La persecución política en las universidades: el caso de la Universidad Central

La represión no solo se manifiesta en las movilizaciones de forma física, también se multiplica en colegios y universidades, en las cuales quienes las dirigen buscan artilugios para reprimir y anular la organización estudiantil. Hasta la redacción de Diario Venceremos llego el presente articulo donde se pone al tapete a la Universidad Central.

El problema que ha tenido esta institución, es el de la profunda concentración del poder en un par de manos que solo buscan el beneficio propio y la reproducción de la ideología dominante: el capitalismo. Es aquí donde nace la persecución como forma de amedrentar, reprimir y exterminar cualquier indicio de sublevación o del solo hecho de evidenciar las prácticas concretas que realizan las autoridades para su mantención en los puestos del poder.

 

  • La UCEN y la no venta

Es importante mencionar que la Universidad Central ha tenido un rol protagónico en el movimiento estudiantil nacional, puesto que fue en el año 2011 iba a ser vendida en más del 50% de su patrimonio y su dirección central al grupo  Inversiones NorteSur que llamaron “aliado estratégico”. Este grupo de inversiones estaba y está ligado a la Democracia Cristiana y que mantenía numerosas inversiones en el área educacional, entendiendo la educación como un buen nicho de negocios a costa de recursos públicos que, en el caso de la UCEN, se financiaba y se financia con el Crédito con Aval del Estado. Fue en este contexto de venta de la Universidad, que el movimiento estudiantil toma la mayor fuerza y dinamismo desde su nacimiento en el 2005, y pone la primera consigna llena de contenido político: no al lucro. Es así como el movimiento estudiantil logró posicionarse a nivel nacional obteniendo un amplio apoyo en sus demandas, al punto de que hasta el día de hoy se sigue discutiendo la agenda educacional, aunque con menor fuerza que en aquella época, y que, además, las elecciones presidenciales y parlamentarias estuvieron marcadas por la agenda educacional, en donde con un montón de consignas robadas desde el movimiento estudiantil, entregadas por sus aliados juveniles de la Izquierda Autónoma y Revolución Democrática, es elegida Michelle Bachelet como presidenta de Chile.

  • El nacimiento de la democratización

Luego de esto, el movimiento estudiantil de la UCEN pasó a dar discusiones no solo en torno al acceso (financiamiento, lucro, gratuidad) sino que entendió que los recursos que permitieran el acceso a la institución no era una agenda política suficiente si es que no se pensaba en al menos un ámbito más: la administración de la propia Universidad. Y es aquí donde se genera el conflicto más profundo entre el movimiento estudiantil y sus aliadas y aliados estamentales, ya que se comienza a debatir sobre cómo se estaba organizando la institución y cómo desde las bases se quería organizar una nueva institución que diera el ancho a las demandas históricas y que construyera una Universidad al fiel reflejo de su comunidad universitaria.

Es en esta etapa que el primero perseguido políticamente por la democratización: el rector Luis Merino. Quien propone a la propia Federación de Estudiantes (FEUCEN) del 2012 la realización de instancias triestamentales, llamada Claustro, en donde la comunidad desde sus bases piense y ejecute los cambios necesarios para la institución. Sin embargo, en ese entonces el movimiento estudiantil no tenía una agenda política clara al respecto y solo quedó como una iniciativa del rector de ese tiempo, lo cual se evidencia cuando la FEUCEN no logra impulsar ls instancias triestamentales.

Posterior a esto, en una movilización que realizaron en conjunto la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Paisaje y la Facultad de Ingeniería, con el fin de derrocar a los decanos de cada facultad por ser autoritarios, violentos y corruptos, es que se logra una toma de edificio en la cual no se logra acuerdo de destitución de las autoridades locales y las y los estudiantes se mantienen en pie de guerra en el edificio tomado por más de dos meses, cuando finalmente logran posicionar su propia agenda política en donde se entrega un insumo llamado Por una Nueva Facultad y una Nueva UCEN en el cual proponen una serie de cambios estructurales a la Facultad de Ingeniería y se exige la realización de esta discusión sobre el qué hacer mediante la primera instancia triestamental llamada Claustro, donde académicas/os, trabajadoras/os y estudiantes definieran desde las bases los caminos y destinos que cada Facultad debía seguir, bajando así la movilización en forma de ocupación de edificios y pasando a la discusión académico-política como primera experiencia de este tipo en la UCEN.

El éxito del proceso llevado en ambas Facultades fue tal que otras Facultades comenzaron a realizar sus propias instancias, pero con una gran diferencia, y es que estas nuevas instancias estaban regidas bajo un reglamento redactado a la medida de las autoridades centrales, lo cual fue la primera intervención de Toesca (Casa Cetral de la UCEN) en las decisiones de base que incomodaban a las y los que mantenían el poder administrativo y político: la Junta Directiva.

  • El camino al Claustro Universitario

Al poco andar de los Claustros en cada Facultad, se fue visionando que éstos sólo podían plantear y ejecutar cambios dentro de las propias Facultad y no tener impacto en la política y estructura de la UCEN. E incluso, dentro de cada espacio de discusión, las conclusiones no fueron ejecutadas en la mayoría de los casos por impedimentos que ponía la propia administración central, ya que decían que eran atribuciones que les pertenecían a ellos, mostrando así el carácter autoritario y centralista de las decisiones que se toman en la Universidad, por lo cual se impulsó una instancia que fuera más amplia y que pudiera reflexionar, proponer y ejecutar los cambios que desde toda la comunidad UCEN se consideraran necesarios y que se llamó Claustro Universitario. El cual, como se imaginan, no se pensó sin la participación de Toesca, por lo que se nombró una Mesa de Protocolo de Claustro (MPC) que estaba integrada por los cuatro estamentos (académicas/os, trabajadoras/os, egresadas/os y estudiantes) pero con una nueva componente: el “estamento” autoridades, nombrado a dedo por la Junta Directiva.

Esta Mesa trabajó por más de dos años en la redacción de un reglamento que rigiera el funcionamiento del Claustro Universitario a la medida de la autoridad central, en donde a pesar de tener mayoría de votos dentro de la Mesa, las/os académicas/os, trabajadoras/os, egresadas/os y estudiantes no pudieron contrarrestar el poder institucional que le otorgaba la Junta Directiva a sus representantes, que fueron Marco Moreno, el actual Decano de Ciencia Política y Administración Pública, Silvana Cominetti, entonces Vicerrectora Académica, que luego de su renuncia dejó a nada mas y nada menos que al actual rector Santiago González, quien a su vez delegó el cargo por asumir de rector, a Roberto Castro, entonces Decano de Ciencias Económicas y Administrativas, quienes a pesar de ser solo dos “representantes” impedían las elecciones democráticas de la propia Mesa y finalmente culminó con un reglamento a medida de la autoridad con leves toques de las demandas de la comunidad Universitaria.

Finalizado el Protocolo, se dio inicio al llamado a constituir el Claustro Universitario a mediados del 2016, en donde con un llamado mediocre la Mesa Ejecutiva del Claustro (MEC) que presidía el rector González, obtuvo una participación de aproximadamente 600 personas de todos los estamentos lo que fue curiosamente catalogado desde la autoridad como “baja participación” siendo que sumando a todas las autoridades que definen y ejecutan el destino de la UCEN no suman más de 80 personas.

Ya impulsado e inscritos los participantes, se comienzan a constituir las Mesas Temáticas, entre las cuales estaban[1]: a) Estatutos, Gobierno Corporativo y Planificación Estratégica b) Admisión, Vida Estudiantil, Servicios y Becas, c) Carrera Docente, d) Proyecto Educativo, Aseguramiento de la Calidad y Educación Continua, e) Investigación y Proyectos, f) Vinculación con el Medio, g) Gestión de la Docencia, h) Infraestructura, Tecnología y Servicios de Apoyo, i) Gestión Institucional y Financiera y j) Gestión de Personas y Carrera Funcionaria. Lo cual fue una sorpresa para el movimiento estudiantil que solo demandaba la democratización, pero el juego de la autoridad fue “dividir para gobernar” permitiendo establecer Mesas Temáticas que nada tenían de relación con la historia política de la UCEN, sino que era la agenda de las autoridades para hacer perder fuerzas al movimiento estudiantil.

  • La denuncia de la FEUCEN a la Junta Directiva

Cabe mencionar un hecho que dio un punto de inflexión en la evidenciación de las prácticas de autoritarismo, concentración del poder y corrupción que ejercían y ejercen las altas autoridades de esta Casa de Estudios, y que es la denuncia realizada por la Federación de Estudiantes en septiembre del año 2015 contra la Junta Directiva en el Ministerio de Educación, el cual recién en agosto del 2016 se inició la investigación y que hasta el día de hoy no se finaliza.

Esta denuncia evidenció en concreto el actuar de la Junta Directva, el cómo se mantienen el poder y como lo ejercen a su favor, utilizando el Estatuto de manera arbitraria e irregular cuantas veces se quiera mientras responda a los intereses centrales de Toesca, que se mantiene con el endeudamiento de miles de familias que utilizan el CAE como medio de obtener estudios, reproduciendo así la lógica de mercado y el traspaso de fondos públicos a bolsillos privados, en donde en específico la Junta Directiva compuesta por seis personas se llevan a sus bolsillos más de $1.400 millones de pesos en los cinco años que ejercen sus cargos y que logran reelegirse mediante el pago de asesorías a las/os Asambleístas que primero reciben estos pagos y luego votan, obviamente, a favor de mantener en el poder al mejor postor.

Los detalles de la denuncia son en torno a seis puntos:

  1. Autogeneración ilegal de contratos de trabajos como directores de la Junta Directiva: tal como pasó con el caso de la ANFP, la denuncia menciona que los directores de personas jurídicas sin fines de lucro no pueden tener contratos de trabajo por funciones propias de su cargo, pues no tienen superior jerárquico, por tanto, no existe el vínculo de dependencia y subordinación.
  2. Sociedades comerciales relacionadas a la UCEN: en la denuncia se citan cuatro entidades con fines de lucro que están aún dentro de la Universidad, las cuales son a) Centro de Servicios de la Universidad Central, b) LEMUC Ltda., c) Central Servicios SA. Y d) Inversiones UCEN Ltda.
  3. Asesorías irregulares de Asambleístas a la Junta Directiva: acá se cita un caso concreto en donde Rafael Castro, quien era Asambleísta en el año 2012, y su empresa San Bonifacio firmó un contrato de prestación de servicios con la UCEN representada por Washington Saavedra (miembro de la Junta Directiva de entonces), por la suma de $16.800.000, siendo que el cargo de Asambleísta es ad-honorem, es decir que no recibe sueldo por el hecho de su cargo, ya que en esta máxima instancia se elige a la propia Junta Directiva, lo que claramente es un conflicto de interés.
  4. Falsificación de actas en la destitución de Luis Merino (el 1er perseguido por la democratización): en esta situación la denuncia menciona que previo a despedir a Luis Merino, se falsificó un acta donde el rector Merino le otorgaba el máximo nivel académico (en ese entonces nivel P1) a Rafael Rosell, siendo esto denunciado por correos que constan desde Merino hacia la Junta Directiva y su presidente Ricardo Napadensky, e incluso hacia la propia Asamblea de Socios, lo que finalizó en el despido de Merino y la contratación de Rosell como rector del plantel.
  5. Irregularidades en la gestión financiera: se expone que en el 2012 había un excedente de dos mil millones y que a fines del 2013 e inicios del 2014 existía un déficit de catorce mil millones, lo que provocó que la UCEN multiplicara su relación con la banca comercial y financiera. Lo cual se desarrolló con, por ejemplo, el mencioando leaseback que hizo la UCEN con el banco BCI por un terreno ubicado en Santiago Centro por un monto de $1.799.390.000. Además se cita un caso en donde la UCEN perdió un litigio el 2016 por unos terrenos ubicados en la comuna de La Reina, arrendados a la Brigada de Investigación de la PDI, quien denunció un incumplimiento de contrato que fue demandado a través del Consejo de Defensa del Estado.
  6. Desvinculación irregular del rector Rafael Rosell: esta situación se realizó, según consta la denuncia, sin invocar causal alguna del reglamento de Designación y Remoción del cargo de Rector, efectuándose mediante la notificación de su desvinculación por medio de una carta aduciendo la causal del artículo 161 del Código del Trabajo (necesidades de la empresa). Siendo que la propia Universidad establece un procedimiento para resguardar el derecho a la defensa, bilateralidad de la audiencia y la propia dignidad de los académicos, evitando abusos autoritarios, que, según se indica, no procedió de esta forma, vulnerando los propios estatutos y reglamentación Universitaria.

Y que con todo esto, según mencionan actuales dirigentes, se deja en evidencia el uso antojadizo de la reglamentación vigente para fines de la utilización y reproducción del poder absolutamente dominante ejercido por la Junta Directiva, y que constituye un punto fundamental para entender la persecución política actual.

WhatsApp Image 2017-06-05 at 21.59.44

  • Mesa Temática: Estatutos, Gobierno Corporativo y Planificación Estratégica

Debido a la demanda histórica del movimiento estudiantil, es que muchos de ellos se alistaron a participar de esta Mesa Temática ya que se proponía el cambio de estatutos y la modificación de la forma de gobierno corporativo que mantenía la UCEN, una demanda que ya había tenido reflexiones iniciales en los propios Claustros de Facultad que en 5 de 9 Facultades se proponían modificaciones concretas al estatuto vigente, las cuales iban en la línea de desconcentrar el poder de la Junta Directiva y dar realmente protagonismo a la comunidad Universitaria en la construcción de una nueva Universidad.

El desarrollo de esta Mesa, indican académicos participantes, tuvo una alta concentración e interés de las autoridades de Toesca, desde personeros dependientes de la confianza directa de la Junta Directiva, hasta vicerrectores, directores y decanos de la Universidad. Y fue por esto, que la discusión no fue fácil, ya que los que justamente se quería modificar era la reglamentación con la cual estos personeros mantenían sus poderes, por lo que no lo soltarían sin una ardua lucha, en donde tuvo intensos debates con marcadas posiciones a favor y en contra de la política de la Junta Directiva, que terminó en el absoluto triunfo de la comunidad Universitaria, ya que entre los puntos ganados como acuerdo podemos mencionar en general: a) voz y voto ponderado entre todos los estamentos de la comunidad, b) Contraloría y Fiscalía como organismos autónomos a las autoridades que gobiernen la Universidad, c) ampliar la fiscalización a órganos colegiados como la Junta Directiva, Asamblea General de Socios, d) cambio de estatutos en el primer semestre del 2017 mediante un Congreso Estatutario e) cambiar el actual gobierno por un Senado Universitario, eliminando así la Junta Directiva, y en específico: a) rector y decanos electos por la comunidad, b) voz y voto de todos los Socios de la Asamblea (incluye trabajadoras/os y estudiantes) y c) iniciativa legislativa para dar paso al Senado Universitario, entre otros puntos más. Pero, para el propósito de la persecución política, es evidente el destacar la eliminación de la Junta Directiva dentro de las conclusiones de la Mesa Temática, lo cual, según informan dirigentes de la época, fue el principal motivo político de la suspensión del Claustro, la cual además fue arbitraria sin la decisión propia de la comunidad Universitaria.

Debido a lo anterior, es que el Claustro Universitario se suspendió y se propuso repetir en el año 2017, año en que se estará centrado en la acreditación institucional por ser un punto débil en la administración central de la UCEN y arte fundamental de ingresar o no a la gratuidad impulsada por el gobierno actual. Posterior a la suspensión, volvió al ataque la política de persecución, tomando como víctimas a un ex Asambleísta de Ciencias Económicas y Administrativas que era públicamente disidente a las políticas de la Junta Directiva, a la Decana de Comunicaciones quien fue partícipe del trabajo de la Mesa y promotora de mayor democratización dentro de esta, al Decano y Directores de Ciencias Sociales por ser la Facultad más crítica abiertamente contra la concentración del poder, estudiantes de varias Facultades que no pudieron reincorporarse luego de sanciones académicas como herramienta de persecución, siendo el caso más público el del ex vicepresidente FEUCEN 2014-2015 y denunciante ante el MINEDUC contra la UCEN, evidenciando así que la persecución ha sido una forma con la que la autoridad en el poder se mantiene el modelo de Universidad que el sistema capitalista requiere para su propia reproducción técnica e ideológica.

  • Ante la persecución, organización!

Para poner freno a esta situación de persecución y de lograr instalar una política que responda a la concentración del poder mediante la desmonopolización de este (democratización), es fundamental la organización de base que de una herramienta de lucha para las demandas estudiantiles y que sea un apoyo efectivo a las demandas de los demás estamentos de la propia Universidad como también de los movimientos sociales aliados, como forma de profundizar la crisis actual mediante golpes certeros a los pilares del modelo neoliberal chileno, en donde la educación juega un rol fundamental para la juventud.

Es por esto que este 2017 se configura como un año de trabajo fundamentalmente de base, en donde sean las y los propias/os estudiantes quienes definan los caminos a seguir en la política Universitaria, la cual ha estado marcada por el debate estudiantil interno sobre cómo avanzará el movimiento estudiantil en la UCEN, debido a que hoy en día no hay Mesa Directiva de la Federación de Estudiantes y que las grandes discusiones como la gratuidad, el fin al CAE y la condonación de la deuda, los contenidos educacionales (educación no sexista y modelo mercantil por competencias), fin a la precarización laboral (subcontratación), fin al lucro y por una nueva administración institucional (triestamentalidad efectiva) no han sido parte de la agenda actual, por lo que solo la organización de base dotará un nuevo movimiento estudiantil con todos los aprendizajes de años anteriores y la proyección de una lucha concreta contra el sistema capitalista en Chile.

[1]     Revisado el 30 de mayo del 2017 en: http://www.ucentral.cl/pleno-inicial-del-claustro-universitario-y-meses-tematicas/prontus_ucentral2012/2016-09-26/171532.html

 

One thought on “La persecución política en las universidades: el caso de la Universidad Central

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s