El Frente Amplio y su búsqueda de amilanar la capacidad de combate del movimiento popular.

El contexto político actual de crisis de legitimidad de la institucionalidad y de los partidos políticos ha generado un caldo de cultivo para el surgimiento de diferentes alternativas y expresiones políticas orgánicas de diversa índole.

La tendencia a la fragmentación de estas fuerzas ha cambiado su curso y ha logrado generar un polo de atracción determinado fundamentalmente por el espacio mediático que pueden alcanzar sus fuerzas mas allá de los objetivos políticos programáticos concretos que declaran como principios y señalan tener en común. A la manera del Podemos español que con un discurso rebelde y de independencia política hoy por hoy piensa en la manera más astuta de como configurarse en una alternativa de gobierno en conjunto con uno de los partidos responsables de administrar y profundizar el sistema neo liberal español conocido como PSOE proyectando la estabilidad de la acumulación de capital para la burguesía en España.

No habrá que ser grandes estrategas para discernir lo que puede proyectarse de tamaña ecuación aplicada en nuestro país, más aun considerando que una de sus principales fuerzas y uno de sus principales referentes como los son Revolución Democrática con Giorgio Jackson formaron parte recientemente del gobierno de la Nueva Mayoría en una de sus carteras más relevantes en cuanto a soluciones se demanda; es decir educación. Haciéndose cómplices de una política que no solamente no respondió a los intereses del pueblo que demanda gratuidad universal, sino que también de manera sistemática ha reprimido de manera brutal al movimiento estudiantil.

Lo anterior es preocupante considerando que en esta plataforma hay sectores que se definen anti capitalistas o por el socialismo. Esto eso si en la declaración de principios más enmascarada y oculta que su creatividad les posibilita para no ser reconocidos por el sentido común como tales. Porque… ¡Qué horror ser reconocidos por la opinión pública por estas cualidades! ¡Anticapitalistas y socialista!; el rating  disminuiría al igual que los actuales y futuros mecenas auspiciadores.

Y es que unos minutos de televisión por muy didácticos y educativos que puedan ser o parecer no pueden reemplazar el horizonte estratégico de generar un cambio radical en el ordenamiento social de clases para la construcción de una vida digna para las y los trabajadores, es decir la construcción del socialismo. Toda vez que buscamos un minuto en la pantalla para expresar una reivindicación sentida estamos enviando el mensaje republicano de que la institucionalidad será pues el espacio legitimo para la consecución de nuestros objetivos.

Lo realmente indignante es que este discurso de buenos términos con los partidos políticos tradicionales, el empresariado, las instituciones del estado se expresa paralelamente a que son asesinados comuneros mapuches, son reprimidas las movilizaciones estudiantiles de manera brutal, o el gobierno se mantiene indiferente a las demandas de mejores pensiones.

Es decir que en momentos en que el pueblo es profundamente golpeado en sus condiciones de vida y en momentos en que se levanta rebelde en la conquista de sus intereses, este sector viene a plantear que la alternativa real es el dialogo protegido en los marcos institucionales con los partidos que han administrado y profundizado el sistema capitalista luego de la dictadura y que además producto de la discusión parlamentaria con alguna que otra cuña acalorada, pero finalmente fraterna en el más puro espíritu republicano, la burguesía sentara cabeza, abrirá sus bóvedas para socializar los medios de producción; y para los más ambiciosos en navidad obtendremos como obsequio el socialismo.

La peligrosidad de tal maniobra queda explicitada a la luz de la historia del movimiento obrero. La política impulsada por el reformismo y la socialdemocracia Alemana previo al estallido de la segunda guerra mundial de negar y subestimar las expresiones de combate confrontacional con la burguesía y el estado de los sectores revolucionarios llevaron a desarticular la confianza en la fuerza propia y capacidad de golpear del movimiento obrero dejándolo completamente a merced de la alianza estratégica de la burguesía y la reacción fascista que termino imponiéndose en aquel país abriendo un ciclo político desfavorable para los revolucionarios en el mundo. Así también la historia reciente de nuestro país también nos señala lecciones importantes respecto de estas cuestiones en torno a la incapacidad de la Unidad Popular de resolver de manera franca el dilema leninista respecto del carácter de clase del estado generaron un cuadro similar con similares resultados.

Esto además considerando los recientes impulsos políticos progresistas de la pseudo izquierda latinoamericana que han entrado en una franca crisis a propósito de cómo el desarrollo de una política social ha sido contradictorio a las lógicas de afán de lucro que posibilita la sobre vida de un estado capitalista que buscaron gobernar.

Por otra parte en el terreno concreto la manera en que esta política se ha presentado en los espacios de organización propios del pueblo ha sido profundamente oportunista. Apostando a la foto rápida y la propuesta populista en términos de objetivos estrictamente electorales más allá de la búsqueda de la construcción de una política profunda y madura. Es comprensible que frente a la alta despolitización existente en nuestro país muchos sectores descontentos sucumban fácilmente ante estos cantos de sirena, no obstante hay sujetos y sectores que habiéndose mostrado en el pasado con disposición teórica y practica de lucha radical comienzan ahora a pendular hacia esta llamativa y seductora propuesta de conseguir cambios sin muchos costos, sin muchas tensiones, sin muchas definiciones. El activismo asistencial, romántico, hippie, universitario pequeñoburgués, aventurero, autocomplaciente, caudillista, egoísta más allá del real compromiso con un proyecto de transformación radical de la sociedad sale a la luz en su carácter eminentemente reaccionario.

Es en este escenario complejo es que se hace apremiante invertir todos los esfuerzos en la construcción de un polo de atracción para la izquierda abiertamente socialista y anticapitalista que se habrá espacio en medio del tremendo potencial transformador que se incuba en las esperanzas y voluntades de nuestro pueblo. Está claro que esta unidad no será producto de la erudición académica de determinada fuerza para plantearse frente al debate, si no que más bien la capacidad de plantearse con humildad, capacidad de respuesta y coherencia política en la acción política concreta

C-AF.

One thought on “El Frente Amplio y su búsqueda de amilanar la capacidad de combate del movimiento popular.

  1. el articulista parece olvidar que en Portugal se logró un gobienro de izquierda que no s e propone el socialismo, pero que sí ha logrado grandes avances para los humildes, reduciendo la cesantía y la inflación, aumentando los salarios, no es lo ideal, pero ya es algo, y lo peor olvida los paise bolivarianos, que a través del voto han logrado implementar el socialismo del siglo XXI, quizá quiera hacer escuelas de guerrilla u otra cosa esperando una deseada pero hipotetica acumulación de fuerzas radicales para implusar al fin el socialismo, pues a estas altura no basta con hacer declaraciones rimbombantes, hay qaue tener en cuenta las fuerzas en presencia, el momento historico, a eso le llaman materialsmo historio y dialectico. En el Frente Amplio seguimos adelante en una lucha cada vez más decidida contra el neoliberalismo y vamos de la mano con los movimientos sociales, de eso tampoco se ha dado cuenta el autor.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s