[Opinion] ¿Para Dónde Vamos?

¿Chile Vamos, DC-Nueva Mayoría, Frente Amplio? El actual periodo de la lucha de clases en el país, se ve atravesado por la crisis de legitimidad que sufre el bloque en el poder, a consecuencia del alza sostenida en la lucha de masas y los casos interminables de corrupción.

El escenario ante estas nuevas elecciones que se aproximan es de expectación, tanto de la derecha como de los sectores de la izquierda revolucionaria. Escenario que se da a nivel mundial, con gritos de guerra por un lado, con la amenaza de una intervención por parte de Estados Unidos a Venezuela, con una crisis integral del capitalismo y muestras claras de la insuficiencia de la socialdemocracia del siglo XXI.

Pero hoy, me remito especialmente a Chile.

Hemos podido ver a lo largo de la transición y posterior democracia burguesa, que las elecciones no han solucionado en nada la vida los trabajadores y el pueblo, es más, se ha profundizado la pésima calidad de vida para estos sectores, mientras los ricos siguen acumulando riquezas, millones, boletas y corrupción. Hoy, siguen habiendo sectores que apuestan en su táctica por la vía electoral como alternativa en la lucha de clases en el país, creyendo ingenuamente que los problemas del pueblo pueden solucionarse por la vía institucional, pero quien los culpa, a cualquiera le gustaría evitar el derramamiento de sangre o el tener que empuñar un arma, pero la historia lamentablemente nos muestra que los ricos jamás han entregado lo que le pertenecen a la clase trabajadora por la vía pacífica.

Como ya es costumbre, el Partido Comunista de Chile sigue con la táctica de incidencia y hacer los cambios en la medida de lo posible, dándose de las manos con el Partido Radical y la Democracia Cristiana, insultando y escupiendo en su historia y todos los que murieron creyendo en la causa justa del comunismo. Hoy apoyando a Guillier, intentaran nuevamente incidir en el próximo gobierno. De no ser electo, que no les sorprenda que tal como el año 2011, se vuelquen nuevamente a las calles, no para avanzar en la revolución, sino que para dar con el gobierno de turno un gallito de fuerza.

El Frente Amplio, el nuevo reformismo socialdemócrata, en estas mentes se ve como la alternativa más clara y segura, apostando a mayor democracia como el pilar fundamental para un cambio profundo en el país. Declarando uno de sus pre candidatos, la expropiación del 20% de las empresas estratégicas con el objetivo de un Estado más grande. –¿Pero qué Estado? ¿Qué carácter le dará el FA a este Estado más grande?– Digamos, no creo que quieran fortalecer el estado burgués, entendiendo el Estado como herramienta de dominación de una clase sobre otra, –¡Oh no! estos comunistas nuevamente quieren imponer su visión, que no entienden que el Estado es neutro y viene para armonizar la vida de los seres humanos–. Este sector también hace “suya” la propuesta de la Coordinadora NO + AFP (era que no, si se han esmerado en hacer de esta coordinadora un trampolín electoral), creyendo ingenuamente que los capitales extranjeros y las Fuerzas Armadas no pondrán objeción, serán respetuosos de la institucionalidad y el presidente, abrirán las bóvedas y repartirán equitativamente las pensiones.

Para otros más “radicales” como el PTR, ciertamente para mí un partido reformista, verán en el Frente Amplio, posturas convincentes pero no suficientes, con muestras de su táctica de intentar acumular y poder capitalizar las luchas sociales para su sector, el cual dice pelear, pero que nunca los vi (dirigentes-dirección) bajo el guanaco, tapados en gas lacrimógeno a punto de vomitar o desvanecerse, porque claro eso es de separatistas y hay que pelearle el poder en su cancha, en sus elecciones (que la gente no compra), en sus marchas, etc.  Permitiéndoles –según ellos- amplificar su voz y ayudar en la construcción de fuerza material dentro de las filas de la clase obrera, pero criticando el proyecto bolivariano o cualquier cosa parecida. Siendo una calca menos o más morada de Pablo Iglesias, con raperillos y todo, separándose del Frente Amplio, pero hasta por ahí nomás.

Pero nosotros también debemos ser autocríticos (no solo para la declaración), entender nuestros fallos y superarlos. Nosotros los que nos autodenominamos Izquierda Revolucionaria, esa misma franja que esta atomizada pero piensa en la revolución, esa misma que hace años se proclamaba como marginal, esa izquierda que le tiene miedo a las masas y oculta sus intenciones, levantando colectivos sociales fantasmas para poder acceder al mundo social, porque es feo llegar a una población como organización política, es mejor ser un colectivo pequeño, porque así nadie nos exigirá más de lo que podamos dar, pero a la vez queremos hacer la revolución. Este escenario se ha ido en el último tiempo superando, pero que a mi parecer no lo hace en perspectiva de lucha, sino más bien en una forma más gremial. Por un lado llamando a “Pitearse las AFP” pero que al momento de hacerlo brillan por su ausencia, pero no nos reclamemos entre nosotros que la pelea es contra otro enemigo, pero esto no lo hago para farandulear en la IR, quiero que eso quede claro, y entendamos nuestro actuar, que seamos sinceros y capaces de ser humildes para enfrentar nuestro que hacer, que por más elaborado afiche o consigna, no cambia en nada la realidad sino intervenimos directamente en ella.

Hoy ante las elecciones como podemos ver, la socialdemocracia y el reformismo tienen sus posturas, al contrario (entiendase en general la IR) peleando por su pequeña parcela y que ojalá, con el avance de la lucha de clases y por consiguiente la conciencia, no la perdamos.

Expectación, esa es la sensación que puedo ver, que podemos apreciar en el ánimo de las masas y organizaciones, es bueno este escenario para poder pelear las conciencias de las masas, pero hoy nos tiene aturdido, ya sea por la nula capacidad de cada organización para intervenir en el escenario, como también la misma capacidad de unidad, sumándole los casos de machismo, violencia, violación y drogadicción. Entonces, ¿qué le ofrecemos a las masas en este escenario, en este periodo? No votar, luchar –dirán unos- cosa que me parece bien, pero abstracto, ¿Cómo, por qué y cuándo luchar? ¿Somos una alternativa clara para las masas? ¿Podemos con nuestras capacidades moleculares darle la pelea al capitalismo?

Ganamos una federación, un centro de estudiantes, una junta de vecinos, pero ¿Qué hacemos con estos instrumentos? En la actualidad lo que hace la IR es maquinear, para crecer, pero no para pelear, lo utilizan ciertas organizaciones como fundo, pero no para pelear, no utilizan la federación para profundizar la política revolucionaria a tal punto de omitirse en ciertas coyonturas para no quedar mal, no utilizamos como un instrumento de organizacion y movilizacion la junta de vecinos. Tenemos muchas falencias en esta franja que aspiramos a ser revolucionarios, pero nunca es tarde para superarlas, es una invitación a plantear nuestras discrepancias pero políticamente no con caudillismo ni cahuines y avanzar en la verdadera unidad de los revolucionarios, que creo yo, todos y todas esperamos.

¿Para dónde vamos? Que difícil de responder, pero por el momento debemos profundizar la crisis de los poderosos, golpeando los pilares fundamentales del sistema y no solo por consignas. Debemos fortalecer las posiciones revolucionarias dentro del No + AFP, empujando la protesta y haciéndonos parte este 24 de Julio, con lucha y decisión.

Jota Perez, Militante Trabajadores al Poder.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s