por las calles del país y que tiene como punto máximo el 04 de Noviembre con el paro y la protesta, aunado con el paro del sector público, que significó un salto adelante en el movimiento de masas; por un lado, la utilización y legitimación de todas las formas de lucha, especialmente la violencia política y por otro, sumó  los trabajadores a luchar contra las AFP.

No obstante, los desafíos son grandes en el actual periodo en el que se encuentra la CNT. Por un lado, el bloque en el poder ha utilizado toda su maquinaria para invisibilizar la lucha que llevan los trabajadores y trabajadoras contra este pilar del modelo, por otro han defendido férreamente el modelo de las AFP, sin voluntad política de cambiarlo, demonizando el sistema de reparto. Como contraste, la coordinadora fue creciendo orgánicamente con la aparición de nuevos zonales y comunales permitiendo la territorialización de la demanda y de la coordinadora, planteando en la práctica que la fuerza de la CNT NO+AFP no sólo se encuentra en los sindicatos nacionales, también está en sus territorios, lugar de confluencia de distintos sectores de nuestro pueblo.

La movilización del 26 de marzo del presente año nos permitió conocer el estado de ánimo en el que se encuentra el movimiento de masas que lucha contra las AFP; un escenario de reflujo, desgaste y un giro evidente de la conducción nacional de la CNT. Este escenario de reflujo se puede explicar en el contexto de la coyuntura electoral, en el cual las fuerzas que estuvieron abocadas en la lucha de NO+AFP, la territorialización de la propuesta y el crecimiento, hoy se encuentran centralmente preocupados por las elecciones parlamentarias y presidenciales. También, en el marco sindical, un claro sector está abocado en la disputa de sus próximas elecciones de dirigentes gremiales y sindicales, acompañado de un proceso de desgaste de las movilizaciones y huelgas (paralizaciones) del año pasado.

Paralelamente, se ha instalado en el imaginario un escenario de desconfianza que no se reduce a las posiciones electorales o no electorales, sino, a los resultados que puede tener las tácticas del NO+AFP; vale decir, en concreto, a los resultados de los métodos de movilización nacional, las tácticas de propaganda de fuga masiva, cambio de fondo, la acción directa y el paro. Esto bajo la idea de ¿estos métodos nos darán resultados concretos?

Estos elementos han propiciado la discusión respecto a la centralidad táctica, en un marco estratégico de derribar las AFP para imponer un sistema de reparto, tripartito y solidario. Esto coloca la discusión y la tensión al interior de la CNT en dos vertientes, ambas heterogéneas en su composición política orgánica y de masas, con matices y tendencias, pero distinguibles en sus lineamientos generales:

 

El reformismo y la socialdemocracia ciudadanista

 2Por un lado, la línea representada por los sectores que conducen a nivel nacional la coordinadora como además los sectores frenteamplistas que han ingresado a la misma, que ponen el acento en el análisis de periodo que la contradicción fundamental en la actual fase de la lucha de clases está en el marco de la contradicción democracia/neoliberalismo. Centran la tarea en la reivindicación de los derechos sociales, cuyo propósito es instalar dichas reivindicaciones, en la coyuntura electoral mediante la disputa presidencial y el avance concreto en parlamentarios que mantengan dichas líneas programáticas.

El centro táctico pues, es volcar al movimiento de masas a respaldar esta apuesta de incidencia política en el bloque en el poder, y la ganancia parlamentaria como forma de mejorar las condiciones de las correlaciones de fuerzas para enfrentar la siguiente fase post elecciones.  Esta línea, busca disputar en el largo plazo, un proyecto de país, y apostar en un nuevo marco electoral en un escenario de salida reaccionaria a la crisis política, el gobierno para el año 2022.

El supuesto bajo esta línea, es un estado de conciencia de las masas en el cual no será posible su mayor politización si no avanzamos en un estado de fuerza y de desarrollo social y político en donde las necesidades basales de las masas estén en mejores condiciones, escenario que puede permitir avanzar hacia discusiones más profundas y luchas superiores, en un marco de disputa de un proyecto de sociedad y de desarrollo diferente al neoliberalismo.

Por lo cual, hay que desarrollar una etapa de avances democráticos, que permitan dotar a las masas de una mayor cualificación y desarrollo de la conciencia, y esta etapa sólo es posible desarrollarla, en el marco de un gobierno ciudadano de izquierda y progresista.  En este marco, el paragua NO+AFP les permite dotar de carne y movimiento de masas a dicha apuesta lo que posibilita una espalda significativa para dicho cometido.

La Izquierda Revolucionaria y las y los Trabajadores Clasista

Por otro lado, está la línea que hemos impulsado nosotros junto a demás organizaciones hermanas, que coloca en el centro, en base a la lectura del estado de conciencia de las masas y de la lucha de clases, en un marco mundial de crisis política y del capital, en que la clase trabajadora nacional e internacional NO expresan una línea principal de reivindicaciones de características democráticas, en contraposición al neoliberalismo, sino que, atravesadas principalmente por la contradicción capital/trabajo, responden a una línea de reivindicaciones materiales, es decir, respecto a sus necesidades materiales más sentidas cuyos despuntes políticos están anclados en los sectores más dinámicos del movimiento de masas, quienes en disputa política concreta problematizan hacia salidas estrictamente electorales, o bien, salidas de confrontación directa con el ejecutivo y el gobierno, o combinadas.

La lucha contra los pilares del modelo, que conforman en la practica un lineamiento programático, esto aparejado con una línea que busca profundizar la crisis política de los poderosos cuyo carácter específico hoy es de crisis de legitimidad, lo que pone el acento en una táctica que busque profundizar dicha crisis, avanzando hacia un escenario de confrontación mayor, como forma de profundizar la conciencia de las masas y dotar de una alternativa integral al pueblo, con un proyecto revolucionario. Pone el acento, pues, en la construcción de fuerza social concreta, va con la construcción de órganos con independencia de clase y de fuerza social revolucionaria. En ese camino, la línea electoral, aparece, para un sector como un campo que dota de mayor gobernabilidad al sistema político, y por tanto, no permiten profundizar la crisis, ni siquiera en un marco “propagandístico”; y en otra línea, de mayor fuerza relativa en esta franja, señala que la confrontación directa y de aproximaciones sucesivas contra el sistema político y económico, rechazando la táctica electoral, con el propósito de avanzar en un escenario de mayor agudización de las contradicciones, hacia un escenario y clima de ingobernabilidad, y el posicionamiento relativo de las líneas integrales de la izquierda revolucionaria, posibilitaran un mayor desarrollo de la conciencia de las masas, y la posibilidad de que estas avancen en organización hacia formas de luchas superiores.

Por tanto, los “anhelos democráticos de las masas” son rápidamente desmontados como las formas y necesidades sentidas principales para la actual coyuntura y periodo. La crisis política de legitimidad combinada con las paupérrimas condiciones de vida de la clase trabajadora, cuyas expresiones de lucha son rápidamente aplastadas por el poder político y económico, y principalmente por sus fuerzas represivas, permiten señalar que estamos en condiciones para ir mostrando un proyecto de transformaciones profundas, pero también un camino que las defienda: no tenemos otra alternativa, en base a la historia de lucha de nuestros pueblos, de nuestra propia historia de lucha como clase trabajadora que vive en nuestro país, frente a la evidencia de decadencia mundial del progresismo y el reformismo, y frente a la política facistoide y reaccionaria de las clases dominantes a nivel internacional y local, que anunciar y practicar con todas nuestras fuerzas la necesidad de una salida revolucionaria dado que por más buenas intenciones que tengan los candidatos políticos, la burguesía autóctona e internacional no dará el brazo a torcer dentro de las ‘buenas intenciones’ de uno u otro sector, sino que será la fuerza de los trabajadores y trabajadoras quienes logren dar un golpe profundo a este pilar del modelo pues “las AFP, impuestas en dictadura por los métodos y formas que todos y todas sabemos, y considerando el marco de la composición histórica del bloque en el poder en nuestro país, tremendamente reaccionaria, plenamente servil de la burguesía internacional y profundamente conservadora, da cuenta que, no tenemos otra alternativa que botar por la fuerza a las AFP”[2], esto lo planteábamos ya como balance del 04 de noviembre del año pasado y es necesario destacar.

Esa es la discusión de fondo que aun NO aparece con mayor claridad en la Coordinadora NO+AFP.

 

Propuestas para la actual coyuntura

 3 Las últimas discusiones colectivas que hemos mantenido como Frente de Trabajadores y Trabajadoras por el Socialismo, y que se plantean en estas líneas a manera de síntesis, es que en la actual coyuntura los territorios comienzan a tomar una relevancia importante pues ponen en el tapete el desafío de ampliar la cobertura sobre la lucha contra el sistema de pensiones, como también la necesidad de enraizar la demanda y su lucha a nivel territorial y local. Estas propuestas son para nuestros compañeros hermanos y llamamos al debate fraterno que nos permita la unidad en la acción en esta coyuntura.

De esta forma, es importante plantearse una serie de apuestas que nos permita profundizar la lucha de manera táctica y estratégica contra el sistema de pensiones y profundizar las luchas, estas son:

  1. El fortalecimiento de la línea territorial de organización de la CNT (no como oposición a lo sindical, sino la participación de las más amplias masas de la clase trabajadora, organizada o no, en gremios y sindicatos), lo que hoy contempla más de una decena de comunales en la región metropolitana. Entendemos que en el territorio existe la clase obrera en sus sindicatos de base como también en sus lugares de residencia. Tenemos el desafío de articular a vastos sectores del pueblo para profundizar la lucha contra las AFP.

 

  1. Fortalecimiento de los voceros y representantes propios de los territorios. Los delegados/as en todos los comunales deben ser legítimos y democráticamente elegidos, para que participen de la CNT y la discusión política nacional, pero también deben entroncarse dentro del territorio.

 

  1. Retomar campañas de Agitación y Propaganda en cada comunal y territorio, que instalen con fuerza, en el corto plazo, la protesta nacional, en un marco en donde el gobierno ha marcado posición, por mantener completamente el negocio de las AFP y las pensiones de miseria. Como también, en este marco La denuncia política, desenmascarando al gobierno en su afán de ocultar la lucha contra las AFP, además de la crítica a la orientación electoralista como táctica central para la actual coyuntura y su inutilidad para el actual proceso.

 

  1. Avanzar en la movilización a nivel territorial, de lo simple a lo complejo. La capacidad de la Protesta y la Acción Directa como una forma más del desarrollo de la lucha política de masas. Realización de acciones de fuerza territoriales con el propósito de ir construyendo camino hacia el 24 de Julio, y principalmente hacia el paro y protesta nacional del 25 de octubre.

  1. El plebiscito como táctica de propaganda para instalar el plan de lucha y propuesta (no la amplificación errada de una especie acción de retorno de la soberanía popular) en un marco de acciones de fuerza como la protesta y el paro.

  1. Mayor visibilidad de la Mujer en esta lucha, sabidas son las condiciones que viven hoy las mujeres producto del sistema de pensiones AFP; son las más precarizadas pues se enfrentan integralmente a la violencia del Estado, por lo tanto debemos avanzar con fuerza a la visibilidad de estas condiciones en la protesta y en la lucha contra las AFP.

 

  1. Convocar a Encuentros Zonales y Comunales, con un plan de relaciones con la mayor cantidad de organizaciones sindicales y territoriales, de tal modo de llamar a desplegar acciones de lucha en la presente fase.

Por último, es necesario plantear la necesidad de hacer carne la lucha y profundizarla. Como Izquierda Revolucionaria debemos obrar en consecuencia de lo que nos exige la coyuntura política desarrollando acciones directas, atacando a las AFP directamente con el objetivo de profundizar esta lucha utilizando métodos revolucionarios e invitando a las masas a luchar.

 

¡Contra las AFP, Trabajadores y Trabajadoras al Poder!

¡A retomar el Ímpetu! ¡La Iniciativa! ¡La Determinación!

¡A Implementar el Plan de Lucha!

¡A preparar la Protesta Nacional del 24 de Julio!

¡A preparar todas las condiciones para el paro y protesta nacional del 25 de octubre!

Frente de Trabajadoras y Trabajadores por el Socialismo.

 

 

[1] FTS; NO+AFP: A PROFUNDIZAR LA CRISIS DE LOS PODEROSOS, POR UN PARO NACIONAL, PUBLICO, PRIVADO Y TERRITORIAL, 04 de Septiembre de 2016

[2] 4 NOV: FRENTE A LA DICTADURA DE LAS AFP, LUCHA, DISCIPLINA Y DETERMINACIÓN A un año del nacimiento del FTS https://www.facebook.com/notes/frente-de-trabajadoras-y-trabajadores-por-el-socialismo-fts/4-nov-frente-a-la-dictadura-de-las-afp-lucha-disciplina-y-determinaci%C3%B3n-a-un-a%C3%B1o/1103035789816342/

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s