Conecte con nosotros

CULTURA

12 de octubre: Encuentro de dos mundos -y destrucción del antiguo

Cada 12 de octubre se conmemora a nivel mundial la llegada de Cristóbal Colón a América, territorio rico en materias primas, flora, fauna y cultura, que luego de ser ‘explorado’ procedió a ser explotado y masacrado.

Publicado

el

Por Isidora Andrade Muñoz

Luego de arribar a tierras americanas, desde 1520 comenzó a desarrollarse en Chile el proceso de conquista, el cual se vio marcado por la violencia ejercida desde los españoles hacia los pueblos y comunidades que ya habitaban el territorio, quienes fueron sometidos por la fuerza y por la religión.

El pueblo Mapuche es el que más resalta cuando se habla de historia chilena, y con razón, pues su extensión, su cultura y su resistencia ante la opresión española es digna de admirar. Un pueblo evolucionado en cuanto a estructura social, organización y alimentación, se vio amenazado por un grupo de personas que no dudó en despojarlos de sus tierras, para implementar una realidad en donde estos últimos eran los amos y señores de un territorio robado.

En este sentido, la irrupción en la cotidianidad de los pueblos originarios acabó con la destrucción de estos mismos, perdiendo costumbres y tradiciones que han demorado décadas en ser restauradas, mientras los nuevos habitantes se empeñaron desde el principio en ver a las sociedades nativas como ajenas a las demás y,por ende, inferiores.

Es así como la historia de Chile fue conformándose, ilustrando en libros de historia la grandeza de una patria naciente en donde los pueblos originarios fueron parte del inicio del asentamiento, para luego ser borrados de todo proceso o suceso histórico.

¿QUÉ SE LE ENSEÑA A LOS Y LAS CHILENAS?

Con respecto a lo que está escrito en los textos de historia del ministerio de educación, no es difícil darse cuenta que está escrita desde la perspectiva española, alabando las grandes innovaciones que se dieron a partir de la conquista, avalando la violencia, el genocidio y las violaciones que cimentaron al país.

“Siempre ven al mapuche como el terrorista o el ‘malo’. No sabría cómo explicar bien lo que pienso en cuanto a la historia (…) sobre todo porque siempre he escuchado que el mapuche es borracho.” Argumenta Delanny Altamirano Antillanca, joven de ascendencia mapuche que rechaza la llamada ‘historia formal’ que se enseña en los colegios chilenos, que favorece a los usurpadores.

Para la segunda entrevistada, quien ha preferido el anonimato, es crucial que se enseñe el otro lado de los acontecimientos, ahondando en la historia del pueblo originario en cuestión, ya que de esta forma la parte no mapuche de Chile “se daría cuenta del valor, llámese religioso y cultural que tiene el pueblo mapuche”. Además de esto, afirma que tanto ella como su comunidad y generaciones pasadas han tenido que adecuarse a lo que en principio impusieron los españoles y sus descendientes.

A raíz de esto, ambas entrevistadas aseguran que todo lo que saben de su cultura lo han aprendido de sus familiares, y haciendo una comparación con lo que aprendieron en sus colegios, en este último nunca les enseñaron nada sobre el pueblo mapuche. «Cuando salía el tema muchas veces fuimos nosotros (descendientes mapuche) quienes teníamos que enseñar, ya que en los libros de historia que entrega el estado sólo se cuenta la parte que más conviene». Delanny agrega a esto que en el área de la educación jamás se le ha dado la importancia que corresponde, puesto que muy pocos colegios enseñan el mapudungún, haciendo que el mapuche se vaya olvidando de sus raíces.

DISCRIMINACIÓN E IGNORANCIA

En este ámbito, se ha visto que la percepción que tiene el chileno sobre los mapuche es la que se ha formado desde la mirada política y periodística, evidenciando una vez más la influencia que tienen los medios de comunicación sobre la opinión del ciudadano común: cuando se les preguntó a las entrevistadas si habían sufrido bullying en sus etapas escolares, ambas respondieron que sí.

Delanny cuenta que cuando cursaba tercero medio sufrió bullying por parte de sus compañeros: “Por como pensaba me decían que era comunista y cuando debatía con algunos compañeros me decían ‘ya, anda a quemar camiones’”. Ante esto, la segunda entrevistada expone una situación similar, donde “mis compañeros de curso en ese entonces se burlaban de nuestras costumbres y tradiciones (…) siempre nos trataban de ‘indios’, ‘quema bosques’ o ‘quema camiones’”, explica.

Por otro lado, el apoyo a las comunidades mapuche se ha intensificado desde el inicio de la revuelta popular, hace ya casi un año. Cientos de personas se mostraron en las calles flameando la bandera mapuche, con instrumentos musicales y vestimentas propias de la cultura, pero esto no siempre es bien visto: “Tuve la oportunidad de estar en el estallido social y me molestaba ver como muchas personas ocupaban la bandera mapuche o la comercializaban, porque para nosotros cada color tiene su significado” explica Delanny, quien también ha preguntado a personas si saben lo que los colores de la bandera significan.

Bajo estas circunstancias, el apoyo a la comunidad y específicamente a las mujeres desde la colectiva penquista feminista Callejeras Autoconvocadas Biobío ha sido de gran ayuda cuando se trata de visibilizar abusos y situaciones de violencia de los que ha sido objeto el pueblo mapuche.

El repudio al accionar de las fuerzas armadas, al uso desmedido de la fuerza y el llamado a seguir luchando se ha hecho presente constantemente, siendo una red de apoyo y contención para mujeres mapuche y externas a las comunidades; Además de ser un claro ejemplo de sororidad y comprensión, necesaria en tiempos donde la discriminación y la violencia por los grupos de poder se han hecho recurrente.

Es la suma de la ignorancia, la falta de preocupación por el mundo originario y su preservación, el poco interés por el legado y el desdén con el que se trata a las personas, el que aporta a que la brecha cultural sea más grande, considerando que si en los colegios se enseñase sobre la historia de las comunidades nativas del territorio sobre el cual se fundó el país, se podría dar origen a generaciones de personas mucho más cultas y respetuosas con sus ancestros.
Desde la historia de Lautaro hasta tiempos modernos, los mapuche han demostrado una y otra vez que su cultura y tradiciones prevalecerán independiente de las circunstancias y amenazas, haciéndole frente a las injusticias de un gobierno que los ha condicionado sobre sus propias tierras

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Deja un comentario

CULTURA

Homenaje a los 12 frentistas asesinados en la Matanza de Corpus Christi

De los 76 productos que componen la división de la canasta del IPC, 51 presentaron alzas en sus precios.

Publicado

el

Cada 15 y 16 de junio se recuerda de distintas formas el cobarde asesinato de 12 frentistas por parte de la Dictadura Militar en el año 1987. Dicha acción, apodada 2Operación Albania» o conocida también como «la Matanza de Corpus Christi».

Dicha operación realizada por por la Dictadura Militar, a cargo de la CNI, se desarrolló en el marco de las represalias al atentado al Dictador Pinochet en el Cajón del Maipo en 1986 por parte del Frente Patriótico Manuel Rodriguez. Además, esta acción fue liderada por Álvaro Corbalán Castilla, en ese tiempo jefe de la CNI y se desplegaron más de 50 agentes de dicha organización.

La operación liderada por la CNI fue catalogada por las autoridades como enfrentamientos, que era en realidad un montaje por parte de la Dictadura, que terminó con la vida de: Elizabeth Escobar Mondaca, Patricia Quiroz Nilo, Esther Cabrera Hinojosa, Ricardo Silva Soto, Patricio Acosta Castro, Juan Henríquez Araya, Wilson Henríquez Gallegos, Recaredo Valenzuela Pohorecky, José Valenzuela Levi, Julio Guerra Olivares Ricardo Rivera Silva y Manuel Valencia Calderón

Te dejamos el homenaje realizado por Carola Muñoz, a 33 años de la matanza:

Puedes escucharlo también aquí:

[wpvideo sfQ6gBzq]

Mis queridos hermanos y hermanas:

Pareciera que el frío de estos días trae una nostalgia brava y esta cercanía con el invierno sólo alimenta la memoria.

Vagan juntas todas las imágenes furiosas. La noche y la madrugada se enredan con los nombres de los nuestros y las nuestras.

Ahí va caminando Ignacio, decidido, radiante. Empuñando números y tiza, con peluca y aparatos raros. Va con su sonrisa grande y generosa a besar a su madre, se despide de Adriana y sale por calle Alhué a encontrarse con las bestias. Cae en el mismo lugar que caminó infinitas veces y piensa en su hijo mientras se le apaga el cuerpo.

En el sur de la ciudad, Patricio marcha con sus pasos grandes y fuertes, se derrumba en el cemento y agita su última llama ardiente en la emboscada enemiga.

Un poco más tarde los trabajadores, Wilson y Juan Waldemar cubren la retirada de sus hermanos combatientes quienes hoy les deben la vida. Por los techos de Varas Mena se cruzan los amores y los odios a esta patria mezquina, en la oscuridad de la noche los valientes resisten hasta la muerte.

En Villa Olímpica, Julio Guerra se asfixia con el humo, previo a las balas que lo silencian y vuela en el último suspiro hasta su puerto querido. Las balas en sus ojos quieren que no vea la cobardía del que ataca sin esperar resistencia.

Luego el espanto, las detenciones, las torturas, Borgoño que contiene los gritos y cobija a los criminales. El traslado de cuerpos moribundos en la madrugada hasta Pedro Donoso 582. El show, la TV, el estruendo, los valientes soldados simulando un enfrentamiento.

Y ahí se nos aparece la Ester, Elizabeth y Patricia, mujeres del pueblo atrevido, dejando marcas, señalando un camino. Los dos Ricardo y Manuel, cantan a la juventud de sus vidas ofrecidas y José Joaquín, Ernesto, me mira fijo con sus ojos brillantes, preguntándome si cumplimos la tarea. Yo, le contesto que no. Que no pudimos, que fuimos derrotados, que la valentía y la astucia no alcanzaron. Que leímos mal a los otros y que los otros eran y son mucho más que Pinochet. Que luego del Tinguiririca, nada volvió a ser igual y que después del tirano, nos salió a matar la Concertación.

Los hombres y las mujeres del pueblo que murieron entre el 15 y 16 de junio de 1987, trabajadores, estudiantes, rodriguistas, son la prueba de la decisión que toman las mayorías cuando no hay más alternativa que luchar. Son convicción y anhelo, son poesía y pan, son brazos y gargantas, son motor y alas. Son la imagen a la que recurrimos cuando decidimos continuar.

Nos sacudiremos la derrota, para volver cabalgando hacia las plazas
repletas de primavera, sol y victoria.

A los nuestros, por los nuestros!!! Honor y Gloria.
Carola Muñoz

Seguir Leyendo

CULTURA

El momento de soledad y reflexiones de un artista popular

En una sociedad individualizada por el capitalismo, el acto de organizarnos popularmente es revolucionario. Jorge Reyes Inostroza, en «Un momento de soledad» evidencia que la revuelta del 18 de octubre fue un estallido de rabia, más no así un cambio de conciencia, y que aún nos queda un largo camino de transformación cultural.

Publicado

el

dsc_09324006892021162750088.jpg

Por Ignacia Dubó

La cultura comunitaria es un elemento esencial del que se nos ha privado; el sistema neoliberal ha explotado y fraccionado a las personas de tal manera que impuso a un sujeto altamente individualista y con muy pocas herramientas para poder expresarse socialmente.

Esto no es casualidad, su fin es alejarnos de la organización en comunidad para mantenernos como esclavos individuales, que viven con la sensación de estar abandonados.

Nos quieren quitar la historia, el arte callejero y todo tipo de expresión cultural que no funcione a favor del capital, interiorizando en nuestra psiquis una mala educación que niega nuestra naturaleza social.


La revuelta popular surgió desde la rabia y la impotencia que no aguantamos al ver que nos querían quitar los últimos 30 pesos, pero no nació desde una cultura política ni de una conciencia con ideales claros, por eso cuando llegaron los feriados el movimiento bajó. Muchos se fueron de vacaciones con la excusa de que «se venía marzo», ignorando que la revolución no debería tener descanso.

Los cambios necesarios no son solo del sistema, sino también de nuestro interior. Aún nos queda un largo camino para desligarnos del egoísmo y así poder construir una comunidad en la que volveremos a mirarnos a los ojos.

«Un momento de soledad» de Jorge Reyes Inostroza, trabajador del arte, escritor, músico, pintor, militante del Movimiento Democrático Popular y participante del Bloque Territorial Zona Norte, reflexiona sobre nuestra realidad con este relato que experimenta en la Plaza Dignidad el día de la marcha más grande de nuestra historia, el viernes 25 de octubre.

Te invitamos a leer «Un Momento de Soledad» ingresando a este enlace:

Un momento de soledad. J.d.T (1)

Seguir Leyendo

CULTURA

La animita de Fredes «Lambi» en la rebelión popular

Mauricio Fredes, frecuentemente asistía a Plaza de la Dignidad con sus amigos, al igual que Jorge exigían terminar con las injusticias y los abusos. Sin embargo, Carabineros les arrebató la vida. Hoy el pueblo los recuerda luchando en las calles.

Publicado

el

En los últimos días de diciembre falleció Mauricio Fredes (33) en Plaza de la Dignidad (ex Plaza Italia), los sucesos ocurrieron en la noche tras la arremetida de Carabineros Fredes corrió por la intersección de la Alameda con calle Irene Morales, no pudiendo arrancar de aquella «encerrona» cayó a un foso electrificado de 1,80 de metros profundidad.

Fredes conocido como «Lambi» iba frecuentemente a las protestas formaba parte de la «primera línea» y se enfrentaba con Carabineros ejerciendo la autodefensa contra la represión estatal. Pues, en esa fecha el «copamiento» en dicho sector y el despliegue policial se acrecentaba cada vez más con la gestión del Intendente de Santiago, Felipe Guevara.

El caso de Fredes estremeció y movilizó a un país, pues, el «Lambi» era un hombre sencillo que vivía en La Pintana según fuentes consultadas por La Tercera trabajaba en la construcción, dentro de sus oficios destacaba como yesero y pintor.

Una gran cantidad de personas, familiares, amistades, asambleas, vecinos y vecinas acudieron hasta las dependencias del Servicio Médico Legal, ubicado en la comuna de Independencia para presionar, acompañar y exigir justicia para Mauricio.

El velorio del «Lambi» fue a unas cuadras de la Avenida Santa Rosa y hasta ese lugar llegó la rapera Anita Tijoux dedicando la canción Calaveritas. Al día siguiente el funeral se realizó en el cementerio El Prado y fue despedido por todo el pueblo.

A pocas horas de la noticia la rebelión se reunió en Irene Morales y construyó una animita en el lugar, con el fin de recordar al «Lambi».

Fue una tarde resistencia contra Carabineros para defender la animita, el chorro del carro lanza aguas caía con fuerza y destruía lo realizado por las personas que llegaban con flores, cascos, escudos, guantes, poleras de fútbol, entre otras cosas.

A pesar de la presencia policial, la rebelión con tablas de madera se colocó contra el carro lanza aguas, y a la vez soportando el lanzamiento de lacrimógenas, con el fin de defender e impedir la destrucción de la animita por parte de efectivos policiales.

El 31 de diciembre el Servicio Médico Legal descartó que la causa del fallecimiento de Fredes haya sido por electrocución.Tras un informe enviado a la Fiscalía Centro Norte la entidad señaló que se trató de una asfixia por sumersión.

Durante el pasado jueves según El Publimetro el 7 Juzgado de Garantía de Santiago declara admisible «la querella por homicidio simple en contra del intendente Metropolitano, Felipe Guevara y el general director de Carabineros, Mario Rozas».

La animita de Fredes

Bajo las prácticas de religiosidad popular que está por fuera de la institucionalidad en Latinoamérica las animitas contienen un correlato histórico. Lautaro Ojeda Ledesma señala que: «conmemoran defunciones trágicas ocurridas de forma imprevista, inesperada e injusta».

En su investigación Holagramas de la muerta imprevista: Pregnancia urbana de las Animitas en Chile (2011) se recopiló en los catastros geo-referenciales realizados en seis regiones de Chile (XV, II, III, V, IX y X), un total de 978 animitas de carácter heterogéneo.

«En el Norte de Chile (regiones XV, II y III), las animitas suelen tener una envergadura monumental; esto tiene estrecha relación con el paisaje y el clima en el cual se insertan (vientos y aridez), por lo cual es muy común encontrar animitas-templo que albergan otras animitas en su interior.En el Centro de Chile (regiones IV, V, RM y VI), las animitas tienen menosenvergadura espacial, pues las condiciones climáticas son más favorables, lo que favorece una mayor solidez y mantención. En estas regiones las animitas tienen una fuerte presencia urbana. En el Sur de Chile (Regiones IX y X), al igual que en el norte, las animitas suelen tener una envergadura monumental; esto también guarda relación con el clima (fuertes lluvias, humedad y vientos),por lo que no es extraño encontrar animitas-templo o animitas a escala de una casa habitable», emanó Ledesma tras la investigación.

En la religión popular chilena Ricardo Salas Astrain «no sólo recuerdan
una muerte violenta e imprevista, sino también revelan y acusan la violencia
de los sistemas económico-sociales y culturales a los que están sometidos las
clases más desvalidas».

Tras la muerte de Mauricio Fredes «Lambi» la población de forma inmediata acudió hasta el lugar en donde transcurrieron los hechos, con el fin de recordar, pero también expresando un sentimiento de injusticia y rabia, ante la represión policial y estatal.

Esto se repitió con el atropello que sufrió Jorge Mora «Neco» por un Carabinero que culminó con su vida, al otro día los colocolinos, los de abajo, los cruzados y otras barras acudieron a las afueras del monumental – lugar en donde transcurrieron los hechos- con el fin de exigir justicia para «Neco» y denunciar los sucesos por medio de la justicia popular.

«En Chile hay una presencia importante del culto a las animitas, palabra que funciona como diminutivo de «ánima» (alma). Se trata básicamente de pequeños santuarios donde ha sucedido un hecho trágico en un espacio público. Las personas que profesan este culto creen que los muertos dejan su alma o ánima vagando cuando han fallecido bajo trágicas circunstancias y así es más fácil que éstas intercedan a sus peticiones terrenales ante los seres divinos. Al mismo tiempo se cree que estas ánimas necesitan ayuda para poder llegar al cielo, por lo que las oraciones del demandante son necesarias. Si algún espíritu cumple con el pedido del devoto, se suele pegar una placa de agradecimiento en algún punto de la animita. Si esta práctica continúa de «forma exitosa», se transforma en una «animita milagrosa». Otras, en tanto, son olvidadas y desaparecen en el olvido con el paso del tiempo», indicó el sitio de Cultura Colectiva.

En esta rebelión popular las animitas cumplen el rol de memoria popular y exigir justicia, de no olvidar y seguir luchando por un país justo e igualitario en donde valga la pena vivir. A pesar de que intenten borrar la historia, borrar a los y las muertas de la rebelión, borrar a los presos y presas polítcas. El pueblo se resiste a olvidar y hoy se mantiene la animita de Fredes acompañando a la «primera línea».

Seguir Leyendo

Lo más visto